1 de julio de 2015

"Freedom" ("Libertad") de Jonathan Franzen

A Franzen le persigue la etiqueta, el concepto de "La Gran Novela Americana". Hace menos de un anio, viajando precisamente por los EE.UU. leí la que le hizo famoso y me dejó deslumbrada. "Las correcciones" contaba la historia de una familia que se desmorona por diversos precipios, con tal humanidad, compasión y humor, que es imposible no disfrutarla: yo aún no conozco a nadie que no lo haya hecho. Comenzaba yo aquel divague hablando de Franzen, y ahora además sé que el autor vive nueve meses en Nueva York y tres en Santa Cruz, California, donde el divagante con memoria recordará las montanias rusas de madera y el ambiente surfero. Así que mientras leo, me imagino a Franzen escribiendo en una casa que me he inventado allí al lado de nuestro motel , donde cantan los pájaros que el prota de "Freedom" quiere proteger. Desde que estuve en California, toda la Costa Oeste se ha cubierto de un aire aún más mítico del que tenía antes, y las ganas de volver, llamar a la puerta de Franzen y decirle, hey, te vienes a comer un algodón del azúcar al Boardwalk son innegables.

 Pero "Freedom" no está ambientada precisamente en California, sino en Minnesota: más o menos sus antípodas. Minnesota, pegadita a Canadá, es esos pueblos en los que tienen que hacer pasillos en la nieve para salir del casa durante el invierno. Es la "Tierra de los Diez Mil Lagos", y uno de ellos, un pequenio lago sin nombre todavía es también uno de los protagonistas de la novela. Nameless Lake es el lugar donde se despierta la pasión de la vida de un ninio por la naturaleza, es donde se hace lo peor y lo mejor.

La percha donde Franzen cuelga los muchos temas que recorre la novela es, como con "Las Correcciones", una familia, y algunas de las gentes que se cruzan en su vida que, como suele pasar en muchas vidas, contribuyen a alterar la homeostasis de ese grupo nuclear, y según las películas de Hollywood, ideal (bueno, cuando se casan suele terminar la peli). Como decía aquel, "lo que no te mata te hace más fuerte", así que los bandazos a la familia por distintos flancos pueden hacerla crecer o desintegrarse. Explicar los procesos con observaciones increíblemente inteligentes es lo que hace Franzen. Esto creo que lo voy a escribir varias veces, pero ahí va la primera: la manera como concluye, la salida a la catarsis, y en particular la última farse de la novela me dejó llorando, con lágrimas de verdad, de esas silenciosas que se escurren sin parar, abrazada al libro durante un rato. Qué gozada: amar la literatura debe ser eso. 

La novela comienza introduciéndonos a los Berglund, una familia modelo, de los primeros exponentes de la gentrificación de un barrio que había sido chungo. Patty y Walter tienen un hijo y una hija adolescentes en esa primera parte del libro, y ahí aún no sabes bien qué pensar de ellos: Patty, la madre devota ama de casa, es una "nice person" que ni bajo tortura diría algo negativo de nadie: si un vecino le cuenta que el otro le ha dejado basura en su zona, Patty "no se habrá dado cuenta". Negará la mayor para evitar confrontación, siempre dando el beneficio de la duda al presunto culpable. 

"She was one of the few stay-at-home moms in Ramsey Hill and was famously averse to speaking well of herself or ill of anybody else. She said that she expected to be “beheaded” someday by one of the windows whose sash chains she’d replaced. Her children were “probably” dying of trichinosis from pork she’d undercooked. She wondered if her “addiction” to paint-stripper fumes might be related to her “never” reading books anymore. She confided that she’d been “forbidden” to fertilize Walter’s flowers after what had happened “last time.” 

Walter es un abogado de izquierdas, muy comprometido con el medio ambiente, greener than Greenpeace. La hija, sin más y el  hijo, Joey ya de ninio apunta maneras: un pequenio "entrepreneur", los llaman ahora, que para azote de sus padres liberales, sufre de devaneos republicanos desde la más tierna infancia.  Se supone que es saludable rebelarse contra el padre, pero claro: si el padre es un facha. Sin embargo, Joey tiene una de mis frases subrayadas favoritas del libro:

“Joey wished there were some different world he could belong to, some simpler world in which a good life could be had at nobody else’s expense.”

Entonces Franzen, cuando ya nos habíamos acomodado con esta familia y sus tics, nos da marcha atrás en el tiempo y nos presenta no un capítulo, sino una Parte del libro que es la "Autobiografía de Patty Berglund" escrita de su punio y letra tras la petición de su psicoanalista. Y ahí todo empieza a encajar. Es curioso cuando el autor hace esto, y el ejemplo más cercano que recuerdo es Junot Díaz con "La breve vida maravillosa de Oscar Wao", donde odias a su madre en el presente, y cuando te manda a su infancia se te cae todo encima y empiezas a plantearte lo complicada que es la vida. Aquí tal vez menos dramáticamente-estamos en la clase media de los EE.UU., no en la República Dominicana de Trujillo-, pero tambien empiezas a entender y a querer, de distintas maneras, a los personajes. Porque cuando Patty y Walter están en la universidad los conoces todavía como el potencial de lo que serán. Allí aún son solo lo que les ha pasado, la gente con la que están y, por supuesto, sus familias. Entre sus amigos, a un lado, como estudio psiquiátrico al que esté inclinado por ahí tenemos al trastorno de la personalidad Eliza (una de esas amigas tipo peli de terror americana) y como contrapunto de Walter, al otro lado tenemos a Katz. Líder de la banda "The Traumatics", carismático sin intentarlo profesional, no hace falta que lo describa: todos sabemos ya quién es Katz The Kool. Lo interesante es, sin embargo su relación con Walter, que es el raruno que se lee todos los libros, el maven de política, cine, literatura... en fin, de Lo Importante, y que Katz respeta.


