2 de septiembre de 2010

Tormenta veraniega



Esta foto la tomé al principio del verano volviendo de la granja. Me gusta la carretera comarcal desierta, el cielo amenazante, la luz de antes de la tormenta y la de después también y el contraste con el cereal listo para su cosecha, tan amarillo.

La imagen se corresponde con mi estado de ánimo. No es que haya vuelto de vacaciones y tenga depresión postvacacional. Yo es que la depre esta la tengo todo el año. Es más una alergia laboral. Necesito un cambio. Necesito ilusionarme y tener ganas. Necesito un nuevo trabajo. Ya sé que cuando no se tiene algo es cuando en realidad se valora y quizá tendría que perderlo para ponerlo en su justa medida. Además no están los tiempos como para andar despreciando nada. Quizá lo haya tenido todo y no valore nada. Probablemente hasta sea bueno mi trabajo: tengo un sueldo digno, mucha libertad, pero no me basta. ¿La razón? No aprendo.

Llevo fatal lo de no aprender, lo de no tener interlocutores válidos, lo de no crearme dudas razonables, lo de no cuestionarlo todo, lo de no observar y sorprenderme, lo de no viajar y empaparme de culturas nuevas, lo de no planear cosas diferentes, lo de no conocer a más gente, lo de no progresar. No quiero más rango, ni más dinero aunque nunca está de más, quiero avanzar como persona y como profesional y tengo la sensación de ir para atrás, de ser cada vez menos útil, menos empleable.

Para colmo concurren varias situaciones porculeras:

1. En la TV no hacen más que emitir programas de españoles por el mundo a los que les va de pistón, pueden conciliar perfectamente trabajo y familia y encima no curran nada (o eso parece). Cada vez que veo un programa de esos siento que tengo que emigrar y que estoy perdiendo un tren.

2. Cuando no son los españoles por el mundo, son los que viven en España pero de muerte, en unas casas de esas de revista que encima tienen la desfachatez de enseñarte. Son casas muy caras, que raramente se consiguen con un sueldo y que personas corrientes como yo, no alcanzaremos jamás o no nos podríamos permitir mantener ni aunque las alcanzáramos.

3. Todos mis amigos que no viven en el pueblo son superjefes de algo. ¿De qué? Da igual. Es un fenómeno curioso. No hay nadie que sea administrativo en un ayuntamiento o dependiente de Zara. Todos son jefazos. Preguntar a sus madres y lo comprobaréis. Además a todos les va fenomenal.

4. Estoy entrando en la cuarentena, en el ecuador de la vida. Es el momento en el que o cambias, o te resignas a vivir (con suerte) como ahora. Te das cuenta de que tus sueños se van a quedar en eso, sueños y que probablemente no los puedas realizar.

5. Descubres que todo lo que tienes no hace más que atarte: casa, coche, familia, hipoteca... Nunca es más cierto que cuanto menos se tiene se es más libre. Lo que pasa es que el que dijo eso no tenía dos pollitos a toda vela que requieren ciertas cosas. Quizá menos de las que les damos, cierto, pero nos condicionan. Ya no está en juego tu vida, tu situación. Lo que tú hagas tendrá un efecto real en ellos y ahí me han dado.

6 . La clase política de este país da asco y fomenta la mediocridad y la astenia a todos los niveles. El "te lo damos todo hecho" para que ni siquiera pienses, masticado y del sabor que queremos, nos está aborregando. Lo peor, no es estar en el túnel. Lo malo es que no se ve la luz. Es triste y nada motivador, ver como la cultura del pelotazo es la que se impone y el poner trabas a la gente que tiene un proyecto o a la que simplemente trabaja, está a la orden del día. Hay que atarse el cinturón mientras nuestra clase parásita, política derrocha nuestro dinero en chorradas varias.

7. Deterioro físico. Que a los cuarenta no estás como a los 20 está claro. Además probablemente hayas conocido varios casos de putadillas y no quiero poner ejemplos. Amigos, familiares, incluso hij@s, estamos amenazados por tantas cosas que, lo raro es vivir, como decía el libro. Es una lotería, totalmente injusta, que siempre toca. Da miedo lo que te pueda tocar. Si no te ha tocado nada aún, tienes más probabilidades de que te toque y eso es mucho peor que todo lo demás.

Así que "tengo" que sonreír, a pesar de todo, podría estar peor.

26 comentarios:

  1. Lo primero, me gusta la foto, que luego me cabrearé dándote la razón en tantas cosas y se me olvidará.

    Lo segundo, ánimo, que tampoco es tan terrible. También hay razones por las que has elegido lo que tienes ahora y supongo que te compensará aunque tengas ciertas espinitas clavadas.

