15 de julio de 2015

"The Art of Recovery", una exposición en el Maudsley Hospital

Esta es una exposición del arte que hacen los chavales en la planta de adolescentes del hospital de salud mental más importante de toda Europa: el Maudsley. Ya hablé de Henry Maudsley, el psiquiatra que le da el nombre, en el divague de "La Regenta"... sí, "La Regenta".

No solo impresionan algunas de las obras, sino el mismo pasillo en desuso que ha sido transformado en galería de exposiciones. El espacio, que exuda todo el espíritu de terrible hospital psiquiátrico victoriano, me parece sin embargo estéticamente muy bello.

"The art of recovery", "El arte de recuperarse" nos lleva a la vieja máxima: la medicina no es solo una ciencia, es también un arte.

Dedicado a todos los chavales y chavales, especialmente a las Beach Girls, para que pongan todo su arte en recuperarse pronto, y poder entonces llenarse de mar.


25 comentarios:

  1. THE BEACH GIRLS

    Lista de la compra. Veamos.

    Lápices de colores. Tres docenas.
    Pliegos de papel Canson. Muchos.
    Acuarelas y pinceles. Lléneme esta bolsa.
    Lápices de grafito. Del HB cien y del 2H, me completa hasta el millar.
    Ceras de colores. Veinte cajas. No, mejor treinta.
    Una tonelada de líneas curvas, la mitad armónicas y la otra mitad espirales.
    ¿Tiene cretas ? Sí! Póngame todas las que tenga.
    ...
    No hace falta que me las envuelva, son para uso inmediato.
    ...
    Gracias Di.
    Es una buena idea.
    Vamos a ponerla en práctica.
    Hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi gusto, para dibujar 2b, 4b y 8b. el 8b es una pasada de lo blando que es. Si te da miedo dibujar, se deja correr solo como la cera.
      Bolis, muchos. Son la leche porque deshinben, o sea como el trazo queda te obliga a aceptar lo que has hecho. Estas niñas necesitan sacar lo que llevan dentro y no sentir verguenza de que se vea.
      Colores, guay, pero las plastidecor también vale, por la misma razón. Que sea placentero para ellas el simple hecho de hacer una línea, porque da gustito como corre el crayón (y eso con un kápiz duro no pasa, haced la prueba), y poque no se borra fácilmente.
      La personalidad de estas niñas no es homogénea, pero sé que hay algunas que llevan mucho tiempo callando muchas cosas, ocultando muchas cosas, no haciéndose notar. Hay que hacerles trampas para que saquen cosas de dentro y las dejen ver.

      En mi humilde opinión.
      Besos a todas y a ti un camión de ánimos, tantas cosas buenas les estas dando.

      Eliminar
    2. Empezaremos por el principio.
      Se dibuja un circulo.
      Bien.
      Luego otro círculo de mayor radio. Correcto.
      Se divide la longitud del primer círculo en un número par de partes. Unas veinte irán bien.
      Ahora dividimos el círculo mayor en el mismo número de partes.
      Vamos avanzando.
      Ahora se trata de pensar.
      El primer círculo es un sol.
      Vale.
      Entre el primer y el segundo círculo vamos a pintar una serie de rayos solares. Cada rayo son dos líneas curvas que terminan en cada uno de los puntos del círculo mayor.
      Cada rayo del sol es diferente, cada curva es distinta, pero en conjunto, al ser veinte del mismo tamaño aproximado, son bonitas y sosegadas.
      ...
      Bien, ya tenemos la base. Un sol y veinte rayos ondulados principales.
      Ahora viene la divertido.
      Escogemos otro tamaño para la segunda serie de rayos.
      Esta segunda serie va entre cada dos rayos de la primera serie; pero ahora pueden ser más largos, más cortos o como te apetezca, pero siempre hechos con dos líneas curvas que acaban en un mismo punto.
      ...
      ¿TE EMPIEZAS A DIVERTIR?
      Tranqui, ahora viene lo mejor.

      Tenemos un sol, dos series de rayos; y un conjunto ordenado con cierto desoreden ordenado.
      ...
      Vamos con la tercera serie de rayos.
      Estos son simplemente geniales.
      ROMPEDORES.
      Son rayos laaaaaargos, finiiiiiitos, ondulaaaaantes, que tienden a la eeeeeeespiral.
      ...
      ¡Tachán!

