18 de octubre de 2015

Qué estará haciendo Mini?

Desde el verano, mi vida de día y la nocturna están desincronizadas: y eso no me gusta. Hay una vida en la que cosas pasan y otra, en las que cosas se procesan. Esta última es para mí el blog: una especie de diario adolescente donde unos pocos tienen la amabilidad de comentar-cosas sin relación, también hay que decirlo (love you! divagantes). Como he escrito muchas veces, las razón de ser de este "diario" es loquesea que me dé ese día (por ej, hoy, día altruista: la necesidad de compartir ese libro, peli, foto, lugar que he visto... en definitiva, con lo que antes braseaba a mis amigos, que están todos como locos de agradecidos al Mr. Blogger), pero me doy cuenta que a veces, las razones van cambiando. Por ejemplo: alguna vez, cuando blogger dice "quizás también te interesaría", lo admito, me sorprendo porque es algo que había olvidado totalmente. A veces son anécdotas de Mini y en ese caso siempre pienso... menos mal que lo he escrito en el blog. A veces veo el blog como una serie de cartas para ella: a mí me gustaría saber lo que pensaba mi madre o la Yaya de la vida cuando yo estaba creciendo. 

... dijo Mini

Pero divago: hablaba de falta de sincronización, porque tengo demasiadas cosas que contar/compartir, y no me da la noche para escribirlo. Recuerdo aquella vez que me dió un ataque de bloqueo ("Writer's block"): fue muy mal porque no es que no hubiera vida de día, es que nada me parecía digno, nuevo, y que pudiera interesar a nadie (si me aburría a mí misma, que queda?). Eso causa una especie de angustia que si se da en la vida en general, lo que llamamos anhedonia, debe de ser terrible. Luego ha habido épocas en las que no he escrito durante unas semanas porque algún evento personal (cómo olvidar, con poquitos meses de blog, la apendicitis con rondada doble mortal que casi se me lleva a mí y a mi parte de blog por delante), o profesional ("trabajos forzados", como ahora) me lo han impedido. Y luego está lo de ahora, que tengo tantos libros, pelis, ideas, visitas y música que quiero colgar, que me agobia. Por no hablar de Peloponeso, que os tengo a mitad de la gloriosa Mani. 

Uno de los múltiples divagues que tengo empezados, ha pedido paso con decisión y se ha postulado fuerte en lo de "termíname, darling". Y es que ayer Mini se fue a Vetusta para pasar sus dos semanas de half-term con los abuelos, y el Peda y la que firma pasamos de nuevo a ser los únicos flatmates ("compañeros de piso"). Y por supuesto nos han dado flashbacks del verano, cuando Mini pasó allí veinte días, y de ahí que haya desempolvado aquel divague nunca publicado:


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

La vida de verano en Londiium sin hija es extraña. A veces cuando salgo del trabajo, "se me escapa Wolfy por las calles que van al cole, que se quiere ir a buscarte", le digo luego por teléfono,

Desde que dejé a Mini en Vetustilla con mis padres, no paro de pensar qué estará haciendo y que este será "un verano mini-iniciático". Porque esta es la primera vez en su vida que ha podido ir sola por la calle. En Vetustilla-pueblo de tres calles y pocos más habitantes en invierno, en verano se llena de veraneantes, y niños. Tiene piscina, columpios, moras que comerse directamente de la zarza y una bici que le han dejado. Y por la noche, ahí viene lo mejor: después de cenar (ya tardísimo, en Vetustilla en verano se cena a las diez!), aún se baja con su abuela a la plaza armada de una literna porque toda la chiquillería juegan a.. "polis y cacos, mummy". Se van en grupitos por todo el pueblo -con límites, claro, no pasar del empedrado hacia el principio del pueblo ni del abrevador hacia las huertas, y por supuesto no se va por el camino del río, pero esta OK por el callejón de San Pedro y subir la torre (sí, de ahí el "Vetustilla de la Torre"). Buf, la torre esta en lo alto del pueblo y es de los mejores lugares para mirar las estrellas del mundo-por lo menos de mi mundo porque igual aquí es donde las descubrí. Igual algún día le contaré a Mini que, una noche, bajo los arcos entonces derruídos de la estilizada torre besé por primera vez a un chico que, afortunadamente, no me hizo reir tanto como su aitá, y por eso no llegó a más. Algún día le contaré a Mini que lo más importante en tu chico es que te haga reír, y tú a él.