    Sobre las circunstancias que empeoran tu situación:
    1. Peter (vaya, sigo sin saber poner hipervínculos) en http://elguateque-mix.blogspot.com/2009/10/tiraos-por-el-mundo.html" habló sobre este asunto de manera brillante, como casi siempre. Creo que fue él el que dijo que deberían hacer otro programa en el que salieran españoles por el mundo a los que les va de culo (en 'Callejeros viajeros' a veces sale cada colgado que te hace pensártelo dos veces, lo de irte por ahí).
    2. Lo de las casas. Totalmente de acuerdo. Es indecente. Vaya casas.
    3. La gente miente mucho sobre su sitación, sobre todo la económica y laboral. Las madres de la gente más.
    4, 5, 6 y 7. Véase 2

    Vaya, con lo animada que me había levantado yo hoy. Menos mal que hoy veo otra vez a mis niños y recuerdo porque me ata la hipoteca, el curro, la política de mierda de este país...

    ResponderEliminar
  2. Bueno, yo hoy tengo una teleconferencia con dos alemanes sobre sistemas de información geográfica. Sistemas con los que no he trabajado en la vida y tengo cuatro horas para convertirme en 'experto'.

    Además tengo que terminar una presentación, me acabo de inscribir en un 'workshop' para el día 15, la próxima semana me iré a Atenas, pero seguramente no pueda visitar nada.

    En fin, que me muevo más que un guisante en la boca de un viejo, pero saco poco partido de eso.

    Atados estamos todos, pero es que tememos por los niños. Esa responsabilidad de decidir por ellos y pegárnosla atenaza a cualquiera.

    Ánimo!!

    ResponderEliminar
  3. De verdad, Diva (ya os voy diferenciando), no sé qué decir sin meter la pata con la maldita experiencia, que no es más que un protocolo perfecto para un proyecto que ya se cerró. ¿Ves? Ya me está saliendo el espíritu animoso.

    Si te sirve de consuelo, soy un pringao y lo he sido toda la vida. Tengo un cuerpo de 62 años que amenaza ruina por todos los excesos pasados (cuando oía lo de el Peda, pensaba que era un cuarentañero famoso por los pedales que se pillaba, y me solidaricé).

    Y sin embargo... Nunca había conocido una vida tan constante y paciente como la de hoy. Sobre todo porque el pollito voló y ya es un gallo que ha aprendido el modo de comer caliente y no se preocupa de más (en lo económico). La vida adulta es una putada, porque significa todo tipo de responsabilidades, pero se compensa con una energía y un calorcito interior que para mí los quisiera. Así que va lo uno por lo otro.

    El sistema por el que se rige el mundo es un escándalo que apetece mirar en la parte de arriba del armario, por si entre el ventilador, los sombreros que me regalaban y nunca usé, y las mantitas de Iberia anda todavía el Kalashnikov. El sistema de nuestro país es el mismo que el del mundo. Y los políticos están hechos a nuestra imagen y semejanza.

    Y sin embargo (me repito), uno hace lo que tiene que hacer, conserva los sueños como el que mantiene unas brasas aireándolas con un paypay y, halehop, si ha sido constante los sueños se van cumpliendo cuando tienes más tiempo.

    Hale, y a currar que ahora te toca.

    ResponderEliminar
  4. Pues fíjate, Diva, que esa sensación de que todo el mundo está de puta madre, la tengo yo al leeros a ti, a Di, a Molinos, a Annie, a Amanita, o al Chico, sin ir más lejos. Pero mira, es en cierto modo un consuelo ver que no todo es perfecto.

    Lo de la vida profesional cojonuda es algo que ya ni siquiera me planteo. Tuve que salir del mercado laboral corriendo y sin anestesia, y no sé cuándo podré volver: pero seguro que ya seré demasiado vieja para cualquier cosa. Estoy condenada ¿a qué? Pues no lo sé. ¿Qué pasará entonces? Pues ni idea. Ya lo pensaré mañana, que decía la otra. Pero profesional y laboralmente, yo soy una fracasada absoluta, supongo que mi pobre madre se tiene que morder la lengua cuando se encuentra con sus amigas y sus hijos superjefazos. Pobreta.

    Tampoco tengo esa atadura que a veces me hace sentir "privilegiada", como hoy al leerte, pero que casi siempre me hace sentir rara y "fuera del sistema": no tengo hijos.