      Sobre una superficie plana, a base de líneas planas, estamos obteniendo un sol que tiene la apariencia que gira.
      Da vueltas.
      Los rayos son arrastrados por cada serie hacia el movimiento.

      Es el Super Sol Giratorio de Primera Especie.
      ...
      Todo esto con un simple lápiz de grafito.

      Hemos hecho girar a un astro que pesa varios trillones de miles de billones de toneladas.

      Espera, espera un rato que vamos a empezar con los colores.

      Entonces la cosa se pondrá realmente interesante.
      ...

      Déjame la cuerda que voy a por otro sol.

      Sí, mira, se ata el lápiz en la punta; se pone el extremo de la cuerda en el centro del pliego; y tensando la cuerda a modo de radio, obtenemos una circunferencia perfectamente perfecta.
      ...
      ¿Qué dices, guapa?
      ¿Que si sé pintar olas?

      Mira, fui contratado por los zares de Rusia para enseñar a sus hijos a dibujar olas.

      ¿Exagerado?

      Mira, abre los ojos.

      Vas a ver la auténtica ola mediterránea.

      A ver, dejarme espacio.

      ¡ Vaaaaaaamoooooosss !

      Eliminar
  2. Por las Beach Girls y su total recuperación.

    El arte y la locura (para salir con él de ella, o al final, para que el artista entre en ella) han estado muy conectados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, Nán. Creo que hay muchísimo tópico en eso. Si quieres saber, me inquieta por los artistas. Si se creen que la creativdad está correlacionada con locura y drogas, y muchos lo creen, pues ya sabemos que si Kurt Kobain, que si Van Gogh, etc.
      Mi crío es un fiera dibujando. Y lo que quiero decir es que es de los que se salen, cuando le da la gana y quiere claro. Quiero educarle para que enfrente sus zonas oscuras y sepa salir adelante sin pensar que lo suyo sólo tiene un camino...

      Eliminar
    2. Bueno, Ire, con esa frase constato un hecho, pero como verás no lo valoro.

      Eliminar
    3. A ver, que hay locos en el arte, claro. Y por lo que sé hay estudios para intentar valorar si hay correlación...pero tienen tantos defectos en el abordaje, empezando porque se realizan sobre poca gente, que es muy difícil sacar nada en claro de ellos.
      O sea, que en la población mundial de gente que se dedica a hacer arte a diario, nadie sabe el porcentaje de "locos" que hay, y si son más que en otras actividades.
      Yo conozco a unos cuantos "artistas", uno de ellos era familiar mío. Sé lo que es la ansiedad por entrar en "modo creativo", sé que las drogas son una tentación constante, con todo ese ácido que te hace flipar en colores, los hongos, etc. Eso sí que es cierto para muchos, que la necesidad de conectar con la parte creativa les hace mucho más vulnerables. Y claro, uno suele tener un momento de genio fácil a los 15 o a los 20, después cuesta más tener otro. Así que son muy vulnerables a buscar la inspiración en drogas.

      Eliminar
    4. Por ejemplo este estudio: The Mad Artist's Brain: The Connection between Creativity and Mental Illness. Le veo un montón de defectos de forma, empezando por la toma de muestra.
      Pero no puedo dejar de enfatizar que cuando uno está en modo creativo, el bueno, uno está tan, pero tan bien, o high que le dicen en inglés, que es algo que se echa de menos un montón cuando no consigues llegar ahí.
      Insisto, lo que más me preocupa de las mentes artísticas o creativas es ansiedad por entrar en ese estado, que les lleva a muchos problemas.
      Pero eso no quiere decir que sean creativos porque estén chiflados. Es un mito que un chico que sea creativo lo sea por arte de magia. Por muy joven que sea, lleva un camino de aprendizaje detrás, de unas técnicas. Se les suele hacer creer que tienen "chispa", que han tenido una inspiración que les ha llegado por arte de magia. Y eso es muy problemático para ellos porque piensan que para entrar en ese estado hay que volver a tener un chispazo mágico otra vez.

      Eliminar
  3. Aquí un dibujo del criaturo. esto lo hizo con 5 años, el cap***. El otro lo hizo con 4.

    http://segerut.deviantart.com/art/Escanear0024-546976599

    En cuanto lo subi me salio un mensaje de que alguien lo habia agregado a favoritos, inmediatamente.
    Lo de que se sale no lo digo por decir, me joroban las memas que van por ahi en plan mis hijos son lo mas sin saber de que hablan.

