10 de agosto de 2010

En la siguiente vida, surfista-Primera ola

El otro día vinieron a cenar cuatro amigos: de las conversaciones de aquella noche podría alimentar varias manianas del blog. Todo empezó con el cine 3D, imágenes envolventes, un truco de los estudios para que la gente vaya a las salas y, las cosas del divagar, acabamos en el surf. Lo que, de nuevo, me parecía una aseveración en el polo opuesto de la polémica, generó un debate. Y es que ahora, que todo el mundo está loco por ver qué pasa en el fondo de los mares, lo que yo quiero ser en mi siguiente vida es ser surfista. Deslizarme por arriba.



Pero (la gente siempre reacciona igual), "Por qué en la siguiente vida? Qué te lo impide en ésta? Cuando vayas por los dominios del Peda, pásate por la Zurriola". A ver, veo que no me he expresado y con horror constato que, para que de verdad se me entienda, tal vez tenga que remontarme un poquito. Y lo he vuelto a hacer: en lugar de un divague, me va a quedar una serie. Let's ride the wave.

Es imposible saber desde cuándo se surfea, pero seguramente las culturas ligadas a los mares con oleaje lo han hecho siempre. Se sabe que los polinesios navegaron hacia el norte, guiados por las estrellas, las nubes y el viento, hasta llegar al punto más meridional del archipiélago de las Islas Hawaii. Muchos daríamos algo por haber estado en esos barcos: la visión de estas islas deshabitadas (sin tour-operador que te pone guirnalda de flores al aterrizar), de arena blanquísima y aguas turquesas con los volcanes de fondo debe de ser algo digno hasta de haberse pasado semanas en un cascarón. Además, por su situación en medio del mayor "bloque" de agua del planeta , las islas estan expuestas a olas de todas las direcciones. Vamos, que estas islas fueron creadas para surfear. Románticamente, una elige creer que estos polinesios, que dejaban el trabajo los días que había buenas olas, estaban en realidad buscando un lugar para coger las mejores. Y siento tener que repetir "olas" tantas veces durante el divague, los sinónimos de las ondas marinas en castellano pertenecen todos a la jerga del surf ("tubera", "orillera", "fofa", "barra" "hueca"): los polinesios sin embargo tenían casi tantas palabras para tipos de olas como los esquimales tienen para la nieve.

En 1778, el Capitán Cook llegó a las islas y con él, la pólvora, los virus y la religión. Repitiendo el patrón del colonialismo en otras partes del mundo, de 400 mil nativos hawaianos quedaron 30-40.000 en 1890. Con los misioneros protestantes alrededor del 1800 llegó la imposición de un cambio radical en las costumbres. Surfear estaba asociado a llevar ropa ligera (fuera esos taparrabos!), a sexo improvisado (tenían más de 12 palabras para sexo, pero ninguna para enfermedad venérea), a libertad. Poco a poco, la cultura del surf se fue desintegrando. Mark Twain, en uno de sus primeros libros, literatura de viajes semi-autobiográfica ("Roughing it"), publicado en 1872, entra en contacto con lo que queda de surf en las islas y describe a los misioneros como "ignorantes de la naturaleza humana y lo que es saludable para el hombre".

Quedó algún reducto en Honolulu, que, a principios del siglo XX comenzó a ser un lugar interesante para viajeros. Así que en 1907 llegó Jack London, escritor y aventurero, y cuando vió a un par de nativos sobre sendas tablas de surf, se dió cuenta de que allí había algo que contar. En Waikiki (un barrio de Honolulu) conoció a Ford y a Freeth, y se subió por primera vez en una tabla de surf. Me encantan sus descripciones de la sensación de cabalgar la ola: "la bendición del éxtasis de haber cogido la ola", el "instante en el que, cuando la ola se riza sobre tu cabeza, puedes ver la luz del día a través de su cuerpo esmeralda". También describe London con gran maestría la técnica básica del surfeo: ve con la ola, no te resistas, que nunca sea una batalla, o te matará.