Algún divagante dirá que si no cito el tema de clase en mis divagues de libros, muero: pero lo cierto es que, por supuesto, aquí también está ese tema. No solo en la clase media aspiracional que son los Berglund, sino más marcadamente en sus orígenes. A uno de ellos le ha tocado trabajar en el negocio familiar, a la otra no dar la "talla creativa e intelectual" en su familia de origen medio judío medio gentil, demócratas con dinero, que se lavan cara siendo abogados de hispanos y negros, "o cualquier otra etnicidad" o metiéndose en política y que piensan que Success at sports is the province of the almost empty head.” Patty es una prometedora jugadora de baloncesto. Tampoco puede faltar la psiquiatría, pero es que, como en Corrections, Franzen adjudica categorías del DSM-IV a diestro y siniestro y lo borda:

“Katz had read extensively in popular sociobiology, and his understanding of the depressive personality type and its seemingly perverse persistence in the human gene pool was that depression was a successful adaptation to ceaseless pain and hardship.” 

El tema del amor y el sexo está muy presente (el otro día leí a una escritora que se quejaba, con razón, de que si una mujer metiera tanto "feeling" sería criticada severamente). Qué gran momento comparando el potencial sexo con una de más de 40 versus con una adolescente tardía: "era como pensar en comer fresas cuando lo que quieres es chuletón" (me encanta estar en el chuletón de mi vida). Hay varios triángulos amorosos que tienen distintos motores, todos apasionantes (aseguro que si alguien no quiere que le desvele detalles de la novela, puede leerse el siguiente párrafo con tranquilidad, porque lo acabo de releer, y no lo entiendo ni yo):
  • Está el "triángulo transitivo" (hace falta papel y boli. Nota: por favor, no aceptaré que no es exactamente transitivo, que si una flecha debería ir para el otro lado). Si A ama a B, B ama a C y C ama a B porque ama a A, o porque A ama a B. Dos vértices del triángulo A y C son amigos de universidad, comparten piso. A es serio, inteligente, y nada cool. A es el que lee los libros enteros, mientras que C lee la contratapa y en cierto modo vampiriza a A porque le interesa todo lo que sabe, le importa su opinión, le fascina lo que siente sobre los temas. No es que C sea un absoluto idiota, porque luego queda claro que C lee y crea un personaje de él mismo basado en el inconformismo y el peterpanismo. B evidentemente ama a C. Quién se enamora del uncool con gafas, aparte de mí? (en serio, deberíais haber visto mis primeros pasitos en el mundo del amor: tipos tirando a poco o nada atractivos, pero que parecían haber leído a Heidegger). En la uni a las chicas les gusta el tipo rock&roll star (ya lo sabía Loquillo: uh-uh, uhh nena, aahhh, voy a ser una r+r star), a muchas el tío que nunca llama, el James Dean por el que sufrir (de nuevo, la joven Di fue una rara avis).
  • El "triángulo por-si-acaso" me quedo con la novia de toda la vida o puedo aspirar a algo más. Este es particularmente divertido o atroz, y toca un tema que me interesa y es el de el emparejamiento como atrezzo. Igual que llevas unas marcas de ropa, de coche, vives en una zona... igualmente tienes a una pareja para la galería. Pero qué tormenta interior cuando la que te pone burro (menudo es Franzen explicando pormenorizadamente el sexo entre esos dos) no es la rubia perfecta de familia bien, sino más bien todo lo contrario. Oh y menudo es Franzen con la escatología... no entraré pero hay una escena en que uno se traga un anillo...
  • El "triángulo se-lo-merece, se-lo-merece", pero no hablaré para no desvelar cositas. 
La política sigue estando tan presente, en realidad mucho más que en su anterior novela. Comienza en plena época Bush, las torres gemelas, y termina con Obama. Y Franzen arremete con los conservadores que pese a controlar el gobierno, siguen odiando a todos los que no son ellos:

 “still so enraged--at respectful skeptics of the Iraq War, at gay couples who wanted to get married, at bland Al Gore and cautious Hillary Clinton, at endangered species and their advocates, at taxes and gas prices that were among the lowest of any industrialized nation, at a mainstream media whose corporate owners were themselves conservatives, at the Mexicans who cut their grass and washed their dishes.” 

 Y siempre cacareando la misma palabra: "Libertad" (la "freedom" del título). "La razón por la que en Europa el Free Market está matizado por el socialismo es porque no están tan obsesionados en "libertades personales" como en los EE.UU. Los eurpeos son más racionales-todas las conversaciones sobre derechos en los EE.UU no son racionales. Tienen lugar en el nivel-emociones, y resentimiento de clase, y por eso la derecha es tan buena explotándolo".