    Lo digo porque es verdad.

    Pero ojo que ahora como sabe que quiero que dibuje se ha negado a hacerlo.

    ResponderEliminar
  4. Sí, el dibujo es atractivo y muestra a criaturo centrado en su obra.

    Con respeto a lo otro, y solo puedo hablar de escritores, es un tema muy complejo que puede darse en varias direcciones. Por ejemplo, el caso de Foster Wallace, en el que el "mal" se produce en la dirección contraria. Con un estado depresivo enorme, de siempre, llega un momento en el que se da cuenta de que las medicinas que tiene que tomar para controlar la depresión no solo mortiguan esta, sino también su capacidad más importante: escribir. Así que deja de tomarlas y en un episodio agudo se ahorca.

    No es la situación que se nos pinta habitualmente (para mantener o potenciar la tensión creativa, los escritores toman cosas), sino la contraria (dejar de tomar cosas que disminuyen su tensión creativa). PEro aún siendo la posición contraria, tanto en unos casos como en el otro lo importante se mantiene: para un escritor, la tensión creativa es valorada como superior a lo demás.

    Solo otra cosa: yo, en este tema, casi nunca me saldría del círculo de los escritores potentes y muy reconocidos. (LA explicación de esto, me llevaría a un debate demasiado exigente para este calor).

    Que la suerte te dé algunas rachas de fresquito marino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer tuvimos buena suerte, y hoy estoy colorá como un pimiento :).

      De momento el criaturo sólo es un crío de 6 años, y el dibujito ese lo hizo con 5 y en cuestión de 20 minutos. Tal vez tire por la parte técnica y me ahorre a mi muchos momentos de tensión narrativa. O tal vez le de por explorar la parte abstracta, y nos convierta la adolescencia en un serial de dramatismos. El caso es que ha demostrado que se sale de lo convencional en un crío (insisto, esto lo veo objetivamente y no como la madre de la Pantoja, aunque puedo ser tan madre de la Pantoja como cualquiera) y eso tiene su parte...de ojo, si eres así, chaval, aprende que esto tiene sus momentos duros.

      Tensión narrativa...digamos que crear tiene una parte que no sé como describir, pero que se vive como una experiencia totalmente espontánea y que es la leche desde dentro, y otra parte que es intelectual. El escribir tiene mucho de intelectual, de tener por narices que darle vueltas a una cosa porque la herramienta que usas es puramente intelectual. Lo que veo difícil, y por eso no suelo escribir mucho, es combinar los dos aspectos. O sea, si estoy high dandole vueltas a esta palabra o a esta situación, quiero estar ahí, y no quiero seguir perfilando esta historia. Eso lo veo complicado y duro de vivir si te dedicas a esto.
      Luego las ideas. Lo que dices de FW es un caso extremo. Pero todo el que se dedica a crear tiene que enfrentarse a una realidad muy amarga. A partir de los ventitantos el chispazo creativo, la espontaneidad que tanta emoción da, ya no es lo mismo. O bien la has mostrado del todo en algo, tú sabes dónde y los demás puede que no, y ya no te puedes quedar más expuesto. Cuesta encontrar algo realmente creativo a partir de una edad que es temprana en la carrera del artista. Y para encontrarlo, o para no dejar de tenerlo...muchos se meten en lo que haga falta.

      Eliminar
    2. Y no pretendo tener un debate. Sin tener la posibilidad de pillar un buen punto mientras lo tengo.

      Lo que me resulta inquietante y a la vez me deja con la duda de todos estos estudios que vinculan poca sensibilidad a inhibidores de dopamina con creatividad, es que el prototipo que te cuentan es el que yo conozco. Pero a la vez, por haberlo conocido, sé que les falta algo en esas conclusiones que sacan.

      Eliminar
    3. Sigamos con los intensismos.
      Otra cosa más.
      Es que estamos tan acostumbrados a hablar de una forma determinada de la creatividad, y de todo, que pasamos cosas muy importantes por alto.
      - Hay una parte de la creatividad que es el destello, la luz, el sacar algo completamente nuevo. Eso es lo que hacen los niños que tanto admiramos. Y quien lo ha vivido, y yo sí, man it is so addictive... Si no lo has vivido, no te haces ni idea de lo bueno que es y de cómo se echa de menos como el estar perdidamente enamorado o como el polvo de tu vida.
      - Hay otra parte que es el sacar lo mejor de ese destello, perfilarlo, darle forma, encauzarlo. Para esto también es necesario estar high, pero la clase de high es menos intensa, no es tan adictivo ni tan difícil de tener como lo primero.