"The whole method of surf-riding and surf-fighting, I learned, is one of non-resistance. Dodge the blow that is struck at you. Dive through the wave that is trying to slap you in the face. Sink down, feet first, deep under the surface, and let the big smoker that is trying to smash you go by far overhead. Never be rigid. Relax. Yield yourself to the waters that are ripping and tearing at you".

London y otros pusieron las primeras semillas del renacimiento de la cultura surfera. Como toda cultura, tiene sus ritos de paso, elementos simbólicos, y un estilo de vida típico. El surf es una metáfora sobre la vida, que también es una ola. En oleadas vienen las distintas épocas de nuestro paso por aquí. Puedes elegir subirte a la ola, como aconsejaba London, y cabalgar con ella. O permitir que la ola te maneje, dejarte a su merced. Puedes disfrutarla a la vez que temerla, dominarla a la vez que obedecerla.


Puedes oír el sonido que sucede el romper de la ola? Es la banda sonora de este párrafo, y la preparación del siguiente divague que, cómo no, es parte de la misma, pero diferente ola.

17 comentarios:

  1. Muy interesante.

    El único pero es el de siempre. No todo era idílico antes de la llegada del hombre blanco. Esos simpáticos polinesios eran caníbales como cuenta Stevenson en sus cuentos de los mares del sur.

    Según lo cuentas parece que el capitán Cook llevaba unas cuantas bombas biológicas para soltárselas a los nativos.

    Yo no he sido llamado para los deportes arriesgados. Bueno, bañarse aquí en Oporto es arriesgado porque el agua está a 15ºC, pero fuera de eso prefiero estar en una terraza de Tarifa viendo a los del kite surf que intentándolo.

    ResponderEliminar
  2. Como me gustaría estar en Tarifa, en el istmo que une el peñon con las dos playas, tomar el sol mirando al atlantico y luego darte la vuelta para el mediterraneo, y pasar por Barbate a por pescaito frito.... quien pudiera ¡¡¡

    Bonito post, no sabía de estos temas.

    La pelicula de Point Break la he visto entre siesta y sista, y la verdad que me gustó una mierda. Pero es al final de ella donde se ve ese punto de locura que produce no solo el surf, sinó las olas en general. La cara del prota cuando se lanza mar adentro a buscar " su ola", la gran ola, esa ola que hay que pillar y una vez en ella poco importa la vida.Sumergirte en esa ola es como meterte de lleno en el alma de un espiritu, la ola.

    Y eso es algo muy extendido entre los surferos, entre los surfers locales. Lo comentaban de Zarauz, y me lo contaron tambien en la Zurriola o la Zurri (como lo llaman los Keler adictos donostiarras, si el anuncio ese de la cerveza navarra con origen donostiarra, la Keler).La frase en cuestion es "esta ola tiene mi nombre", que mas o menos significa que o te apartas para pillar yo la ola o te parto tu tabla en tu cabeza, elige. Aquí es donde ves un punto peligroso o loco del aficionado al surf, que contrasta mucho con la tranqulidad que parece que desenvuelve la evolucion de la ola. Radikal surf´riders, en definitiva ... e incluso consumo de drogas varias y la mas blanda la maritxu.

    No soy surfero, y con mi edad menos. Tal vez en otra reencarnación lo sea. Lo mio son las olas pero en versión piragüa de travesía. Hace unos años un delfin aparcó en la bahía, un animal que la evolución de su especie lo adaptó también como al tiburon para digamos que surfear.Los llaman delfines estacionarios y hay unos pocos en el mundo, deciden quedarse al contacto con el humano pero en su medio natural. En Sharm el Sheik, Sinai, vi otro. Una vez me acerqué tanto a él que no me dí cuenta que lo llevaba a la cola de la piragüa, me pasó y pude ver esa belleza innata y natural que aparte del susto me dejó embelesado. El delfin en cuestion lo llamaban Pakito, .... al final acabó muerto por unas heridas de élice en la bocana del puerto de Pasajes, no se si verdad o mentira, comentan que acudió allí por la cantidad de txipiron que hay por la zona, y que fueron los pescadores los que acabaron con su vida antes que acabar el con los txipirones.

    K, ... descansa en paz Pakito.

