19 de julio de 2015

Nafplio o el olor a jazmín (P3)

Spetses y sus motos


 Viajar supone tener que tomar decisiones continuamente, las más terribles sobre lo que se visita o se deja pasar (a no ser que uno tenga una vida para ello, y aún así) y, como decía aquel "unas veces se gana, otras se pierde". Con mis amigos viajeros (en concreto el Naufrago Ro) a veces hemos comentado cómo, tras seguir el consejo de la guía para visitar aquel templo, aquella playa, aquel punto panorámico... luego ha resultado no merecer la pena. Porque a veces, en según que países, estas experiencias cuestan de 6 a 8 horas en un bus de mala muerte, por ejemplo, así que "merecer la pena" cobra otro sentido. 





Azules griegos y una que no gusta del tzakiki
Este tercer día del viaje fue probablemente el del "error del viaje", porque hicimos lo que se nos antojó bastantes kms para ir a la isla de Spetses, y luego... psé. Esta isla se encuentra al sur de la Argólida, y en nuestra guía no aparece ni siquiera como parte del Peloponeso. Parece que es famosa porque en ella vivio John Fowles y nosotros fuimos porque nos lo recomendo encarecidamente mi amiga griega. Spetses tiene su predicamento entre los atenienses bien y es un pequenio pueblo de "turismo con encanto". Para mí lo perdió casi inmediatamente porque uno de sus puntos fuertes, que no se permiten coches, pasa a ser una maldición: todo el mundo-adolescentes hormonales, ancianos con bastón- va en motos por las calles estrechas. Perdono a Spetses por el color del mar desde el barquito que nos llevó y trajo (lleno de griegos de vacaciones), y los gyros que nos marcamos en un bareto del pueblo -de esos que te meten patatas fritas dentro- y que a Mini no le gustó por el tzakiki (la famosa salsa de yougur, pepino, ajo, aceite). 

Lo mejor del día sin duda fue llegar al Nafplio y tras la ducha (nos habíamos baniado en alguna playa) salir a cenar y patear las calles. Nafplio fue en su día la capital de Grecia, y donde su primer predisente Kapodhistrias fue asesinado por vengativos clanes de maniotas (los que vienen de la península de Mani). Esto no lo digo de manera casual, sino porque dentro de unos días nos pasaremos por Mani y hay mucha tela que cortar ahí. 

Tiendecitas "con encanto" (como las pille houllebeq)
Me habían hablado muy bien de Nafplio, y verdaderamente no decepciona. Recuerda de alguna manera a otras ciudades amuralladas del Mediterráneo, como Duvronik, pero prefiero Nafplio por ser menos preciosista y más vivida. Nafplio tiene turismo de ese de fin de semana, gente que quiere subir al castillo (999 escalones, maniana), visitar el Fuerte Palamihi, o el Fuerte  Akronaflpia, o algunas de sus mezquitas y museos. Las calles principales tiene mucha gente y creo que es el mayor número de turistas que hemos visto en este viaje: restaurantes, tiendecitas.... en algun punto me recordaba a Hania o Rethymon en Creta. 


Sin embargo, lo mejor del día fue sin duda la noche. Nuestro hotel, la Pensión Mariana, estaba en la parte alta de la colina, detrás de uno de los fuertes. Así que comenzamos a subir por otras calles que no eran las habituales.  Callejuelas empinadas, con poca iluminación, árboles de flores que caían de las tapias, persianas de aquellas de cuerda colgando de los balcones, gatos a los que flasheábamos enmedio de las calles con nuestra cámara. Tuvimos que pedir ayuda, por perdidos, por lo menos una vez... pero qué gozada de pérdida... vuelta a subir un poco, esto esta cerrado, bajemos otro tramo... debe ser por aquí... mira, salimos al arco del fuerte! Y todo esto hipnotizados con el olor de los árboles de jazmín... un olor perfecto no solo porque sí, sino porque también me lleva a aquel verano, hace dos anios, donde con la Yaya fuimos abducidos por La Casa.


Al llegar a Mariana, que tenía una terraza maravillosa -donde por la maniana ponían  las sombrillas para desayunar, y por la noche se podía una subir a leer con todas las luces de la ciudad allá abajo-, me subí a escribir el divague de "Mi boda griega", pero los problemas con el pequenio notebook que estaba ya agónico y la temperamental conexión me llevó a decidir que no iba a poder divagar más desde Grecia. 

Porque aunque divagar es de lo que más me gusta hacer en el mundo... perderme en Nafplio desde esa terraza se le aproxima...


6 comentarios:

  1. Hola. bonitas fotos de tu viaje... tienes razón que cuando organizamos el viaje tomamos decisiones lo que implica descartar planes... sigue disfrutando.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Verdaderamente, la Pensión Mariana tiene que hacer algo con esas marinas. Aparte de eso, me parece perfecta para la boda griega del blog.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Cuando viajaba, (antes) no me quería perder nada, ¡ni fotografiarlo!, recuerdo entonces que pensé ¿para qué si tengo una postal en que la fotografía sale mejor? ...pero desaparecieron las postales y pensé ¿pqara que fotografiar si en internet salen las fotos de todo?

    Ni me enviaba postales, ni a la vuelta almacenaba fotos bajadas de internet...bueno quizá alguna, pero cada vez menos.

    ¿Ydescubrir paisajes? vaya donde vaya me imagino que soy un "local" del lugar y que voy a por un par de calcetines negros o media docena de huevos o unos alicates (por decir algun objeto al azar) y en esa búsqueda ...me pierdo, encuentro, descubro , viajo.

    Saludos a todos!

    ResponderEliminar
  6. Hola darlings, por fin os puedo contestar...

    MARTA, me alegra mucho q te gusten las fotos... seguiremos poniendo más.

    LUX, en el divague q preparo para maniana te cuento más cosas de la Sra Marianna. Pero no saltes pq la respuesta a las marinas no la tengo... sobre el griego (idioma), me fascina... todo adquiere un aire elvado y clásico.. por ej, vas conduciendo y hay un cartel q indica un desvío hacia... METAMORFOSIS. En serio! es un pueblo!!!! (como el chiste.. el búlgaro, fuí y era un idioma!-:))

    CESITA, aceptamos Pensión marianna no para boda griega dle blog, sino como paso preliminar.... a boda ha de ser en uns itio donde haya playa q nos podamos ir a nadar al amanecer.. hay playa tras marianna (maniana veras la foto) pero hay q subir y bajar mucho... como en la boda imagino el dios baco (este era latino no?) hara de las suyas, mejor no escaleras (ya leeras maniana)

    TOMAE, lo de las fotos y las postales no sé si lo has puesto como provocación (aun así entrare al trapo): las fotos son TU manera de ver un lugar, una situación, la vida... así q si una postal la mejora, es q ese fotógrafo fue más listo o creativo q tú. Real pocas postales son arriesgadas... no tienen nada q ver con hacer tus propias fotos. Pero estoy totalm contigo en lo de hacer lo q hacen los locales... en este viaje comprmaos mucha sandia en fruterias, pq estabamos en estudios o apartamentos (cosa q no puedes hacer en hoteles)

    muxus!

    di

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.