Tras los salvajes días de Vetustilla Mini pasó a Donosti con los aitonas, y allí se encuentra. Hacemos skype y nos cuenta de sus enfados con Paula, de la piscina de las otras amigas en la que se tira a gusto "porque cubre, la de Vetustilla casi no cubría" (por supuesto, cubría entera, solo que no era de 2 ms de profundidad), de la bici que han alquilado los aitonas, "porque al año que viene ya no valdría... sabes, podríamos vender la de Londres que me va pequenia, y con el dinero que saquemos comprar otra", de la cantidad de peces que vio en un programa de la tele y que luego los ha visto en la pescadería "con la cabeza cortada, mummy, qué horror, pero luego me ha puesto merluza la amona y me ha dado mucha pena pero me la he comido porque tenía mucha  hambre y estaba muy buena!"

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~ 

Volviendo a tiempo real, Octubre, la vida en Londinium sin Mini sigue siendo extraña: con quién discutir que vamos a una exposición o al centro, "noooo mummmy, qué rollo". Con quién luchar para que se coma las vainas.  Con quién batallar para que pida permiso antes de conectar el ordenador...

Ayer la fuimos a acompañar al tren del aeropuerto (antes de que nadie marque el teléfono de Servicios Sociales: Mini fue con un amigo que iba también para allá, gracias A.!), y en el último momento, se agarró al cuello de su padre y se puso a llorar "noooo, noooo quiero ir" (yo la entiendo: es Vetusta). Se nos partió el corazón... al poco rato los llamamos al tren, una dos y a la tercera ya se estaba riendo.  Desde entonces, no hemos parado de hacer cosas (de esas que os quiero contar!), pero todo el rato nos preguntamos aquello de ...


QUE ESTARÁ HACIENDO MINI?

... como Los Gandules se preguntan, en su hit "Cosas que hacer en Islandia", que estará haciendo Björk? Es una canción infalible para cuando os preguntéis por dónde andará ese ser querido... si es un hij@ con abuela española la respuesta suele ser, "estará comiendo churros/torrijas/helado/algodóndeferia/añadasegúnsucomunidadautónoma".

Este speedivague para los todos los que os estéis preguntando aquello de... qué estará haciendo Di? :)
 

11 comentarios:

  1. Te comunico que Lux y NáN, ( yo de momento solo soy un becario), regentan una moderna empresa de detectives que dan respuesta en tiempo real a cuantas cuestiones se derivan de dónde, cómo, cuanto y qué, hace quién en dónde.
    Les transmito tu pregunta-título de post a ellos, pues su experiencia en estas lides es de sobra conocida.
    Yo me marcho a por los cafés, obligación de todo becario con máster y tres idiomas.
    La sospecha de que estos dos me ningunean, crece de forma exponencial.

    ResponderEliminar
  2. Por más que intento no consigo recordar si cuando se fueron alguna vez con esa edad a algún sitio unos días pensaba que que harían. Ni tan siquiera de más mayorcitos uno en África y la otra en América tengo conciencia de pensarlo. Debe ser mi ego que no quiere pensar más allá. Sólo cuando la nena se fue definitivamente de casa me dio por tararear durante unos días el"que va a ser de ti lejos de casa", cosa que no hice cuando se fue el nene.
    Deben ser reminiscencias de la desigualdad de géneros aunque puedo asegurar que en casa la igualdad de género se respeta escrupulosamente.

    ResponderEliminar
  3. A mi me pasa como a Jota, cuando no están conmigo jamás pienso qué estarán haciendo. Siempre pienso que estarán bien, contentas y felices y que me lo contarán a la vuelta. Está claro que soy más despegada que vosotros.

    ResponderEliminar
  4. El Sr Snoid y yo, en las escasísimas ocasiones en que los enanos tienen a bien abandonar este hogar cristiano...¡no damos crédito a tanta buena suerte! La verdad es que no nos da tiempo de pensar en qué estarán haciendo ellos ocupados como estamos de lo que estamos haciendo nosotros...

    ResponderEliminar
  5. Por alusiones: en las primeras 24 horas (si es posible, 48) procuro que cualquier comentario mís esté directamente relacionado con la pr hasta el tercer día.

    opuesta del blog. Divago sobre el divague. Pasado ese tiempo, doy el salto al desmadre. De ahí que muchas veces no comente antes del tercer día.

    ResponderEliminar
  6. hola darlings... no quiero dar la impresion tampoco de q soy una de esas madres rollazo, mo y cesuchi, (recuerdo cuando volvi de baja maternal q pensaba q iba a estar todo el dia pensando en ella, y de repente, el trabajo te atrapa tanto q de repente, mi mente hacia "pling!" si tengo una mini...)... pero dejarla llorando me da mucha pena. Ya sé q luego se le pasa, se racionaliza, y q disfrutar de la familia extensa en una gozada y todo eso. Pero es irracional, y lo q nunca me pasa, q es preocuparme por la seguridad de un vuelo.. me paso el sábado.