    ResponderEliminar
  3. El canibalismo hay que contextualizarlo. También tus simpáticos antepasados y primeros pobladores de la Península eran caníbales (Atapuerca). No pueden entenderse ni juzgarse sociedades anteriores con nuestra mentalidad occidental del siglo XXI. Eso en historia se llama anacronismo y es uno de los errores metodológicos más grave que puede cometer un historiador al hacer un análisis científico de su objeto de estudio.

    Y sí, iban cargados de bombas biológicas. Porque no estaban preparados para hacer frente a las enfermedades/plagas, etc. que llevaron los europeos. Pasó lo mismo en latinoamérica y eso explica también la desparación de especies como el Dodo de las Islas Mauricio.

    Definitivamente los del surf, en mi caso, sólo para verlo en el próximo documental en 3D ;-) Aún así,seguro que me mareo....

    ResponderEliminar
  4. http://www.surfkultura.com/2006/10/02/en-mundaka-no-hay-olas-para-todos/comment-page-1/#comment-22924

    Os dejo un enlace donde se puede leer sobre lo que os comentaba, del surfer local (el que vive en ese pueblo) y el que pasea todas las playas en busca de la ola. Veo cierta similitud entre lo comentado en el divague de hoy. Por paralelismo, el indio nativo americano, hawaiano etc podría ser el surfer nativo, y el blanco que viene de fuera el surfer invasor. O incluso al revés, el surfer bien nativo o invasor que surfea con respeto al compañero de ola (sea quien sea) y el surfer radikal o agresivo que no hace más que invadir la trayectoria del otro, o partirle la tabla.

    También se me ocurre que la imagen clasica del surfero de pie, y la tabla clavada en vertical en la arena bien se puede interpretar como un nativo adorando un Totem en espera de la ola.

    Existen un par de ONG´s dedicadas al surf. Una de ellas tiene como objetivo la conservacion y denuncia de agentes contaminantes de litoral, costa y playa. Y hay otra que con la venta de camisetas y pegatinas, destinan los beneficios a una escuela de surf en la India, que tiene por objetivo formar surfers alli para posteriormente crear una escuela de monitores locales y enseñar a los Güiris que por allí viajan. Tengo una revista por casa con un articulo a este respecto, ya mirare.

    K, ... hoy a la tarde y si no hay mar picada me saco la piragüa que ando con los dientes largos.

    ResponderEliminar
  5. Desde luego no pretendo hacer un análisis científico de los polinesios. Y puede que sea un error en historia, pero sí considero superior una civilización que respeta al individuo que una que se lo come por mucha contextualización que haya.

    No voy a hacer una defensa de la cultura occidental, que podría.

    Respecto a lo de la bomba biológica, claro que sé como se diezmaron las poblaciones al entrar en contacto con las enfermedades europeas. A lo que me refiero con las bombas es a que fuera voluntario, que quisieran exterminarlos con la viruela o el sarampión, no creorque fuera el caso aunque el resultado sea similar.

    Por otro lado, los españoles se trajeron de vuelta la sífilis que era originaria de las llamas americanas. También se perdieron muchas vidas, pero parece que esas importan menos cuando casi ninguno de los muertos tenía ninguna culpa ni ningún beneficio por las conquistas

    Lo que yo quería mencionar es que ese mito del buen salvaje es aberrante. Esa idílica vida en unión con la naturaleza no es voluntaria, es la única que podían llevar y tiene el mérito de la supervivencia, que no es poco.

    ResponderEliminar
  6. Cada vez que oigo hablar de civilizaciones superiores pienso, invariablemente, en el nazismo.

    ResponderEliminar
  7. Ninio, el Atlántico a 15 grados es sin duda un deporte de riesgo!

    Y el q la civilización occidental haya dado a Bach y la catedral de Burgos no quita para q haya (y esté siendo) devastadora para el planeta y los q en él habitan.

    ResponderEliminar
  8. Civilizaciones superiores y olas, estáis hablando de los vascos, ¿verdad?

    Aunque lo correcto sería hablar de piedras...

