31 de octubre de 2016

Alpinismo y existencialismo circa las 4:00 am

La semana pasada en mi aparición fugaz estelar por Vetusta, las aventuras nocturnas casi superan a del día. Para empezar la primera noche, cansada como venía del viaje, las hadas del insomnio me visitan a eso de las 3 am. Plink, abro los ojos, no será esta vez jet-lag (y yo sin melatonina), qué me pasa? Ritual visita al lavabo, vasito de agua, vuelta a la cama. Pero risas (las hadas): vueltas y más vueltas. Tienes que estarte quieta, amago de mindfulness. Pues estamos de que no. Vueltas. Pues va a ser que no: cambiemos de escenario. Hablamos de las 3:40 am que decido tirar la toalla y ponerme a leer, pero, ey,  esto es Vetusta: hay tele.

"Momentos musicales" era un sintagma que tenía en mi vocabulario pasivo, pero que no había necesitado en varias décadas. Varias cadenas, las principales son minutos musicales que voy pasando rápido (uno quedó grabado en mi retina desafortunadamente: un tipo tocando un piano de cola en la playa y tres chicas de blanco, todo pierna y escote, bailando. Si alguien no entiende el concepto kitsch, ahí puede tener un visual que le ayude). Tras alguna teletienda y vidente, me engancho en un canal local donde repiten un documental del 2008 de un tal Carlos Paumer, alpinista, que desde entonces ya ha logrado lo que entonces era su reto: escalar los 14 ocho miles del planeta.

Cuando pillo el docu está subiendo el Dhaulagiri, de 8167 ms con otra escaladora. No lo consiguen, ella pierda unos cuantos dedos y se vuelve, él continúa hacia el Lhotse, 8516. Deben ser ya pasadas  las 4:00 am y no puedo desengancharme del documental: tengo que seguir viendo. Estoy totalmente hipnotizada, desde el horror. Antes de subir se ha enterado que un compañero, Iñaki Ochoa de Olza ha muerto en la cara oeste del Annapurna, y luego citan otros cinco que se han despeñado: no nos andamos con tonterías, aquí muere la gente.

Lo que no puedo entender, deben ser los fantasmas de la noche, es que Carlos Pauner, mirando a la cámara, habla continuamente de "sufrimiento". "Bueno, vamos a sufrir, nos queda un buen rato de sufrir", dice con cara más alá del frío-eso sí, muy equipado.  Se niega a llevar oxígeno y sube una "cuesta" (perdonen mi nivel) de unos 45 grados, muy bestia. Yo le miro acongojada en pijama abrazada a mi conejito de peluche, y, ay, lo sabía, no solo las nubes negras de la cima me decían, no, Carlos, recula, es que tal que ahí Pauner comienza ante la misma cámara a exhibir los primeros síntomas de edema cerebral: se marea, no se tiene de pie. Y no olvidemos que todo esto hay un sherpa que esta filmando, sin entender patata de lo que dice Carlos del mareo, aunque no hay que saber idiomas para ver que "no se siente bien". El pobre sherpa sube los 45 grados con la cámara al hombro? Afortunadamanete, la ruta al Lhotse y al Everest es común en un tramo, y por ahí pasa un médico que le inyecta dexametasona y le pone oxígeno, y así logra salvarse.

Mis niveles de adrenalina, con esta historia vieja de 2008 están por las nubes: así me pienso yo poder dormir? Pero no quiero olvidarme de lo del oxígeno. Divagantes: hay escaladores que dicen que se debería prohibir, así, total, prohibir (poli en la roca?) así solo los "verdaderos escaladores" podrían subir a los ochomiles. Que así se esta "masificando" y los domingueros obstaculizan a los pros. Una imagen de la subida al Everest de este docu da fe: madre mía madre mía si van en fila! Yo me abrigo con la manta de Ikea y reflexiono: si a un aspecto puedo verle el punto de esto del montañismo es la sensación de libertad, "remotidad" y soledad que puedes llegar a tener en el monte. Pero este docu me da la impresión de lo contrario: asquerosillo campobase con tropecientas tiendas (un Glastonbury con botas con crampones en lugar de Wellingtons), y fila india con escaleras metálicas en la subida. Una decepción.

