24 de julio de 2015

Agárrense al asiento: comienza Mani (P8)



Lo rojo es la Península de Mani
Aunque tenga el diario griego muy dejado, siempre amanezco con la ilusión de escribirlo cuando anochezca (before midnight): me devuelve de alguna manera a esas semanas de hace ya más de dos meses. Con el divague de hoy (y de los siguientes dos días) estoy particularmente emocionada, porque se trata de la península de Mani, el dedito central de Peloponeso sur. Yo pensaba en este viaje que el plato fuerte iba a ser Messinia (el tercer dedito) y no sabía mucho de Mani, aparte de lo que contaba la guía. Sin embargo, nada más empezar a descender por el lado este del dedito nos dimos cuenta que Mani era un lugar muy especial. Lo que más rabia da es que blogger sea tan malo para las fotos. Las voy colgado en un googlefotos y está genial para verlas en mosaico: aquí, sin embargo, queda una hilera con fotos pequeñas que ni de lejos hacen justicia a la enormidad de los siguientes tres días de viaje. Pero aún así lo intentaré: que vayáis a Mani, me refiero. 
Mani comienza con Yithio, en su noreste, donde recordaréis habíamos dormido en en superbásico pero absolutamente encantador Kalypso Studios. El límite noroeste es la fantástica Kardhamily, el pueblo de "Before midnight", pero eso lo contaré en su día, cuando salgamos de Mani. Y por el sur, el famoso Cabo Ténaro (o Mapatán), la entrada mítica al Infierno (cuenta la leyenda que por ella pasó Hércules para secuestrar a Cerberus, el mostruoso perro de tres cabezas). 

Mani tiene muy pocas carreteras, se puede decir que hay un par de paralelas, una por cada costa, porque en el centro es muy montañosa, paisaje seco y salvaje donde los haya. Los ingleses de la Rough Guide, tan monos, la describen como "las highlands escocesas mediterráneas"... Soy muy fan de escocia y de ese verde que hace daño a los ojos, pero el contraste de la aridez rocosa de la montaña y la caída en picado a esas aguas transparentes tan griegas, eso es otra cosa. La experiencia de conducir por estas carreteras (en particular el lado este -también llamada la "sunward coast" vs, la "shadow coast" que es la del otro lado, por razones obvias) con nadie alrededor es única. Y esta orografía tan particular ha sido la que ha dictado lahistoria de Mani: como dice la guía "en ningún sitio en toda Grecia se ve tan cercano su pasado medieval violento" y es que su situación permitió defenderse de los invasores turcos y demás y que aún presumen de que "Mani siempre fue libre". Hoy dicen que por esto, junto con Creta, es una de las zonas más hospitalarias de toda Grecia.

Tras esta intro, volvamos a los Pedalistas. Así que nos despedimos de Ythio por la mañana dándole una ducha al coche con al manguera de la amable Petra. Ese pobre coche, una bola de polvo tras el día que se nos acabó la carretera y nos las vimos con las cabras, daba miedo. Miedo de la multa de la compañía de alquiler, claro: este no es nuestro coche!

Comenzamos a bajar y paramos en una primera playa muy civilizada para el primer chapuzón del día en Skourati.  No quiero andar repitiendo "casi sin gente" porque es una constante en todas las playas de esta zona.. cuando piensas en las playas españolas dan ganas de llorar. Aquí al fondo había un cañaveral que nos hizo de sombrilla mientras nos comíamos esas empanadas que venden en las famosas panaderías griegas. Generalmente suelen ser de espinacas y feta, saladísimas. Digamos que la panadería no es su fuerte: no saben hacer pan (es tan difícil hacer pan? en ningún lugar hemos comido pan crujiente rico) y hacen unas pastas-galletas que bueno, para la desesperación del coche vale, pero cuando piensas en los mostachos o las tortas harinosas o dobladas de los pueblos de Vetusta... El baño, perfecto, eso sí. 
Si pillaran estas fotos las monjas de mi colegio
Seguimos avanzando por la costa bordeando el mar con vistas espectaculares, y paramos en algún otro sitio, pero por alguna casuliad del destino, nos metemos por carreteruchas y acabamos en Alipa. Yo sé que voy a ser la brasa eterna con las fotos de este pueblito de pescadores, pero no puedo evitarlo. Alipa está en una calita perfecta, casi cerrada, de piedras blancas y de aguas de ensueño. Entre los bañistas hay un tipo montando un equipo impresionante de pesca submarina: le intentamos seguir un rato, a su boya, quiero decir, pero se va muy adentro. Nunca vimos si pescó algo- o fue pescado.