    ResponderEliminar
  9. K, te has olvidado llevarte a Tarifa un biombo de esos q usan los ingleses en sus playas para poder abrir los ojos! Pero bueno, incluso con el "cierzo" q corre por allá me gustaría estar frente al mar allí. En la tienda de kukuxumuxu de Tarifa le compré la primera camiseta a Mini. Estaba yo embarazada de pocas semanas, sin saber si era Mini o Mino... y acertamos!

    "Esta ola tiene mi nombre" se puede extender (de hecho, lo he oído) a cualquier cosa q te guste o quieras mucho. Desde luego q habrá malos rollos, me he metido ene l enlace q envías y ... vaya q si hay. Me he reído con los de Mundaka "q no han salido de ahí, q no conocen otras olas y eso no es surfear etc". Me ha recordado a lo del nacionalismo se cura viajando.

    Me rompes el corazón con la historia de Pakito. Había oído hablar de él (snif). Desde lluego, tu anécdota con la piragua es la pera, qué guay. Conozco gente q ha nadado con delfines en parques temáticos y dicen q es "la experiencia de su vida". No soy de esos parques, pero me son muy simpáticos... yo ví unos cuanto en la costa de Amalfi, nos siguieron en el barco... q monos.

    Y gracias por cmentarnos lo de las ONGs y tus metáforas surferas... y espero que lo pasaras bien con la piragua.

    ResponderEliminar
  10. Por otro lado, cuando hablas de la superioridad de la civilización que respeta al individuo te falta apuntar que es al individuo blanco al que principalmente respeta, y al individuo por encima de la individua, claro, aunque también tuvo sus deslices con las cámaras de gas, Dresde, Nagasaki, Hiroshima,... Vamos que la civilización superior que respeta al individuo no hay por donde cogerla. Digo.

    ResponderEliminar
  11. Ese individuo de una civilización superior es el que aniquiló, sometió y mató a las culturas precolombinas. Tampoco yo voy a hacer un análisis científico, pero no se puede juzgar el canibalismo con el peso de la tradición (del buen) cristin@ encima. El hecho de que practicasen canibalismo no indica barbarie ni una falta de respecto. En muchas culturas, precisamente ese respeto y admiración, hacía que se los comiesen. Para obtener del enemigo lo que admiraban.

    En cambio, me resultaría muy interesante esa defensa de la cultura occidental. ¿Es superior? ¿Es buena y avanzada frente al retraso de otros pueblos a los que conseguimos salvar de su barbarie?

    En ningún momento se ha dicho que llevasen bombas biológicas de forma consciente. Sólo se ha hecho referencia a una realidad histórica demostrable.

    Sobre el origen de la sífilis, no existe acuerdo en la comunidad científica. Hay tres teorías: la precolombina (sostiene que existen esqueletos de la edad neolítica con lesiones que se deben a la sífilis); la del intercambio colombino (es una ETS que trajo la tripulación de Colón) y la de la guiñada (ambas teorías son correctas, lo que sucede es que las condiciones ecológicas produjeron distintos tipos de treponematosis (sífilis) que con el tiempo generaron enfermedades relacionadas pero diferentes). Y la controversia existe porque la epidemiología no ha podido definir si la epidemia de fines del siglo XV era una enfermedad nueva o una forma mutada de una enfermedad anterior. Ignoraba que existiese una cuarta teoría según la cual “era originaria de las llamas americanas”. Es la primera vez que leo esta afirmación.

    No estoy de acuerdo con que “casi ninguno de los muertos tenía ninguna culpa ni beneficio por la conquista”. La mayoría de los que se enrolaron no eran precisamente modelos a seguir: criminales, convictos, personas huidas de la justicia, etc., integraron las tripulaciones de los que viajaron a América. El objetivo: enriquecerse. Junto a este grupo, se entendió como un medio rápido de promoción social especialmente adecuado para la baja nobleza, hidalgos, segundones de familias, etc., que no podían heredar ni hacer carrera dentro de la iglesia. Existía el riesgo de muerte para los que se enrolaban en su viaje al Nuevo Mundo, pero la expectativa de enriquecerse y alcanzar éxito social era tan alta que fue una de las principales razones para enrolarse.