Otra cosa en la que son más racionales los europeos es en tener menos hijos (really? no ha pasado por mi barrio), a pesar de niveles de renta similares. Y es que este es otro de los temas políticos de la agenda de la novela, del propio Franzen (imposible no recordar que no tiene hijos). El razonamiento anti-crecimiento de la población viene de la mano del ecologismo. Walter, enamorado de los bosques, los lagos, y en concreto, los pajarillos, ha hecho de su pasión una manera de vida, y su lucha es el conservacionismo en particular de especies de pájaros amenazadas. Tiene claro que si seguimos creciendo geométricamente (mientras que los recursos lo hacen aritméticamente), el planeta hara plop! La bola azul preciosa que ven desde el espacio acabará roja, agrietada y enfadada, y adiós. 

"El hombre es el cáncer del planeta. Cada mes, 13 millones de seres humanos se unen a este crecimiento descontrolado" (como un carcinoma, verdaderamente). "13 millones más de personas para que se maten entre ellos en competición por recursos finitos, haciendo desaparecer cualquier ser viviente en el camino. Un jodido mundo perfecto si no se tiene en cuenta el resto de las especies en él. Somos el cáncer del planeta!"

Sin embargo, cómo hacer llegar este mensaje a la masa? Porque sí, lo del ecologismo más o menos va llegando, la gente tiene varias basuras en sus pisos de pocos metros, donde practica la religión del reciclaje: en mi casa tenemos tres: la orgánica, la basura general y otra de reciclaje "varios", que la tenemos que meter en el armario de la caldera, en el cuarto de Mini, porque no cabe en la cocina. Tener este dispendio en un piso de 60 metros como el mío es de ser fieles como pinos. Pero lo de no tener ninios... eso es mucho más difícil de vender.

Los conservadores, según el prota "han ganado" en todos los flancos, pero sobre todo en ese. "En los 1970s, era cool preocuparse del planeta y no tener hijos. Pero ahora, lo único en lo que la derecha y la izquierda está de acuerdo es en lo bonito que es tener bebés. Cuantos más, mejor (...). La conversación sobre la imbecilidad de comprar 4x4s termina de golpe cuando dicen que lo compran para proteger a sus preciosos bebés". Leer este discurso tal vez no sea digerible para la mayoría de la gente, pero su lógica es aplastante. Si además tienes la mala suerte de que muchos de tus amigos son abducidos por el lado oscuro del mundo infantil, empieza a parecer idílico... :) Pero es que además de todo, es un discurso plenamente anticapitalista: si hablas de menos bebés hablas de límites al crecimiento, que es la esencia de la ideología del free-market.

La libertad, pues, no es solo el título sino el Gran Tema. Una vez que tenemos las necesidades básicas cubiertas (gracias, Uncle Maslow, eres el divague más amortizado?) se trata de decidir la vida que queremos vivir. Y ante este conundrum pasan parte de los personajes mucha novela:

"She had all day every day to figure out some decent and satisfying way to live, and yet all she ever seemed to get for all her choices and all her freedom was more miserable. The autobiographer is almost forced to the conclusion that she pitied herself for being so free.”

"People came to this country for either money or freedom. If you dont have any money, you cling to your freedoms all the more angrily (...) You may be poor, but nobody can take away from you the freedom to fuck up your life the way you want to. That's what Clinton figured out-that you cant win elections by running against personal liberties. Especially not againts guns, actually".

A medida que vamos subiendo escaloncitos de la Pirámide de marras, vamos tocando más y más cotas de libertad. Que seas libre para hacerlas, no implica que tengas que hacerlas. Lo que haces te define y es, al final, "la vida que quieres vivir".  Franzen me ha hecho pensar y admirarle una vez más. No puedo esperar a que lea este divague y me invite a un té en su casa de Santa Cruz. Hasta disimularé y haré como que me gustan sus pajaritos-pero solo cuando mire.









29 comentarios:

  1. Como no he leído el libro, un par de comentarios idiotas para que sepas que sí he leído tu divague con mucho interés. Sobre el triángulo "por si acaso": en mi familia tenemos una definición para esas relaciones de emparejamiento por atrezzo: Un "Peoresnada" "¿Fulanito tiene novia? -no, tiene una peoresnada"
    Sobre pajaritos y jaulas: Siempre me había llamado la atención que en muchos cuadros barrocos, especialmente holandeses, aparecían jaulas en la escena (También aparecen muchos laúdes, pero eso es otra historia) Y el otro día leí que eran ¡símbolos del amor! ¿¡Dónde está el niñito ese de las flechas!?

    ResponderEliminar
  2. Yo leí Libertad y me pareció un vago remedo de Las correcciones. Les pasa a muchos autores, escriben una novela acojonantemente buena y luego parecen que quedan atrapados en ellas como telas de arañas de las que a pesar de querer distanciarse siempre les quedan hilos pegados.

    Todo esto que has dicho está muy bien...pero ¿en serio que después de Las correcciones que es una pasada de libro este te pareció tan estupendo? Si, mucha ecología, mucha política, mucha crisis de los 40...pero todo tann obvio.