      Eliminar
  5. Hola Compi Ire, también denominada Compire.
    ...
    Te diré lo que veo, que solo significa eso, lo que veo.
    ...
    Estuve en la Feria del Libro de Madrid, en el Parque del Retiro. Buscaba "El Espejo del Mar", de Joseph Conrad, un tipo que se pasó viente años navegando y luego se hizo escritor.
    Lo encontré por fin en una caseta donde el traductor (Julián Marias) estaba pasando una caló que paqué las prisas.
    Eran las dos de la tarde, esa hora donde si tienes hambre, sed y curiosidad, no te queda más remedio que ir al grano, sin mentiras ni nada de nada, monada.
    Le pedí que me dedicara la traducción del ingleso y así lo hizo, gracias Julianito.
    Como estábamos solos en la caseta, nos enrollamos un poco.
    Yo le dije que me divertía mucho inventándome cuentos; y que los regalaba al turrullín, sin esperar a cambio nada de nada, monada.
    El escritor profesional me dijo que me envidiaba y que no dejara de divertirme. pues ya había conseguido mucho más que él de la escritura.
    Aluciné en colores estereoscópicos.
    Me confesó que su profesión era un coñazo, como cualquier profesión donde hay un componente comercial muy fuerte; y que a mitad de un libro siempre le daban ganas de salir corriendo en dirección a Las Conchinchinas de Abajo.
    Y que su representante le tenía que recordar la cláusula nueve barra dieciséis, donde se especifica que si no entrega el manuscrito antes de una determinada fecha, le serían cortados algunos apéndices de su intelectual cuerpo de escritor.
    "Si te diviertes, no lo dejes nunca"
    Luego nos fuimos a una fuente y nos bebimos el Océano Pacífico de un trago.
    Creo que me dijo la verdad, pues era imposible mentir con la que estaba cayendo.
    ...
    Al día siguiente coincidí con una amigo que tiene una academia de dibujo.
    Vive de ella, factura a los alumnos y tiene buena fama.
    Le pregunté cómo hacía para enseñar a dibujar tan bien.
    Me dijo que él no enseñaba a sus alumnos a dibujar.
    Volví a alucinar de forma estereoscópica con los colores. Iban ya dos veces en dos días.
    ...
    Vale tío, tienes una academia de dibujo, y no enseñas a dibujar a tus alumnos.
    Disculpa la pregunta, ¿pero qué cojones haces entonces?

    Les enseño a expresarse de forma ordenada.
    Luego, lo de dibujar, escribir u organizar una manifestación en contra de la caza de las ballenas, es una simple consecuencia.
    ...
    Después de estas dos experiencias catárticas, donde me encontré tan cerca de la verdad como de mi careto cuando me afeito, llego a las siguientes conclusiones, totalmente falsas.

    1 El mundo del arte y la creatividad tienen un enemigo letal.
    Si le dices a una persona con un don "oh !, eres especial, tienes una sensibilidad extraordinaria !, eres la bomba, princeso !", más vale que le arrojes por un precipicio muy alto, pues el final de la historia será el mismo.
    El arte sólo es una forma de conocerse y de expresarse.
    Nunca le pongas laureles a nadie. Resulta completamente incompatible la diversión creativa y la comercialización de una actividad intrínsecamente sencilla.

    2 El objetivo de dibujar es divertirse. Cualquier otro objetivo será directamente lanzado por la ventana, incluso por los más pequeños de los artistas.

    3 El arte no es elitista, no precisa premios, es un estado de la naturaleza humana donde los criaturos, los abueletes cebolletas y las BEACH GIRLS, se expresan de forma ordenada y disfrutan y se forman como seres humanos útiles y simples.

    4 Los tres anteriores puntos son completamente falsos, así que no hace falta que os los creáis a pies juntillas.
    Es casi mejor que cojáis un cuaderno y escribáis un hermoso título.
    EL DIA QUE CONOCI A UNA CHICA QUE AMABA EL SOL.
    LA TARDE QUE MORÍ TRES VECES POR CULPA DEL CALOR Y RESUCITÉ DE FORMA MILAGROSA E INEXPLICABLE.
    UNA TARDE CON LOS PREDRUSCONES ATENIENSES. MIS AMIGAS LAS PIEDRAS CALIZAS.