Harían pósters tipo "Pescadores de hombres"
Hay una especie de chiringuito que parece el centro neurálgico del lugar, donde hay una mesa llena de rusos? (no localizamos el idioma). En un punto los niños/adolescentes rusos se ponen a darle a un juego de cartas que lleva consigo dar palmadas a la mesa. Muchas. Cuando nos estamos planteando si hay servicios sociales en Rusia, unas chicas griegas que estan ahí hinchando unos flotadores gigantes les dicen "oye, hemos venido aqui a relajarnos". Vivan las griegas! Dejo al Peda y Mini esperando los calamares y la sandía y me voy a hacer fotos por las casas de pescadores. Y alguien va a tener que pagar por eso: vosotros.



O postales para el Domund



Os he dicho que fui cabuyera? Sabía hacer el margarita, el as de guía..

Esta les encantaría, porque invita a la metáfora







He dicho alguna vez que odio a blogguer y sus fotos? Sigamos.

Casas-torre maniotas
Está ya cayendo la tarde y agradecido el divagante que no incluyo otra serie religiosa -esta de atardecer en el mar. El caso es que nos empezamos a encaminar hacia Stavri donde está el hotel donde vamos a dormir, el Castillo Tsitsiris. A ver, negando la mayor: el Tsitsiris no es un castillo, sino una antigua típica "towerhouse" (casa-torre) maniota reformada y glorificada. Las casas-torre son gran parte del encanto de Mani. Debido a la continua amenaza turca, las construcciones se limitaban a dos o tres casitas de piedra alrededor de una torre (véase en imagen). A mi me enamoraron: forman parte del paisaje, en pocos sitios he visto una simbiosis tal, arquitectónicamente hablando. 

Cuando reservamos la noche anterior en el Tsitsiris, el consejo de Booking era "ultima habitación de este tipo! reserve ya!". Cuando llegamos, un hombre triste de unos 70 años nos estaba esperando... nos llevó por el maravilloso jardín-patio central hasta nuestra habitación, rústica al estilo de una celda de convento... y ahi fue cuando Mini soltó la fatídica pregunta:

???ESTAMOS SOLOS EN EL CASTILLO???

*******Continuará*****



Misterio en el castillo

Cena en la playa en Gerolimenas



19 comentarios:

  1. Me muero de la envidia retrospectiva. El año que viene me llevo a las princezaz alli....a bañarnos en bolas en agua transparente.

    ResponderEliminar
  2. Hola. unas fotos preciosas y un destino digno de visitar.- Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  3. Para el próximo viaje....¡¡¡Adóptame....!!!

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Hola darlings, ya sabéis que os llevaría a todos.. mirad, he localizado una casa en semi-ruinas en Limeni (me faltan 2 dias) q vais a alucinar cuando veáis el mar... escalones bajan al agua desde la casa!!! . Yo les he dicho a mis amigos: quiero q compremos esa casa para irnos allí a divagar, jubilar, nadar en bolas... lo q sea.

    Pero un asunto muy importante antes. LUX.