    Y ya.

    ResponderEliminar
  3. Hola babies.... Tirada por el calor.... Espero.dar una mínima coherencia...

    Cesuchi... Me gusta tu concepto, el q yo conozco similar es el cruel "para q se pierdan dos casas q se pierda una solo"... La sabiduría popular...

    Y una jaula será símbolo de amor atrapado!! Que feo... Si quieres A alguien. Dejalo libre...Q dice el dicho...

    Mo, y tu no crees q todos.escribimos siempre el mismo divague, la misma novela? Salvo algunas excepciones (Barnes me viene a la cabeza), siempre es así.... Aparte de la voz del autor, claro. Pero este libro tiene en común con. Las corrections q usa a una familia para hablar de una sociedad, pero no coincido en q los temas sean obvios. A mi me importaba el destino de los personajes y sufría, quería o odiaba... Y al final me emocionó, pq la vida, aunque parezca novelesco, tiene cosas así...

    Creo q si haces un libro q es una bomba, el segundo acto debe ser la leche. En una entrevista cuando llevaba un anio escrib iendo. El pobre estaba hecho polvo sin saber donde iba. Yo tengo algún reproche, por ej habría acortado algún trozo de la campana de Walter al final, q patty escriba un diario tan clever no me cuaja del todo con la imagen q tengo de ella... Esta claro q escribe alguien muy introspectivo y q sabe escribir (Franzen) no una stay at home mum. No se si me cuadra q Walter acepte ese rol de ella desde antes de casarse, siendo feminista y todos los istas q es Walter. Y alguna cosa más, pero todas las historias me interesaban (la del hijo por ej) más o menos por igual... En las correcciones algunas me interesaban mucho más q otras.

    Muxus!
    Di

    Di

    ResponderEliminar
  4. Mi comentario más sincero sería que pudiera poner un gif de un cachorrito jadeando para que le den un chuche. Que en este caso es leerme el libro.

    Fui corriendo a leer esa última frase que tanto te gustó. Es posible que esa manía mía de leer el final para que no me importe tanto saber lo que ocurre, sino cómo se cuenta, sea la causa de mi desinterés por las novelas policiales y de misterio.

    Es curioso que leí antes su primera novela, “Ciudad veintisiete”, y por ella le califiqué de autor interesante a seguir. Curioso porque se editó casi al mismo tiempo que “Las correciones” y de esta, auténtica bomba de relojería, no supe hasta bastante más tarde. Tardó nueve años en escribir “Las correcciones”, y otros nueve en sacar “Libertad”. En ese sentido me gusta: seguir todo lo que escribe es fácil y ahora me ha tocado hacerlo... bastante influido por este post...

    ... Y por ver si me alineo con tu posición o con la de Molinos. Esta cuestión convierte la lectura en un must.

    Que fuera el gran amigo de Foster Wallace, añade interés.

    ResponderEliminar
  5. ¡Pero bueno!
    ¿Qué es esa extraña costumbre de comentar los textos y olvidarnos de las imágenes?
    Imperdonable falta que requiere una satisfacción inmediata.
    ...
    FOTO Nº 3 DEL POST (ASTRONOMÍA)

    Sobre una limpia fachada de ladrillo cara vista con aparejo inglés, nos encontramos con una figura labrada en blanca piedra caliza.
    Alegoría de la señora Astronomía; quien habiendo olvidado el uso de la pieza superior del bikini, se adelanta en unas décadas a la moda del top-less; señal inequívoca de precocidad con un tinte de neoclasicismo.
    La señora, centrada y en una simétrica posición, sostiene el Sol y la Luna sin apenas esfuerzo, olvidando de forma descarada tanto los pesos de los astros como sus altas temperaturas.
    El tocado de la señora, intemporal y barroco a un tiempo; nos habla sin duda de una señora a la par joven y experta en las lides siderales.
    Volutas las justas; perímetro curvilíneo que transmite rotundidad e intención en proporción equilibrada; rotulación escolar y nítida para observar y entender incluso en días lluviosos.
    Los adornos; sin ser recargados, nos hablan de los signos de zodiaco, las estrellas y los rayos interestelares, formando una suerte de segundo plano ilustrativo amén de alegórico del significado principal.
    En cuanto a la figura principal, donde se yuxtaponen las suaves formas femeninas, unos bipceps apropiados a la magna tarea de sostener los astros, la belleza intríseca de la simetría y el equilibrio compositivo; nos sorprende con una barriga ligeramente cervecera; que vista en detalle asombra, pero vista en conjunto armoniza con la composición global.
    Alguien la dibujó, otro la esculpió, hubo uno que la subió a su posición definitiva con la ayuda de un cabrestante; sin olvidar a un cuarto que la incustró en la fábrica y a un quinto olvidado por la historia, quien pagó jornales, materiales y labra.

    A todos ellos, nuestro admirado recuerdo sentido.

    ...

    ¡Solucionado el imperdonable olvido!
    Ahora el mundo gira más suave.
    Y suena mejor.

