11 de septiembre de 2010

Una ventana abierta

Ayer tras varios divagues (gracias y enhorabuena a los premiados) tenía que dar mi punto de vista sobre la foto de la ventana abierta de ayer. Las verdad es que muchas opiniones versaban sobre las oportunidades, lo que hay fuera, la luz al final del túnel y similares, dando siempre un punto de vista optimista. De entrada una ventana abierta es lógico que dé buenas vibraciones, que invite al pensamiento positivo.

Como lo prometido es deuda, y lo más importante es el deber (cuanto más debes más caso te hacen), os explico la historia.

Mi hermana la mayor (bigsis), me pasó un CD.

- Toma son fotos y vídeos de los pollitos. Te los dejo por si quieres copiar alguno.

La verdad es que en el CD, no había fotos de ninguno de mis pollitos, sino fotos de una fiesta de amigos de mi hermana o de algún retiro espiritual con gente diversa para celebrar el solsticio de verano. El caso es que no conocía a nadie. Pero vi esta foto y me encantó. Me gusto porque describía mi estado de ánimo. Hacía poco y a tenor de un comentario acerca de mi trabajo my sistwo me dijo:

- Da la sensación por lo que cuentas que todo lo bueno ocurre fuera de tu vida. Como en la serie del CSI "The truth is out there". Eso no lo dijo pero yo que soy muy peliculera lo añadí.

Y dio en el clavo. No es que en mi vida no ocurran cosas buenas. Las hay por supuesto y también menos buenas. Pero lo que me apetece está fuera. Y sí, quizá hay que tener más valor y sea verdad que para poder hacer una tortilla hay que romper primero los huevos, soltar amarras para poder navegar y dejar atrás la orilla para vislumbrar otros mares. Quizá sea eso, quizá me falte valor y esté aferrada a la seguridad y me quedo tras la ventana donde todo es mucho más negro aunque no llueva ni haga frío. Pues bien, la historia de la foto es esa. Lo importante es dónde estás si dentro o fuera. Si desde dentro ves lo de fuera y si lo puedes lograr. Si no lo puedes lograr, a lo mejor es aconsejable ni verlo. 

Lo curioso es que me llegara en ese momento de manos de una hermana y al mismo tiempo de lo que me comentó la otra hermana. Y entre tantas hermanas esto ya parece un convento y a lo mejor tengo que hacer lo que dice el refrán:

"Para lo que me queda en el convento..."

8 comentarios:

  1. "Da la sensación por lo que cuentas que todo lo bueno ocurre fuera de tu vida."

    Todo?

    Ese calificativo, como dirían los venezolanos, me provoca!

    ResponderEliminar
  2. Pues te diré, Diva, que aquí al menos no das esa sensación de insatisfacción, para nada. Supongo que no es sino una muestra de que somos distintos dependiendo del momento y de con quién estamos...

    ResponderEliminar
  3. Teresa,

    Hablo a nivel laboral.

    Es que a mi me gusta que me den caña y no lo hacen...

    ResponderEliminar
  4. Courageos,

    Totalmente de acuerdo, el vaso no está medio lleno o medio vacío, tiene x centilitros.

    No soy yo de todo o nada, aunque a veces me dejo llevar...

    ResponderEliminar
  5. A veces los astros se alinean para que 'caigamos en la cuenta' de que somos miserables.

    Por suerte muchas otras se colocan de otra forma y nos sentimos afortunados.

    Y si no te dan caña, ¿no puedes darla tú? A lo mejor eso también te gustaba.

    ResponderEliminar
  6. Creo que fue por aqui que se comentó que el trabajo y lo que hacemos laboralmente se nos mete en vena, hasta el punto de que cuuando nos preguntan qué eres? solemos contestar fontanero,abogado o médico como si eso fuera lo que nos define.
    Estamos en tiempos de penumbras, no de oscuridad, sino de penumbra, de incertidumbre, de inseguridad y cuesta mucho afirmarse cuando ves como se desmoronan las cosas alrededor, y eso arrastra lo personal detrás.
    Pero aun y con eso, somos unos privilegiados por tener todavía capacidad para dudar de las verdades y conservar un espíritu crítico con nostros y lo que quisimos ser y a veces eso nos trae insatisfacciones y bajones...
    Sin embargo cuando echo vista hacia abajo y veo a mis compañeros/as creo que ellos no tendrán frustraciones porque nunca se plantean retos personales de los que solo ellos sean responsables.
    Siempre tendran una sociedad en abstracto,un jefe, a quien echar la culpa de lo que no se atreven a proponerse. Mierda de generacion!!! Menos solidaridad de ong y más compromiso y responsabiliad personal. Si te sale mal la culpa la tienes tú bonita, y no el mundo.
    Y cuando hablo de generacion no hablo de edad, hablo de manera de pensar hay gente de 50 que también piensa igual.
    !Disculpen las molestias pero en algun lugar me tenía que desahogar!!!
    Y aupa Diva somos los mejores porque al menos vomitamos en letras lo que pensamos sin censurar comentarios ni exigir un login para que nos partan la cara.

    ResponderEliminar
  7. Una matización crítica, ECDC: es difícil vivir sin un compromiso personal, pero si no existe un compromiso con lo colectivo, se es un cojo que da saltos estupendos con la pierna buena.

    Lo personal y lo colectivo no son antitéticos, sino objetivos necesarios y complementarios.

    ResponderEliminar
  8. Joeeerrrr,

    EDCD, me has puesto la gallina de carne...qué buen comentario.

    Gracias por fagocitarlo en DD.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.