3 de enero de 2015

"Birdman": Iñárritu desde el púlpito sigue con su homilía

"Birdman o (The Unexpected Virtue of Ignorance)" es la última peli del mexicano Alejandro González Iñárritu. Voy a hacer un divague sucinto (esta es una palabra "cargada" ya desde el principio del divlog), por aquello de que "con aquello que no puedas amar, pasa de puntillas". Son cuatro días y mejor no perder tiempo con cosas que no nos hacen dar saltitos. Objetivo del divlog, alguien? Exacto: intentar hacer dar saltitos a los demás.

El caso es que no he amado a "Birdman", pero tampoco ha sido odio de salirse del cine. Algunos de los sentimientos asociados ya los vaticinaba, lo cual no es bueno. O sí?: dicen que nos gusta que nos confirmen nuestras cuatro verdades, que somos animales de rutina, whatever. Para empezar, yo predecía cabrearme con Iñárritu, el hombre orquesta de la peli (director, productor, guionista, intenso de guardia). Y precisamente por esto último: su intensidad.

Nota sobre este concepto: sé que hay gente ahí afuera que tienen sus propias definiciones (erróneas), pero en el divlog (y estamos en el divlog) usamos por convención la siguiente: un intenso es aquel que tiene ideas "elevadas", que rondan el rollo espiritual (no religioso, los peores son los laicos, por ejemplo muchos son tipo la contracultura que criticaba Harris: lean este divague del Pleistoceno para más detalles) y que siempre se toman demasiado en serio a sí mismos. De hecho, esta frase es de una entrevista que leí con él hace poco:

"Pero en el mundo de hoy, donde la ironía es la reina, cualquiera que quiere ser solemne (earnest) o honesto es crucificado"

Para mí un ejemplo de este tipo de peli es la pretenciosa "The tree of life" de Terence Mallick. Algondoncitos de dientes de león a contraluz con la madre angelical intentando atraparlos.  O libros como "La mujer habitada". Cantantes hay tantos que no sabría por donde empezar...

Otros ejemplos extraídos de los subdivagues: por supuesto Marías, Javier (gracias LUX, por no dejar que olvidemos a tan grande figura),  Isabel Coixet (por la que me tuve que cortar el flequillo) y Maribel Verdú (o por lo menos fue poseída por un espíritu intenso en una entrevista a las 2 am, una noche de esas en Vetusta... claro que igual era solo una versión menor del intenso conocida como "antonita la fantástica").

El contenido de la "idea elevada" es variable, sin embargo: el problema es que generalmente no hace pensar nada nuevo. No te agita. Te cabrea, porque piensas en que estás, una vez más, contribuyendo con tu ticket a que el fulano haga más pelis, y porque estás perdiendo un rato, no porque estés terriblemente en desacuerdo y te haya movido algo dentro.


Cerramos paréntesis intenso y volvamos a Iñárritu. Sus dos primeras pelis creo que me gustaron: será por Gael en "Amores Perros" y Benicio en "21 grams"? Son mucho Gael y mucho Benicio,  estarán de acuerdo. Y digo creo porque no recuerdo mucho (y eso que la primera hasta la tengo en casa! cómo llegó aquí?), pero la sensación así de mar de fondo no es mala. Ahora, tampoco recuerdo mucho (afortunadamente, supongo) de "Babel" y "Biutiful", y pese a que tanto Brad como Bardem también son para mí pesos pesados, la sensación que me queda es de presuntuosidad y de feligresa: sentada en un banco de madera, el cura Inarritu (tiene hasta nombre de cura vasco) desde el púlpito me grita que el mundo es muy malo y que healtheworld, make it a better place, for you and for me and the entire human race, porque... hay gente muriendo! y además recuerda que wearetheworldwearethechildren, todos un planeta y soy responsable de que Bardem tosa y culpable de que a Brad le pongan una bomba en un bus. O algo así. Una sale de misa con mal cuerpo. 

Pero en honor a la verdad, "Birdman" tiene una ventaja masiva sobre las otras pelis: es una comedia negra. Y es bastante graciosa: supera la marca de las cinco risas, y algunas son hasta medio carcajadas. Michael Keaton, que hace de Birdman, un actor que ya supera los 60 y que fue una estrella interpretando al superhéroe que da título a la cinta, puede ser Michael Keaton, un actor de más de 60 que un día hizo de Batman. No es casual. Luego está Edward Norton, que me gusta mucho, y al que siempre asociaré con el Tyler Durden de andar por casa en "Fight Club" (de verdad, cuando me ha hecho tan feliz un libro y una peli como "Fight Club", ya casi pueden hacer conmigo lo que quieran... claro que ese era Fincher, y Fincher no es un intenso). Oh cómo divago: Norton interpreta a un actor de teatro estrella de Broadway. El solito podrá salvar la versión de "Lo que hablamos cuando hablamos de amor" de Raymond Carver que Keaton está dirigiendo, produciendo, intenseando) en Broadway para convencer(se)-[nota: el (se) es más importante que el resto], de que él es algo más que un superhéroe, que en realidad también es un hombre culto y puede hacer una obra de teatro profunda y bla di bla. Ya se duerme el divagante? Qué pasa? Que hay cierta sensación de deja-vu, deja-vecu? Nooo.

Formalmente, muy bien. Unas tomas larguísimas, cámaras que persiguen a los actores por los decrépitos pasillos del backstage del teatro. Da gusto meterse en las humedades, esquinas desconchadas, chocarse con los gordos que llevan material de un sitio a otro, el de la perilla que está sentado frente a una pantalla con los cascos. Si una peli son sus fotos, la suma de fotos de "Birdman" son de aquellas que te quedas mirando un rato. Especial punto para la terraza, donde sube la gente a contemplar el suicido, a jugar a verdad o acción, a ligar, y lo que surja, con la maravilla que es Nueva York hirviendo abajo, con taxis y claxons y vida y todo. La escena más divertida es quizás la que Keaton está por una vez entre esa Nueva York bulliciosa, plena Times Square, en lugar de protegido por esa concha que es el teatro... allí tiene que enfrentarse con la realidad de ahí afuera, que exige selfies con Birdman y su propia precaria realidad, la del que quiere ser alguien más que un superhéroe caduco. 