    ResponderEliminar
  6. Di, a veces me pasa que aunque una entrada me guste mucho soy incapaz de articular algo que merezca la pena de ser leído. Eso me pasó con este post y con el de “los ricos” del otro día. También me pasa con muchos artículos de NáN y del Sr. Snoid. Supongo que el denominador común es que son textos compendiosos y esté uno o no de acuerdo en todo o en parte ¡qué difícil es expresarlo cuando, como es mi caso, uno carece del don de la palabra (¿o será del pensamiento?) . Por eso no tengo WhatsApp: estaría todo el día cavilando.

    Pero si algo me hace lanzarme pecho al aire a comentar sin miramientos son las adivinanzas, los sin sentido y las coincidencias.

    Hoy comento por una coincidencia. Me explicaré.

    ¡Lo que son las cosas!

    Driver, palabrita del Niño Jesús que ayer escribí un, llamémosle, comentario sobre la terracota del antepecho de la que hoy tú hablas. Obviamente, no mandé el comentario porque, al contrario que a ti, me salió un comentario enrevesado y sin gracia. Bueno, pero el caso es que a mí también me llamó la atención esa fotografía.

    El edificio tiene que ver con John Harrison, el relojero; pollo que tuvo una vida sencilla pero curiosa en su monomanía: los relojes marítimos.

    Y entonces se me fue la pinza y continué con un divague que si hubiera que trazarlo el resultado sería semejante a la trayectoria que describe un globo pinchao.

    El comentario se fue enrareciendo y enrareciendo hasta que se aborreció a sí mismo y, entonces, lo borré.

    Pero hoy, al releer la entrada y leer tu comentario, me ha acudido una idea que considero bonita por ser cierta.

    John Harrison, de pequeño, pasó postrado en el catre un periodo largo… ¿Es casualidad la cantidad de mentes y espíritus especiales que han salido de niños encamados?

    Ésa es la idea que me ha acudido, Driver. Estoy seguro de que tú la entenderás.

    ResponderEliminar
  7. 1-. Te pega haber salido con tipos con cara de haber leido a Hedegger
    2-. No me he leido este libro ni el otro. Pero juntando tu opinión, la del Sr NaN y la de la gran molinos casi apetece más leerse el de Las correcciones, me lo apunto.
    3-. En mi casa también decían eso de "al menos solo se pierde una casa" . Torrero tan cerca del High saint joseph.

    abrazuchos estrujaos.

    ResponderEliminar
  8. Hola divagantes... Nan, la última frase no la entiendes sin leer el libro... Es un cúmulo de emociones q solo se entienden cuando has pasado horas con ellos. Me lo dices cuando lo acabes... Creo q el tema eco te va A gustar cómo está planteado. Tb tardo diez anios o asi.escribir esta novela.... Hace paralelismos con "guerra y paz" q por mi aversión A las traducciones rusas no he leído.... Pero estoy dispuesta A ser disciplinada por ello...

    Driver y lux... Sabéis donde saqué esa foto? Ahora si me lo decís, me matáis (q lux ya alguna vez me ha soltado alguna así y me ha hecho preocupar).... Ala, listos...

    Txelos, es q hasta salí con el propio heidegger... Tan bien me conservo, lo sé...

    Muxus!

    Di



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta chupao, Di: Real Observatorio de Greenwich; Meridiano cero, vamos.

      Con la humildad que me caracteriza, hace unos años (¿17, 18?) le dije al ricachón Pete Harrison: «Me da vergüenza, si no asco, cómo tenéis el observatorio y eso que es Patrimonio de la Humanidad. Parece una casa de gatos, caramba. Anda estírate un poquito y me lo rehabilitáis». Dicho y hecho. Pero el muy hortera e ingrato le cambió el nombre poniéndole el suyo y lo hizo más pomposo: Planetarium Pete Harrison, cuando Planetarium Lux hubiese quedado que ni pintado. En fin…

      Además, en la habitación de esa ventana (donde la terracota) trabaja, Paul Martin, astrónomo y gran amigo mío desde chequetitos.

      Eliminar
  9. Escribo desde el Observatorio Astronómico del Parque del Retiro en Madrid.
    Es un bonito edificio neoclásico ubicado en una colina, muy cerca de la Estación de Atocha.
    Fue levantado por mi rey nuestro señor, Carolo Tercero, en un intento de modernización de este país, allá por mil setecientos y pico, cuando Lux, NáN y yo mismo, acudíamos de forma puntual a la Real Academia de San Fernando para aprender modelado, dibujo y composición, con el claro objetivo de conseguir ser becados para el imprescindible viaje a Roma, donde por fin completamos nuestra formación artística y nuestro espectacular dominio del italiano.
    El Observatorio tiene forma de rotonda, y entre sus columnas y apuntando al zénit, nos encontramos con unos telescopios de bronce, que más parecen cañones de guerra que instrumentos científicos.
    Algunos fines de semana, los responsables de Patrimonio Nacional nos suplican que Lux, NáN y uno mismo, nos vistamos con largas túnicas atenienses, usemos unas pelucas ilustradas y manejemos los telescopios para solaz e instrucción de los miles de turistas que vienen a escuchar nuestras explicaciones siderales.
    Nos pagan fatal, un bocata y un billete sencillo para el Metropolitano.
    Pero..., deberíais vernos.
    Nos lo pasamos Chupi, discutiendo acaloradamente sobre heliocentrismo, la Ley de Gravitación Universal y la naturaleza de los Cometas.
    Algunas noches de verano, hay turistas que motivados por el acaloramiento de nuestras disputas públicas, entran al trapo, y se producen interesantes debates en varios idiomas, donde nos sentimos en nuestra salsa y disfrutamos como cerdos revolcándose en una ciénaga de barro.
    ...
    Si alguno viene a Madrid, que me llame.
    Le enseñaré gozoso el Astronómico.