Se acaba el docu, con Carlos prometiéndonos que volverá, grandes abrazos a los pobres sherpas. Se acaba? Igual ponen otro, me animo, mientras dedico unos pensamientos rojeras a los sherpas, ah,  como siempre hay "locales" que han de pagar el pato de toda esta gente con ideales, sea en el Camino del Inca, sea en Tombuctú. 



Obviamente no puedo dormirme: serán las 5 am cuando estoy en wikipedia haciéndome la experta que ahora soy en alpinismo vasconavarroaragonés. La figura de Edurne Pasaban, tolosana y primera mujer que se ha hecho los 14 ochomiles me atrapa: y no solo por su impresionante historial sino en concreto por esta línea: "en el año 2005 Edurne cae en una depresión clínica que la deja apartada del alpinismo durante año y medio. Al recuperarse, vuelve a por su noveno ochomil", y así sin parar.

Vamos a ver (y la debemos andar cerca de que amanezca, como buena vampira debería empezar a mirarme lo del volver a la cama). Decía, vamos a ver: qué debe ser la depresión para esta gente? Para alguien de a pie, el síntoma central de la depresión es la anhedonia, la falta-de-placer, la ausencia de deseo, el preguntarse cual-es-el-punto-de-nada. Cual es el punto, la razón de estar vivos? El ser capaz de disfrutar, cada uno, de sus pequeños momentos. Y sí, hay muchos momentos de la vida que no disfrutamos pero que, cómo ponerlo, no hay más remedio. Hasta el que tiene la suerte de disfrutar su trabajo, hay momentos en los que no estaría allí. Pero es tu trabajo: te da de comer. hasta el más amante de sus hijos, a veces, a las 3 am cuando no pueden dormir, preferirían que pudieran. Pero esto, tal vez no hay más remedio para los sherpas, pero para los occidentales equipadísimos?

Cual es el punto de subir a esos ochomiles? "Porque están ahí", sí, vale. Pero es que Pauner no para de hablar de la palabra "sufrimiento". Y a ver: no me parece incomprensible jugarse la vida en algo que disfrutas mientras lo haces (pongamos surfistas que cogen olas-monstruo), pero me parece claro que estos escaladores no disfrutan el momento de la ascensión. Entonces, qué es? es el llegar arriba, la "gloria"? El poder poner una bandera de tu comunidad autónoma y el patrocinador? (para los "ciudadanos del mundo"- yo ya lo era antes pero mucho más ahora desde que no le caemos bien a Theresa May-esto es una patochada). El aparecer en la wiki como "el primer vetústico que ha estado tan arriba"?

Qué debe ser para ellos la depresion? De repente, cuando has subido 8 ochomiles, plantearse "cual es el punto" de seguir con esto? Y por extensión, cual es el punto de tu vida? Porque esto es tu vida ahora. Debe dar vértigo, del existencial, el otro seguro que no tienen.

Yo lograré dormir algo esta noche? Esto es mi vértigo particular.

13 comentarios:

  1. Ainsss a mis brazos. Estoy tan de acuerdo contigo. No me cabe en la cabeza. Además, algo que me llama siempre la atención... siempre siempre hacen hincapié en lo que se sufre, en el sufrimiento y a mí me parece que frivolizan esa palabra. Cuando tú eliges machacarte física y anímicamente haciendo algo caro, inutil y sin ningún tipo de sentido más que tu ego personal eso no es sufrimiento.

    El sufrimiento de verdad es el que no se elige. El que te llega sin que sepas por qué, ni de dónde y del que no puedes escapar.

    Sufres subiendo una montaña porque te da la gana y puedes dejar de "sufrir" en el momento que quieras. Hace muchos años en la carrera estudiando arte contemporáneo hablábamos de la corriente del arte que hacia performance en las que el público podía torturar al artista o el mismo artista se infligía daño para "poner de manifiesto la naturaleza del sufrimiento". Yo hice un speech contra eso, porque era banalizar el sufrimiento. Cuando sabes que el sufrimiento puede terminar en el momento que tú quieras... deja de ser sufrimiento. Incluso el sufrimiento con fecha, cuando estás deprimido si te dicen "en un mes se acaba" es menor.