    El asqueo de la vida política es algo que hace demasiado tiempo parece que va con el cargo, "politico=sinverguenza". Triste, pero real. Algo que en lugar de animarte a comprometerte y participar en algo a lo que tienes derecho, te tira para atrás.

    Pero conozco bien la fragilidad que un día te sacude y pone tu vida patas arriba. Esa amenaza está ahí, ya lo creo que está, y cuando da la cara es brutal y no perdona. ¿Lo "bueno"? Que a partir de entonces todo te importa un pito, relativizas que da gusto y vives la vida de otra manera, te sofocas menos por tontunas y disfrutas de lo que aún te queda con otras ganas. Consuelo idiota, sí, pero es lo que hay.

    En fin, Diva, ataques de lucidez, los llamo yo. Pasará.

    ResponderEliminar
  5. Puf, la gente miente una barbaridad sobre su situación laboral, no te fies.
    Respecto a la tele, las casa y asi...estoy convencido de que daran lugar a una revolución (si quedamos suficientes no anestesiados) porque es indecente la pasta que amasan unos pocos a costa siempre, siempre, de explotar a muchos.

    ResponderEliminar
  6. Cualquier día vendo lo poco que tengo, me pillo una fragoneta blanca sin papeles (pa que no me la confisque el banco) y a vender ajos por los mercados. El día que no arranque, a vivir debajo del puente, o del subsidio social, si es que queda.

    K, ... en un mercedes blanco llegó, a la feria del ganado.

    ResponderEliminar
  7. Hola Annie,

    Muy bueno el post de Peter. Por cierto que yo tampoco domino aún lo de los vínculos en los comentarios, pero prometo esmerarme...

    Ya lo decía Serrat: No hay nada más bello que lo que nunca he tenido...

    ResponderEliminar
  8. Niño,

    Yo a eso de convertirse en experto lo llamaba torear y dar capotazos. La adrenalina a tope, cara de convencido, una excusa preparada y... al ruedo.

    Todo en exceso acaba siendo fatal, viajar mucho o no viajar nada.

    ¿workshop? npi. estoy fuera de mercado total... please explain...

    ResponderEliminar
  9. NáN,

    Sí, es cierto, me toca. Pero... y si no quiero? ein, ¿qué pasa?

    ¿Me prestarías el kalashnikov?

    ResponderEliminar
  10. diez duros de papel albal y el cielo se ha iluminado

    ¡Qué buena canción! No, qué gran disco.

    ResponderEliminar
  11. Teresa, todo el mundo tiene un poco de "basurita" en el interior. Siempre hay cosas que te gustaría cambiar. No creo que haya conformistas del todo. A mi también me parece cuando os leo que todo es de color rosa, pero ya ves que no...

    Muy bien explicado tu último párrafo, la fragilidad, el consuelo, la relativización...

    ResponderEliminar
  12. Gonzalo, lo peor de la tele es la serie de indocumentados que salen y que encima cobran...
    Revolución, kalashnikov, a los bosques!!!!

    ResponderEliminar
  13. K, lo de los ajos no me mola... prefiero la cerámica o pulseras hippies, la verdad... y si no nos subimos al rollo biológico (no lo es todo?), ecológico y vendemos tomates a 5 euricos, así podrás comprarte un seis "celindros" para ir al mercado.

    Lo del mercedes no lo pillo. Cortica que es una...

    ResponderEliminar
  14. NáN,

    Alabo tu gusto musical... sí señor!!!

    Lo del papel albal tampoco lo pillo. Hoy no es mi día...

    ResponderEliminar
  15. Claro que te lo presto (si lo encuentro), pero me lo tienes que limpiar antes de devolvérmelo; que si no, los tiros salen desviados y podemos tener una desgracia.

    Lo del papel albal es la continuación de esa canción, que es un homenaje a los cassetes de Camarón (los cachitos de hierro y cromo que le traen su voz). Y al hablar de Camarón en sus últimos años, habla de cómo se iluminaba con los chinos que se hacía usando papel albal (muchos, si necesitaba tanto papel). Aunque la canción es bonita y cuenta lo que había, esta parte ni la firmo ni la aconsejo, claro. La oposición de Camarón con los que echan monedas en las tragaperras y se “guardan lo que les sale” me parece un acierto de Kiko. Vamos, que me gusta mucho.

    ResponderEliminar
  16. Kiko Veneno, sí señor...

    Si tu no te das cuenta de lo que vales, el mundo es una tontería...

    ResponderEliminar
  17. Diva...y yo que sabía que ibas a escribir algo así...

    soy un poco bruja...una putada como otra cualquiera...

