23 de enero de 2015

Vamos a echar de menos hacer tu trabajo por ti

Cuando una empieza en mi oficio, se pasa un montón de anios como en karate: cambiando cinturones, pasito a pasito. Se está bajo supervisión, en cierto modo protegida, y si hay alguna duda o marrón extremo, siempre está tu jefe para llorarle, y que te de La Respuesta. A veces, obviamente, no hay respuestas: la admisión o no de esta máxima dice mucho-pero esto daría para otro divague. Cuando una ya se hace con el cinturón negro, y te conviertes en La Puta Ama es un momento de pánico. Pero hay un personaje de gran importancia: el colega del servicio que lleva ya unos años. Este puede ser tu Luz y Guía, o tu pesadilla.


A mi pesadilla la llamaremos Mostacho Klimt. El lector ya ve su cara, gracias a la primera parte de su nombre, pero está confuso por su apellido. Ahí va, y salténse el párrafo si son sensibles: Mostacho Klimt va de hombre de mundo y cultivado, y por ello luce cortabas "artíticas". Por ejemplo, el cuadro del beso de Klimt. En serio. No le da para ponerse este "Danae", también conocido como "orgasmo" (por lo menos en mi casa, y que las doctoras que tiene el divlog nos desmientan).

Y no, no nos producían orgasmos sus chapas en al reunión del equipo. La gente está ocupada y no quiere un bigote arriba y abajo arengando sobre nada. Lo peor, en petit comité cuando, con los ojos cerrados ("intensista" test: tick), nos ilustraba sobre política: Mostacho era de izquierdas! Ah! su región de origen, allá en su país, tan revolucionaria. 

Claro, y yo me liaba porque no es tal vez uno de los valores de la izquierda la justicia? Y la he puesto en minúscula a idea, no solo hablo de la Gran Justicia, sino de aquella del día a día: porque decir que "tienes tu diario lleno" durante las próximas tres semanas, luego no puedes hacer una emergencia no parece muy justo... cuando, pese a no abrir su diario ni a las secretarias, todo el mundo sabía que ese no era el caso. Y quién tenía que hacer la emergencia? Bingo! :)

Mostacho Klimt, cuando no hablaba él, se dormía en las reuniones. Tendría una enfermedad del sueño, o era la barriga? Ahí lo dejo. Lo que aún llama la atención es que con el colorido de sus camisas en pleno tórax, atravesadas por el halo de fuego de la fase dorada de Klimt, se lograra dormir... el resto del equipo: imposible. Salías con los ojos así pequenitos y dolor de cabeza.

Como buen pesado, continuamente quería organizar "cenas de colegas" de las que era muy dificil escapar. Eramos unos cinco o seis en aquella zona, y hasta que no nos poníamos todos de acuerdo con una fecha, no soltaba el hueso. Eran un auténtico tostón, particularmente si te tocaba enfrente. Sí, también se dormía en las cenas. Y con un vaso de vino, los ratos de la vigilia aún eran más prolijos.

Afortunadamente, solo tuve que trabajar con él unos tres años. Entonces fui abducida por el equipo donde estoy ahora, y mis contactos con MosKlimt se limitaron mucho. Aún así,  un día tuvimos un enfrentamiento en el que decidí, para qué más diplomacia, ya no trabajo con este idiota. Y a partir de ahí básicamente terminó nuestra ya escasa relación. 

Ahora se va. Nadie sabe el porqué, no consta que ningún magnate del petróleo le haya ofrecido un puesto que no pueda rechazar [le pasa como a Ignatius Reilly -esta frase es suya pero querría que fuera mía]. Total que, pese a ser odiado, los ingleses son tan lovelies que le están organizando un libro con anécdotas, firmas y demás. Yo había pensado envíar la postal que adjunto, pero en su lugar, contaré a los divagantes su mejor anécdota, la que más juego me ha dado en cenas, quedadas y reuniones. 

"Todos vamos a echar realmente de menos hacer tu trabajo por ti"

LA ULTIMA CENA
Mostacho K. llevaba varias semanas dando la brasa con una nueva "cena de colegas", y había descubrierto un maravilloso restaurante libanés, Fairuz, en pleno Marylebone. Como ternerita al matadero, ahí me encaminé, pensando "esta es la última". 

