24 de septiembre de 2010

Las bicicletas son para todo el año*

* Premio del Segundo Concurso de D&D, donde el divagante ganador (Ninio Desgraciadico) eligió la palabra "BICICLETA" para que Di divagase. Ahí va.

Odio el Tour. Cuando vivía en la península no podía con esos ratos de la siesta cuando todo el mundo desaparecía para ver el maldito Tour (o se dormían en el sofa, más bien). O el Giro, o cualquier carrera ciclista. No puedo entender que a la gente le guste ver a unos cuantos tíos sufriendo en las estapas de montania, o pedaleando en las lisas, a ver quién pasa a quien.  El efecto que debe tener la explicación del tema ciclismo-de-élite a una tierna edad es la rebelión. Qué ninio puede aceptar semejante metáfora atroz, como la vida misma (aprendes luego): hay un líder, y unos -atención- gregarios que "le cortan el viento" al líder, le "chupan rueda al otro líder" para que el suyo pueda tirar mejor, y otras lindezas. Van en un equipo y la gloria se la llevará uno (justo me da para conocer a Induráin y a Perico, como para conocer a uno de los otros pobres).  Ni voy a entrar en todos los escándalos de los úlltimos anios.

Me encanta la enorme "Ladrón de bicicletas" (Vittorio de Sica, 1948), neorrealismo italiano puro y duro, una película triste y dura, que toca temas como la pobreza, la injusticia y otros temas incómodos de esos de cine de autor europeo. Otra peli muy política con bicis que me viene a la cabeza es "Les triplettes de Belleville" (Sylvain Chomet, 20003), animación francesa influenciada por la clásica-y también ciclista "Jour de Fete" (Jacques Tati, 1949). La de Chomet empieza con un secuestro en el Tour de France y cuenta con imágenes poderosas que se han grabado a fuego, como aquella de los yankis (representados por gordos) sacando la sangre a los ciclistas tan delgados como un pergamino.

Me apasiona lo que hace alguna gente: cuando estuvimos en Colombia, I nos presentó a una amiga que llevaba un proyecto de cooperación con ninios de una zona rural de Medellín.  Estaban recaudando fondos para la segunda parte de algo que había salido muy bien en anio anterior: dar una bici a cada ninio cuyos padres no se lo podían permitir, para que pudieran llegar al colegio, generalmente a kms de sus casas. El proyecto se llamaba Fasor, lo googleo y ya no lo encuentro: ojalá ya hubieran encontrado bicis para todos los ninios. Dice el Peda que cambiaron el nombre. Siempre hay ninios que necesitan bicis.

Las edades de Di-ciclista. Mirándome al ombligo (este es el trozo que no interesa a nadie), yo tenía una BH azul (sí, Diva, así eran mis padres, pese a saber que lo mío era el rojo) y aún recuerdo a mi padre corriendo tras de mí sujetando el soporte cuando aprendía (no tuve estabilizadores, se nota, no?). En aquel soporte luego llevabas a gente, por increíble que parezca. Mis mayores pinitos ciclistas ocurrieron en aquel lugar, Vetustilla de la Torre, y algunos hitos pueden ser calificados de hazania sin rubor. Por ejemplo, el día que nos lanzamos cuatro chicas de 13 anios en bici desde Vetustilla hasta el pueblo natal de Goya. Una pasada de kms, y qué tormenta a la vuelta: de esas que harían los "ooohh, aaaahh", de algunas divagantes, pero qué miedo tenerla encima.

En la Uni me compré una bici de montania. Sí, para la ciudad, es lo que se llevaba. Creo que me costó 14 mil pelas en Alcampo o similar, y era lo mejor, porque nadie te la robaba. Le puse pegatas de "Insumisión", claro. Sí, aquella bici era la mía. Cuando iba a visitar a una compa de Radio La Granja al que habían operado, la ataba en el recibidor de su casa. Los vecinos de la comunidad organizaron una asamblea extraordinaria a tenor de una bici que estaba allí alguna vez y me prohibieron dejarla. Tampoco quiero llamar a enganio con la image "Di, flecha sobre ruedas". En Amsterdam no podía quitarme la cifra del número de bicis que sacan cada anio de los canales mientras intentaba forzar al Pedalista al lado pegado al mismo ("Si hay una persona, turista o no, con boletos para caer al canal, no seré yo, maestro?")

