18 de agosto de 2010

Love Boat

Esta historia viene al hilo de la entrada de ayer de mi cobloguera. 

Un día de nuestro veraneo y con el fin de que desaparecieran las escamas que nos había salido de tanto estar a remojo, nos hicimos a la mar Consuerte, Pollitos y una servidora de ustedes en el Dorimar I, ya que el Dorimar II estaba copado full time por unos ingleses. Para el que no lo sepa, el Dorimar I es un barco que hace la dura y osada travesía Cambrils-Salou y viceversa. A mi es que lo de navegar me va, aunque sea en el Dorimar (con ese nombre...). El viaje me sabe a poco y aunque una servidora es de vela y no de motor, me gusta y como hay poca gente, me relajo. 





Nos despedimos de la gente del puerto al estilo "Vacaciones en el mar".  Le podría echar toda la poesía que del mundo a ese momento, pero el navío, no deja de ser un barco para turistas. Me siento en la proa, mientras los pollitos suben y bajan y bajan y suben, incansables. Les intento hacer alguna foto, con más pena que gloria porque pasan de estarse quietos. Cuando ya desisto, comienzo a fijarme en la gente, una par de familias de guiris, algún despistadillo y una pareja que van los dos de naranja y que están muy acaramelados en la proa del barco en plan Titanic. No sé si me llama primero la atención el color de la ropa o las carantoñas que se profesan, propias de adolescentes y a ellos se les ve maduritos. Consuerte y yo no vamos nunca tan conjuntados y no somos tan efusivos (aunque algún día sí lo fuimos), por lo menos en presencia de los pollitos, que en cuanto ven que nos besamos sueltan un "¡que asco!" y ponen cara de haberse comido un limón.




Sigo observando a la pareja. De repente me doy cuenta de que no son los dos tan maduritos. Ella le saca unos 25 años más o menos. Él no creo que llegue a treinta. Enseguida viene a mi memoria la película del graduado. A ella se le ve muy contenta y él está pendiente de su media naranja (nunca mejor dicho) todo el rato. Un poco excesivo me parece. Sin querer divago, desvarío: El tío está con ella por la pasta, pero claro ir en Dorimar II no es un estipendio exagerado, así que quizá no, a lo mejor la quiere de verdad. ¿Puede existir el amor entre ellos? Amor desinteresado digo. Seguro que ella le ha pagado las vacaciones en Spain y él es un aprovechado. A lo mejor es un gigoló. ¿Será uno de ellos? ¿Por qué pienso eso? No lo puedo evitar. El tío es claramente más joven, un yogurín y ella se ve mayor. Es rubia y las rubias, como decía mi padre, se hacen mayores antes. Sigo elucubrando: A ella le va la marcha y claro con un tío 25 años más joven que ella es fácil que sonría tanto. Pero, ¿cómo puedo ser tan mal pensada? Seguro que mis pollitos ven sólo amor dónde yo veo interés. ¿Puede ser que mi mente se haya corrompido tanto o simplemente soy realista y Romeo y Julieta no existen pasados los... 20?

15 comentarios:

  1. Vamos a tener que investigar si nos separaron al nacer o algo. Yo también me hago esas historias y soy así de malpensada (o más). Aunque creo que no me hubiera atrevido a hacer la foto.

    ResponderEliminar
  2. ¿ Ese es tu pie?

    Yo también me hago esas pajas mentales..pero Diva..no me jodas que pasados los 20 no hay Romeo y Julieta....

    ¿Que opinaba Consuerte del tema?

    ResponderEliminar
  3. Ja, ja, ja, Annie, qué gracia que coincidamos en tantas cosas...

    Lo de la foto, te parece una osadía hacerla o publicarla con el consiguiente divague. Yo también me lo planteé, pero me parece bastante aséptica, no se les puede reconocer y además estaban en un sitio público...

    ResponderEliminar
  4. Hola Moli,

    Sí, es mi pie. Desde que me dijeron que dijeron que tenía el pie grande lo estoy tratando de normalizar.

    Quizá, pasados los 20 sí, pero ¿qué me dices pasados los 30?

    No comenté el tema con Consuerte.