Cuando llegué estaban en la primera planta: una sala pequenia, con una mesa alargada donde estábamos nosotros. Además de los seis colegas, había un pobre estudiante que rotaba por el equipo al que invitó, "the more the merrier". Así son los sin-amigos. Sospechosamente, las otras dos mesas, menores, estaban sin nada encima y con la sillas inclinadas, sugiriendo que allí nadie iba a subir. 

Cenamos, bueno, a ver, comida libanesa. Está bien, pero al final es básicamente mezze, platitos en el centro para compartir. Que a mí ya me va bien, me gustan las tapas y ese rollo. Pero vamos, que al final mucha oliva, mucha pita para untar en humus, feta con tomate, ese rollo. 

Pero entonces, ah, la Dolorosa. Pedimos la cuenta y.... cuánto marcaba la bill? Piensen, venga, una cifra, así, al aire... venga. Somos 7, restaurante libanés, Central Londinium.

£730.
SETECIENTAS TREINTA LIBRAS ESTERLINAS. 

Carraspeo. Perdone, debe haber un error. Suben los camareros: no error. Que suba el encargado: no error. Pero, oiga, esto es un abuso. Llamen al dueño por teléfono.

El encargado explica: es que han reservado la parte de arriba completa para una "función privada". La comida, para 10 personas, eran £500... el resto bebida y tal. Sí, estaban siete, pero podían haber traído tres más.Es que con la "función privada" dejamos de ganar dinero porque esas mesas quedan vacías y...

Pero, cómo que hemos reservado esta planta para "función privada", pero qué tontería es esta? Pero si se está mejor con gente que no con sillas inclinadas??

Como alguien diga el sintagma "función privada" una sola vez más, gritaré. 

Quién reservó? Quién pidió una "función privada"? (arghhhh) Quién es un imbécil?

Exacto. 

Llegué a casa DRAGÓN. Sin dar crédito... te gastas ese dinero con tu novio, tu amigo, quien quieras, en un restaurante francés... pero untando pita!!!! El Peda aún se está riendo. Y su frase: "Tranquila, vas a amortizar esta historia" (... y aún no la había contado en  el divlog). Pero, ja! vaya que la he amortizado... Desde entonces nadie volvió nunca a sugerir una "cena de colegas".

Bye bye Baby Mostacho... a buscar nuevos colegas a otra parte.

8 comentarios:

  1. Que fuerte lo de la cena... No hay nada peor que un idiota motivado. Se debía creer que era la pera lo de tener el restaurante reservado para él. Claro que a escote no hay nada caro. jajajaja.

    Lo de la ternerita me ha llegado, que lo sepas.

    Te has quedado sin colega de servicio? Te ponen a otro? Te has convertido en el puto amo del chiringuito? Profundiza.

    ResponderEliminar
  2. Jobar...qué encerrona, guapa. Pero el Peda es sabio, o sea que sabió darle la vuelta.
    Imagínate a mostracho chorreando sopa de fideos por el ídem...no sé. Yo me curraba una buena revancha.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Joé, muchacha, me he levantado temprano porque tengo un montón de cosas en las que trabajar (no tengo agenda, pero en mi cabeza se encienden luces que iluminan todo lo que tengo que hacer, a lo que me he comprometido) y un post así me desarma, es como una patada en los huevos de mi agenda mental: ¡todos los proyectos a tomar viento! Lo que cuentas de Mostacho y de la subida paso a paso en el trabajo, para hacer cosas interesantes y hacerlas bien, teniendo que encontrarte con imbéciles prepotentes que son como mares de resaca que no te dejan volver a la orilla... O sea, lo que cuentas, apaga todas las luces indicadoras de lo que tengo que hacer.

    Quizá el Peda tenga razón y, esta historia te permita amortizar las ciento y pico libras de cenar unas olivas y queso feta con tomate. Pero creo que no podrás amortizar esa horas horribles durante la cena ni las del pasado, durante las reuniones en que Mostacho, el Gran Dispensador de Marrones para que otros hicierais sus trabajos, mientras él se hacía el importante... esas horas inescapables que nos dejan en el ánimo una caspa de amargura.

    No volver a verle más es el Gran Premio. Pero... ¿por qué siempre hay puestos de relevancia ocupados por un imbécil? Solo se me ocurre que es una prueba de la existencia de un dios bromista. Uno de esos bromistas que maldita la gracia que tienen.