En Londinium lo de las bicis es una pasada. Hay lo que parecen verdaderas manifestaciones de ciclistas cada maniana, equipados hechos un pincel. Vivo en una calle que es "cycle superhighway", y por la que pasa la famosa "London to Brighton" anual, con esto lo digo todo. Pese a ello, ahora no voy en bici. Nos trajimos la bici del Pedalista de su época universitarria una vez que vinimos en coche (viva, tengo un refrito!!! lo cuelgo enseguida!!). Diva seguro la recuerda: una naranja y blanca, de chico total, superdificil de llevar. Pues bien, la intrépida Di con tesón e inconsciencia, logró domar a la fiera y tomar las calles a lo amazona del ciclo, obteniendo el saludo y el reconocimiento de los viandantes. Lo cierto es que gran parte de mi travesía consistía en cruzar un parque que por la maniana estaba increíble (libre de bugaboos y picnics), y que en la cuesta los susodichos viandantes pasaban a mi lado como los rayos. También tenía que pasar por un túnel que me daba pánico, y si esto se sincronizaba con el tren por encima, por lo menos sentía que mi pavor estaba justificado: el mundo colapsaba. Una sola vez me caí: llovía y pasaba por una calle de adoquines. Al llamar al Peda desde el trabajo, aplicándome una bolsa de hielo en semejante parte y alguna más, dictaminó: "es que el pavés es muy jodido". Pavés. Para cosas como éstas tiene una un Peda: Pavés. Y te sientes mejor.

Me encanta ir en bici, sobre todo cuesta abajo (y gritar "eooooooooooo"). Las bicis son limpias, izquierdosas, fotogénicas, ecológicas, cinematográficas. Son divertidas, y todos tenemos historias con ellas. No puedo esperar a ver al Peda corriendo agarrado al soporte de la bici que le traerá el Olenztero a Mini un anio de estos. Desde la terraza, con sombrero, gafas de sol y un dry Martini.

25 comentarios:

  1. Yo lo que hago es comentar (conversar). Es a ti a la que le doy las gracias por divagar.

    "Cosas como estas" es poder mantener fuera la niña que algunos dicen que llevan dentro. ¡Menudo chollo! Pero, ¡por favor!, no me acentúes los demostrativos, que está muy feo. Te lo digo con humildad, porque en Londinium es más difícil enterarse de estas cosas; y con egoísmo, porque me sobresalta.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Di, por tu divague ciclista. Totalmente inmerecido, por otra parte.

    Yo tenía una BH verde. A mi hermano le compraron una rabassa amarilla con suspensión que era lo más, pero yo me quedé con la mía.

    En Madrid lo de la bicicleta es utópico. A nadie le interesa que la gente vaya en bici. Yo trabajo en la Castellana y hay en el medio un paseo por el que no va casi nadie, pero ni siquiera ahí han hecho un carril bici. Un compañero del trabajo venía en bici, pero es muy difícil.

    En Ávila me gustaba ir por una carretera que tenía pocas cuestas, pero cuando te adelantaba un camión la estela de viento te dejaba temblando y con la camiseta encima de la cabeza así que decidí dejarlo.

    Todavía no les hemos comprado ninguna bici a nuestros niños, aunque no tardaremos en hacerlo, pero creo que van a montar bastante poco salvo, tal vez, algún verano.

    ResponderEliminar
  3. Me caguen lo de enseñar a la niña. Mi hijo aprendió sólo a ir en bici. Pero en castigo me estoy desriñonando intentando enseñar a mi hija. Corre más para que sea más fácil. No papá, a mi me gusta despacito y que me agarres tu.

    ResponderEliminar
  4. Hay que vivir en sitios muy llanos y preparados en todos los sentidos, urbanística y mentalmente, para las bicis si quieres disfrutar de ellas realmente y sacarles partido útil. Y no sé si en España hay alguna ciudad relativamente grande en la que se pueda hacer eso, yo no conozco ninguna. Aparte de lo peligroso que puede ser por los coches, por la mierda que respiras cuando el tráfico es denso, en sitios con cuestas, no puedes vestirte para ir a trabajar, con tacones y todo, como hacen por el norte de Europa, y llegar a tu destino sudando tinta...