    Y luego, tras escribir el título, seguir escribiendo y divertíos.

    Parece ser que ni los profesionales lo consiguen.
    Y como encima es gratis, es una buena opción para todos.

    Incluyendo criaturos, abueletes cebolletas y Beach Girls.

    ResponderEliminar
  6. A ver cómo lo digo (y sigo con la escritura, que es el único campo que conozco). Es una re-presentación del mundo puesta a nuestro alcance. Nos gusta o no nos gusta. A mí, sí. Hubo una época en la que si no vivías en una mega-ciudad culturalmente muy activa (o sea, si pertenecías al 99% de la población), no tenías medios de conocer esa re-presentación del mundo. Si eras lector, podías contar con la literatura del siglo XIX (me gustan esas novelas, me permiten conocer la vida pública e íntima de las gentes de ese tiempo).

    Llega el gran abismo de la Gran Guerra y las historias del XIX se quedan cortas: el realismo ya no re-presentan el mundo. (En la pintura, con la fotografía, eso pasa mucho antes: la pintura realista, con todas esas técnicas maravillosas, ya no transmite lo que un espectador considera la “esencia” de las cosas). Así que surgen tres nuevas patas del banco: el punto de vista (distinto, que permite una lectura-representación distinta) de la narración, la técnica narrativa (adecuada para ese punto de vista novedoso) y el poliedro variado de esos puntos de vista novedosos contados con las técnicas adecuadas (la gran historia de la literatura).

    A mí solo me interesa el punto de vista (quién narra y desde dónde) y la técnica. No me gustan las historias, me aburren las tramas. Es habitual que, cuando el libro me interesa por su punto de vista y su técnica, pero cuenta una historia, me lea las últimas páginas, me entere del final para que ese final de la trama no tenga ningún efecto sobre mí y pueda concentrarme en lo otro.

    Creo que las “historias” solo tienen sentido oralmente, contadas y/o escuchadas en un café o dando un paseo. Las historias me aburren porque ya no me re-presentan el mundo.

    Escribo y voy a talleres, a analizar el punto de vista y las técnicas, para “aprender” a leer. Y cuando escribo, solo me intereso por esos dos aspectos. Y escribo gozosamente, con la tranquilidad que da no pertenecer al “gremio”. Disfruto de la parte intelectual de la escritura gracias a que no soy escritor.

    Evidentemente, es MI caso. Respeto todas las otras perspectivas, toda visión alternativa de lo que es el arte: simplemente, no me intereso por ellas.

    Es decir, este nuevo mundo solo puede ser representado desde diversos y diferentes puntos de vista: es lo que me apasiona.

    ResponderEliminar
  7. Respecto al criaturo, por ilusiones...simplemente se lo he puesto más claro que el agua. Tío, tú puedes dibujar de tu cabeza y la mayoría, no. Si te gusta, hazlo. Pero no te preguntes de que se extrañan, porque se extrañan porque no saben que se puede hacer esto.

    Y de momento, me siento en una silla y espero.

    Que tiene potencial, estoy segura. No convencida, no ilusionada. Segura.
    Que esto es lo de spiderman, y sé que hay una cruz en la medalla, también. Veremos.

    Por desgracia cuando leí el estudio que he enlazado y el que se hizo en 2014, pude ponerle nombre a los estereotipos de los que se hablan. o como le dije al padre del criaturo, si llego yo a estar por Austria en esas fechas, o me llaman a mi o llaman a mi hermana. llamaron a 15000, tampoco es que fuera tan difícil. Lo que cuesta es ver a tu familia descrita bajo ese prisma.
    No quiero decir que me quede con lo que dicen en ese estudio, le veo problemas, pero vamos en parte sí le doy la razón.

    Y bueno, yo consigo llevarme muy bien con la parte extravagante que tengo Pero hasta que lo he logrado...pues lo he pasado muy mal.
    Y estoy de acuerdo contigo Driver. Si tuviera que vivir de ella, me romperían el juguete.