Personalmente, ahí, en ese contenido es donde me hace aguas la peli: de verdad, Iñárritu, que necesitas decirle al mundo que los que van al teatro independiente son los que molan y que el mundo comercial es superficial, efímero, bulímico, devorador? Hay que hacer una peli para que el mundo se percate de esto? en serio? Pero, hey, choca esos cinco, Alejandro, por lo menos, aquí lo haces con humor y me suenas menos al predicador que me increpa a que vaya a ver "César debe morir" a la filmoteca, o a la última perfomrance experimental, o a la Tate, o que lea a Borges.   

Igual el secreto es cenirse a la comedia... igual es que ya Iñárritu ha superado los 40. Y es que como dice la ecuación de Woody Allen: "comedia= tragedia + tiempo".


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~


PS: Espero que nadie se pregunte ya porqué la palabra "sucinto" está cargada.Una vez intenté escirbir haikus. El resultado, aquí.



48 comentarios:

  1. Gracísimas por lo que cuentas de la 5ª de Iñárritu, que por supuesto veré porque es uno de mis directores favoritos, al que por cierto no considero para nada un cura o un intenso, sino un hombre tocado por la violencia salvaje y la muerte (mexican, es el hombre). Eso es: es un Bergman mexicano (y al que se meta con Bergman, que se quite las gafas y nos vemos en la calle).

    Me han encantado todas las referencias, opiniones, píldoras vitales que sueltas en este blog tan intenso (en el sentido machadiano de “intensa en el intenso sentido de la palabra intenso”).

    Con todo, creo que nos vamos a dar unas cuantas hostias, tú y yo, en esta entrada. Nada que objetar sobre lo vomitivo de Terrence Mallick y “The Tree of Life”. Para mí, Mallick es como las bodas de mis jóvenes sobrinas: No me busquéis en la iglesia (sala de cine) sino en el bar de enfrente. Pero... ¿te atreves a llamar cura a Iñárritu y luego hablas bien de esa bazofia neoliberal que es Fight Club, que a la sociedad que describe como basura le da como salida algo personal, que me hace pensar que estoy viendo en pantalla a los estoicos y a Boecio escribiendo “La consolación de la Filosofía” en la cárcel, mientras espera que lo ejecuten?

    Eso sí, Yo voy a todas las pelis donde actúe Edward Norton. Y Brad Pitt es magnífico en muchas pelis. Y el Gael de esa peli-violencia de Amores Perros. ¡Ay, Gael”.

    Anécdota, mi amiga del alma (a la par que Maestra de mis desencantos) Lara estuvo invitada hace unos meses en un sarao de autores hispanos en Colombia. Estaba en la fiesta de la primera noche, tras todos los actos lectores, y se le acerca Gael y le pregunta “tú eres Lara, ¿no?”. Ella, con esa fe en nosotros que tenemos en nosotros mismos, le responde que sí, que se llama Lara, pero que debe preguntar por otra. Y Gael le dice “Noo, eres Lara Moreno, la autora de “Por si se va la luz”, me ha encantado”. Y a Larita, claro, le temblaban las rodillas (porque Gael es electro-magnético) y esa noche él la sacó a bailar después de la cena.

    Y con esto me despido, considerando este comment como un primer asalto de la defensa cerrada que pienso hacer de Iñárritu.

    ResponderEliminar
  2. Este post creo que me viene grande, su comprensión, por muchos motivos, aunque quizás comprendiera mejor a qué te refieres, DI, con "intenso" si lo aplicaras a músicos o fotógrafos (mejor músicos, por favor). Sé que lo harás por mi bien. Gracias de antemano.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me gusta Iñarritu y nunca he percibido en él un afán adoctrinante. Más bien un conocimiento profundo del dolor, del mal y la violencia más cruda. Y luego está esa facilidad suya para rodearse de actores que ponen en lo que hacen tanta pasión que sus personajes son inlvidables.
    No he visto la peli pero la apunto en las pendientes.

    ResponderEliminar
  4. Perfecto, Marisa. O al menos coincidimos plenamemente. Cuando hace poco escribí en mi blog un micro, dedicado precisamente a Iñárritu, en general no fue bien entendido: hay cosas que proceden de los sueños de la humanidad, no de la creencia en un futuro más allá de la muerte. Proceden de los sueños de la humanidad, o de la defensa que elaboramos en los sueños contra lo que nos angustia. Eso es un material perfectamente válido para la creación.

    Iñárritu, como dice "un conocimiento profundo del dolor, del mal y la violencia más cruda".

    ResponderEliminar
  5. intenso, sa.

    (Del lat. intensus).

    1. adj. Dícese del que siempre grave y sospechosamente coherente expone sus para él ideas elevadas en toda ocasión o inoportunamente.

    2. adj. Coñazo.

    □ V.

    Javier Marías.

    Di-ccionario © Todos los derechos reservados

    ResponderEliminar
  6. No conozco a Iñárritu. Me suena alguno de los títulos de sus películas (Amores perros, pero no las he visto. Intentaré remediarlo.

    ResponderEliminar
  7. Darlings, cómo estáis? Mil gracias por seguir divagando, por lo q veo por dos terrenos:

    1. Si uno conecta con Inarritu o se siente predicado, aburrido, etc por él.
    2. El concepto intenso.

    MARISA y NáN, we agree to disagree, a vosotros os interesa/apasiona, a mí me aburre. Lo siento por mí, pq cuanto más amemos y nos apasionemos, mejor para nosotros. NáN, menuda anécdota la de Lara-Gael: im-presionante. BUf. Otra cosa, sobre "Fight Club", no hemos leído la misma novela, o visto la misma peli... no lo voy a escribir otra vez, pq ya lo hice aquí...

    http://divagandodivagando.blogspot.co.uk/2010/05/la-primera-regla-de-fight-club-es-que.html


