23 de agosto de 2010

The Stepford wives

El divague de ayer de Diva "Flipando en colores" me recordó a la película "The Stepford wives" (Las esposas de Stepford) (Brian Forbes, 1975), basada en la novela del mismo título de Ira Levin. Y hablo de la de 1975, no de la repetición que protagonizó recientemente Nicole Kidman de la que sólo he visto el tráiler y se me han quitado las ganas de más.

La peli de los 70 está protagonizada por Katherine Ross, la chica buena y contrapunto de Anne Bancroft en "El graduado", de la que divagué la semana pasada. Siguiendo una norma básica de la narrativa, la peli comienza introduciéndonos al personaje que interpreta la Ross, Joanna, y nos lleva de su mano el resto de la cinta. Joanna es una aspirante a fotógrafa en Nueva York que se va a vivir a una casa grande con jardín en el pueblo de Stepford, Connecticutt. A su marido le parece una gran idea, porque tienen mucho más espacio (principalmente en la cocina) y, sobre todo, el sitio es tan saludable para los ninios: una comunidad pequenia, donde todos se conocen, no como la ciudad que nunca duerme, siempre llena de peligros.

Al poco tiempo de estar en Stepford, Joanna descubre que no tiene nada que ver con la comunidad aquella tan saludable, en concreto con las mujeres, que son todas muy extranias. La manera de vestir, su obsesión con la última receta, tener la casa sin una mota de polvo... parece que en 1975 estas mujeres representaban el ideal de lo que todo hombre querría tener en su casa. Joanna, junto con la única chica díscola de Stepford (otra más o menos recién llegada) empiezan a interactuar y a averiguar más cosas de estas mujeres. Y hasta aquí puedo leer, pero es una peli de terror.

The Stepford wives se rodó en plena "segunda ola" del feminismo. La "primera ola" había ocurrido a finales del SXIX y comienzos del XX. Su lucha era por la igualdad derribando obstáculos legales (derecho a la educación, el empleo, de propiedad, leyes relacionadas con el matrimonio etc). Luego vinieron las sufragistas, y siguiendo sus pasos un 8 de Marzo muy frío salió este divague. Ahora que sufro una sobredosis de "Mary Poppins" (Robert Stevenson, 1964), gracias a Mini, aniadiré que me encanta que la madre de los ninios sea sufragista, y realmente representa muy bien lo que éstas eran: mujeres de clase media-alta, que se lo podían permitir.

La "segunda ola" del feminismo llegó en los 60, como respuesta al boom económico tras las guerras, en los que se intentaba volver a un sistema patriarcal. Los temas se extendieron a la familia, la sexualidad, la igualdad en el trabajo, derechos reproductivos (la píldora se lanza en 1961). Simone de Beauvoir había escrito "El segundo sexo" en 1949 y Betty Friedan "The feminine mistique" en 1963, clásicos del feminismo. Esta era terminó a principios de los 80 con las luchas ideológicas sobre posicionamiento en temas sexuales. La "tercera ola" empezó en los 90, pero esa es otra historia.

Así que, en pleno 1975 (declarado anio de la mujer por las Naciones Unidas) se estrena The Stepford Wives. Hoy es una película de culto, y ser una "Stepford wife" es ya un concepto: aquella mujer que responde a las expectativas que la sociedad (dirigida por hombres) espera de ella, y aquí cada uno que aniada lo que crea conveniente. Como decía ayer en mi comentario, hay ciertas expectativas que, aunque me puedan parecer esto y aquello, como se limitan a la esfera estrictamente privada, me dan igual. Sin embargo, hay pocas de estas: una puede tener dos dedos de frente y decidir no hacerse un implante en las tetas aunque la sociedad te bombardee con este tipo de mensajes. Pero hay muchas máss decisiones que parecen privadas pero que afectan al resto de las mujeres.

El tema del cuidado de los hijos es una de ellos. La sociedad decide qué mensajes mandar depende de su momento económico: cuando interesa que las mujeres vayan a las fábricas porque los hombres están en la guerra (1940s), entonces las guarderías están muy bien. Cuando los hombres vuelven de la guerra y hacen falta puestos de trabajo 1950s), entonces hay que quedarse en casa horneando pasteles y dedicada únicamente al cuidado del bebé. Ahora, el mensaje es claro: facilitemos que la mujer se quede en casa (digamos que es lo deseable) en lugar de repensar todo el sistema, que fue pensado basándose en que uno (digo una) se quedara en casa contando los minutos frente al horno. La mujer que decide quedarse en casa ahora toma una decisión que nos afecta a las que decidimos volver a trabajar. Somos menos, se legisla menos, hacemos menos ruido, las cosas siguen igual.