    Nos hemos quedado con copia de llaves, detalle que os pido mantengáis en estricto secreto.

    Los de Patrimonio lo ignoran.

    ResponderEliminar
  10. Yo uso gafas, tengo el pelo a lo Dean pero no recuerdo haber leído a Hedegger (a éste lo he escrito con un cut&paste del comentario d el chico de la consuelo, y decía lo de las gafas porque ahora no las llevo y diría que la chica de las tetas blancas de piedra de caliza se parece a una sirena...sirena de los astros.

    De la transitividad en los vértices del triangulo ABC todo depende de lo equilátero que sea; en un escaleno no ocurre tanto, y en los isósceles las distancias están mas claras en los puntos de la base y ambos se relacionan por igual respecto al vértice más lejano. De todas formas ante el "amo a porque es amado por b, siendo yo c" hay algo de transitividad parecida a la de los amigos de mis amigos ..Aunque si al triángulo ABC se le infiere propiedades del "por si acaso" , me da que el amor de A a B o el de C a A (por poner un ejemplo) se da también "por si acaso" canturrean los celos en A por el amor que sienten B y C . No sé si me he explicado ...será que tampoco he leído el libro.


    Muxus Sugus Diddy

    ResponderEliminar
  11. Vean, vean fotos de dónde vivimos, buscando en Google imágenes de la Academa de España en Roma. Los que visteis "La grande Belleza", es el primer edificio que sale en la tele.

    (Yo no me junto con turistas, como hacen Driver y Lux. Ni siquiera me junto con ellos. Me dedico a robar los bolsos de los turistas mientras mis dos compañeros conversan con ellos. Pero no les doy parte ni comisión alguna. ¡Que espabilen con su bocadillo! Yo no hago la comida del mediodía, porque con lo robado ceno en los mejors restutantes y luego visito discotecas y casas de mala nota hasta el amanecer).

    Esto, para aclarar bien las cosas.

    ResponderEliminar
  12. en la tele... por dios! Leed en la peli

    restutantes = restaurantes resultones

    ResponderEliminar
  13. ¡ No descubras nuestro juego, NáN, que por aquí lee algún madero !
    Pero tranquilo, le daré forma a esa costumbre tuya; para situarla en contexto.
    ...
    Los tres pillastres ( a saber, NáN, Lux y Driver ) son dignos herederos de una de las tradiciones latinas; que encuadrada dentro de lo que algunos expertos han venido a denominar como "usos y costumbres picarescos", son continuadores de una larga y noble tradición española que consiste básicamente en desplazar los objetos de valor que portan los turistas, a los destinos que la reina Fortuna les tiene encomendados.
    Como antecedentes literarios podemos referirnos sin ninguna duda a las novelas de picaresca; cuyo nacimiento y desarrollo se encuadran dentro de nuestro glorioso Siglo de Oro.
    Encontramos referentes a sus actuaciones; tanto dentro del ámbito literario como en la casuistica cinematográfica.
    Destacan como ejemplos y referentes de su comportamiento el "Lazarillo de Tormes" por un lado y "Ladrón de bicicletas", por el otro, sin que estas referencias sean únicas ni determinantes en cada caso.
    Esta tradición alcanzó su máximo desarrollo en la llamada "escuela de descuideros, pícaros y truhanes", de cuyas referencias literarias, la Dirección General de Policía y Orden Público nos ha provisto de suculentos ejemplos bibliográficos.
    Algunos estudiosos han apuntado las analogías existentes entre el comportamiento de estos tres, y la de sus primos romanos (también denominados por los sociólogos de la Universidad de Bolonia como "camorristas" o "mafiosos", términos ambos que ostentan su propia singularidad y matiz sintáctico.
    Nos honra admitir que en estos tiempos donde las tradiciones son olvidadas y los usos y costumbres se tornan confusos y de difícil clasificación, que las actividades "descuideras" de estos truhanes; sus formas; desarrollo y ejecución, son un canto a la esperanza y a la continuidad de las fuentes del saber, que enraízan con una profundidad supina en las inagotables fuentes del saber popular.
    ...
    ¡ Hala, justificao a nivel intelectual !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Driver así que no añadiré la frase que iba a añadir, que era esta:

      "Por no mencionar el dato de que los tres fueron considerados "jóvenes becarios con derecho a cama, uso del palacio y comida" en el llamado Período de Entreguerras (más cerca de la I que de la II, por lo que cabe dudar de que aquel derecho otorgado siga teniendo base sustentable".

      Pues hale, ya está. No lo he dicho.

      Eliminar
  14. (Para quien se acuerde de lo que aquí hablamos)

    ¡¡Eureka!!