    JOSE LUIS y LUX, intensismo. No es lo q dice NáN, q lo equipara a apasionarse con la vida. PObre del q no lo haga, cual es el punto de vivir, si es un EEG medio plano, solo con algún pequenio pip-pip. Pero para dar una idea a JOSE LUIS, más ejemplos de intensismo... uno es Isabel Coixet, por culpa de ella me corté el flequillo:

    http://divagandodivagando.blogspot.co.uk/2010/08/mi-flequillo-busquemos.html

    En música, buf, es ese tipo de cantantes melódicos que cierran los ojos a la vez que el punio frente al pecho...no les sigo pero no sé, tipo Enrique Iglesias (una experiencia religiosa) o Paloma san basilio, o Sergio Dalma (como baila el mar con los delfines).. ese rollo. No sé, se me entiende? CReo q LUX lo ha descrito infaliblemente: MARIAS. Si lo has leído, eso es intenso del q nos disgusta...

    muxus!

    di

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. (He eliminado el comentario anterior por una referencia inadecuada a Vattimo. El resto, con la espada fuera del cinto, va aquí. Venga, gente, que una buena trifulca desengrasa. ¡Dad leña al mono (= yo)!).

    Te falta, Lux, el antónimo. La vida es compleja y abordarla, filosófica o creativamente, es trabajoso y conduce, según algunos, al intensismo. Los filósofos son intensos, los pensadores son intensos, los poetas son intensos, los que quieren abrir la caja de los truenos del mundo, son intensos. Se puede hacer, como decía Calvino, con ligereza, como Cavalcanti, o con pesadez, como Dante: no es fácil estar tocado por la Gracia.

    Pero, ¿quiénes son los antónimos? Posiblemente los vagos, que leen novelitas y ven mucha televisión masticable. Ellos son los que abren fuego contra la intensidad que no pueden ni ver, porque son perezosos.

    Soy, claro está, intenso, porque trato de abordar lo complejo de la vida, pero me molesta que los entusiastas de 50 sombras de Gray carguen contra la intensidad. Me gustan las emociones fuertes, lo que me cuesta entender, el esfuerzo.

    Entiendo que se ridiculice al que es intenso para lucir en sociedad (yo lo hago). Pero reivindico el intensismo como modo de vida.


    Di, no he leído la novela y disfruté mucho de la película (joé, ¿quién no con el Norton y el Pit?). Es cierto. Pero además de lo que dices, y muy bien que me lo acabo de leer, está ese individualismo atroz del neoliberalismo: la sociedad yanki es una mierda y una estafa (comparto el análisis), pero la solución es tan individual como la sociedad hiperindividualista que ha creado los problemas. Eso es lo que hace que me aleje como el Correcaminos de esta serie de mensajes de la Generación X.

    El problema está en que propone soluciones (individualistas). Si se hubiera limitado a describir lo que hay y a lo que hacen unos pobres gilipollas para hacer frente a la situación, me habría rendido a sus pies. Lo que no soporto es la sub-ideología que propone. DFW presenta los mismos problemas y situaciones, pero no se atreve a dar soluciones (y lo mismo Auster, Steinbeck y una lista tan larga que no cabría aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NáN, no hay trifulca posible por dos motivos. Primero porque, te aviso, al sacar la espada te has cortado el cinto y con esa actual estampa tuya no sería caballeroso retarte (por cierto, no sabía que gastaras bóxeres de fantasía, ladrón). Y segundo porque tú no eres intenso.

      Que en esta vida estamos pa’ algo creo que no es el objeto de la discusión. Además, intenso nada tiene que ver con radical, que es lo que tú eres (radical, raíces, fundamentos, principios…). La cosa, o así lo entendí yo, es definir la nueva e interesante voz intensismo. Apasionante tarea. Intentémoslo.

      ¿Qué hace que un intenso lo sea hasta la perfección?

      Mantengo que al intenso no le caracteriza necesariamente la profundidad de su pensamiento sino la constante inoportunidad para manifestarlo, el tonito y su (por mucho que sonría) carencia de sentido del humor.

      Aunque es verdad que el intenso suele ser de pensamientos elevados (¿tan elevados, tan elevados, que por eso nunca son profundos?), el intenso también lo será hablando de, qué se yo, qué vino pedir o qué postre. Porque el intenso es un integrista (integrista en el sentido de que para él todo tiene que ver con todo, todo está relacionado con un fin último: su intensismo). Y él, que conoce todas las conexiones, él, que se conoce a las mil maravillas se presta a compartirlo, a compartirse, contigo. Y con una somnolienta sonrisa te da la enhorabuena por eso. Le has caído bien (aunque podría haberle caído bien cualquiera): estás perdido.

      El intenso siempre transmite la sensación de que tu presencia, tu persona, puede ser en cualquier momento prescindible para él. Eres tú, pero bien podría ser otro el doctamente aleccionado. Pero no caerá esa breva. No tienes escapatoria. El intenso te tiene en su red: prepárate para la chapa o chaparrón, prepárate para el aburrimiento.

      Porque el intenso no apasiona, aburre. Y aburre porque nunca improvisa, porque es irritantemente previsible, porque confunde coherencia con repetición. Un intenso lo es full-time, 24/7. El intenso sale intenso de casa y vuelve a ella sin olvidar ni aprender nada: exactamente igual de intenso.

      Eliminar
    2. Un intenso sangra lentamente la vida a los que le rodean. Y todo, ya digo, a cámara lenta, porque el intenso es un zombi. Un zombi que no late, pero da la lata. El intenso da grima, te eriza los pelillos de la nuca y de la espalda (a quien los tenga). De un intenso enseguida sabrás que lo es, pero nunca sabrás el porqué, el escondido origen de su intensismo.

      Al intenso, en las conversaciones, le ocurre como los malos boxeadores sobre el ring, que nunca acaba de coger la distancia. Pero, a diferencia de los malos boxeadores, él es el que da las palizas.

      Pero un intenso no sólo lo es con el verbo, también con sus silencios y gestos. Y cuando calla en tu presencia no es que te escuche, es que está practicando sus dos favoritos mohines cargados de mensaje. Mohín 1: «Qué gustico tan grande debo estar dándote por lo sutil que soy y por lo bien que te escucho a través de mi irresistible sonrisa condescendiente». Mohín 2: «Porque ya te has dado cuenta de lo sutil que soy y de lo bien que te escucho, ¿no?».