Las Stepford wives aún existen, y siguen dando mucho miedo, son aún de pellícula de terror (aunque el remake de la Kidman fuera una comedia-no, no hace gracia). Hoy he ido a tomar un té con un grupo de gente del círculo-Peda y había una familia a la que no conocía. Sólo sabía que ella había dejado su trabajo para cuidar de su hijo, y luego de su hija y que el marido trabaja en un banco de inversión (total, para qué vas a trabajar?) Al llegar, aún sin sentarnos, tras un "Qué tal?" totalmente aséptico, ella se lanza, delante de todos: "Muy bien, mira, pues buscando al tercero".

Mmm, no es un poquito demasiada información, chata? O te has sentido en la obligación de justificar tu horno de magdalenas? O es que eres una Stepford wife? (miedo).

25 comentarios:

  1. Las cosas siguen igual creo, porque el resultado es que, además de currar fuera las Stepford curran dentro..

    Poco se ha evolucionado, no hay más que ver los anuncios de cervezas...el de los amiguetes viendo un frigorífico repleto de zumo de cebada dando saltos para ver el Mundial, y las Stepford gritando chilliditos jiposos viendo un fondo de armario hasta arriba de modelitos.

    Y no hablemos de Media Mark,¡yo no soy tonto!

    Buena entrada y buen día.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario va por este divague y por el anterior (aviso). Estas mujeres perjudican con su comportamiento no sólo su vida sinó también la vida de todas las demás, "porque el hecho de que tu seas muy moderna no quiere decir que dejes sólo a tu marido y a tu hijo un fin de semana, que sóla no puedes salir"... (ejemplo).

    Y no sólo la vida de las que ya estamos formaditas y pensamos que semejantes comportamientos /comentarios / formas no merecen más que un profundo desprecio, sinó también las vidas de las nuevas generaciones, sean niños o niñas.

    No sólo me molestan, sinó que me preocupan y me provocan comportamientos radicales. A modo de ejemplo, cuando el príncipe tenía 5 años, en su colegio público, de profesorado "implicado" y de "izquierdas", para carnaval les disfrazaron a ellos de soldaditos de principios de siglo XX y a ellas de niñeras. Mientras yo me mostré muy ofendida, una parte de madres opinó que era una exagerada, otra que era lo que los niños querían y otra que no valía la pena quejarse por eso. Hay que aclarar que ya era la "madre rara", pero sigo pensando que esos pequeños detalles son los que provocan según que comportamientos futuros. Me llegó al alma.....

    Por eso, no creo que sea un asunto privado.

    ResponderEliminar
  3. A ver, mi coment como el de Silvia va por lo de hoy y lo de ayer. Yo conozco varias mujeres así, mujeres que eran compañeras mías de clase, amigas mías y que de repente se han transformado en personas a las que no entiendo y a las que yo les parezco un bicho de otra galaxia maligno. ¿ Qué te vas a Berlín tú sola????

    Me alucina que alguien subordine su existencia completamente a lo que su pareja quiere. Ya lo expliqué o divagué hace tiempo..yo necesito ser YO porque sino no sé quien soy. NO puedo ser la madre de las princezaz si no soy YO.

    Y luego está el tema de tratar a tu pareja en modo madre. " Yo no puedo ir porque tengo que dejarle la comida a mengano"...en fin...que para mi es simplemente incomprensible.

    apunto la peli Di.

    ResponderEliminar
  4. Ah Di..hoy he soñado que escribías un libro...

    ResponderEliminar
  5. Suso, he escrito el divague en plan zen (o sea, "lo q haga cada una en su vida personal no me afecta") pero no veas las convulsiones q sufro al ver la publicidad de la q hablas. Esto me recuerda que debo tomar la medicación regularmente.

    ResponderEliminar
  6. Silvia, realmente no es un asunto privado, lo que pienso de algunas de estas cosas está, entre otros divagues aquí. Pero llega un punto en el que, hay tantas cosas por hacer, que te conformas por berrear por las básicas y la que quiera llenar el lavaplatos con el ninio en la baniera mientras él lee el periódico (y espera la infusión que le va a traer ella de camino al banio), con su pan se lo coma. Yo paso.

