19 de diciembre de 2013

Qué hacer cuando te encuentras con un famoso (Mi encuentro con Cillian Murphy)

Salir y entrar en Londinium siempre supone un pequeño trauma, especialmente, salir. La principal causa de ansiedad al dejar la isla es "dormiré hoy en Destino". Múltiples factores diabólicos compiten para que esto no ocurra: fallo de señal en el metro, trenes cancelados, tráfico, et al. Luego están Los Elementos: nieve en Londinium impide despegar, niebla en Vetusta impide aterrizar. Y también que te cambien el horario del vuelo y no te enteres, pero esta es otra historia, divagada ad nauseum aquí. Generalmente se logra escapar.

Ayer fue tal día, pero no haré sufrir vicariamente al divagante con una serie de anécdotas destinadas a olvidar cuanto antes- con que una persona (moi) sufra de flashbacks es suficiente. Pero es que ayer, además de la obligada conversación a la que asistí de mis dos compañeros de fila en el vuelo, en el aeropuerto encontramos un "famoso". La "obligada conversación" me daría para un "divague social", o incluso un "divague-testimonio", porque me puso algo triste escuchar a esos dos chavales, que están por diversos puntos de la isla, uno empezó fregando platos, y ahora está contento porque gana más de lo mínimo en una obra. Otro de un pueblo de Navarra, que evita Londinium porque "no se haría con la gran ciudad, dicen que cuesta cinco años acostumbrarse".  Ambos con novias extranjeras, polaca, francesa. El del pueblo que no había podido volver desde hacía un año, y estaba deseando ver a su familia.
 
Pero divago: yo venía hoy aquí a hablar del famoso. Porque justo delante nuestra, en la fila de seguridad estaba Cillian Murphy, el actor irlandés. Conocí a Murphy en 2002, en el thriller post-apocalíptico "28 days later" de Danny Boyle. Esta peli ha dado una de las imágenes más icónicas de Londinium en cine de los últimos anios (abajo): Cillian sale del hospital de St. Thomas con pijama de quirófano para encontrarse con una ciudad arrasada y desierta. Boyle ha contado por ahí las filigranas necesarias para poder filmar el puente de Westminster como en la foto.



Famosa escena de "28 days later"
 Ya he contado lo que me gusta el director de Trainspotting en el divlog, pero en la peli de zombies descubrí a Cillian, y en concreto sus ojos. Tiene los ojos azules más impactantes que recuerdo, son prácticamente fluorescentes. Su cara puede gustar más o menos, y eso me interesa: no es un guapo de libro. Pero sus ojos hipnotizan, simplemente quieres mirar más. Luego le he visto en pelis como "The wind that shakes the barley" (durísimo Ken Loach), "Sunshine" (Boyle de nuevo), o las que, bajo la apariencia de blockbuster Christopher Nolan logra que tengan miga como "Inception" o "The dark knight", y siempre me pasa igual: quiero zambullirme en la imposibilidad de ese azul.

Ayer, en la ingrata fila de seguridad, mientras buscaba los líquidos y me preparaba para las comedias de rigor, botas, cinturón, baile un aurresku... de repente algo me deslumbró. Una vez que me repuse del flash, vuelvo a mirar y... no es posible:  los ojos de Cillian, ahí, a dos metros.

Peda, mira, es Cillian Murphy! Quién? Sí, el de.... etc etc. Ah, sí. Qué hago? Quiero decirle algo, pero, qué? "Me gustan tus pelis", con cara de boba. "Nos hacemos una foto para mi blo?", con cara sicópata. "Me firmas aquí mismo, en el libro que estoy leyendo?", con cara friki. 





Cillian no es alto... creo que es más bajo que yo (esto siempre me sorprende de los actores, cuando vi a Javier Bardem me chocó, me lo imaginaba un armario). Es muy delgado, poca cosa. Va con un gorro de lana como de mendigo, y ropa de lo más normal. Zapatos de cordones muy usados (que tuvieron que pasar otra vez el scan de seguridad). Viaja con su mujer y dos hijos. Una familia que no llamaría en absoluto la atención, nada de glamour.