    ResponderEliminar
  18. No, no, no, no se vale, querida Moli. Dices lo que dices y no cuentas más.

    Profundiza, hija mía, profundiza. ¿Cómo lo sabías? ¿qué te ha hecho pensar en ello? ¿Tanto me conoces ya? o ¿te has compinchado con Di y la estás suplantando por lo que conoces las entretelas de divilandia?

    ResponderEliminar
  19. Un workshop es lo que antes se llamaba unas convivencias. Es un día en el que vienen grandes personajes a hablar y soltar tu rollo. Te dejan que pienses en lo que han dicho mientras te comes un cruasán y luego te vas tu a alguna de las diferentes sesiones paralelas a presentarte tipo 'soy fulanito y me dedico a esto, si os viene bien podemos trabajar juntos'.

    Vamos, un despiporre!

    ResponderEliminar
  20. Es hora de que te tomes un gin tonic, para empezar, no ver la televisión y si te mean decir que llueve.

    Si eres capaz de hacer una fotografía como la de la entrada de hoy, entonces, tienes más de lo que escribes. No todo el mundo observa.

    ¡¡¡Ánimoooooooooo!!!

    ResponderEliminar
  21. Lo del mercedes blanco lo mismo es la popular fragoneta de años atrás que el coche del calorro que se dedica a la venta de ... digamos que ajos estupefactados, que también tiene su segunda lectura con lo del papel albal y los chinos de droga que se enfumeta la peña.Magníficos ambos dos, Kiko y Camaron.

    Pero sea como sea, con mercedes o en bicicleta, ristras de ajetes o tomates ricos, esto algo tiene que ver con una de tantas posibles Ïtakas.

    K, ... Ïtakando.

    ResponderEliminar
  22. No acabo de compaginar el título: "Tormenta veraniega" que pasan y refrescan con "...tengo la sensación de ir para atrás, de ser cada vez menos útil, menos empleable."

    La palabra "sensación" es un poco débil.

    Y yo al ver que los comentarios hablan de una canción que ni había visto, intento enterarme de lo que dice la letra y busco:

    life stormhouse lyrics

    en vez de

    storm lifehouse lyrics

    y pienso: Uno proyecta lo que piensa en lo que vive, que no necesariamente tiene que ser real.

    Pero transmites una insatisfacción que se agrava con "jefazos" que no se si es "jefazos" o gente "cool" "in the know" o "superguay del Paraguay".

    No voy a decir que una cosa es lo que dicen esa gente "maravillosa" y otra su realidad y los precios que tengan que pagar, que probablemente sea verdad, diré que el desafío podría ser, (ya que dices tener libertad, que no lo veo yo nada claro), encontrar algo de satisfacción real en lo que haces. Cuando te has sentido contenta trabajando? Qué hacías? Cómo te validas?

    Para mí esa desazón se ha producido cuando jugaba al juego de los demás y no al mío. Cuando las normas de juego no escritas y asimiladas por mí, me impedían desarrollarme porque pedía permiso para sacar la patita por debajo de la puerta, cuando uno dice: Qué puerta? Yo no la veo. Los demás tampoco la ven. Esa es mi experiencia.

    ResponderEliminar
  23. ¡¡¡¡¡ DIVA !!!!! I can't believe it...

    No tu sensación o sentimiento, pero ¿de verdad te da la impresión de que tus amigos blogueros, (quiero decir los que lees, no los plastas del comment), y puede que algún otro, somos chupi-guays y todo lo demás que le cuelga?

    Sin mayores extensiones ¡NO! Pero si quieres bajar una pista negra, te acompaño, pero al menos llevaremos buenas fijaciones ¿no? de estilo ni hablamos, el caso es bajar.

    Tu postura, la mía, la de muchos otros, es la que mueve el mundo. Que lo sepas.

    PS. Estooooo... ¡¡MUAKS!!

    ResponderEliminar
  24. Hola, Diva Gando. Ha pasado más de un mes desde este post, y algo en tu vida se habrá movido, para bien o para mal. He visto que has hecho fotografías de las viñas. Para mí, es uno de los caminos para mejorar la vida. Mi trabajo tiene poco que ver con la fotografía, pero ésta me sirve, en el día a día, para aprender, al menos, a mirar mejor, y por lo tanto a saber y explorar más todo. Se necesita. como sabes de sobra, muy poco para pasarlo bien con la fotografía, así que te animo a que sigas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Hola José L,

    El sábado tuve un bautizo y desempolvé la Canon. La dejé en el oche con el propósito de usarla. El domingo la usé y encima llovía... Genial!

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.