    Hala, ya me has estropeado el principio de este hermoso sábado de trabajo en el que las páginas se iban a acumular, magníficas, en distintos documentos de Word. La cabeza se me ha llenado de ira, de odio a Mostacho, al que no he conocido. También a los Mostachos que sí he conocido en la vida y están apareciendo en mi memoria para saludarme y recordarme que existieron.

    Esto no hay musulmán ni cristiano que lo amortice. Me visto y me voy a la calle a tomar un café con porras. (Solo el exilio debido a la persecución política me llevaría a vivir en un país en el que no existan las porras).

    ResponderEliminar
  5. Vaya morro el Mostacho este. No contento con trepar, en la escala de jefes, hasta lo más alto, invita sin invitar, o sea, te dice ven y lo pagas todo. Menudo ejemplar. Pero lo de las corbatas de Klimt es de un intenso que .... Dan ganas de ponerse de acuerdo todo el equipo y aparecer todos a una con El grito en la corbata (o en un pin, berdin da), a ver si se da por aludido.
    Aunque si Lux lo acoge en su seno, lo mismo le da la vuelta y lo convierte a una nueva fe.
    Al tiempo.

    ResponderEliminar
  6. Esto es de vital importancia, Di: ¿Cómo conseguisteis que se largara? ¡Comparte ese secreto y la Humanidad Toda estará en deuda contigo!

    ResponderEliminar
  7. Primero Nán yo estoy como tu, no tengo agenda pero tengo la cabeza llena de luces que dicen "escribir esto", "ver aquello", "leer"...y me agobio.

    Lo mejor "750 libras por untar pita" me descojono. Eso sí, el del restaurante libanés es un puto crack, las pitas deben costar 0,50 la unidad como mucho y seguro que eran de supermercado.

    ¿De dónde es Mostacho? ¿No será familiar del dueño del restaurante libanés?

    A mi las corbatas con mensaje me perturban mucho...las camisetas me molan pero las corbatas se me quedan como cortas, me surgen mil preguntas sobre el portador.

    ResponderEliminar
  8. jei lovelies, qué gran díá soleado en Londinium!!! Las calles me esperan... así q breve

    DIVA, di-chosos los ojos! Sí, la ternerita fue a ver si salías de tu escondrijo...:) A ver, no has pasado la lectura en diagonal: yo hace casi 5 anios q no trabajaba con él, me "rescataron"
    donde estoy ahora.. me dijeorn, "te vienes a hacer un secondment un anio?" Y ya me quedé... así q no teníamso ya contacto, salvo muy de cuando en cuando en alguna macroreunión etc.

    IRE, aquí se llama "positive reframing" o "cada nube tiene una línea plateada"... la verdad es q nos hemos reío con la historia (sobre todo DE él, lo cual no está muy bien... pero se lo ha ganado a pulso)

    Y sí, LUX, es MOstacho K, tu amigo.. a ver, por eso no le mandé a la porra antes, porque sé, q , aparte de lo de AMancio P, tú yo yo nos llevamso bien... pero al final, mira... cosas q pasan...

    Hablando de imbécil, NáN, otra anécdota... MOstacho siempre estaba en conferencias internacionales y bla bla. Le gsuatab mucho tmabién dar chapas (digo charlas), y su "truco" era "decir la apalabra SEXO en los 3 primeros minutos".... así la gente piensa q eres cool y ya atienden.. zzzzz

    MARISA: "EL GRITO" , qué grande!!!!!! Pero pero pero.. sabes q creo q la tenía? ahora igual me está traicionando la memoria, pero me suena mucho...

    Yo no he tenido nada q ver CESITA, y nadie sabe las razones.... es misterioso.

    MO, es q tengo razón: una cena bien y con sus amigos y bueeeeeeeno... (personalm me sigue pareciendo excesivo, en mi categoría de gastos esa pasta en cenar), pero es q encima ocn platos a compartir era "la lucha por la vida", o sea, si te concentras en hablar y mirar a la gente, no estás a sacarme olivas y feta, y de repente, eres penalizada por ser social y no un ogro... yo no salí precisam llena..

    Feliz sábado, me alegro de haber creado un clubd de antifans de MOstacho! :) HA HA HA

    Maléfica.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.