    Esto es igual.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo. Màs, creo que le tienen poco apego a la vida, aunque digan lo contrario.

    ResponderEliminar
  3. En fin, que tenemos una tendencia a recrearnos en la épica, y si supuestamente somos nostros los que hacemos esas cosas épicas nos quedamos extasiados y encantados de conocernos y nos dedicamos a hablar de lo mucho que sufrimos para hacerlo. En el fondo es una emoción? (la elevación), y la necesidad de reconocimiento por el grupo de siempre. Y las cámaras te sirven la ocasión en bandeja.

    Ayer estuve viendo Interstellar, bueno acabamos a la una y media no lo apunto como insomnio, y me quedé flipada. Así que hacemos la vida en la tierra imposible -ah, pero sólo importa la gente y los cultivos al resto de seres vivos que les den- y vamos y nos encontramos un planetita todo dispuesto para que la gente pueda ir y plantar sin más allí, porque no hay nada vivo que se pueda oponer a la colonización humana...anda ya!. Pero eso sí, lo cuentan con mucho lirismo y épica...quien se resiste a estas historias de héroes y sufrimientos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Ey, no he sido yo...no hackeo por aquí ;).

      Digo que la gente que se escucha tanto a si misma entra en éxtasis oliéndose sus propios peos.

      Y que basta con que te unas a un grupo en el que te exigen esfuerzo físico y al mismo tiempo te dan fama de que lo que haces es heróico para volverse tan gili, al menos por un ratito.

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. hola Babies, que estáis de festivo no? simpáticos...

    AQui no. os escribo desde un lunes como otro cualquiera mientras me como algunas de las chucherias con las q se ha hecho mini a costa de los vecinos.... el trick-or-treat de los piiii. Ete anio la he mandado con su padre, q llevaba la ya clásica hacha en la cabeza y se ayudaba con una careta de esqueleto.

    Grcias por vuestros comentarios a todos, me siento comprendida. pese a q mi duda puede resultar algo cateta así a la luz del día. La noche produce monstruos! :)

    hugs y disfrutad mañana como si estuvierais en México

    di

    ResponderEliminar
  6. Aparte de unirme al acuerdo generalizado y a los pensamientos rojeras sobre los sherpas (Si son los que suben con las cámaras, las mochilas y los bocatas para avituallar a los eximios deportistas...¿por qué no son ellos los que salen en las fotos y en la wikipedia con sus nombres y apellidos? ¡Y más encima es su curro, no un entretenimiento para pijos!) Pues, aparte de estas cosas, me da la impresión de que toda esa gente no hace más que buscarse problemas porque no tienen problemas reales. ¡Ahí me gustaría verles! ¡manteniendo a una familia con los 200 € del subsidio de desempleo! ¡Se iban a enterar de lo que es sufrimiento!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  7. Jodo, como estamos por aqui.
    Si miramos cosas ridiculas con las que entretenemos el tiempo nos podemos volver locos.
    Futbol: 22 tios corriendo en calzoncillos
    Ofrenda de flores: 400000 fulanos disfrazados llevando flores a un muñeco.
    Running: Menganitos en taparrabbos corriendo por un parque a las cinco de la mañana sin que ningún león les persiga.

    Un poquico de poesía epica, por favor.

    En cualquier caso, se me ocurren al menos un par de metodos más efectivos para conciliar el sueño a las cinco de la mañana antes de ver un reportaje de Pauner en la televivón de Oregón.

    Muakssss

    ResponderEliminar
  8. Yo no sé nada de montaña, pero tengo amigos que sí. Una vez me liaron para escribir una novela de montaña y presentarme al premio Desnivel (quedó entre los 3 finalistas, pero esa es otra historia).

    Hice un esfuerzo grande, leyendo miles de páginas, tragándome conferencias geniales y otras insoportables, porque quería entender. Fue un "sufrimiento" gozoso, aunque obviamente no entendí casi nada. Soy un mono, ¿qué pinto yo en las montañas?

    Lo que dices del vértigo, la atracción del abismo, es una de las explicaciones más lógicas. Y el deseo de huir, y la princesa por rescatar en su alta torre, y algún tornillo que flojea...

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.