26 de julio de 2015

Saliendo de Mani (P10)

Una mañana más, nos despertamos en el castillo, y tras el desayuno donde, esta vez sí, había tres griegos, nos vamos hacia el norte, camino de las cuevas de Pyrgos Dirou. Me dan flashbacks de la infancia, cuando visitabamos las de la Vall de Uxó como parte del veraneo en Burriana. Pienso lo aburrida que debía ser la zona para, atención, repetir cueva! (o eran mis padres los repetitivos? o tenían acciones?) Eran unas cuevas que, como las de Pyrgos Dirou, se recorrían parte en barca, parte andando. No recuerdo los chalecos salvavidas que nos pusieron aquí (todo era menos seguro en los 80), ni el bamboleo de las barcas al subir (aquí jugué un poco el papel de loca que dice ayyyy para disfrute de mis compas de viaje, no que tuviera la menor ansiedad). 

Al salir de las cuevas, este mar... en serio, este país se lo tiene que hacer mirar. Ya siento ser repetitiva y seguir friendoos con los azules (esos ojos azules, ese sol de la infancia), y no poner ni una triste foto de la cueva.... que es eso: una cueva. Pero os incluyo esta estatua de la entrada, que me gustó. De nuevo, no había planeado baño, porque teníamos que subir bastante, pero... la carne es débil....
He puesto extra-large, y se salía hacia el metro de londinium!

Nuestra siguiente parada es en Aeropolis, un pueblo relindo (que diría mi junior argentina), de piedra, un pelín preciosista ya y demasiado "limpio" . Es el pueblo grande que tiene como pueblo-puerto el emblemático Limeni, donde hace tiempo os robé el corazón para irnos allí a divagar in situ. Quién recuerda La Casa de Limeni?


En Aeropolis entramos en colmados, en panaderías donde se está metiendo pan y bollos al horno (y dejan a Mini ayudar al jefe sudado con la enorme pala de panadero-por una vez, está el horno para bollos), comemos helados, y hacemos fotos. 

 

Vendo miel (en griego)
El siguiente destino es Limeni (leer aquí), y tras la experiencia religiosa que supone, con Mini dormida en el coche, tiramos hacia el norte, pasando por pueblos de nombres imposibles como Langhada, Nomitsís y Thalamés. En uno paramos y me voy a explorar y hacer fotos... a saber cual de ellos. En otro paramos a comprar miel pero me la da a probar, es de azahar y no me gusta tanto. Toda una institución en Grecia, la miel.



Ya se hace tarde y hoy vamos a dormir en un sitio de nombre inquientate: Maniatikos Village. Se trata de un monte donde han ido construyendo casitas y tienen piscina comunal. A mí me suena, con ese nombre, que el recepcionista va  ser Norman Bates. Pero claro, venimos del castillo del conde triste y afónico, estamos a todo. La carretera de entrada es infame: damos vueltas como pirulos, cerca d eun vertedero, hasta llegar a donde está Norman, sin peluca. Tercer baño del día en la piscina, y salimos a cenar a Stoupas, pueblo chulo, donde vemos la puesta de sol mientras cenamos y compramos unos esenciales viaje (flotador gigante para retozar en la piscina... se nota que vamos acercándonos al final, snif), y esenciales-maniatikos (unas pistolas de agua). 

Amenecerá, que no es poco, en Maniatikos Village, con nuestros héroes coleando???? No se pierdan las siguientes entradas de esta saga tan actual: "Verano griego" (en su horario habitual de Finales de Noviembre-La Kermesse de Noviembreeee, la Kermess de Noviembreee, lleva alegría a la familia en  el hogar)

2 comentarios:

  1. Buenos días, Di.
    Tras la atenta visión de tus instantáneas, descubro asombrado tu verdadera vocación científica, que alcanza tal altos valores que pienso que te han pasado desapercibidos, incluso a tí misma.
    Me explico.
    Busco en las Enciclopedias al uso quién descubrió la esfericidad de la Tierra.
    Y encuentro el siguiente párrafo; que debido a su interés científico, paso a transcribir de forma exacta, sin retocarlo lo más mínimo.

    "Aunque las primeras evidencias de una Tierra esférica provienen de fuentes griegas, no hay registros de cómo la esfericidad de la tierra fue descubierta. Una explicación plausible es "la experiencia de viajantes que sugirieron tal explicación debido a la variación en la altitud observable y el cambio en el área de las estrellas circumpolares", un cambio por demás drástico entre los asentamientos griegos alrededor del Este del mar Mediterráneo, particularmente aquellos del delta del Nilo y de Crimea.

    Según Diógenes Laercio, "Pitágoras es el primer griego en afirmar que la Tierra es redonda", pero Teofrasto le atribuye este hecho a Parménides, y Zenón a Hesíodo.

    No es hasta el veinticinco de noviembre de 2.015, en un post escrito en una bitácora por una chica española; cuando se demuestra de forma científica la esfericidad de esta nuestra casa común.

    Al fijarse en la primera foto, cuyo inevitable azul llena la instantánea de luz y espacio, observamos la línea del horizonte provista de una marcada curvatura; que dada su naturaleza cónica, demuestra de forma fehaciente que lo que los griegos intuyeron la española demostró.

    Como todos los grandes descubrimientos de la Ciencia, no nos duelen prendas en afirmar de forma sincera y alegre, que el descubrimiento y la prueba son fruto de la casualidad.

    Lo cual no quita ni un ápice de valor al hecho científico."

    Fin de la cita.

    ResponderEliminar
  2. DRIVER, me algegra mucho tu observación pq yo no me habia dado cuenta... y es bien chulo verlo.

    Muxus guapo!

    di

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.