    He alucinado con lo del cole q me cuentas, soldaditos y ninieras. Para empezar el "role play" desde pequenitos, así me gusta. Sólo nos queda la esperanza de q la rebelión adolescente sea por todo lo alto.

    ResponderEliminar
  7. Molinos, siempre me gusta cuando dices eso de "necesito ser YO para ser la madre de las princezaz". A las princezaz, q a su edad ya se coscan mucho más de lo q pensamos, ya les mola mucho más tener una madre como tú que como la lobotomizada q describes. Ni te cuento cuando tengan 15 y estén emepzando a pensar lo que querrán q sea su vida. A los 15, nadie quiere ser una Stepford wife. A los 15, admiras a las escritoras, deportistas, cantantes, geólogas... aniade por donde le de a cada uno. No al ama de casa 24/7. Tener a ese modelo en casa es lo más. Y luego el sentido del humor, el no tomarse a una demasiado en serio, el poder "regresar" a la adolescencia en una noche q sales o en la playa o en los cumpleanios. Los padres rollos son un rollo.

    Oye, cuéntame lo del libro en detalle!!! No me digas que era "El candidato a peor libro del anio", con despelleje incluído. Plis plis!!! Vas a ser mi agente? :):)

    ResponderEliminar
  8. A mí me preocupa el retorno a los viejos roles disfrazado de 'lo que el niño más necesita es a su madre', esta especie de vuelta a la naturaleza que parece que sólo afecta a la mujer que es la que debe llevar el niño pegado a las faldas constantemente. De modo que encima te hacen sentir culpable si no le das la teta, si vuelves al trabajo cuando te apetece, ...

    Hace unos meses leí una entrevista a una filósofa francesa, Elisabeth Badinter, que ha publicado un libro sobre este asunto y por el que se le han echado encima un montón de asociaciones supuestamente feministas. Todavía no ha caído en mis manos pero le tengo ganas. También hace un tiempo la 'mamá en Alemania' hablaba sobre el libro y tuvo una discusión muy interesante con otra sobre este asunto. http://mamaenalemania.blogspot.com/2010/06/respuesta-la-polemica-ii-y-ultima-por.html (se me ha olvidado cómo poner los enlaces).

    Ay, Di, nosotros ya superamos la fase Mary Poppins. Ahora, no debes olvidar que la madre sufragista esconde a su marido las insignias y toda la parafernalia. Aunque también a mí me encanta lo de 'cast off the shackles of yesterday...'. De adolescente en el cole quise que lo prepraráramos para una función pero mis amigas al final se detantaron por algo mucho más cursi.

    ResponderEliminar
  9. Las princezaz lo tienen cristalino quieren ser Madres solteras..asi que no se si me he pasado en mi independencia.

    Pero hablando en serio, no sirvo para dejar de lado todo lo que soy o lo que quiero o lo que anhelo por el bien de la "pareja". Obviamente hay que hacer concesiones, ceder y acoplar gustos, aspiraciones y demás...por las dos partes. En el momento en que tú has dejado de ser tu...¿qué coño te queda?

    Lo del libro..ha sido gracioso. NO sé que estaba soñando y derepente me encontraba un libro en mi mesilla. Tapa roja, grandes letras negras..no me sonaba..asi que le daba la vuelta y en la contraportada ponía " Valiosa contríbución de Di Vagando a la problemática de las relaciones"....

    como verás..no era una contraportada para tirar cohetes. Obviamente yo no era tu agente en el sueño.

    Ah..y las piñatas son de cartón...jajajajaja.

    ResponderEliminar
  10. Annie..totalmente de acuerdo contigo. Volvemos a lo de siempre pero disfrazado de " es lo mejor para el niño" y " a mi me realiza". Lo politicamente correcto es decir que sufres al volver a trabajar...y que si pudieras pasarias las 24 horas pegada a tus retoños.

    Mary Poppins es una peli genial.

    Di..prueba ahora con la Bruja Novata.

    ResponderEliminar
  11. Mucho mejor La Bruja Novata, donde va a parar.

    ResponderEliminar
  12. "En el momento en que tú has dejado de ser tu...¿qué coño te queda? "
    No se puede decir mejor.

    Si la madre da el pecho es lógico que el niñ@ cuando es pequeñ@ tenga más cercanía con su madre.

    El resto me parece que es cultural.