    Me temo que en España las bicicletas siguen siendo para el verano. Y ni siquiera en todos los sitios. Compra una bici a un niño que viva en pleno centro de Madrid, no sé, pongamos Lavapiés o Malasaña, a ver qué hace con ella, aparte de ocupar sitio en casa...

    ResponderEliminar
  5. Yo también tuve una B.H, pero no fué en la que aprendí. Aprendí en una "Orbea, la bicicleta que no se estropea", de un primo mio. Recuerdo que tenía un manillar como los cuernos de una cabra.Rompí la B.H, y en las edades del instituto, por ahorrarme la pasta del transporte publico, me compré otra B.H, modelo gacela con piñones. Con esta bici, llegué un verano hasta Santander, con alforjas y tienda de campaña, y como dice la canción para luego volver. Luego llegó el tope-fashion del mountainbike, y me pillé una Peugeot, por no repetir. La guardaba en la escalera de casa de mis padres, atada al inicio del barandado, y claro me la robaron, con barro y todo. Pasaron unos años, y adquirí otra bicicleta, recuerdo estaba en la tienda viendo marcas y modelos, y ví una BH, y claro me la llevé, una híbrida o Urban-Bike.

    K, ... la próxima eléctrica.

    ResponderEliminar
  6. Mary la Roja, compañera de Taller, vive en Chueca y va por todo Madrid en su maravillosa bicicleta rosa. Bueno, ahora se ha ido a Berlín unos meses. Llevaba 2 años sin ir y se ha encontrado la bici de su exnovio y la de ella atadas a la farola donde las dejaron. Sucias y oxidadas, ¡pero enteras!

    Mi hijo, que vive por el centro, los días que no va a la piscina va a la Uni en bici.

    La gente joven y aguerrida se maneja muy bien con la bici por Madrid. En Malasaña se ve mucha gente pasar con ellas.

    Claro que la municipalidad no ayuda demasiado.

    ResponderEliminar
  7. Teresa, estoy de acuerdo a medias con lo que dices. Cuando éramos jovenes, y yo por ejemplo no vivia en el campo, andabamos todo el día encima de la bicicleta, y si llovia en un fronton cubierto dandole a la pelota o al futbol.Urbanisticamente no habia parques, habia charcos y barro.

    Hoy día los chavales cuando más salen a la calle es cuando son pequeños que lo hacen al parque y acompañados de sus abuelos, o las babysiters.

    Pero mentalmente nosotros somos lo que les organizamos los esquemas.Y una vez que tienen la edad de andar en bicicleta, o rompiendose los pantalones de jugar por todas partes, llegamos nosotros y entre ordenadores, videojuegos, Wiis y Noentiendos, no salen de casa que la tienen llena de los regalos que les hacemos.

    K, ... yo les obligo a andar en bici, cuando me toca mi turno. En mi casa tienen dos, en casa de su madre otras dos.

    ResponderEliminar
  8. A mi tampoco me gustaba el tour niel giro ni nada de eso. Acabé hasta el gorro en tiempos de la uni con el Indurain.

    Di!!! Mi BH era ROJA!!!!! Ya ves, ya ves que hasta en eso coincidimos a la inversa. Me la regaló mi hermana por mi comunión y podíamos ir dos perfectamente. Con ella aprendí a ir sin manos, a derrapar y a caerme. En una de ess le partí el manillar...

    En tiempos de la uni, tuve bici. Pero no llegaba al estilo del peda que como su nombre indica era mucho más fashion que yo montando en la suya.. Yo también sufrí en silencio las pegatinas de insumisión y aunque estaba de acuerdo con él no me las puse nunca, y menos en la bici.

    Hace poco Consuerte me regalo una BH preciosa de paseo y la tenemos en la playa.

    Me encantan los sitios en los que se puede ir en bici y la gente lo hace.

