18 de noviembre de 2013

Ser-perro y Ser-gato comparten morada en Cal Brixton

Sé más perro. Sé menos gato. Este es un anuncio que pusieron en el cine el otro día. Y hoy lo quiero usar para felicitar y dar las gracias a una pareja singular.

Para felicitar porque hoy le caen 33 a mi cuñado, el Joven Artista Local; los mismos que a mi hermanita Fashion el otro día. "La edad de Cristo", chatos... yo no quiero decir nada pero a partir de ahora es todo cuesta abajo y sin frenos. En todos los aspectos.

Lo del video va a modo explicativo par aquellos que aún no conozcan el concepto "ser perro" y "ser gato".

Mi hermana es gato. Mucho antes de que esta campaña existiera, ella ya se autoexplicaba como "es que soy gato", para, por ejemplo librarse de entrar al agua cuando esta no superaba la temperatura tropical. 

JAL es perro. Ha buceado en la Costa Brava en invierno, que viene siendo un sitio donde uno no se puede meter ni en verano.  Pero él lo da todo, para luego acabar viendo un par de gambas, que es lo que se ve en invierno en la Costa Brava.

Al gato tampoco le gusta bajar al parque, que es uno de los highlights del verano londinense. Tenemos unas horribles cortinas inglesas del que nos vendió el piso, que en verano (snif) extendemos junto con libros, snacks, a veces Coronitas. Son momentos de conexión con La Ciudad y El Planeta. Pero al gato "no le gusta la hierba".

Al perro le gusta dar fiestas. Este sábado montó una comida-merienda-cena en su casa (cómo calificar a algo que empieza a las 4 pm) y cocina genial. Sus lentejas son un highlight para mí, pero creo que esta vez les hizo tortilla, paella, sangría... en fin, las chorradas que hace uno cuando acaba de llegar al país (y sabe cocinar, claro, yo no he hecho una tortilla de patata completa en mi vida, y solo dos paellas).

El gato también sufre de vértigo.Tengo múltiples ejemplos gráficos. El más entrañable es uno con unos 18 años abrazada, enmedio de un ataque de pánico, al tambor de una torre del Castillo de Lincoln. Tiene la ecuación de la cantidad de "hormigón armado" por metro cuadrado necesaria para no hiperventilar.

Pese a todo, el ser-perro y el ser-gato no se llevan como el perro y el gato, sino más bien como la trucha y el trucho. 

Felichidades guapos y sobre todo MIL GRACIAS por todas vuestras tardes de merendolas con Mini y Nara. La "Cueva de Alí-Babá" (cajón-bomba donde guardan todo tipo de bollería industrial) entra dentro del talante perro o gato?




4 comentarios:

  1. No está mal la recomendación de la telefónica (ya son bastante perro ellos). En realidad sé como te de la gana.

    Felicidades a los premiados

    ResponderEliminar
  2. Felicidades, treintaytrésañeros. No hagáis caso de Di: la cuesta abajo no ha empezado ni a empezar.

    Me inclino por ser perro callejero, pero me encantan los gatos.

    ResponderEliminar
  3. Ni el de Carabanchel podría estar más "agradecido"!! Ser perro o ser gato... ser más de Batman o más de Superman, animar a los Tigres o a los Leones. Yo reconozco que también tengo un lado gato, todos en el fondo somos medio-perros-medio-gatos, como demuestra este documento único http://www.youtube.com/watch?v=5r7KRXt76uc

    ResponderEliminar
  4. Graches JOTA, yo con tal q no sean paloma. NAN, los gatos... ains q horreur. PARRAKAs, tienes lado gato pq el Gran Gato te está llevando al lado oscuro... acabarás meowww deprimido frente a la ventana lluviosa, lo veo...

    muxus

    di

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.