    ¡Cómo es que, torpe de mí, no lo encontré en su día!

    Veréis, tenía yo dos deudas pendientes con los amigos que os asomáis a este sitio tan querido por todos. Pues bien, hoy, ¡qué alivio!, saldaré una de ellas.

    Me queda pendiente escribir (y mandarlo) sobre la Filomena (no la Filomena a la que tiempo atrás se refirió nuestra hospitalaria Di) a la que conocí hace años en Rapallo y sobre la historia bien curiosa (no la encontraréis en la Internet) que me relató entonces.

    Pero hoy liquido ésta.

    Buscando otra cosa lo acabo de encontrar, por fin. Véase al menos, por favor, entre 1:02:48 a 1:07:20.

    Eso es escribir y recitar de verdad, sin mariconadas: ¡Hierro, qué poderío el tuyo, qué manera de emocionar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Lux! ¡Qué emoción! (Y eso que sólo he oído el trocito pequeño. Mañana, cuando se me pase esta espantosa migraña, lo oigo entero)

      Eliminar
    2. Uf, migraña.

      ¿No será que hay alimentos que te sientan mal? Trigo, leche… Si tomas leche, yo probaría a no hacerlo durante dos o tres semanas. Nada perderás si lo sustituyes por legumbres, sardinas, frutos secos…

      La migraña, qué cosa más mala, C. S. ¿Hoy te encuentras mejor?

      Eliminar
    3. No Lux. Aún me dura. Estoy valorando la amputación. He probado todas las drogas legales del mercado y algo alivian, pero nunca me había dicho nadie lo de la leche. Probaré a ver (aunque una vida sin Cola-cao no sé si es digna de ser vivida)

      Eliminar
    4. Pues si las migrañas son frecuentes, mira lo de la alimentación, C. S., no es broma. Ya nos dirás.

      Eliminar
  15. Darlings, ya q lux no hablará, espero q driver y nan, sus compás se picaresca me puedan explicar como sabe lux de donde es la foto... A ver, puede q se haya lanzado A la piscina... Astronomía + londinium =Greenwich, pero si no... Explicádmelo. Total q os estoy ya imaginando en una de esas fiestas locas de "la grande belleza" y quiero unirme... Seréis.el único grupo de chicos q me acepta? Os he contado la historia "grupos de chicos"...?

    Tomae, ganas muchos puntos con tu autorretrato, solo decir q los triángulos estos q nos ocupan son necesariamente escalenos. Oh que fascinante concepto.... Trigonometria de los triángulos amorosos. No hacéis más q darme ideas para divagar...

    Graches lux por hierro. Cuando me lo.mandaste como audio. No lo pude subir... Cosas de Blogger, pero este sí podré..

    Muxus de sábado

    Di


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Di, te seré franco: (con voz de pito) ¡¡Españoles…!! En serio, te seré franco: hay dos maneras de descubrir el origen de la imagen.

      La primera es que te guste el arte victoriano, tan decadente como prometedor, y que recuerdes cuando visitaste Harrods por primera vez. Tenías diecisiete años recién cumplidos y acabaste comprándote un par de zapatos del tipo blücher inglés (asín caladitos), carísimos e impropios de tu edad, hechos en, ¡chúpate esa ironía!, Elche. (Y es que yo vestía entonces como un viejo y de la China no venían ni noticias). Bueno, el caso es que te llamaron la atención los paneles cerámicos del hall de aquellos almacenes y tu cicerone (estudiante de Fine Arts, que luego se hizo cura católico y que luego dejó de serlo) te dijo que eran de William James Neatby. Neatby… Luego te lo encontraste (a W. J. Neatby) en el Observatorio de Greenwich, en la City Arcade de Birmingham, en unas gárgolas, atlantes, y putti, medallones y escudos en frisos de Cornhill, … Y, claro, se te quedó el nombre de aquel versátil artista entreverado con artesano. ¿Quedan artistas así?

      La segunda manera de averiguar lo de la imagen es meterte en Google images y marcarte el moco ante el personal.

      Si se quiere, yo he elegido la segunda opción, mucho más cómoda. Pero juro por mi sangre que aún no me desecho de aquellos zapatos. Pura artesanía: dos cambios de suela en tantos años… ¡¿Quién dijo caros?!

      Otra cosa, Di: «¿Grupos de chicos…?» Cuenta, cuenta.