    ResponderEliminar
  9. Urbanisticamente, el ayuntamiento de mi ciudad ha procedido a retirar todas esas bicicletas que llevaban tiempo atadas a las farolas y barandas de la city, se encuentran en un deposito creo recordar. Han llegado a ser una plaga, y todas se encontraban en pesimo estado,(y no por el óxido), ruedas destrozadas a patadas, cableado suelto y demás. Si las aceras ya de por sí son estrechas por darse prioridad a los coches, y encima se encuentran okupadas por chatarra, veo logica la medida.

    K, ... en mis tiempos reciclabamos las bicicletas aparte de heredarlas.

    ResponderEliminar
  10. Yo sólo he usado mi bici de peque y en el parque. Y a mi padre también le tocó correr detrás de la bici. ¡Pobre hombre!

    ResponderEliminar
  11. Orbea negra talla grande para que me sirviera cuando creciera. Como sentado en el sillín no me llegaban los dos pies a los pedales, me bamboleaba a un lado y otro como un ciclista de montaña. A veces, en un descuido escahifurraba los huevillos contra la barra que distinguía las bicis de chicos.

    En eso baso mis dudas metódicas acerca de mi paternidad.

    ResponderEliminar
  12. Yo entiendo mucho de pedales pero poco de bicis.
    Pero soy un gran entusiasta de la labor municipal en favor de las bicis en mi ciudad.
    Zaragoza lo han llenado de carriles bici y de tranvía y de calles lentas donde solo se puede ir a 30 y de cinturones con semaforos y de circunvalaciones para ir solo a 50 y han quitado parkins por enterrar (que no mostrar) ruinas que nadie sabe qué son...
    hay algún descerebrado que dice que va a haber calles que incluso se podrá ir en coche, pero no están muy seguros...
    yo les recomiendo que hagan también carriles footing, carril yayo donde solo los abuelitos con gallata puedan pasear y que en el paseo independencia planten jardineras en medio de los pasos de cebra, que quiten las avenidas y pongan merenderos populares y que en vez de puentes construyan barcazas para que pasen los coches de uno en uno. Ecologista que soy.

    ResponderEliminar
  13. Dicen dicen que a 30 vamos a tener que ir en todas las ciudades, como en Zaragoza. Yo tenía una BH azul, pequeñita y muy manejable, derrapaba, hacíamos concursos de la frenada más larga, bajábamos a toda velocidaaad, lo pasábamos en grande.Después heredé la Bh roja de mi hermano, más grande y menos manejable, y a él le compraron una nueva amarilla.
    En la Uni dejé el pueblo y en él la bici, y ahora tenemos cada uno una bici, Clon amarilla y azul, la princesa roja(heredada), y mi husband y yo grises.

    ResponderEliminar
  14. Peque querida ¿El Duque no tenía una BH verde y la roja era la mía? ¿O era al revés? ¿Y no le compraron a él una mountain bike con un banderín en las ruedas a pesar de sus múltiples suspensos? ¿Y tu hermana mayor no se dejó las rodillas, la mitad de sus muslos y parte de su rostro en esas aventuras sin fin, fuere en el pueblo del abuelo fuere en nuestro Puerto Bonitero? En fin no fagocitemos el blog de las Divas

    ¡Cuánto tiempo sin tiempo para visitaros! Veo que nos habéis cambiado los muebles y el té sigue siendo excelente...

    ResponderEliminar
  15. Nán, me dejas traumatizada. En primer lugar, tienes mucha razón con lo de la ortografía y los idiomas. Desde q vivo aquí, dudo más sobre faltas de ortografía, aunque sigo leyendo en catsellano y escribiendo, pero claro, escribo mucho mas en inglés. Pero el trauma viene de q yo creía q los demostrativos llevaban tilde (diacrítica) cuando eran pronombres, y no adjetivos. "Cosas como estas"... (no lo acentúoi para q no saltes), no es un pronombre? Quedo ansiosa a su respuesta.