Hoy leo en wikipedia que odia la alfombra roja y todo lo que tenga que ver precisamente con ese glamour o ser una estrella. Vive en el norte de Londinium y supongo que iría a Cork de Navidad. Me alegro de no haberle dicho nada: probablemente no es lo suyo hacerse fotos con fans en el aeropuerto.

Hay un momento, cuando ya están a punto de irse, en el  que nuestros ojos se cruzan de nuevo. No sonrío y, pese a seguir queriendo mirar más y más, desvío la mirada: espero que entienda que lo sé todo y no quiero molestar. Si el conjunto puede pasar desapercibido, esos ojos no, no son de photoshop: son en la realidad tan increíbles como en la pantalla.






20 comentarios:

  1. Qué hacer? Lo mejor eso que hiciste, pararte. Por mi casa (currelo) pasa algún que otro famosete (algún día tendré que hacer una lista para la posteridad) y lo que es común a todos es el intentar pasar desapercibido.

    Para ojazos estos que un comentarista que pasa por aquí la reconocerá enseguida.

    ResponderEliminar
  2. Es curiosa nuestra reacción al ver a alguien famoso, alguien que de alguna manera ha formado parte de nuestra vida. Nos resultan conocidos, o al menos cercanos, alguien de quien sabemos cosas, que ha estado a nuestro lado en momentos más o menos importantes, que se ha colado en nuestra casa o en nuestra mente en una sala de cine.
    En fin, creo que lo mejor es lo que tú has hecho, dejarlo pasar. Fuera de su trabajo es de agradecer en ellos la normalidad.
    Marisa

    ResponderEliminar
  3. Cillian Murphy se lee esto y la próxima vez te para él y se hace una foto contigo. A mi aún no me ha pasado el encontrarme con alguien del cine o la TV del que sea muy fan, he visto muchos españoles en Madrid a los que no he querido molestar -sólo hice reír a Candela Peña de tanto mirarla, porque como tiene esa cara de amiga tuya, eso estaba pensando precisamente "¿Quién es? ¿La conozco?"- y lo más internacional, Juliette Lewis con su grupo musical un día de lluvia en la Gran Vía, la vi a centímentros y apenas me dió tiempo a pensar "No se parece a Juliette Lewis...ES ELLA" pero luego piensas que tampoco sabes qué decir, veo complicado decirle algo a un intérprete, decir algo a escritores o directores me parece más sencillo, y aún así; mejor nada, es que sabe mal molestar y si luego resulta que son bordes o tienen un mal día, te quedas muy decepcionada.

    ResponderEliminar
  4. No me gusta nada nada nada ese tío.

    Yo sólo me haría foto con Bruce...mi nivel de frikismo no va más allá

    ResponderEliminar
  5. Por Malasaña se ven muchos famosetes, te tomas un café en una terraza y en la mesa de al lado está Amaral, o cualquier actor, músico, etc.

    Y hay como una especie de pacto tácito: viven en el barrio o les gusta ociosear por él, así que nadie les mira.

    Pero una vez tuve una taquicardia, cuando pasean por una calle pequeña me crucé con Natalie Portman, que iba paseando despacio y con cara feliz. La encontré más veces porque estaba rodando una peli y debía vivir en el centro.

    ResponderEliminar
  6. Me apunto lo de zambullirse en la imposibilidad de ese azul.
    Y sí, es un color eléctrico tremendamente poco dorado, se va por la gama de los aceros.
    Una vez tuve una alumna con unos ojos que eran impresionantes de la variedad de colores, dorados-verdes-aguamarina, y azules-ymarino. No podía mirarle a los ojos, eran preciosos y yo estaba para enseñar álgebra.

    ResponderEliminar
  7. A mi tampoco me gusta nada. Se ve totalmente pasmao, vamos un tío al que hay que decirle todo, TODO. Los ojos? Demasiado impactantes.

    ResponderEliminar
  8. Morning divagantes! Graches por las ideas... JOTA, tienes razón con q quieren pasar desapercibidos, de hecho, no encuentro otra explicación al gorro de lana q llevaba Cillian ;) Sobre los ojos q nos enlazas y q prefieres, te digo lo mismo q a DIVA y MO: para gustos están los colores! Ahora, no entiendo el adjetivo "demasiado" delante de "impactante".