    ResponderEliminar
  5. Que conste que yo no creo que tengas el pie grande...sería grande si midieras lo que yo..con tu altura es lo que toca.

    ¿ Pasados los 30? quiero creer que si.

    ResponderEliminar
  6. Bueno. A mi siempre me han puesto las mujeres maduras. Envidiaba a Dustin en El Graduado...¿por qué no pensar que es él el que se esta dando un homenaje con la que de verdad le apetece en un lugar dónde nadie le conoce ni se va a reir de él?
    Romeo y Julieta siempre, siempre, se suicidan antes de los 21

    ResponderEliminar
  7. Ojo y con eso no quiero decir que el interés sea únicamente crematístico, no. A uno le puede interesar tener una "chacha" y a otra tener compañía por poner dos ejemplos...

    ResponderEliminar
  8. Esto no tiene que ver con el post...pero como sé que sois apasionadas de México..os dejo el blog de mi primo perrofláutico que lleva un año y pico por alli...

    http://mxicoyms.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  9. A mí me ocurre lo mismo y soy de montarme películas con la gente desconocida, especialmente en los tiempos de espera en los restaurantes.

    El año pasado en Florencia vimos un grupo de chicas americanas y un señor de unos 60 con carac de aburrido.

    Al prinicpio pensamos que era el profesor; luego pensamos que era un cerdo pues agarraba de la mano a una de ellas; después la pareja abandonó la mesa antes que el resto y dedujimos que estaban liados y que las amigas habían venido a Florencia a conocerle.

    Flipante la reacción de las amigas una vez se habían ido la chica y el señor mayor.

    ResponderEliminar
  10. Moli,

    Está chido el blog de tu primo. Pelín colorao, eso sí. Será un placer leerlo.

    Seguro que al Basaja se le hace el culo pesicola...

    ResponderEliminar
  11. Hey Peter,

    Bienvenido a DD!! no te habíamos visto antes por aquí ¿verdad?. Me ha gustado el guateque que tienes montado.

    La historia que cuentas me recuerda a un chiste. Las amigas bombardean a su compañera (la que está con el viejo) a preguntas. Ella sólo comenta lo que le ha regalado: una casa, un anillo, un abrigo de visón, un coche...

    - Y en el sexo, ¿cómo os va? - pregunta una.
    - Uy, en eso estamos en "tratamiento" - contesta la aludida.
    - ¿Tratamiento? - dicen las amigas a coro sin entender nada.
    - Sí, sí. Él trata y yo miento.

    ResponderEliminar
  12. A estas alturas no pretendo saber nada de nadie pero si se habla de generalidades me puedo meter.

    Pienso que vivimos en nuestro yo. Hay una separación entre lo que yo soy y todo el resto. Y creo que simbólicamente se manifiesta en el sexo en cómo estás concibiendo la realidad en la que uno está sumergido.

    No es lo mismo encontrarse con uno que es lo distinto a uno que es cómo yo.

    No es lo mismo querer jugar con ventaja, a querer encontrar una afinidad.

    No es lo mismo querer una parte a lidiar con el todo.

    ResponderEliminar
  13. En Latinoamérica descubrí la figura del "Pepe". Son esos tipos espanioles q no tienen un pase, invisibles en un bar, q van de la cintura de unas chicas de escándalo (hablo de Colombia, Cuba et al). También existen las Pepas, no hace falta que explique de qué va. Lo que es curioso es que ell@s no se den cuenta de lo que parece obvio a los demás... ahhhh, l'amour! Esta gente realmente cree que en un bar de cualquier punto de la geografía espaniola tendrían también a chic@s así colgados del cuello. Alucinante.

    El otro día oí que Rod Stewart va a ser padre otra vez con 65. Sin comentarios.

    Las relaciones de poder en las parejas son siempre muy interesantes. Para mi, las que van un poco más allá q el poder de la visa. Estas son muy básicas.

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado la canción!

    ResponderEliminar
  15. Por fin alguien con sensibilidad musical!!!!!

    Es una canción de los payasos de la tele, de mi infancia. Siempre me ha parecido muy tierna y con una letra muy bonita.

    Me gusta desde entonces...

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.