    Lux, tras esta serie de divagues espero q te cures del rollo d ela playita de arena. En las playas de piedras puedes saltar al agua (suele haber rocas de los lados,como en esta, en algunas ponen escalera de piscina para q salgas) y además se ve el fondo, q si es como aquí... buf... también puedes bucear y ver cosas entre las piedras. Y luego, existen unas cosas llamadas CANGREJERAS. Se trata de unas zapatas de goma q te las pones y tan feliz. No hay color: playas de piedras rule!!!

    Entonces, tomemos q estás en terapia LUX. Si algún otro divagante tiene los mismos síntomas de Lux, les reto a q se expongan a la terapia (resto divagues de peloponeso) y a ver si se han curado al final. Si no, tendremos que hacer ya terapia de exposción in situ... vale?

    muxus

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  6. El lunes estaré en Londres, Di. Pero tengo la agenda más apretada que la cartera de un soriano...

    ResponderEliminar
  7. Quiero que compremos esa casa. Vamos, eso, o alquilar algo en Mani y retirarme allí, con un ordenador con conexión y 2.000 libros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que no se te olvide la libreta que nos regalaron.
      Igual es lo más divertido de todo, NaN.
      ...
      Aunque para divertido se me ocurre arreglar la casa entre todos con nuestras propias manos.
      ¡Lux!,¡ vete haciendo el mortero !
      NaN ! ¡Esos ladrillos que nos quedamos parados!
      Ire ! Vete preparando las muestras de pintura, que esta tarde votamos !
      Di ! ¡ Esos planos de la distribución, que vemos enflechados!
      Cesita ! ¡Localiza dónde podemos comprar las tejas viejas, que nos pillan las aguas !
      ¡ Molinos ! ¡Echame una mano con el andamio, que no llegamos !
      ¡ Tomae ! ¡ Habla con el alcalde a ver si nos perdona la licencia de obras !
      ...
      ¡ Las siete !
      ¡ Toda la peña a la playa, a quitarse el polvo de la obra en el mar !
      ...
      ¡ Os lo imaginais !

      Yo sí.

      Eliminar
    2. ¡Ojalá! Me pido los mosaicos de piedrecitas de la playa...

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  8. Solución : arquitectura textil, que es muy ecológica y a los griegos les gustará.

    Veamos, nos hacen falta cuerdas de cáñamo, de los nudos se encarga Di.
    Anclajes para las cuerdas, troncos enterrados entre los pedruscos ( Lux, te ha tocado la tarea, tranquilo, al cabo de dos años de andar entre grava, uno se acostumbra ).
    Para cubrirnos del sol, lienzos de tela ( Ire, no insistas, el lino tiene mejor caída, pero se nos sale de presupuesto ).
    Vamos, todos juntos, hay que atirantar bien los cabos.
    Y una..., y dos..., y tres.., ¡ ahora !
    ...
    Bien, ya lo tenemos.
    Esto empieza a funcionar.
    ...
    ¡ Todo el mundo en bolas al agua !
    Nada de miradas sesgadas, que ya somos mayorcitos !
    ...
    ¡ a bucear !
    El primero que encuentre un ánfora, ¡ ovación cerrada !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero el suelo sigue haciendo falta...

      Eliminar
    2. Cierto, Cesita.
      Veamos.
      El marido de la panadera hace baldosas de barro cocido (por cierto, lo cuece junto al pan), así que va a ser que te vas a encargar tú de entablar contacto con los dos.
      Así me gusta, que se aborden las cuestiones esenciales desde un principio.
      ...
      Esto marcha viento en popa.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  9. .. me hacéis reir ... por cierto lo de las cangrejeras y las bolas, ay Lux, es cómo eres.. a verm en bolas una se queda una vez ene l agua, q se pone el bikini de gorro, así tu dolor estético ya no es tal. Tb se puden dejar en la roca donde cubre una vez q te has posicionado... en fin, q de esto habra un cursillo ada más legar a Limeni.