    ResponderEliminar
  8. Luego, habeis sacado temas muy interesantes.
    - Que Javier marías lleva razón, si te centras en lo que dice, pero llora más que ina señorona bien con abrigo de pieles y con los dedos gordos llenos de anillos de oro y amatistas.
    - Que la asociación entre arte y locura se perdió a partir de la pérdida de las referencias formales en la pintura. Que es una pena que se hayan perdido. Y que nos hemos encontrado muchas cosas maravillosas al haberlas perdido. Pero también el infierno del mercantilismo del arte. Parece que no somos capaces de hacer algo maravilloso sin joder otra cosa maravillosa.
    - Que el arte es una no-representación...bueno, Nán porque estás mirando a lo que llaman los espacios negativos en dibujo. El caso es que como es tan lioso saber lo que es arte, me llama más la atención lo que es el proceso creativo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La asociación entre arte y locura se extendió, no se perdió. Perdón :).

      Eliminar
  9. Si tu chicuelo hizo eso con 5 años, en esos momentos era un superdotado (bien por razones genéticas, bien por culturales: lo que veía en casa). Que siga siéndolo, dependerá de varios factores: 1) que en el momento adecuado vaya a donde le enseñen todas las técnicas, para que cuando quiera expresar algo, sepa más o menos qué camino elegir; 2) que siga teniendo interés; 3) que sea un seguidor de una escuela, sobresaliendo en ello; y 4) lo mejor de todo, que encuentre una perspectiva para ofrecernos una nueva representación del mundo.

    Ojo, yo no he dicho que el arte sea una no-representación del mundo. He dicho que determinadas escuelas han dejado de ser una representación del mundo válida (porque la perspectiva que ofrecían ya se da por descontada: pintar igual de bien que Velázquez no provoca, hoy, mucho interés).

    Y ahora, sigamos. No creo en la palabra “creatividad”, como si fuera algo caído del cielo y otorgado por los dioses. En el trabajo de un escritor que consigue re-presentar una parte de la realidad, prima (después de un gran conocimiento de los modos ya ineficaces, porque están ya descontados) sobre todo la capacidad intelectual de reorganizar los materiales de manera que ofrezcan una visión (una perspectiva) nueva.

    Es un trabajo muy duro, que exige 10 horas diarias de dedicación intensa. No es extraño que la mente-cuerpo se rebele, y que la respuesta de escritor sea la de recurrir a sustancias que le potencien. Desde las más habituales socialmente, como café (Balzac se bebía casi 30 tazas en cada noche de trabajo) y el alcohol, a otras menos aceptables socialmente (las drogas, para abreviar). Son muy pocos los grandes a los que no se les haya cazado en alguna.

    Casos aparentemente extremos, como los de W.S. Burroughs, Ginsberg y Kerouak, son los de escritores que no acuden a las drogas para realizar su obra. Pertenecen a un grupo que usa las drogas y luego, al hacerse escritores, las siguen usando. Si no hubieran sido de la beat generation y hubieran querido re-presentarla, para conocer bien al grupo se habrían visto obligados a usar las drogas. (No, si un escritor habla de homicidios no necesita matar a nadie... esa es otra cuestión).

    Pero en general, no usan sustancias para “invocar” la presencia de la llama creativa (cuántos malísimos escritores creyeron que ahí estaba la solución y perdieron salud y capacidad de escribir algo importante). Las usan para aguantar la tensión del proceso creativo, con esa exigencia que va más allá de la de un trabajo normal.

    El tiempo en el que las Musas, enviadas de los dioses, dejaban caer sobre el artista una lluvia de estrellitas, felizmente ha pasado. Los “creativos” de hoy llevan barbas chulas (ellos) y gafas molonas (ellas), pero lo que crean son modelos de zapatillas, lámparas y diseños industriales. Cualquier parecido con el arte es pura coincidencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, porque una cosa es la inspiración y otra la expiración.
      Pero es que al escribir, los grados de libertad son mucho menores.
      Al pintar o componer, pues sí te puedes plantear lo de voy a hacer una cosa que nadie haya hecho. Como dices en el punto 4) una nueva perspectiva del mundo...o al menos algo que no hayan hecho antes (cocinar un lienzo de Velázquez e invitar al público a comerlo valdría?). Con esto quiero defender que pintores y compositores sí que buscan el momento eureka más de una vez. Y en las drogas también. Y que en el momento eureka, uno siente una descarga de placer que es independiente de lo que se siente al tener público. O sea, ese momento es adictivo por si mismo.