      Pasado el segundo mohín, si sigues hablando, al intenso se le transformará involuntariamente el semblante. Se le pondrá mirada de cordero degollado (el intenso hace rato que ya no te escucha) y se refugiará en su mismidad y hasta que no recupere el turno de la palabra allí permanecerá al abrigo del prójimo y sus cosas.

      Y es que el intenso es como un culturista del intelecto: muchas maneras, muchas horas de machaque, muchas poses… pero no gusta, da repelús. ¡Que no, que no!

      Pero donde más rápidamente se pilla a un intenso veterano en su falta de espontaneidad es, quizá sea por el contraste, cuando está entre niños. El intenso trata a los niños sin maña alguna. Se demora pero con prisas. Va como si, a contrarreloj, tuviera que soltarles unos rollos larguísimos sobre el bien y el mal, la vida y la muerte. Todo tan intenso como poco empático. Y, claro, las criaturitas, que nacen con pesquis, pronto mirarán a derecha e izquierda buscando al padre o a la madre que les libere del chapón que les está metiendo el inmisericorde.

      Un intenso es como un sobrio borrachuzo. Sobrio, de ahí su aguante, su frescura infatigable; borrachuzo, de ahí el coñazo insufrible que infligen.

      Un intenso no es alguien pasando un trance, o deprimido, que debamos ayudar. No. Un intenso es un insatisfecho de la vida satisfecho de sí mismo; es un especialista de sí mismo. Eso es, eso es: un especialista de sí mismo.

      Eliminar
    3. Y, por concretar, en música yo diría que Dyango, aparte de más hortera que un cochino con las muelas de oro, es intenso (ojo, dicen que es muy buen músico; que una cosa no quita la otra); o, Miguel Bosé, Mari Trini, Betty Misiego…

      Intensos los hay en todas las actividades humanas. En el suelo patrio: Pablo Motos, Isabel Gemio, Javier Marías, Juan Manuel de Prada, Willy Toledo, Pedro Almodóvar, Agustín Almodóvar, todos los que se apelliden Almodóvar, Norma Duval, Isabel Coixet, las gafas todas de Isabel Coixet, la bióloga Ana Obregón… Y en el extranjero: Mickey Rooney de pequeño y de más pequeño, por poner un ejemplo de candente actualidad.

      Y los hay en todos los gremios porque, insisto, el intensismo es ajeno a las ideas. Ved si no: Juan Carlos Monedero o Julio Anguita son intensos a más no poder, pero Pablo Iglesias Turrión, no, y defienden lo mismito.

      Por último, en lo sentimental, un intenso es aquel que pasa su relación hablando de su relación. O, dicho de otra forma, aquel que no tiene relaciones sino metarelaciones o relaciones de carne y hueso pero siempre, por algo, por lo que sea, virtuales.

      Creo que con esto queda aunque no definido sí caracterizado el intensismo del que, por salud mental, dios nos ayude a librarnos.

      Y por antónimo de intenso voto por frívolo. Hm, ¿estará también en esto en el medio la virtud?

      Eliminar
  10. He olvidado agradecer el enlace a LUX. Ahí va mi correspondencia osbre un libro de marías con quien me lo recomendó, pero lo mejor es una frase de auden diciendo porqué es mejor no hablar de libros q no nos han gustado...

    http://divagandodivagando.blogspot.co.uk/2010/07/corazon-tan-pretencioso.html

    NáN: mira, te cuento una cosa. Yo creo q antiguamente, el intensismo no era mal visto. Yo creo, e igual me equivoco pq ve vine al UK hace 17 anios y medio, q la ironía a muerte es también algo importado del mundo anglosajón. Me dirás q no, q ya había ironía en ejpania antes, pero estarás conmigo en q es un invento claramente anglosajón, y como su cultura, se está expandiendo.

    La ironía es un mecanismo de defensa brillante, reírse de todo, empezando por uno mismo, acaba siendo la solución a muchos de los problemas. También creo (en contra de algunos amigos) q no de todo se puede uno reír, y a mí ciertos chistes no me hacen gracia. Cuando leí la frase q incluyo de Inarritu, me dio q pensar... aquí la he usado para darle peso a mi punto, pero tal vez tenga razón, q nos ponemos la coraza irónica para protegernos, pq sin ella nos daríán de hostias. O nos daríámos ocn otros.

    "Fight club" la novela es genial y has de leerla. En inglés (y ahora ya sé q no te caigo bien). Yo no sé si da soluciones, creo q más bien describe y plantea las preguntas. Qué soluciones da? Igual me lo tengo q releer pq no recuerdo las respuestas, solo las preguntas. Y sabes q si hay alguien contigo en el barco de la cohesión y anti-individualismo soy yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He releído tu enlace «Corazón tan pretencioso»..

      Los secretos… ¡Xacto! Queda demostradísimo: el hijo de Julián es un intenso que, como a todos los intensos, le encantan los secretos.

      No obstante, para saber del intensismo de Marías basta con verle en las fotos la caricas, o carusos, que nos pone o cómo sostiene con elegante desgana su cigarrito mientras entorna los ojillos como hacen los que desvelan los misterios del mundo y la vida (misterio no es lo mismo que secreto)… Y en la estantería del fondo el hueco reservado para el Nobel que este año (como lo expresaría él) sí que sí.

      Eliminar
  11. Para información del personal, ayer, después de mi último comentario, me volví a ver “Fight Club”, y la volví a disfrutar por su brillantez, hasta los últimos 20 minutos, en los que me fui cabreando in crescendo, otra vez más, hasta el último minuto, que me parece infumable: el típico final “lo anterior no ha sido real” que tanto detesto. Después, para no spoilear, la Di y yo cruzamos un par de correos y creo que llegamos a un punto de encuentro.

    Lo de la ironía, que reconozco que en United Kingdom es de 12 points, me resulta necesaria en dosis homeopáticas, pero el exceso es un mirar para otro lado, un reír por no llorar*. Equivale a aceptar la posmodernidad, el final de la Historia, el final de la lucha de clases: todas esas pastillitas que nos hemos ido tragando para la tranquilidad de nuestros amos. Yo reivindico la lucha para conseguir algo contra lo que habrá que empezar a luchar a los tres meses de haberlo conseguido. Y, de momento, la lucha para pensarlo.