      Eliminar
  16. Bien Di.
    Llega un momento en las relaciones interpersonales en las que se hace preciso ser honesto y muy, muy sinceros.
    Te explicaré el misterioso caso de la foto adivinada.
    En realidad el tema es bien sencillo, tanto como el mecanismo de un chupete infantil.
    Nos han explicado que somos seres racionales, analíticos, que dominamos el arte del análisis y su posterior síntesis.
    Una sarta de mentiras institucionales, fruto de un complot para lograr convertirnos en ciudadanos ejemplares.
    Pero no.
    En realidad nuestro cerebro es irracional, y las ideas divagan a través del tejido neuronal a dos velocidades.
    La velocidad oficial, lenta, torpe, racional y previsible. Un montaje, querida.
    La velocidad natural, rápida, inteligente, irracional e imprevisible. Un lujoso, ya te digo.
    ...
    La velocidad natural alcanza su máxima velocidad cuando se usa en grupo ( Aristóteles fue de los primeros en darse cuenta, motivo por el que fundó la Academia).
    En el caso que nos ocupa, la cosa fue más o menos así.
    Vi la foto, adiviné que Lux tenía ganas de hablar de ella, solté mi diatriba, NáN negó la mayor, exponiendo que en realidad iba por libre, se levantó la liebre y localizamos la ubicación del Observatorio por un simple ir racionamiento de reducción al absurdo.
    Como verás, anfitriona, la sucesión de hechos es estrictamente irracional y aparentemente caótica.
    Pero el resultado es objetivamente exacto. El método funciona.
    ...
    Espero que esta sincera explicación colme tus expectativas.
    En el caso de que no te convenza, tranquila.
    Podemos inventarnos decenas de explicaciones diferentes.
    Todas, absolutamente increíbles pero ciertas a un tiempo.

    Feliz domingo, corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Driver, anoche mismo acabé de ver una serie de 12 capítulos que va precisamente de eso que hablas: Sense8, se llama. Está dirigida por los hermanos Wachowski (los de Matrix).

      A mí no me ha gustado ni un pimiento. Pero lo digo con la boca chica, pues el público y la crítica la aplauden hasta la quemaúra.

      Eliminar
  17. LUX, vale, google imáenes... pero cómo s ehace, con descripción? "busto en pared ladrillo rojo"? Dímelo pq estoy buscando un cartoon sobre grecia q he visto de pasada y no lo encuentro con descripcion...

    DRIVER, con tus historias cada vez me dan más ganas de mudarme a esa casa okupada q tenéis en Roma, con muchos gatos (y eso q no soy de gatos).

    LO del "boys group" os lo cuento en un divague...

    muxusssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Di, y yo que pensaba que mi historia de los zapatos caladitos era el no va más, el despiporre nacional, el jaja-jaja descacharrante. Pero veo que no. Vale, vale… No importa. No, si a mí me da iguallll. No soy susceptible, obviemos eso y vayamos al grano:

      Me temo que lo de tu imagen no tiene a día de hoy solución (buscar por descripción). Otra cosa es que tengas en pantalla una imagen y quieras saber de dónde procede. Entonces, copias la ruta o dirección de la imagen, entras en Google imágenes, y te dejas llevar por tu pálpito. Y es que, fuera bromas, no sé cómo se hace al detalle. Además, ¡fue NáN, el cascarrabias ahora calladito, quien lo apuntó. Que se pronuncié él!

      Eliminar
  18. Pero Lux!!! NO me digas esto!!! Si a mí tus historias de, llamémosle, coming-of-age me inspiran, me elevan, me hacen ser mejor persona!!! Esta de los zapatos es impagable.. solo puedo entonar un mea culpa y en justificación diré que me obcequé con el gugel imágenes y ya ves... es q ayer vi fugazmente una imagen en twiter sobre Grecia... era una vineta en la q un hombre ocn unas bolsas estaba frente a los coches negros de los hombres grises, al mejor estilo Tiananmen. La quise subir al blog.. y no la encontré!!! Bueno, ahí lo dejo, el guante...

    besos

    di

    ResponderEliminar
  19. A mi Freedom me pareció:
    -Que algunas ideas como las de mantener la población a raya y promover la no reproducción,están metidas con calzador, de la nada te meten un rollo sobre el tema que llegué a pensar si era un copy paste de algún panfleto, y la idea de promoverlo con conciertos, siendo personajes tan listo como se le presupone,...cutre
    -Muy bien escrito, la verdad, para mi gusto.
    -Machista a más no poder. No hay ni una mujer que sea absolutamente esclava de sus emociones y vaya por la vida como pollo sin cabeza. Y la que parece más centrada, asistente jovenzana, está buenérrima y está loca por tirarse a su jefe cinquentón (you wish, Franzen!), vamos, hombre.
    Ahora, me lo leí en tiempo record, también lo digo.
    Un saludo, me encanta tu recién descubierto blog
    Lorena

    ResponderEliminar
  20. Hola LORENA< muchas gracias por tu comentario... a mi los trozos en los q enlaza medio ambiente con control de la natalidad em gustaron mucho y no me parecieron con calzador.. es parte del mesnaje político dle libro y será q sintonizo con él mensaje? No sé...

    Hee leído pro ahi mucho tu mismo comentario sobre su vision misógina, q lso personajes femeninos no son positivos. Tu lo calificas de machista y mi impresion de Franzen no es esa.. creo q en la novela se esfuerza por dejar claro q la opcion de quedarse en casa para una madre no es la q luego a largo plazo le va a traer la felicidad, creo q el personaje de la asistente es positivo. A mi tampoco me gusta q se enamore de un tío q puede ser su padre, de todas formas, pero yo lo agradezco en esta cicunstancia pq mi perosnaje del libro es Walter, y da pena q nunca sea el ganador.. así q aqui "gana" pq hay una mujer q tiene la cabeza bien amueblada q kle queire, rpecisam por eso, pq admira su inteligencia...

    Gracias pro todo y sigue comentando! :)

    di

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.