      Y luego tenemos el mantener el momento creativo. Que es lo que describes mejor que yo. Describir lo que se siente al tomar LSD con ron, o unas cuanta setas, sólo son capaces de hacerlo los que lo han hecho. En eso estoy de acuerdo. Hay un montón de universitarios experimentando con eso a propósito, no sólo la generación beat. Y algún que otro artista plástico que quiere ver las cosas de otra manera para después buscar enfoques distintos a su obra.

      Terminas con un bocado de realidad. Y es lo que hay. En el mundo del arte plástico el mercado devoró al artista, y no dejó más que empresarios. Damian hirstch es un empresario, y muy bueno, un gran ilusionista. Y no tiene ni la menor idea de lo que es arte, salvo para poner títulos. A Demian le ayudan un séquito de fieles servidores que a su vez son deudores de lo que hace, los "entendidos", los que nos narran a los mortalitos la lírica y el drama de sus obras.
      Desde hace décadas es imposible ir a la exposición de un artista cotizado sin llevar algo, un folleto, un libro, unos auriculars, que te cuenten lo que tienes que ver en los cuadros. Esos son lo que nos han vendido, y muy bien, el cuento.
      Te digo Damina Hirchst, pero lo mismo opino de Pollock, de la mayor parte del cubismo y de un largo etc.
      Luego, en nuestro día a día, los publicistas...pues sí.
      Yo entiendo más de la cosa visual :).

      Eliminar
  10. por eso yo quería hablar de lo que sé. Para los Mercados inmediatos, que la parte del negocio cuente con mayor rotundidad "parece" más fácil en las artes visuales. Al menos a primera vista para alguien como yo que no entiende muy bien de qué va la cosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un listo que se ha hecho una escultura de su cabeza, Marc quinn.
      "Self" is a frozen sculpture of the artist's head made from 4.5 litres of his own blood, taken from his body over a period of five months, the first of which was made in 1991. Described by Quinn as a "frozen moment on lifesupport", the work is carefully maintained in a refrigeration unit, reminding the viewer of the fragility of existence. Quinn makes a new version of Self every five years, each of which documents Quinn’s own aging and physical deterioration.

      It was purchased by Charles Saatchi in 1991 for £13,000, who displayed it in the “Sensation” exhibit at the Royal Academy of Arts in 1997. There were rumors that the piece had melted, but Saatchi dispelled those rumors when he exhibited it at his new gallery in London in 2003.[7]

      In April 2005 he sold it to Steven A. Cohen, the American hedge-fund manager of Point72 Asset Management (formerly S.A.C.), for $2.8 million.[8] Cohen displayed it at his hedge fund's headquarters in Stamford, Connecticut.[9] The "Self" is a frozen sculpture of the artist's head made from 4.5 litres of his own blood, taken from his body over a period of five months, the first of which was made in 1991. Described by Quinn as a "frozen moment on lifesupport", the work is carefully maintained in a refrigeration unit, reminding the viewer of the fragility of existence. Quinn makes a new version of Self every five years, each of which documents Quinn’s own aging and physical deterioration.

      It was purchased by Charles Saatchi in 1991 for £13,000, who displayed it in the “Sensation” exhibit at the Royal Academy of Arts in 1997. There were rumors that the piece had melted, but Saatchi dispelled those rumors when he exhibited it at his new gallery in London in 2003.[7]

      In April 2005 he sold it to Steven A. Cohen, the American hedge-fund manager of Point72 Asset Management (formerly S.A.C.), for $2.8 million.[8] Cohen displayed it at his hedge fund's headquarters in Stamford, Connecticut.[9] The National Portrait Gallery in London acquired Self 2006, purchased through The Art Fund, the Henry Moore Foundation, Terry and Jean de Gunzburg and Project B Contemporary Art, 2009.
      in London acquired Self 2006, purchased through The Art Fund, the Henry Moore Foundation, Terry and Jean de Gunzburg and Project B Contemporary Art, 2009.

      o sea, como te quedas...con estas cifras. Que compra la "National portrait gallery?, una escultura realista, la sangre de Quinn, morbo?, el asco que da pensar en la sangre dentro?

