18 de julio de 2015

Epidaurus y el Santuario de Asclepio, dios de la medicina (P2)

Hace ya más de una semana que dejé Grecia, en concreto el sur del Peloponeso y, ante mí, la inmensa tarea de intentar reflejar en estos divagues los momentos allí vividos.

Por qué Peloponeso? Ya he contado alguna vez que esta ha sido mi tercera visita a Grecia: la primera en 2008 a las Cíclades y Atenas, y la segunda en 2011 a Creta. Soy reincidente, por qué? Alguna gente dice que lo que está pasando en Grecia nos está afectando tanto porque no es solo un país, sino un símbolo. Grecia es nuestra civilización: casi nada se puede entender sin ella. Pero paseando por ella, una no se sorprende de que tal civilización naciera precisamente allí: la belleza natural es bestial y salvaje. En ciertas partes una tiene la impresión de estar en terreno inexplorado. 

El Peloponeso, la península al sur del país (técnicamente una isla desde el canal de Corinto) tiene, según la guía "lo mejor de todo lo griego" y es tal vez el secreto mejor guardado. Porque son las islas donde se concentra el turismo, y esta zona, bastante remota, tiene comparativamente poca gente de vacaciones. Eso es para mí uno de sus puntos fuertes, y particularmente que la mayoría de los turistas eran griegos, y extranjeros en su mayoría franceses. Casi no hemos encontrado británicos (raro, porque están everywhere!), y solo dos espanioles.

Peloponeso tiene restos arqueológicos de esos que estudiamos en latín en 2BUP: Micenas, Esparta, Corinto, Olimpia. Resto medivales (mis favoritos) como Nafplio, Méthoni y bizantinos como Mystra y Monemvasia. Pero lo que lo hace mágico es los enclaves naturales donde se encuentran: no me cansaré de hablar del color del mar en Grecia; tiene algo que no se encuentra en ningun otro sitio. La imagen es de la maniana tras la noche de la boda comunista griega, el el Hotel Cokkinis. Bajabas unas escaleras y allí estaba el mismo mar, esperándonos. 

Aquel primer día hicimos todo el turismo "restos arqueológicos de la antigua Grecia" de todo el viaje. Sé que los amantes se nos echaran encima, pero con el calor de Julio es simplemente inhumano. Pero aquel día, ya pasado el canal de Corinto y de camino a Nafplio, donde dormimos, paramos en Epidaurus, el teatro de la antigua Grecia, construíddo sbre el 330-320 AC. Está en un enclave natural entre colinas y fue descubierto en el SXIX... me imaginaba la emoción de ser arqueóloga y, de repente, encontrar una piedra, luego otra... así hasta quitar la maleza de los siglos para encontrar un teatro de, nada menos, 14.000 plazas distribuidas en 54 filas. Dicen que tiene acústica perfecta, y que se puede oír la caída de una moneda en el escenario desde arriba. No es, eso si, para los que tiene vértigo.



Tambien está en el mismo sitio el Templo de Asclepio (en griego Ἀσκληπιός, Esculapio para los romanos), dios de la medicina. Su mujer, Epíone, calmaba el dolor, su hija Higea era el símbolo de la prevención, su hija Panacea, del tratamiento, su hijo Telesforo, de la convalecencia y sus hijos Macaón y Podalirio eran dioses protectores de los cirujanos y los médicos. El dios curativo tomaba la forma de serpiente enrollada en una vara. El santuario fue le mayor centro terapeúticos de la anitguedad, y se creía que Hipócrates era descendiente del dios Asclepio. De ahi que el juramento hipocrático comience:

"Juro por Apolo, médico, por Esculapio, por Higea y Panacea y por todos los dioses y diosas"

Por la noche llegamos a Nafplio. De eso, más maniana...

10 comentarios:

  1. Ahí tengo que ir, pero en modo poco turismo y mucho relax.


    ResponderEliminar
  2. ¿Estuviste en la Arcadia? Uno de los sitios más míticos del mundo...(yo me lo imagino como una selva de Irati en medio de Grecia) Para más información sobre la importancia de ese lugar en este hogar, aquí:
    http://elbulevardeloscapuchinos.blogspot.com.es/2014/04/la-pagina-del-senor-snoid-la-epoca.html

    ResponderEliminar
  3. Hola mo y cesuchi...

    Mo, en cualquier modo, o ver cosas o relax, hay q ir... además como historiadora, yo creo q te encantaría...

    cesuchi, me he leído a ese pozo de saber q es el sr snoid (a menudo le leo, y me quedo sin palabras)... la arcadia está mas en el centro de peloponeso, creo... wiki me dice q tambien abarca el trocito q viajamos desde Nafplio a Monemvasia (q os contare o pondre fotos otro día) y supongo q tb abarva Mystra (al lado de Esparta), donde tambien estuvimos. La carretera q más o menos bordea la costa de Nafplio a Monemvasia es espectacular... algún se rato se va por la "arcadia de los pastorcillos" y te pondre la foto de las cabras q estaban ahi tiradas tranquilamente en al carretera. Por aquella carretera no pasaba nadie y, de hecho, en un tramo se volvio de tierra, subimos la montania, aguantamos el tirón, y de nuevo se volvió a hacer de cemento... Ya se q no es la época, pero yo a la Arcadia siempre me la he imaginado con el paisaje (italiano) de "Much ado about nothing", la peli de Branagh... Bueno, pronto llegan las fotos de ese día.

    muxus guapas, q estamso solas! me voy de finde así q no volveré hasta el lunes... (igual puedo hacer el divague de Nafplio... veremos)

    di

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la misma emoción que la del soneto X de Garcilaso, Lux:


      ¡Oh dulces prendas, por mi mal halladas,
      dulces y alegres cuando Dios quería!
      Juntas estáis en la memoria mía,
      y con ella en mi muerte conjuradas.

      ¿Quién me dijera, cuando en las pasadas
      horas en tanto bien por vos me vía,
      que me habíais de ser en algún día
      con tan grave dolor representadas?

      Pues en un hora junto me llevastes
      todo el bien que por términos me distes,
      llevadme junto el mal que me dejastes.

      Si no, sospecharé que me pusistes
      en tantos bienes porque deseastes
      verme morir entre memorias tristes.


      ¡Mola!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. No me resisto a contarte una anécdota sobre Agustín García Calvo narrada por una amiga mía que fué su alumna. Resulta que un grupo de alumnos llegó tardísimo a clase (el grupo no debía ser muy numeroso: estamos hablando de alumnos de griego, ya se sabe) y el hombre era muy pejiguero con la puntualidad. Los chicos se disculparon y adujeron que el retreaso se debía a la huelga de transportes. Él les contestó: "Eso no es excusa, señorita. Hagan ustedes como yo, ¡vengan en taxi!"

      El cuentecillo ciertamente provoca un bajonazo lírco. pero ¡Siempre me hizo gracia!

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  6. LUx, eres tan mono. Agradezco un montón q tengais al paciencia de leer estos diarios... mi hermana (Fashion, q maniana por cierto vuela a Bolivia odnde esta nevando...) dice q estas series son un rollo...:) Por eso tal vez Esculapio y los otros dioses les enstan manandndo nieve a la Paz...

    muxus y gracias de nuevo! :)

    di

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.