    Las culturas precolombinas no estaban integradas por “buenos salvajes”. Es más, de salvajes tenían más bien poco. Eran sociedades autónomas, perfectamente estructuradas y que desarrollaron elaborados sistemas de organización política y social, con notables manifestaciones artísticas y con religiones específicas. Conocían la escritura, la música, las matemáticas, la astrología, las técnicas arquitectónicas y dejaron exquisitas demostraciones de arte (escultura, arquitectura y pintura). Inventaron y descubrieron elementos culturales decisivos como el número cero, crearon calendarios, aportaron buena parte de los alimentos actuales, desarrollaron sistemas de construcción antisísmicos, implementaron avanzados sistemas de riego, una avanzada metalurgia y producción textil, etc. Además, entendían la naturaleza como la madre proveedora y, desde este punto de vista, le proferían un gran respeto. El Nuevo Mundo fue eso, otro mundo, independiente de la tradición bíblica.

    ResponderEliminar
  12. Ese individuo de una civilización superior es el que aniquiló, sometió y mató a las culturas precolombinas. Tampoco yo voy a hacer un análisis científico, pero no se puede juzgar el canibalismo con el peso de la tradición (del buen) cristin@ encima. El hecho de que practicasen canibalismo no indica barbarie ni una falta de respecto. En muchas culturas, precisamente ese respeto y admiración, hacía que se los comiesen. Para obtener del enemigo lo que admiraban.

    En cambio, me resultaría muy interesante esa defensa de la cultura occidental. ¿Es superior? ¿Es buena y avanzada frente al retraso de otros pueblos a los que conseguimos salvar de su barbarie?

    En ningún momento se ha dicho que llevasen bombas biológicas de forma consciente. Sólo se ha hecho referencia a una realidad histórica demostrable.

    Sobre el origen de la sífilis, no existe acuerdo en la comunidad científica. Hay tres teorías: la precolombina (sostiene que existen esqueletos de la edad neolítica con lesiones que se deben a la sífilis); la del intercambio colombino (es una ETS que trajo la tripulación de Colón) y la de la guiñada (ambas teorías son correctas, lo que sucede es que las condiciones ecológicas produjeron distintos tipos de treponematosis (sífilis) que con el tiempo generaron enfermedades relacionadas pero diferentes). Y la controversia existe porque la epidemiología no ha podido definir si la epidemia de fines del siglo XV era una enfermedad nueva o una forma mutada de una enfermedad anterior. Ignoraba que existiese una cuarta teoría según la cual “era originaria de las llamas americanas”. Es la primera vez que leo esta afirmación.

    No estoy de acuerdo con que “casi ninguno de los muertos tenía ninguna culpa ni beneficio por la conquista”. La mayoría de los que se enrolaron no eran precisamente modelos a seguir: criminales, convictos, personas huidas de la justicia, etc., integraron las tripulaciones de los que viajaron a América. El objetivo: enriquecerse. Junto a este grupo, se entendió como un medio rápido de promoción social especialmente adecuado para la baja nobleza, hidalgos, segundones de familias, etc., que no podían heredar ni hacer carrera dentro de la iglesia. Existía el riesgo de muerte para los que se enrolaban en su viaje al Nuevo Mundo, pero la expectativa de enriquecerse y alcanzar éxito social era tan alta que fue una de las principales razones para enrolarse.

    ResponderEliminar
  13. Las culturas precolombinas no estaban integradas por “buenos salvajes”. Es más, de salvajes tenían más bien poco. Eran sociedades autónomas, perfectamente estructuradas y que desarrollaron elaborados sistemas de organización política y social, con notables manifestaciones artísticas y con religiones específicas. Conocían la escritura, la música, las matemáticas, la astrología, las técnicas arquitectónicas y dejaron exquisitas demostraciones de arte (escultura, arquitectura y pintura). Inventaron y descubrieron elementos culturales decisivos como el número cero, crearon calendarios, aportaron buena parte de los alimentos actuales, desarrollaron sistemas de construcción antisísmicos, implementaron avanzados sistemas de riego, una avanzada metalurgia y producción textil, etc. Además, entendían la naturaleza como la madre proveedora y, desde este punto de vista, le proferían un gran respeto. El Nuevo Mundo fue eso, otro mundo, independiente de la tradición bíblica.