    Y el finde me lo pasé rebién (que diria mi junior actual, bonaerense), os lo cuento cunaod pueda.

    DRiver: me temo q la agencia se les va ir a la porra, hoy existe whatsapp. Tenia uno al levantarme desde el movil d emi padre con una foto d eun diente, y el siguiente comentario: "mummy seme a caido un diente a las 730"

    Jota, esa canción de Serrat me la grabó un noviete en una cinta de TDK.. me da cierta tristeza...sobretodo ahora de madre...

    nan, lo sé... a veces voy de conia, tu me entiendes...

    muxus

    di


    ResponderEliminar
  7. Haciendo un esfuerzo sobrehumano me circunscribiré al tema de hoy, y responderé a la pregunta.¿ qué está haciendo ahora Mini?
    Y ya puestos, iré al grano.
    Mini está turuleando.
    ¿Y eso qué es? (esperaba la pregunta).
    Pues bien, así como los adultos divagamos, los enanos turulean.(no lo busquéis ni como verbo, ni como adjetivo, pues me lo acabo de inventar).
    Turulear :dícese de la acción o efecto de divagar en un tono primario, desde la más tierna infancia, con todo el empuje y la frescura característica de un ser animado por la curiosidad al descubrir el mundo.
    Ejemplo explicativo: un adulto dibuja una puerta y lo primero que hace es dibujar un rectángulo. Un enano turulea la puerta, de tal suerte que le da la primera forma que le viene a la mente, por varios motivos:
    1 Las puertas redondas son más divertidas, ya que carecen de esquinas fastidiosas.
    2 Soy yo quien dibuja la puerta, así que decido si forma, ¡ hala !
    3 Por una puerta redonda pasan mejor los enanitos.
    4 Sí, ya lo sé, en realidad las puertas son rectangulares, pero con la edad que tengo debo pintar las puertas redondas, ya que son muy divertidas de pintar y de mirar.

    Turuleante: dícese del individuo que turulea, con alegría y divertimento supino.

    Turullo: resultado desigual causado por una acción turuleante.

    Expresiones: " Me voy a casa de Peter a turulear"
    "Está un poco triste, porque hace mucho que no turulea"
    "Mi abuelita es una experta en turuleos varios, aunque en su tiempo se empleaban otras palabras".
    "Lo tengo muy claro, en mi vida el turuleo va a ser una afición fija".
    ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magnífica propuesta, Driver. Y muy bien argumentada. Yo, de ti, elevaba a la RAE. Para animarte recordaré que ya admitieron, y no es broma, Almóndiga. Modestamente, yo lo conseguí con Asín. Asín que ¡quién dijo miedo!

      Eliminar
  8. Entre humillar públicamente al hijo, antes de se suba al autobús, repeinándole el flequillo con precisos movimientos de dedos tipo Llongueras-Krueger auxiliados con discretos escupitajitos, y pasar de la criatura más que la O´Hara del hambre digo yo que habrá un punto intermedio…

    ¿Cuál es mi punto?

    Podría decir que nunca pienso en qué estarán haciendo. Pero mentiría. Sí, lo pienso, aunque rara vez acierto (ellos son asín). Y, además, también me acuerdo de ellos cuando veo, oigo, como, o lo que sea, algo que sé que a ellos les gustaría. Sí, lo admito, los echo mucho de menos.

    —Tranquilo, tranquilo. Respira hondo. ¿Quieres compartir con nosotros algo más, padre posesivo de mierda, ruina futura de tus hijos?

    —Caramba, a mí no me fue tan mal. Pero, no, nada, eso… Que me llamo Luxindex, y… ¡soy padre plasta! (sollozos).

    —¡¡Bienvenido, Luxindex!! (coro de voces).

    ResponderEliminar
  9. Tengo a mi pequeñín por las francias de garbeo de su pijicole por una semana (que se diria en mañinglis), ni un dia pienso qué hara.
    Sin embargo este verano a mi preadolescente le dejamos prorrogar hasta las doce... y cuando volvia con la cara iluminada me imaginaba cien historias mias de aquellos veranos del 82.
    Y le tenia una sana envidia.

    ResponderEliminar
  10. Seré sincero: mi hijo no me interesó lo más mínimo hasta que, con botas Dr. Martens (rojas, por supuesto) se iba a ver pelis en versión original y después a pasar la noche hasta llegar a casa de madrugá, o media mañana, con una cogorza del 15 y una conversación divertidísima. Desde entonces es el héroe que suple las heroicidades que hace siglos que yo no puedo hacer.

    (Seguro que a esto los psiquiatras le han puesto un nombre).

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.