31 de enero de 2014

Pasa la vida

Cada día la misma rutina.

Levantarles, poner los dibujitos en inglés para calmar mi conciencia. Darles el desayuno. Meterles prisa para que acaben Comprobar que no se han puesto el uniforme del revés o que no llevan cacao en la cara. Verificar que no se dejan el bocata. Mediar para que no se peleen por llevar al perro. Intentar que no se lancen puyas. Ponerles la música que les gusta en el coche. Llegar al parking del cole.

Cada día con prisas. 

Pollito me da un beso dentro del coche y se despide. No vaya a ser que le vean dar un beso a su madre.
Bajo del coche y le doy un beso a Nina. A veces, si me acuerdo, le pongo crema en la cara. Busca alguna amiga con la que hacer el recorrido y se va también.

Cada día me subo al coche y me voy yo también a trabajar.

Hoy, sin embargo, me los he quedado mirando mientras se alejaban. Van contentos al colegio. No esperaba que se girasen y no lo han hecho. Han continuado su camino sin mirar atrás. Tan mayores, tan independientes. Life goes on. La vida continua, siempre hacia adelante. Una vez más he sido consciente de que esta rutina algún día finalizará y la echaré de menos. Como ahora echo de menos cuando los acompañaba hasta su edificio mientras andaban de mi mano. 

He hecho un esfuerzo por retener esta imagen y me he subido al coche con los ojos húmedos. 



13 comentarios:

  1. ¿Melancolía anticipada? ...Necesitas urgentemente comer algo dulce. Y cuando pases de los dibus por la mañana al "¡Venga, que vais a perder el bus!" del horario horroroso del insti, Cuando pases de limpiarle a Nina el colacao del morrete a arrancarla del espejo del baño para que lo pueda usar alguien más, vas a seguir teniendo los mismos besos cuando madie os vea y van a seguir necesitando que les eches crema en la cara. Ya lo dice mi madre: ¡este curro no acaba nunca!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo defino como un hipoteca emocional. De por vida!!

      Eliminar
  2. Cesita, ¡pero si la de la melancolía anticipada soy yo!, pero ya me la has quitao, xoía, XD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ire, no te sabía yo melancólica... Yo no suelo serlo. Creo. O si?

      Eliminar
  3. Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
    esta canción esta en mis very best de todos los tiempos
    grandiiiiiiiiiiiisima!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    esta versión no la conocía.

    Y cada momento con sus cosicas
    tiene sus gracias y sus penas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay que saber poner música Txelo´s y no a Perales....

      Eliminar
  4. Grandísima versión. ¡Qué jovencico, Amador, y que voz la de Charo Manzano!.

    Soy inasequible a la nostalgia flashback. Salvo para mi vida entre los 2 y los 10 años, un territorio temporal cuyo recuerdo me produce palpitaciones, pero en el que ya no puedo entrar. Lógicamente, sé que todo va terminando (queda la conciencia), así que cuando algo termina paso página sin que me tiemble un pelo del bigote. Como digo en un poema:

    Llega un momento en el que solo se desea
    no desear.

    [...]
    Nada más queda un apego por lo intenso
    La muerte no existe,
    pero llega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que la experiencia es un grado. Tengo mucho que aprender.

      Eliminar
  5. Me ha encantado tu post.
    Yo también hago éso muchas veces y en distintas ocasiones.
    Cuando tengas un rato, escucha esta canción de ABBA "Slipping Through My Fingers".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que no escuhé la canción esta el día en cuestión. Era la BSO ideal. Que fuerte! y que penica.... No la había oído nunca.

      Eliminar
  6. Yo hay veces que también soy consciente de que esto pasa, que la vida va un poco a saltos y que no nos fijamos. Es normal, pero hay un día, como tú, en que me fijo e intento no olvidar estas cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es cuando no te das cuenta de como te sentías ni siquiera de haberlo pasado. A mi me ha sucedido. Estar enfrascada en el día a día y olvidarme de disfrutar.

      Eliminar
    2. Pues ole tú que has conseguido congelar ese momento para guardártelo, porque como dices, no siempre es fácil... bueno, fácil sí es, lo que pasa es que con la vida que llevamos no solemos prestar atención a estos detalles que son los que de verdad cuentan y nos olvidamos de las emociones, de lo que llevamos dentro.
      Vamos, que la entrada que he publicado hoy en mi blog te vendrá que ni pintada...

      Eliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.