    MARISA, me gusta lo q dices pq es esa sensación, q aún pasa más con escritores en mi caso. Crees q les conoces y lo q es más importante TE HAN HECHO TAN FELIZ, q mi impulso es dar las gracias. Pero igual están hartos de gracias. A otrísimo nivel, a mí me hace mucha ilusión cuando la gente me dices cosas del blog (buenas o malas). Claro q hablamos de 4 lectores. Si hubiera 4 millones, y no pudiera respirar, no sé qué pasaría. Como lo q dice XISCA (gracias guapa :) le podría pasar el enlace del blog con el traductor de google)... A mí Candela penia también me da esa impresión, parece como una amiga de toda la vida, muy natural.

    NaN, a mí me parece q Portman debe exudar ese halo de glamour de estrella, no sé porqué. El famoso tuyo q yo querría ver es a Houllebeq con su asquerosa parka... :)

    IRE, me encnata tu descripción "color eléctrico ... aceros". Genial. Me imagino los ojos de tu alumna, esas combinaciones son increíbles, y me gustan más q los "puros" de un color.. auqnue en el caso de Cillian, ese azul es mucho azul.

    Por cierto, fuí a ver "Blue is the warmest colour" (La vida de Adele, capítulos 1 y 2)... hablando de azul...

    muxus

    di





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado implica que te lo encuentras por la noche en un pasillo oscuro y echas a correr. Me conformo con impactantes...

      Eliminar
  9. La señora Molinos tiene razón: algo tiene el muchacho que da mal rollo. Por otro lado, la señora Di es mitómana: Tom Cruise (1,70, alzas que ni Aznar), Paul Newman (1,69), Mel Gibson (1,73).... Podrían salir todos de figurantes enanos en un remake de Freaks... Gary Cooper: ese sí era un hombre (alto)

    ResponderEliminar
  10. Ahora se llevan los tíos turbadores. Pero sí que tiene buenos ojazos.

    Mr Snoid, me aces muy bien porque me has hecho reír, soy fácil, pero en la wiki de Newman pone 1,77. No me encojas los mitos, please. Que yo tengo la cosa de las bajitas que le gustan los tíos mucho más altos que ellas.
    A Gibson como si le quitas la cabeza, total para lo que le vale...

    ResponderEliminar
  11. Mmm...¿Eres fácil, xaqui? Qué sinceridad... Por otro lado, ¿qué más da si un mito es pigmeo o gigantesco? Bello es Paul, mida 1,69 o 1,80. En cierta publicación habían hecho una ficha de su personalidad y aspecto físico: cuando llegabas al apartado "altura", la respuesta era "controvertida".

    Mel es un pobre tipo que ha quedado trastornado después de abandonar a su mujer y sus 20 hijos, que es como si hubiera sido del opus pero a la australiana. No es de extrañar que se líe con señoritas rusas semiprofesionales y todo salga mal. Pero estaba muy hermoso en "El año que vivimos peligrosamente", a pesar de tener casi la misma altura que Linda Hunt y ser mucho más bajito que Sigourney Weaver...

    ResponderEliminar
  12. A mi me da igual que sea bajito. Lo he estado pensando, y lo que le pasa a ese tío es que es "blandito"...poniendo pose de duro. No me mola nada y tampoco me lo creo.

    ResponderEliminar
  13. No te emociones. Snoid. Mi facilidad es de trato ;). Siguen molándome más los altos. Blandito, pose de blandito, pues no me lo parece, tampoco. Más bien de tormentoso, apadríaneme-teosio-apadríname. Para mi forma de verlo, claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Xaqui: ¡yo me emociono continuamente!

      Eliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos hombres que os gustan
      que parecen visigodos,
      mucho músculo, poco cerebro
      y luego lloran como todos

      Eliminar
    2. ¿Siniestro total? ¡Por favor, Snoid! ¡qué va a pensar la gente de nosotros!

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.