    De nada Ninio, fue un placer. Además, fue una palabra de lo mas divagable. Yo no hubiera sido tan buena, se me ocurren uun par.... a ver cuándo alguien hace un concurso y lo gano... :)

    Me encanta lo de los pobres padres tomando la gesta de enseniar a ir en bici. Aúpa Viveiro y padre de la Antxoa, desde Santurce a Bilbao (oh, pésimaa joke) corriendo tras bicis. Hay cosas q no cambian nunca... :)

    Londinium es bastante plana, Teresa, pero alguna cuestaa tiene... aquí no les arredra el tiempo, la lluvia ni la oscuridad. A mi me daba miedo cuando se hacía de noche. Claro q hay peligros ahí fuera, K, y estoy contigo en q igual con esta sobreprotección nos estamos pasando... aquí veo a padres con enanos en tándem y alucino... a mí me da miedo, igual q llevar a un bebé en la bici, pero la gente se lanza. Oye, y de quién eran todas esas bicis abandnadas? Ah! Y yo en tu cudad vi al hombre ese en bolas (haciendo enlace con el divague del otro díá) en bici, durante el Festval de Cine.

    Diva, ahora se explica nuestro yingyanguismo: tenemos un trauma infantil (Peque es de las azules, pero no cuenta si está en necesidad de terapia cmo nosotras). Oye, cuéntame más historias del Peda en la Uni, las colecciono (la de como apareció en primero con la melena, el gabán negro y la puch cóndor es la q más me fascina. El la niega)

    And last but not least, Txelos, qué guapo se pone tu pasamontanias cuando te pones ácido. Por fin te empeizas a dar cuenta de las deficiencias de Vetusta y pronto nos pediras asilo político en las islas.

    Un abrazo de viernes para tod@s.

    FRIDAYS I'M IN LOVE

    ResponderEliminar
  16. Ay, un beso Amanita, hemos tenido teleblogtía... no hemos cambiado los muebles, es q ayer había nuevas features en blogguer y me dio por la aventura, pero se q es dificil del leer (más q el negro, i mean). Vuelve siempre!

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Creo que, dado el tema, lo podía haber releído antes de publicarlo y no después. Quito las numerosas erratas, borro el anterior y lo vuelvo a publicar. (Alguna quedará, seguro).

    No tienes que preocuparte, Di. La mayor parte de la gente no lo sabe. En la Edad Media los procesos de transición lingüística duraban allá por los 150 años. Ahora, con Internet y emboscados como yo (los hay muchos) va a ser más breve.

    Después de tocarse los pirindolines durante un siglo, la RAE se puso en marcha, bien pertrechada de informáticos, para ajustar normativamente cosas que, para no meterse en líos, llevaban tiempo "aconsejando".

    Lo primero que sacaron fue, en 1998, el Diccionario Panhispánico de Dudas, que tienes gratuitamente en Internet, pactado con todas las Academias Correspondientes de América. Quieren un español para 500 millones de hispanos (y quieren bien).

    El hispanismo les obligó a ciertos cambios, que aplaudo aunque al principio se hacen duros. A ti te sobresaltarán como a mí, ya, no cumplirlos. Y esos cambios los introdujeron en la sección "Artículos temáticos", de olbigado cumplimiento, según la norma sensata de que lo último publicado va a misa aunque vaya sin peinar.

    Dos de ellos se refieren a tildes diacríticas, ¡¡bravo, Di!!

    Ya no la llevan, obligatoriamente, ni los pronombres demostrativos ni el adverbio "solo". Salvo en caso de que el lector pueda confundirse. Casos raros, como "estuve en la playa solo este agosto": ¿"solo estuvo en agosto" o "estuvo solo"?

    Mi humilde experiencia me lleva a no liarla azul y en cuanto detecto que puede haber dudas en algo que he escrito, cambio la frase. Así no pongo la tilde nunca y evito que en las misma frase, con 4 líneas de distancia, haya un demostrativo o un "solo" con tilde y otros sin ella.

    Cumplidamente te he servido, Di.

    ResponderEliminar
  19. Joder Nan, me dejas a mí también a cuadros yo pensaba como ella que se acentuaban cuando eran pronombres pero ya con lo del "sólo" me has dejado acentuado del todo, además yo no tengo la atenuante (no eximente) de destierro como Di.
    Me bajo el artículo y me lo estudio.
    Tampoco es que yo sea un maniático de la ortografía, que meto un montón de patadas al diccionario, pero por lo menos me esfuerzo... es la desventaja de tener una compañera que es como el corrector de word que siempre me está poniendo acentos y comas en mi, de natural, barroco escribir.