      El arte plástico pretendía mostrar cosas, elevar el espíritu, lo contrario provocar reacciones sexuales, provocar sensaciones, mostrar conceptos abstractos...muchas cosas.
      Pero con esto de los artistas empresarios y los empresarios que los compran, lo que vemos es algo más, es la elevación a concepto artístico de la clásica humillación del que vende por la pasta desde el punto de vista del poderoso. Hemos convertido la mirada del poderoso en la medida de lo que da sentido a una obra de arte.

      Somos gilipollas.

      Eliminar
  11. EL AMANTE DE LA LIBERTAD


    Cuando tenía quince años, vivía en la playa.
    Tenía un perro que se llamaba Sambo.
    Sin raza definida, callejero.
    Cada mañana íbamos juntos a correr por las playas y los acantilados.
    Nos gustaba mucho.
    Ver amanecer, observar a las gaviotas, bañarnos, saltar las olas, hacer castillos de arena.
    …………
    Conforme la mañana avanza, el Sol eleva su intensidad e ilumina nítidamente cada rincón de la Creación.
    Aprendimos juntos, que los pinos huelen fuerte a sotavento, que los pájaros madrugan, que a los peces les gusta la mañana, los cangrejos se refugian del oleaje, la arena moldea el litoral y los penachos de las olas anticipan el sentir de la mar.

    Sambo me enseñó algunas cosas. Su instinto animal era potente y natural. Si picaba mucho el Sol, era el primero en encontrar una sombra. Si el cuerpo le pedía carrera, localizaba una explanada de terreno arcilloso, donde trotábamos libres. Si olía a una perra, me miraba con ojos de circunstancia y se despedía para un par de días. Si le dolía la tripa, encontraba hierba verde, se la comía y se purgaba.

    Pero lo mejor fue lo de los pájaros pequeños.

    Cuando la Bola Amarilla se eleva una cuarta, aparecía una especie de gorrión que volaba en paralelo a las olas, muy bajo, rozando con sus alas las crestas del oleaje.
    Vuelos acrobáticos de primera.

    Sambo esperaba en la orilla. Pasaba un pájaro y se ponía a perseguirlo con febril empeño.
    Para vivir su aventura, precisaba de toda su concentración. Salía lanzado, y con la habilidad natural de su condición canina, acompasaba su correr por tierra, mar y aire.
    Le vi nadar detrás de los pájaros. Correr a ritmo endiablado. Incluso dos o tres veces le recuerdo volando por los aires tras chocar con las olas.
    El ser vivo más feliz que he conocido.

    Su alegría se basaba en algo muy simple.
    Era un perfecto amante.
    Un amante de la Libertad.
    ..................
    Sambo.
    Sin raza definida, callejero.
    Cada mañana íbamos juntos a correr por las playas y los acantilados.

    ResponderEliminar
  12. Hace unos años, JR, un chaval de 12 años, se sentaba conmigo por las tardes en las escaleras de su casa. Mientras comía su bocata de tomate frito me contaba que su madre no le quería y que su padre, preso por maltratarla, le quería mucho más. Me contaba el asco de vida que le tocaba vivir y algunos días, si la rabia daba paso a momentos de paz, dibujaba.

    Uno de sus dibujos me ha acompañado durante 20 años. A cada cuaderno que he estrenado le ponía ese dibujo en la tapa. Un sol sonriente se asoma a un paisaje lleno de color.

    El arte merece seguramente muchos debates teóricos, debates que me superan. Pero hoy, al leerte y ver el vídeo de la exposición, he buscado ese dibujo y he recordado lo que el arte, la expresión de sus vivencias y experiencias hacía por una chaval como JR. He recordado que dibujar era para él comunicarse con el mundo, contar su historia, ser alguien.

    ResponderEliminar
  13. Darlings!!!! Os escribo desde un lugar mágico: la terraza de la "Pension Marianna" en Nafplio, a la entrada del Peloponeso. EStá en lo alto de la ciudad vieja, y desde aquí se ven tejados d casas elegantes de época de colores y cúpulas de iglesia ortodoxa. Al fdno,el puerto con mil luces. A la derecha el castillo ikuminado q está en la cima de una montania q se escala con 999 escalones.

    Ya he contado por ahí lo q me gustan estas azoteas de vieja ciudad mediterránea (divague en rethymon, recuerdo) y he escrito un divague breve, pq si no empiezo se me olvidará el viaje! y me encuentro con vuestra conversación y me da pena publcar... porfa, seguid, ignorad mis pequenias postales diarias-diario.

    muxus

    di

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.