    *Por no llorar = por no hacer lo que es preciso hacer, ya que hacerlo es mucho más complicado que echarse unas risas.

    De Marías, que disfruté mucho al principio, incluyendo esa escritura de pensamiento, deserté, aburrido, hace tiempo.

    Me encantaron esas “notas de lectura” que hacíais el Peda y tú. La vida como trabajo mental.

    ResponderEliminar
  12. Feliz año...no, así no funciona.
    Que el joío 2015 nos quiera mucho y nos quiera bien.Ale, a ver si así sale algo bueno.

    Yo a falta de ver al Iñatiburru, que no sé si caerá, inmune a los encantos de Gael y loca por las pestañas del Del Toro, me uno a la petición de Jose Luis.
    Cómo separamos los matices de las palabras intenso cuando nos referimos a cosas que en principio deben ser tan distintas como un relato de una tragedia y el discurso de un panoli que si no se escucha a cada frase, revienta.
    Se está manejando con tanta frecuencia con la acepción irónica de la palabra intenso/a que tiene el efecto de hacer perder gravedad a cosas que las tienen, por aplicarle la misma palabreja.
    ¿Qué me decís?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Liada :). Y jurando que la próxima nochevieja me la paso de viaje. Lo de los huevos con patatas en casa suena bien también XD.

      Eliminar
  13. Que el joío año te pille espabilada, eso es lo que te decimos. Y que larga vida a los intensos que no lo son simplemente para showing off. Y que los vagos mentales queden en ridículo cuando lancen la palabra "intenso" como arma arrojada para perder lastre de estupidez, o que al menos se les note.

    Todo eso te digo yo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espabilada...ojalá, muchas gracias, me parece una gran felicitación XD.
      Hay intensos muy necesarios, más en estos días tan locos.
      Sobre intenso, el término, pues usar esta palabra para ridiculizar a gente implicada en algo es una herramienta muy poderosa. Siempre se ha usado el lenguaje como arma a conveniencia para cortocircuitar la manera en que se perciben determinados comportamientos que no son convenientes para una minoría que tiene poder. Ahí están los perros flauta. Pero lo del intenso parte desde nosotros mismos...
      Me fascina cómo el lenguaje nos influye, con qué sutileza es capaz de dar importancia a ciertas cosas y quitarselas a otras. Y lo vulnerables que somos a esta manipulación.

      Eliminar
  14. Una duda: ¿C. S. se quedó sin coche o sin ordenador o lengua? Permaneceremos atentos.

    ResponderEliminar
  15. Hola Ire, menudas vacaciones. Y tienes razón Lux, habrá que esperar noticias de cesita.
    Me descubro ante vosotros dos, Lux y Nan. Francamente creo que sois dos maestros de las palabras.
    Casi nada que añadir a lo que decís. Solo se me ocurre que se podría añadir a la lista de intensos a José Coronado, que está más intenso cada día y por supuesto sacar a Anguita. Lo siento Lux, Anguita no puede ser intenso, no lo es y si lo es, yo no lo veo. Ea.

    ResponderEliminar
  16. Hola panda!

    Me encanta el debate... tanto q estaba considerando subirlo a un divague, no solo para q LUX no pueda autodestruir lo suyo, sino para hacer un nuevo tipo de divague "en construcción" sobre temas de interés donde vamos todos participando...

    Creo q LUX ha dado ene l clavo con la separación de "intenso" a la vieja usanza, o el nuevo concepto "intensismo" al q yo me estaba refiriendo.

    POr tanto, NáN, no eres intenso, sino radical. Y estoy con MARISA q Anguita no es intenso. Formalmente puede parecer anticuado, pero lo q yo considero el intenso formal (la intensa) por definicón es Isabel Gemio (q cita Lux) o Espido Freire. José Coronado sí, Pablo Motos? NO sé, no lo he visto mucho, pero no es un chico de lo má natural? (lo q es lo contrario del intensismo... o sea, reto lo de frívolo). AL q no he visto nada es a MOnedero... y Pablo Iglesias no me parece intenso, estoy con LUx. Otra intensa era Silke (os acordáis? aquella actriz q anunciaba evax con alas). Aznar tb otro intenso. Ah y Rocío Jurado no era o era su marido? Yo recuerdo una entrevista en la q hablaban de "la fantasía" q la tengo grabada a fuego... y no es buena senial. Otra: Ana Belén... yo recuerdo un concierto con Juan Echanove y los dos ahí magreándose mirándose como corderos degollados y daban una verguenza ajena total. Mercedes MIlá puede ser? No sé, la recuerdo de aquellos programas de "Queremos saber", pero la tengo perdida pq creo q ahora ensenia las bragas y tal. Por qué solo me salen mujeres? Me siento fatal! Help! Ah! Pepe Navarro! O era en rol?

    IRE, tu nochevieja no pudo ser más surrealista q la mía: una de vetusta lleva lasania a una cena griega.

    Y sí, CESITA está missing, menos mal q LUX nos lleva la intendencia del korrintxe. Seguro q está en coma post-pandrial en zona-snoid, ya se sabe q por ahí arriba no se andan con chiquitas.

    muxus!

    di

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias por la explicación. La de LUX es la que parece más acertada, así que un intenso es algo parecido al coñazo, pesado, plasta, plomo... de toda la vida, unido a pretensión, inoportunidad e ideas elevadas. Reconozco que no tengo un conocimiento suficiente de la mayoría de los que nombráis como para calificarlos, pero sirve para hacerme una idea. Creo que sólo habláis de cantantes, si no recuerdo mal, referido a músicos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Lux, me ha apasionado tu análisis del intenso, que comparto, y con algunas frases realmente buenas: por ejemplo “El intenso sale intenso de casa y vuelve a ella sin olvidar ni aprender nada: exactamente igual de intenso” o “Eso es, eso es: un especialista de sí mismo”.