    ResponderEliminar
  20. Comparto los cuadros de Consu's. Gracias por la ilustración NáN. Yo también acentúo los demostrativos pronombres y los solos adverbios. Con lo que me había costado aprenderlo (que, como le gusta oir a Anchoa, es que soy de ciencias).

    Volviendo a las bicis mi primera fue una orbea naranja. Todos mis veranos en el pueblo a lomos de la bici. Qué maravilla. Luego nos mudamos a pueblo en Santander y también tuve bici allí un tiempo. Aunque pronto la llevamos al del veraneo. Ahora no sé la de años que llevo sin montar en bici. Leeros a todos me ha dado nostalgia y ganas de subirme a una.

    ResponderEliminar
  21. Bueno NáN, ya ves q nos has dejado a
    los txelos y
    los anijoles
    (y a mi, of course) patiddifusos con esta informacion privilegiada. Pero a ver, la RAE que pasa, q no puede mandar una carta a todos los castellanoescribientes con esta novedad? O un titular masivo de periódico, no sé, o telediario? Es trágico... imagina q no llegas a llamar nuestra atención... yo muero acentuándolos (y mira q acentúo poco pq con estos teclados bárbaros me cuesta un montón).

    Pero entonamos un GRACIAS enorme.

    Ah, Txelos, el Peda es oomo tu mujer con las correcciones. Queda claro q no es mi editor de divagues... :)

    ResponderEliminar
  22. A mandar, todos. En mi descargo, he de decir que una parte de mi jornada laboral consiste en hacer catas de calidad, como las de melones, pero con traductores freelances. "Vendors", los llaman ahora.

    Así que estoy en el ojo del huracán.

    Consultad los artículos temáticos del DPD, y también el diccionario de dudas. Es muy chulo y además... ¡Es gratis!

    http://www.rae.es/rae.html

    ResponderEliminar
  23. Nan, muchas gracias por la información, de verdad alucino!!!!

    Di,!!Cómo sois los progresistas!!! Para mí (acentuado??), mi compañera, es mi compañera de curro. Esa me acentua y me comea.
    Mi santa esposa me subraya y me puntua pero...en otros sentidos y no la llamo "mi compañera", es mi mujer...
    P.D-.mai guaif pa que me entiendas!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  24. Me uno a los agradecimientos a NáN en su labor de corrector ortográfico pero soy un desastre para las tildes aunque intento enmendarme en lo que puedo.

    De las bicis ya lo dije todo..pero NECESITO saber la historia del Peda y la puig CONDOR.....ESO ES MUCHO TEMA.

    ResponderEliminar
  25. Ay, ay, Txelos que me da un pallá con lo de "commpaniera". A ver, yo nunca llamo al Peda "mi companiero" (bueno, a veces cuando le quiero fastidiar le llamo mi "compa de piso")... realmente le llamo de todo y nada me convence: desde "marido"-sí, y no estamos casados- , pero me suena a mayores, hasta "partner", pero sólo en inglés q es muy aceptable, nunca en castellano "pareja (de bueyes)", a eso me suena, pasando por "novio" (q en su día sonaba a mayores y lo decíamos como de risa)... en fin, MAL. Pero cuando te leí "companiera" no fue en plan progre, sino mas como una licencia literaria tuya para no poneer "mi muhé". Así q entono un mea culpa, no me extrania q me llamaras progre. Por cierto, una me llamó hace un tiempo "progre venida a más". Ja ja...

    Deear Mo, tal vez sea cuestión de montar un grupo de presión para q Diva cuente esas historias sórdidas. Date cuenta q yo no conocía al Peda en la época de la mítica Azur-de-Puig-Cóndor, pero me ha filtrado la info un compa de estos dos, hoy gran amigo del Peda (para amigos como estos quien necesita etc), q tiene la imagen grabada a fuego: flashbacks de día y pesadillas le visitan en la noche.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.