    ResponderEliminar
  13. Ani, no he leído a la Badinter, pero de entrada, cambiándose su apellido de soltera por el de su marido (como se hace rutinariamente en muchos países, incluído UK y Francia)nos está dando un montón de información. Ya nos contarás cuando lo leas. Entre las feministas, como en los grupos de izquierdas, siempre hay disensiones, debates, y al final, rupturas. DE hecho, las "Sex wars" de los 70, q terminaron con la segunda ola del feminismo tuvieron q ver con su posicionamiento con respecto a temas relacionados con la sexualidad (prostitución, pornografía, etc). Creo q es un tema q toca la Badinter. Feminista, según la RAE, es todo aquel q cree q "las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres". Luego, claro, para llegar a rupturas y tirarse los trastos a la cabeza hay q hilar más fino.

    ResponderEliminar
  14. Molinos, esto de las parejas es como quien conoce al/la típic@ juergas en los bares, superpopular y se enamora, entre otras cosas, por eso, y luego, casados se queja de "es que vas mucho a los bares". A ver, TE ENCANTABA q fuera el alma de la fiesta, y ahora? Yo creo q hay q seguir siendo fiel a un@ mism@, pq de ahí tb se gana el respeto.

    Bueno, estoy llorando de ver q me has hecho autora del género de libros q más odio: autoayuda. Pero me gusta q las tapas fueran rojas, y q ya sabes q si cuentas los suenios no se cumplen... por eso me lo has contado! Gracias!! Si alguna vez suenias q he escrito, no sé, Mrs Dalloway, no me lo digas... :)

    ResponderEliminar
  15. Varias cosas:

    1. Silvia, ¿te habíamos visto por aquí? Como sufro de la memoria a lo mejor sí. En caso contrario, bienvenida a DD!!!!!

    2. Di, no he visto la peli y me dan ganas de verla. No sé cómo pero lo intentaré.

    3. Molinos, yo llegue a tí (qué poético me queda) a través de un post de maternidad. Me pareció genial, tan real y resumías tan bien lo que había oído a varias amigas que me enganché.
    A propósito de eso, tengo una hermana que siempre me dice: "Diiiiva, ponte en la foto, tú también tienes que salir. Recuerda que en los aviones indican que antes de poner la mascarilla a los bebés se la tienen que poner primero los adultos. Tú tienes que hacer lo mismo".

    Yo a veces me olvido (hago caldo y croquetas y zurzo calcetines), pero lo intento y aquí queda constancia de que me acuerdo.

    ResponderEliminar
  16. Como suelo decir, "no hay nada nuevo bajo el sol". Y es que la historia se repite. El modelo de mujer que sigue vigente (y que se está retomando cada vez con más fuerza) es un modelo que se definió por la burguesía dirigente en el siglo XIX.

    Cuando se pretende reformar la sociedad, uno de los pilares sobre los que se asentó esa reforma fue la familia. Se responsabilizó a la mujer de la educación/alimentación/limpieza de la casa/niños. Pero también de que el marido no fuese alcohólico.

    En momentos de crisis, debía eliminarse del mercado de trabajo. Su hora (igual que la de los niños) se pagaba menos y quitaban trabajo a los hombres. Así que lo que se pensó fue que debía quedarse dentro del hogar. ¿Cómo? Responsabilizándoles del hogar y del huerto familiar anejo a las viviendas y de cuidar los animales que podían albergar en esos huertos. Como mucho, recomendaban que hiciese trabajos de costura o elaborar abanicos, siempre, siempre, dentro del hogar.

    Con el tiempo, la que trabajaba fuera del hogar se entendió que era por avaricia y por el afán de lujo que caracterizaba a la mujer.

    ResponderEliminar
  17. Ahhh!es del mismo director, no recuerdo haberla visto, pero aquí es muy famosa y se titula "Bedknobs and Broomsticks". Muchas gracias, la consigo. "Mary Poppins" es verdaderamdente genial, la música es impresionante... cuánto se ha versionado.

    ResponderEliminar
  18. Aquí van un par de referencias. En 1857 Pilar de Sinués escribió una obra titulada "El ángel del hogar. Estudios morales acerca de la mujer". Pues lo que habéis descrito es precisamente eso que hablaba la buena de Pilar, "ángeles del hogar".

    De 1883 es la siguiente expresión de la Comisión de Reformas Sociales de Navarra: "la mujer, ese simpático ser que nos protege en los primeros pasos de la vida y que es nuestra compañera en la edad madura (....)".