    Sin embargo, Luxton, tenemos un problema: has verificado lo que es un intenso, pero para la masa de gente, los intensos somos nosotros por hablar de lo que hablamos, aunque no cumplamos la regla de oro, que es la de “Yo y el mundo”. O sea, los antónimos. Que por cierto no me parece bien lo de frívolos; quizá porque a mí los frívolos me caen requetebién: solo pretenden divertirse y divertir; y son conscientes de ello. A un frívolo de verdad no le caerás mal por hablarle del posmodernismo, te agradecerá la información y a los cinco minutos te besará y te dirá “ricura, no te pases”.

    Así que la guerra con los necios horteras seguidores de un pensamiento débil sigue en pie.

    ResponderEliminar
  19. Aunque mantengo que Julio Anguita es más serio que una estatua, asín grande, de Julio Anguita, por votación popular (Marisa, Di) se retirará de la lista de intensos a Julio Anguita de forma inmediata.

    También por la presente quiero informar de la sorpresa que me ha producido coincidir con alguno de los candidatos propuestos por Di. Aunque finalmente recorté mi lista de intensos (por abreviar el texto, bien sabéis que no me gusta enrollarme), en un principio figuraban también los siguientes:

    1. Ana Belén, también conocida como Ana Manuel o Víctor Belén.
    2. Rocío Jurado y la Pantoja, por ubicuas disimuladas, por ser la misma persona y ocultárnoslo.
    3. Juan Echanove, por su forma de reírse, que es más falsa que un Judas de plástico.
    4. Mercedes Milá, porque se puede ser intensa y, a la par, carecer del más elemental pudor.
    5. Mercedes Milá, porque, simultáneamente, se puede ser intensa y tener por estilista de toda la vida a su peor enemiga.
    6. Mercedes Milá, porque no sé si ha quedado claro.

    De la coincidencia anterior doy mi palabra de honor.

    NáN, tienes razón. Por error propuse frívolo como antónimo de intenso, pero eso sería de intenso en su antigua acepción. ¿Como antónimo de intenso in the new fashion way (o egotista) valdría amigo, o ser humano a secas?

    José Luis, asín que no canten pero den el cante sólo se me ocurre Luis Cobos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal y como yo veo a los intensos (por cierto, se puede añadir a La lista a Matías Prats?), son gente que se toma demasiado en serio a sí misma y a la vida, incapaces del sentido del humor y de reírse de sí mismos. Gente que no tiene dudas sobre las tonterías que suele decir, anclados hasta el subsuelo en la idiotez. Pero una característica que yo les veo es la sensación de que el mundo está dividido entre los que, como ellos, son capaces de una elevada visión de la realidad y la chusma restante, los que pasan por la vida sin enterarse de una mierda.
      Visto así, ser humano es un antónimo perfecto.

      Eliminar
  20. Anguita fue a Almería, a la sede de iu, claro. Resulta que dicha sede queda a tiro de piedra de la playa, y le propusieron hacerse la típica fotografía en el paseo marítimo con el mar de fondo. No hubo manera. Tenía la promesa de no acercarse al mar, o a la playa -no recuerdo cual-, así apareciera la virgen de la candelaria en medio de las aguas.
    Si eso no es ser intenso...
    Echanove encabeza mi lista. Por ese video que dice Di, y que aún recuerdo entre estertores de barriga.
    De ellas, gracias por recordarme a Silke. Oh, hasta que ella no apareció nunca supe qué era el misterio de ser mujer.
    Intenso, de forma extrañísima, mi jefe. Y personaje impagable, a la par que muchas veces insoportable :).

    ResponderEliminar
  21. Marisa, hemos de inventarnos una trifulca entre tú y yo, porque estamos peligrosamente de acuerdo casi siempre.

    Ya que os ha dado por las listas, suscribo casi todo lo dicho, añado mi voto particular al jefe de Ire, bailo catala en honor de la madre de quien recordó a Silke. ¡Oh, Tutatis! LA tenía en la zona de desperdicios de mi memoria pero me la habéis recordardo. Y tanto la recordaba que he tenido que ir al Punto G de la información para ver qué jeta tenía y qué ha hecho. La Wiki da escasa información, pero aún tiene espacio el wikero para incluir este dato fenomenal para conocerla “Tiene una hermana mayor, Elke, y un hermano menor, Pelayo”.

    Añado, en literatura, un ejemplar puro (en el sentido tener un 100%): Ray Loriga.

    ¿Qué más? Ah, sí, Mercedes Milá. Entre otras cosas, no le perdono que en la anécdota con “mi libro” de Umbral no haya quedado ella como la imbécil (cuando lo fue, vaya si lo fue), y en cambio el pobre Paco, por oponerse a las prácticas de la tontería televisiva, quedara como un tonto (cuando no lo fue, vaya si no lo fue).

    Víctor Belén y Ana Manuel no cuentan, porque de viaje hacia Damasco cayeron del caballo y se dieron un topetazo en la cabeza.

    Voto a Bríos que lo de Cesita me está poniendo nervioso. Me estoy volviendo una Madre (en el mal sentido de la palabra “madre”) a cada día que pasa.

    Ah, y voto a Matías Prats.

    ResponderEliminar
  22. Después de un cursillo tan intensivo de "lo intenso", mi pequeña aportación. En cine Las palabras de Max , en política la señora Cospedal y en música Amancio Prada...entre otros muchos

    ResponderEliminar
  23. Voto los tres de Jota, con poca fe a la Cospedal, que me parece más una cachonda aprovechada que una intensa (hasta lujuriosa, me parece, cuando va con peineta y mantilla a las fiestas religiosas), pero la voto. La refuerzo con El Faraón Gallardón, expresidente de la CAM, Alcalde Madrid y Presidente abortado del Gobierno.

    ResponderEliminar
  24. Tienes razón, Nan. Ya basta de tanto buenrollismo de primeros de año. No puede ser que nos demos la razón asín, sin una par de cuestiones que echarnos a la cara. Y ahí van algunas. No conozco ni de vista a vuestro adorado DFW, Joyce y Cortázar me dan mucho sueño. No quiero hacer sangre, así que no hurgaré en la herida; por ahora, amigo, este es el guante que te lanzo.
    Y el año no ha hecho más que empezar.
    Creo que debo buscarme algún padrino. Desde aquí oigo al blog dolerse en lo más hondo.