    Que por cierto, todos: NaN, Driver, CEsuchi, Ire (estás aqui el lunes!.. yo en madrij a fin de octubre..).. os habéis ya animado, o sea, FIRMADO para el tema LIMENI. MIrad, hay q esperar creo q 2 divagues y enotnces ya cuelgo uno en el q nos centremos solo en La Casa y Los Gremios q necesitamos. Igual me salto un par de días pq os veo ansiosos por empezar ya las obras.

    Os manod un abrazo, Mini esta en una "sleepover" e igual nos vamos a ver "The martian" la de Ridley Scott, pero estoy perezosa ....

    muxussss

    di

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Pues sí, ahí le has dado Lux, en mitad de toda la mitad ( osea, en la zona mollar del tema griego ).
    Analicemos el tema de forma fría y consistente.
    ¿Qué sentido tiene ir a Grecia, comprar una casa, rehabilitarla a manubrio, romperse los pinrreles entre guijarros y gravas, subir y bajar las empinadas cuestas interminables e inflarse a yogur cremoso durante el resto de tu existencia ?
    Sirenas y Dioses, así de sencillo.
    ...
    Ya me imagino en el agua ( no explico si vestido o desnúo, por simple y puritano pudor ), con unas gafas de bucear, sumergiéndome a pulmón bravío, pescando meros para la cena comunitaria, embelesado entre azules, turquesas y rayos solares de infinita belleza, sintiéndome uno con la naturaleza, la Creación y mi escuálido Plan de Pensiones, cuando de repente...
    Surge de las profundidades una preciosa sirena griega, que lógicamente habla en griego antiguo ( circunstancia que evita que me cosque de algo ), con unas formas más que armónicas ( sugiero una mezcla entre camarera romana y estoica troyana ), cuya simple contemplación me produce un plácido estado de inmensa felicidad clásica, una suerte de éxtasis mediterràneo mezclado con un fuerte subidón de bilirrubina.
    ...
    La gloria, en dos palabras.

    ResponderEliminar
  12. A ver, que me borren del proyecto. Quiero una casa griega hecha por griegos hace 50, 100 o 150 años. Y no pienso transportar arena. Los giregos SÍ saben construir.

    La última peli de Aranoa está basada en una novela de Paula Farias, gran amiga mía desde hace siglos y MSF durante 14 años. Hasta que se quedó preñada de su compañero Petros, un "me encargo de todo" de MSF. LA novela es un homenaje a Petros, el personaje que interpreta Benicio del Toro.

    (Íbamos por lo de "los griegos sí saben construir) Pues bien, Petros compró un terreno estupendo en su isla-pueblo. Y para allá que se fueron 3 meses para la construcción. Peimera sorpresa: Paula siempre le había dicho que le gustaría tener 2 casas, para que en los días en que estuvieran enfadados oudieran vivir cada uno en una. Una vez allí, aparecen los planos y ¡alehop!, lo que van a construir son dos casas (como las de Frida y Diego Rivera).

    Segunda sorpresa: aparecen 70 u 80 amigos y familiares del pueblo, que son los que se van a encargar de construirlas piedra sobre piedra.

    Tercera sorpresa: hacen una especie de campamento y se dedican a cocinar y beber ozu hasta caer al suelo. Paula se exaspera: pasan un días, dos, tres y cuatro... y eso es un campamento de borrachos y devoradores de comida... todo pagado con el dinero de Paulita y Petros, que le dice "tranquilita", luego trabajarán meses, sin cobrar ni un dracma.

    Y así fue. A partir del 5º día, se ponen todos a trabajar (el que tiene tareas en el publo, va a hacerlas y regresa). Y meses después, ¡ahí están las dos casas, construidas como llevaban siglos construyéndolas.

    Quiero una casa de esas, ya construida. Si hay que construirlas, me apunto a los 4 primeros días. Me voy. Regreso cuando la casa esté ya construida y habitable.

    Si creéis que voy a llevar carretadas de arena, a arrastrar pedrolos, etc. ¡estáis como las maracas de machín! (más locos que un griego loco, como Petros).

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.