    Por último, unas reflexiones de Emilia Pardo Bazán: “¿Por qué la burguesía se ha obstinado en privar de derechos políticos y de bastantes derechos civiles a la mujer? (...) ¿Por qué ha preferido a su lado una odalisca o un ama de llaves, a una auxiliar inestimable, constante, tenaz, segura? (…) En efecto, la burguesía que hizo las revoluciones políticas, no las hizo sino para el varón: a la mujer se puede afirmar que en vez de aprovecharla, la perjudicaron; antes de ellas no era tan inferior al hombre. Un marido del siglo XVII, sin derechos políticos, se encontraba más cerca de su esposa que el burgués elector y elegible del siglo XIX. Hoy, él ha andado; ella no se ha movido; distancia incalculable los separa. (...). La condición de la mujer contemporánea se resiente (...) de la anomalía creada por los acontecimientos que engrandecieron al hombre y dejaron a la mujer en su reducida esfera de acción, en su rincón de Cenicienta. Sólo la revolución económica, iniciada desde mediados de siglo, lleva en su programa la igualdad”.

    ResponderEliminar
  19. Diva: pero que sabia es tu hermana con la metáfora de los aviones! Resume a la perfección lo q estamos aquí diseccionando.

    La peli es de lo más oscuro, y da q pensar. Como dije, se hizo un remake con la Kidman en la q se quitó toda la oscuridad y la mala leche, y se quedó en una cosa edulcorada, género comedia (no la he visto, pero ya ves q se me da esto de hacer críticas sin haberlas visto ;)) . A ver si la encuentras.

    ResponderEliminar
  20. Ah, y no es metáfora: con la peli yo pasé miedo.

    ResponderEliminar
  21. Gracias Vagante, de nuevo, por ponernos al día con la historia, y por las referencias. Muy interesante el análisis histórico de la Pardo Bazán... que opinaría si nos viera aahora, ella q termina con "la revolución económica q tiene la igualdad en su programa"? Qué hemos hecho entre todas con esta igualdad?

    ResponderEliminar
  22. Sólo un apunte (tonto), obviamente no estoy tan puesta como tú en estos asuntos pero creo que decía que se le habían puesto en contra ciertos grupos feministas, no todo el feminismo en masa. Ya sé que hay matices y que radicales también en todas partes.

    Oh, y encantada me tenéis entre Vagante y tú con lo que aprendo con vosotros. Gracias.

    Sobre la Badinter y el apellido, pues no sé, a veces esas cosas se hacen en un momento determinado sin pensar o en estado de enajenación enamorada y luego se evoluciona. Tal vez seamos muy puntillosas con ciertos detalles.

    ResponderEliminar
  23. Ani, yo no estoy puesta en casi nada, de ahí lo de impostora si logro dar el pego (q la mayoría de las veces no). NO he leído a la Badinter, así q es más un hablar por no callar. Pero lo de cambiarse el apellido una filósofa sesuda me chirría. NO es "por amor", volvemos a lo q decía Molinos ayer, eres tú o la sra de?. De esto escribire un divague un día, pq he tenido muchas conversaciones en donde vivo con mujeres q lo hacen o no lo hacen.

    ResponderEliminar
  24. Espero ansiosa el divague sobre el asunto porque me sorprende el tema de los apellidos. Hace unos meses recibimos una invitación a una boda de una conocida mía dirigida al Sr. ND y Sra. Entre muchas otras cosas me pareció ridículo. Y lo peor es que quien lo enviaba va por la vida de feminista y progresista.

    Dejo ya el tema que si no llegará diciembre y seguiremos comentando este post. Es que me parece muy interesante y muy triste esta vuelta a los papeles 'tradicionales' ¿O tal vez sólo fue un espejismo?

    ResponderEliminar
  25. Gracias por la reseña. Ayer vi esta peli. Estaba yo con Catharine Ross en plan esta chica me suena, pero me suena mucho, y claro...del Graduado. Pero luego no explotó mucho la faceta Lado Oscuro, me parece.
    He leído lo que pone Vagante sobre las reflexiones de Emilia Pardo Bazán, pues estaba muy acertada. Sin embargo lo que comentaba E.P.B era respecto a alcanzar la misma valoración que el man en una situación de burguesía acomodada. Hoy en día veo que lo que pasa es que tod@s corremos cada vez más apurados como ese personaje de Alice? simplemente para poder seguir en el mismo sitio. No se hace por reivindicar nada, es pagar facturas.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.