28 de enero de 2015

"Vessel", un documental feminista

En 2004, cuando los Pedalistas andaban por Argentina, vieron un cartel que anunciaba una conferencia de "Women on Waves" (Mujeres sobre las olas) y acabaron conociendo, de primera mano, este proyecto. 

Allí, en Buenos Aires estaba dando la charla la fundadora, Rebeca Gomperts. Rebeca es una médica holandesa  que tras graduarse se embarcó en el Rainbow Warrier the Greenpeace. En las costas de ciertos países (particularmente lationamericanos) conoció a muchas mujeres que habían sufrido el no poder decidir sobre sus embarazos, o habían tenido que terminarlos arriesgando su vida. Así surgió la idea del barco del aborto, que en distintas campanias ha ofrecido interrupciones de embarazos hasta las 6 semanas de una manera segura. Por esta labor han ganado un montón de premios, y los más importante, han contribuído a que muchas mujeres puedan elegir y sigan adelante con sus vidas. 

El barco visitó Espania en 2008, y en el 2010 se amplió la ley. Afortunadamente, el engendro del ley Gallardón fue abortado y no tendrán, esperemos, que visitarnos más.

Ahora han hecho un documental, "Vessel", que hay que ver. Mientras tanto, aquí va el tráiler...


Vessel Trailer from Diana Whitten on Vimeo.

8 comentarios:

  1. Lo apunto.

    Mira lo que he encontrado hoy. Un documental sobre los asaltos sexuales en las universidades americanas y como se ocultan.

    http://www.thehuntinggroundfilm.com/

    ResponderEliminar
  2. Fantástico el documental. E impresionante el de Molinos.

    Creemos que casi todo está conseguido, pero es falso. Casi todo está por hacer.

    Todo es triste y sucio. Cada mes que pasa, más triste y sucio.

    ResponderEliminar
  3. Respecto al tema que propones, Di, tengo que decir que me alegra y entristece a partes iguales. El aborto siempre es triste cuando lo miras cara a cara; pero es terrible, totalitarista y de patanes que en ocasiones no son más que psicópatas, el prohibirlo.

    Sin embargo, en estas tierras lo que echo de menos es un trato más respetuoso a la sexualidad de las chicas jóvenes que están expuestas a tantos mensajes en el que se les hace ver que si no son atractivas y activas, no son.
    También echo mucho de menos que las mujeres sepamos muchas más cosas sobre nuestro cuerpo, que sepamos como cuidarlo si la idea es retrasar la maternidad (esto es que no se la ha ocurrido a nadie?. es que todo tiene que ser o todo o nada?, es que no se puede hablar de una eugenesia como una buena preparacion para la concepcion, y solo existe lo que hicieron los nazis?...somos imbéciles, y las mujeres que nos las tragamos dobladas, más).

    ResponderEliminar
  4. Joder, no hago más que encontrar vídeos.

    Este me ha dejado del revés y con los pelos de punta. Contra la violencia doméstica.

    https://www.youtube.com/watch?v=rTJT3fVv1vU

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque, obviamente, el audio de este anuncio no es el original y el domicilio está inventado, el contenido de la llamada telefónica es real, se produjo hace unos diez años y fue noticia entonces.

      —911, operador del 911 [en realidad no dijo «911, operador del 911» sino «911, le habla Keith Weisinger»], ¿Dónde es la emergencia?
      —127 Bremier (?) [no entiendo bien el nombre, pero en la noticia escribieron el ficticio de «Main St.»].
      —Bien, ¿qué ocurre?
      —Quiero encargar una pizza a domicilio.
      —Señora, usted ha llamado al 911. Éste es el número de emergencias.
      —Sí, lo sé. Quiero una grande, la mitad con salchicha picante y la otra mitad con champiñones [«y pimientos», en la noticia de entonces. Parece una precisión o detalle tonto pero a mi parecer indica la bendita sangre fría que tuvo la mujer al ordenar con precisión la pizza tal y como le gustaba a la bestia que repetidamente le agredía bajo el techo común].
      —Hm… Perdone, ¿sabe que ha llamado al 911? Éste es el número de emergencias.
      —Sí, lo sé. ¿Cuánto tardarán?
      —Entiendo, señora. ¿Ocurre algo allí? ¿Tiene una emergencia o no?
      —Sí.
      —Y no puede hablar de eso porque…
      —Eso es, eso es.
      —Entiendo. ¿Hay alguien más en la habitación con usted? Conteste sólo o no.
      —Sí (suspira con controlada ansiedad).
      —Bien, hm…Hay un policía a una milla de su domicilio. ¿Guardan alguna arma en su casa?
      —No.
      —¿Puede mantenerse al teléfono conmigo?
      —No. Venga, hasta ahora, gracias.


      La historia terminó bien. Terminó bien en el sentido de que gracias al temple e inteligencia de la chica el policía llegó a tiempo de detener al borracho y maltratador (con, como ya hemos dicho, antecedentes por el mismo motivo) de su “novio” antes de que la situación fuese mortal, aunque aquel día (de ahí la llamada al 911) ya le había dado una (una más) paliza.

      Eliminar
  5. Lux, no se me habia ocurrido traducirlo. Es obvio que no es un domicilio real, el valor viene de la conversación y que aunque fuera hace 10 años lo tremendo es que seguimos exactamente igual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo, Molinos. Si he glosado tu comentario ha sido por si alguien pensaba que era sólo un anuncio, un invento.

      Eliminar
  6. Genial el vídeo, y gracias LUx por la transcripción. La historia es increíble: la manera de pedir ayuda d ela mujer, y la persistencia del de emergencias, q otro le habría colgado a la segunda frase.

    Aquí os enlaza otro artículo en la relación con el otro vídeo de MO de las violaciones en la universidad, el pedir "consentimiento" para sexo... "no pidas consentimiento, pide entusiasmo" dice Hinsliff la autora. Y si no, déjalo.

    http://www.theguardian.com/commentisfree/2015/jan/29/rape-consent-sexual-partner-enthusiasm

    muxus

    di

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.