    Cuando se descubre América, frente al malestar reinante en Europa, el Nuevo Mundo inspiró la esperanza de la redención (desde el punto de vista cristiano). El mito del buen salvaje es un producto de la cultura europea en una coyuntura histórica concreta. En este sentido, suscribo lo que señalaba Montaigne: ser diferente no significa ser bárbaro y costumbres nuevas o foráneas no pueden juzgarse con el criterio europeo.

    Contemporáneamente en Europa se desarrollaba la Inquisición. En sociedades supersticiosas, ignorantes e intolerantes frente a todo lo que no estuviese definido desde las jerarquías de poder (binomio Iglesia-Estado) la población sí que tuvo que hacer un ejercicio de supervivencia. “Pienso que es peor comer a un hombre vivo que comérselo después que ha muerto, que es peor despedazar con toda suerte de tormentos un cuerpo aún palpitante de vida, que asarlo y adobarlo, que es peor darle en pasto a los perros y a los cerdos (como no solamente hemos leído, sino visto de fresca memoria y no entre viejos enemigos, sino entre vecinos y conciudadanos y, lo que es peor, bajo el pretexto de la piedad y de la religión) que de asarlo y comérselo después de muerto” (Montaigne, Michel, Les Essais de Michel de Montaigne, Édition par Pierre Villey. París, 1930, I, XXXI, 404).

    (Pido a l@s administradores que borren los otros dos comentarios anteriores repetidos)

    ResponderEliminar
  14. Hey dude!!!

    No sabía yo de tu afición por las olas y el surf. Yo también hubiera querido vivir en el Hawai que comentas. Buenas metáforas.

    ResponderEliminar
  15. De todos modos eso de ir por la superficie, sin problemas y sin querer profundizar, me da que no te pega...

    ResponderEliminar
  16. Dear Vagante,

    Muchas gracias por tus reflexiones, particularmente en estos momentos de siesta generalizada... me dan ganas de colgarlas en un divague con vida propia, ya q menos gente (aún!) lee los comentarios q las entradas del blog (y a menudo digo q merecen más la pena q la mayoría de mis entradas!). Ya llamé a este proceso "parasitosis", pero en la línea de hoy podría tal vez llamarlo "canibalismo en el divlog" :):)

    Sobre esas culturas "inferiores" q Colón et al "descubrieron" ("Nos descubrieron, por fin nos descubrieron"-alguien conoce este hinchante disco de Les Luthiers?) al otro lado del océano, decir q cualquiera que haya estado, por poner un ejemplo, en Tikal no podra nunca mas hacer esa aseveración.

    Igualmente, suscribo contigo a Montaigne y "ser diferente no quiere decir ser bárbaro" y me parece pertinente que nos refresques q al mismo tiempo ocurría en Europa todo el proceso de caza de brujas(versión Marvin Harris) que dió para también interesantes debates/mordiscos en este blog.

    El Nuevo Mundo como esperanza para la rendención desde el punto de vista cristiano (con el malestar reinante en europa) sigue igual. Nunca olvidaré cuando viajaba por Brasil hace muchos anios y estuve con una comuna de iluminados q daban un anio de su vida al senior para evnagelizar a pobres. Cuando les pregunté si en ese anio les enseniaban tb, por ej, a leer, dijeron q no. Conocí allí tb a "misioneros" espanioles relativam jóvenes q me decían: "nuestro trabajo está ahora aquí, en europa sois todos unos descreídos". Edificante.

    No se cómo quitar los coemntarios repes a menos q sean míos. Esperemos el retorno del Jediva para esos menesteres.

    ResponderEliminar
  17. Vivaaaa! Diva está por ahí!!!! Mi afición por el surf se resume en el título: "en la siguiente vida". Como he dicho en el divague de hoy, me aseguraré entonces de nacer pegadita al mar, y venir "con
    una tabla debajo del brazo" :)

    Y ya sabes q siempre digo q lo más profundo es la piel.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.