    ResponderEliminar
  25. Qué cosas, pues sí que voy a ir a ver Birdman, aprovechando la traca de fin de fiestas navideñas.
    Intenso es Michael Keaton. Y lo era Robin Williams, de una forma cargante a no poder más.
    ------
    Vuelvo a las elucubraciones sobre la mezcla de las dos acepciones de la palabra intenso. Acabo de leer las explicaciones de Lux. Como las borres...Es una maravilla leer eso quillo. Es la explicación del intensismo, del tipo/a cargante tan centrado en si mismo que el mundo entero sólo sirve como público de sus desvaríos.
    Pero el final es superior. El intensismo puede nacer de la soledad, de la incapacidad de encontrar alguien que te escuche en los momentos de soledad o de angustia. Eso unido a ser bastante vanidoso y vacuo. (vacuo, sí. Es que yo también soy una intensa).
    Pero también lo que dice Nán, entre la Milá y el Umbral, quien llevaba razón y se cabreó con razón al sentirse engañado fue Pacumbral. Pero de su salida de tono, de sus quejas cabreadas se hizo gracieta fácil, y se mantuvo como pantomima durante tantos años. Y de la que le hizo las preguntas, y probablemente le había engañado, nada. Se la ve como víctima de una salida de tono.
    Es tan fácil dejar a una persona en ridículo por mucha razón que lleve...que la palabra intenso me da bastante grima.

    ResponderEliminar
  26. Estoy con Marisa: ¡se acabó el buen rollo, cartas bocarriba, que suenen las pedorretas, que vuelen los cuchillos, que la sangre corra; «sin rehenes» es la nueva consigna!

    Jota y NáN: voy a por vosotros.

    ¡¿Cómo que Amancio Prada es intenso?! Vamos a ver, que no se trata de votar lo que nos guste o no, que se trata, os recuerdo, de votar tipos afectados de intensismo. Y desde ese postulado Amancio Prada no es intenso. Repito: NO ES INTENSO.

    Si me decís, qué se yo, Steve Vaus en Everybody told me, o Bruce Springsteen en Paradise, o las coplas de Susanna Hoffs en Eddie’s Attic, o Jackson Browne en Leaving Winslow asín si lo cantara en el late show de David Letterman… pos lo comprendería (¡Toma Jota, tú te lo has buscao!). ¡¿Pero Amancio Prada?! NO, NO, y NO.

    Veréis, si alguna vez fui un picaflor, si alguna vez ave de paso, si alguna vez amé después de amar (por favor, dejen de aplaudir, que sigo), Amancio Prada siempre fue mi juglar de cabecera; siempre fue la banda sonora de aquellas mañanas, tardes, noches y de nuevo mañanas, todas gloriosas, todas gozosas. Fue la banda sonora de mis salidas por la puerta grande, por la Puerta del Príncipe. Eso, si alguna vez…

    Así pues, un respeto para con Amancio Prada o tú (señalo a Jota dándole unos toquecitos con mi índice en su pecho) y tú (sujeto a NáN por la nuca mientras pego mi frente a la suya) y yo (me alejo de ellos un paso, sin darles la espalda, y me doy, visto y no visto, un magreillo sin demorarme más de la cuenta, sin lujuria asín en el paquete, o paquetón si nos dejamos de falsas modestias —las señoras me disculparán, pero con estos tipos bravucones, insensibles cachos de carne, hay que gastárselas asín—) nos las veremos. Estáis avisados.

    Y como primera venganza os enlazo esta joya del maestro.
    Tengo para mí que esta canción (permitidme que ahora me ponga yo intenso) es una perfecta metáfora musical del orgasmo femenino. Con precioso, dulce, efectivo y alargado recreo… pero que acaba como tiene que acabar, «con final feliz» como dicen ahora. No es una salida de tono, lo pienso de verdad. ¿Que la letra es difícil? ¡Pues ya le estáis reclamando a san Juan de la Cruz! Eso es musicar un orgasmo con arte y no la fútil Je t'aime moi non plus de Jane Birkin y Serge Gainsbourg. Ea.

    Prada intenso, Prada intenso…

    ResponderEliminar
  27. Por otra parte, como creo que intenso en su nueva acepción no le acaba de agradar a Ire (a mí tampoco), propongo y someto al buen juicio de todos vosotros (incluidos NáN y Jota, a los que ya he perdonado; llamadme magnánimo) una nueva voz plenamente legítima.

    Intensista.

    Ejemplo:

    —Tía, no sé, pero a mi Fulanito me parece pelín intensista, ¿no?
    —Po zí.
    —¿Nos pedimos otro cubata? ¿Te gustan mis nuevas mechas? ¿Parezco una pilingui?
    —Po zí, pozí y pozí. Y en ese orden.

    Justificación etimológica:

    A. -ista.

    1. suf. U. en adjetivos que habitualmente se sustantivan, y suelen significar 'partidario de' o 'inclinado a' lo que expresa la misma raíz con el sufijo -ismo. Comunista, europeísta, optimista.

    2. suf. Forma sustantivos que designan generalmente a la persona que tiene determinada ocupación, profesión u oficio. Almacenista, periodista, taxista.

    B. intenso, sa.

    (Del lat. intensus).

    1.. adj. Que tiene intensidad.

    Conclusión:

    La raíz, por tanto, sería intens- y el sufijo (en su segunda acepción) -ista. La palabra resultante denotaría (esto es, sin ambigüedad alguna) la condición de aquel que hace profesión de la (su) intensidad, de aquel que se especializa en ella (sea él o se a ella). En cambio, intenso, así tal cual, no deja de connotar (esto es, con espacio para la ambigüedad o anfibología, como en esta misma página estamos comprobado) cosas diversas y prestarse al mal rollo y a los dimes y diretes.

    Nota: no confundir con intensivista.


    Así pues, hoy, cinco de enero de 2015, le pido formalmente permiso a Di para, desde ésta su página de difusión mundial y nuestra casa, proponerle a la comunidad hispanohablante un nuevo y perfeccionado vocablo: intensista.

    No temáis en usarlo por mucho que Word lo marque asín de rojito ni por mucho que la RAE tarde (calculo) entre siete y ocho años en refrendarlo. No temáis amigos, insisto, no temáis: ¡estamos haciendo historia!

    Gracias, gracias.

    ResponderEliminar
  28. No obstante, ejem, si no os apeteciera entrar en la historia (cosa que comprendería, pues debe ser muy embarazoso andar a mi lado) siempre os quedará:

    intensivo, va.

    (De intenso e -ivo).

    1. adj. Más intenso, enérgico o activo que de costumbre.

    ResponderEliminar
  29. El último concierto de la Big Band en la que a veces toco fue intenso, como suelen ser todos los que se hacen con escaso ensayo, muchos cantantes, muchas canciones nuevas y mucha gente, pero no sé de qué clase de intensidad se trató, a pesar de que acabo de ver un video en el que, cosa rara, no canta nadie. Tocamos 15 canciones cantadas (por cantantes con alguna clase de intensidad) y también tocamos tres canciones sin que nadie cantara, pero las tocamos con... ganas, al menos. En fin, pensaba colgar en el blog durante un día una de las canciones solo instrumentales, sin cantar, la última que tocamos, ya más relajados pero con cierta intensidad, pero he comenzado a dudar y así estoy, sin confianza.

    Un abrazo a todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ala no, José Luis, no pierdas la confianza por esta panda...

      Eliminar
  30. ¿No estáis ya un poco intensos con tanta intensidad...?

    ResponderEliminar
  31. Darlings:

    Mil gracias. Verdades como punios. Enormes joyas. Buen, ya habéis visto al lista ens u propio divague en construcción. Quiero aniadir:

    Pablo Coelho
    Clarisa Pinkola Estés (por el principio de "Mujeres que corren con los lobos"-no pasé de varias páginas)
    El del la casa de la Pradera

    Y una cosa más. Fashion me aconsejó que no me perdiera un programa de la 2 lalmado "Trocitos de hierro y cromo" sobre éxitos de grupos de los 80 que habían dado solo flor de un día... En serio que con ese programa, que os enlazo, podría nutrir al blog durante parte del 2015.

    http://www.rtve.es/alacarta/videos/cachitos-de-hierro-y-cromo/cachitos-hierro-cromo-perdidos/2134088/

    Menciones para nuestra lista las hay a tutiplén. Empezando por Pablo Abraira (Gavilan o paloma, aj, que grande, en los karaokes). Pero quiero llamar vuestra atención sobre (estos no son intensos, son simplemnte GENIALES, en particular sus pasos de baile) el minuto 18:29 en adelante.

    LOS ZOMBIES
    Y yo te buscarén Groenlandia
    en Perú
    en el Tibet
    en Japón
    en la is-la-de-Pas-cua

    Este vídeo lo tengo que poner un día, un divague enterito solo para él... hay que ver el baile muy atentamente, no como comprasa de nada. En serio, no os lo perdáis...

    Seguimos para bingo!

    muxus

    di



    ResponderEliminar
  32. La vi ayer y no puedo resistirme a comentar, aunque nadie lo lea.
    Me pareció una película maravillosa sobre la redención del heroe caído. Como otras de Iñarritu, me da la sensación de uqe en las miserias humanas se maneja a la perfección y ésta es una película de miserias. No se si despotrica sobre lo comercial frente al teatro más experimental. Creo que es más bien una excusa para dar la oprtunidad de ser a alguien que fue. Y qué mejor que hacer todo lo contrario. Pasar de heroe a vencido, del cine al teatro, del dinero fácil a hipotecar tu casa por un sueño.
    Si acaso, yo criticaría a Iñarritu por quierer tan poco a sua actor y hacerle caer casi en el ridículo para poder pegar la patada y tirar para arriba.
    El resto genial.

    ResponderEliminar
  33. Marisa... a día de hoy soy la única persona que conozco a la q no le ha gustado. Valoradme.. se puede estar en minoría, pero de UNO???? :)

    Pero ayer leí la crítica de este periódico y, aparte de morirme de risa, por un rato me alegré de estar sola... no te la pierdas...

    http://www.eliberico.com/critica-de-birdman-2014-que-maravilla-de-funcion.html

    muxu

    di

    ResponderEliminar
  34. No, no,te equivocas. Fui con una amiga que me reconoció haberse echado dos siestecillas. Le pareció lo que nosotros llamamos intensa, y sólo le gustó la parte más onírica de los vuelos y demás. El resto fuegos artificiales. Así que ya sois DOS.
    La crítica que nos pones? Hombre, algo pasada de rosca, si que parece pero leyendo los datos del autor, se entiende todo perfectamente.
    Aquí te mando otra más en tu línea
    http://ghostintheblog.com/2015/01/birdman.html

    ResponderEliminar
  35. Gracias MARISA...madre del amor hermoso con el crítico q no le ha gustado!!! me estoy empezando a preocupar... Y no con tu amiga, pq lo del vuelo no me gustó, mi trozo es cuando sale edward norton, ahí sí me reí... :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el crítico que escribe habitualmente en el Noticias. Intenso como él solo.

      Eliminar
  36. A mi me gustó mucho.Como me gustan todas las que he visto de Iñarritu. Me falta la de Di caprio.

    ResponderEliminar
  37. Animo Txelos, a por la de mi primo Di Caprio... para mí otro tostón como la copa de un pino del Padre De Todos Los Intensos. En esta te aburres pero bien... pq en Birdman no es q te aburras, simplemente miras con los ojos para arriba (roll your eyes, no se como se dice) en actitud paciente.. pero la del oso.. yo la vi en un avión "q me impidió captar su magnitud en gloriosos 35 mm"... yo te lo digo, cuanod venía la azafata cone l zumo o la cena yo daba palmadas (eso siempre mejor q autolesionarse ocmo estmulación cuanod el aburrimiento es letal). Objeto! NO vere más sus pelis! (por lo menos pagando!)

    muxus

    di (cabriada)

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.