27 de julio de 2011

Mujeres al mando: necesitamos más

El último día, cuando parecía que divagaba gratuitamente sobre los dos chicos a los que superviso en el trabajo... en realidad, pues eso: parecía. Nada es gratuito. Comencé a escribir sobre las relaciones entre los géneros en el trabajo no precisamente motivada por la película "Horrible bosses" (Seth Gordon, 2011), que no he visto, sino por una noticia. Que me llevó a recordar aquel experimento que se hizo con una mujer mandando sobre cuatro hombres, un hombre sobre cuatro mujeres, y otras combinaciones. Parece que el hombre que mandaba sobre tanto cuatro mujeres como un grupo mixto, se sentía en la cumbre, pero la mujer que mandaba a cuatro hombres se sentía… incómoda. Se especula que la razón es porque las mujeres están más por la cooperación y el altruismo, y eso en el capitalismo salvaje, oiga, no vende nada. Aquí lo que ha de primar es competir y dar órdenes. Y esto a muchos tipos, sea por la testosterona, sea por la (mala) educación, se les da muy bien.

Así es cómo, para ilustrar, empecé a contar mis aventuras con Griego y Egipcio, con los que no me siento nada incómoda. Pero como ya sabemos, tal vez no sea mutuo. El Griego es un hombre tradicional (recordemos: a su Big Fat Greeek Wedding fueron nada menos que 2500 invitados) y tal vez, el Señor be ha puesto en su camido con una Misión. Por ejemplo: la noche de autos que salimos con el equipo, sufría por no poder pagarme las copas. “Hasta ahí podíamos llegar: aquí las copas las pago yo, que para eso gano bastante más que tú”, pensaba la Di solidaria. Lo que en realidad dije: "hasta aquí podíamos llegar: aquí las copas las pago yo, que para eso soy feminista de la vieja escuela". Creo que Griego no había oído esta expresión en su vida: para él una feminista debía ser la versión femenina suya, o sea La Gruffala. Sólo necesita otros 6 meses de más inmersión. Su mujer me lo agradecerá.

Pero divago. La noticia que me hizo saltar en mi sofá (y a Mary Wollstonecraft en su tumba) fue lo que pasó hace poco en una empresa italiana de unos 30 empleados. Azotados por la crisis, como todo Pepe, deciden quitarse de encima a casi todas las trabajadoras, y dejar en plantilla a los hombres. El razonamiento es algo que parecerá una hipérbole mía para atrapar al lector: "el sueldo de ellas es una ayuda, pueden volver a casa a cuidar a los niños y a limpiar". Pero no, no es un truco retórico: es la realidad. Ahí ni entraremos.

Los trabajadores, simpáticos ellos, han seguido yendo al trabajo sin que eso de la solidaridad laboral fuera con ellos. Pero ellas han ido a la huelga: por lo menos, solidaridad de género. Buf, qué concepto tan anticuado. La solidaridad antigua estaba relacionada con el parentesco (y aún sigue muy vigente en ciertas sociedades, donde tener un primo bien situado puede ser sinónimo de colocarte bien), y en el Siglo XIX comenzó la solidaridad de clase (otro concepto dinosaurio, vamos). O sea, se pensaba en la línea: a un trabador o trabajadora (como yo), con un par o cinco hijos (como yo), con sus problemas para llegar a fin de mes (como yo), etc etc (como yo), le echan del trabajo, y yo le ayudo a muerte, primero porque me podría pasar a mí, pero segundo y más importante, porque sólo juntos se consiguen las cosas. Ahora, los dinosaurios sabemos que hace un rato que se extinguieron y, como diría Marsé "ahora lo que la gente quiere es comprarse una gabardina y tener coche". Tal vez se haya vuelto al primo o al amiguismo como la única forma de solidaridad. Y eso con suerte, eso si no se va totalmente a la bola personal.

Los italianos no es que estén innovando con esto: las mujeres, a lo largo dela historia, han sido un comodín que han de trabajar cuando los hombres están en la guerra, pero cuando vuelven y hace falta trabajo, o en épocas de crisis como la del 29 o ahora, pues vuelta a casa “a cuidar el hogar”. Tras la Guerra Mundial incluso apreció Bolwby con su teoría del apego explicando porqué los niños debían estar con sus mamis y no en guarderías. La teoría del apego tien muchos puntos válidos, pero no sirve para ser usada como arma política para quitar las mujeres su independencia.

Además, hablando de independencia, los informes de Oxfam, y Unicef son bastante claros en el hecho de que, a día de hoy, la mayor parte de las mujeres del globo mantienen a sus hijos ellas solitas. Eso del proveedor y la distribidora está pasando a la historia, y no hay más que pasearse por las zonas más pobres de Londinium, donde los padres no existen. Mejor no pensemos en la sabana etíope. Así que si los italianos de esta empresa se creen que las empleadas a las pagaban 900 euros se van a casa en plan Laura Brown de “Las horas” (Stehen Dalwdry, 2000), la llevan clara. Estas mujeres se irán a una casa donde, en muchos casos, no habrá un marido y, lo que es peor, ni siquiera su pensión de alimentación de los niños.

Los hombres siguen ganando de media un 20% más que las mujeres, por el mismo trabajo. Se sigue creyendo que el capital humano masculino es mayor que el femenino. Esta diferencia de salario es así por medidas que los hombres han creado, porque mayor salario significa mayor poder. Hay más mujeres en la universidad, teniendo los mejores resultados, pero luego son ellos los que se llevan las cátedras y los que están en los consejos de dirección de las empresas, porque algo pasa en la treintena de las mujeres que… no sé, de repente se nos encoge el cerebro?

Si tienes cerebro, úsalo. Intenta ser una de esas jefas, altruistas y cooperantes, es una paso hacia el camino menos equivocado.

Y si un tío te quiere pagar una copa con las credenciales “soy un tío”, pregúntale cuánto gana. Si acabas pagando tú, son buenas noticias.

19 comentarios:

  1. Partimos de que lo que dices es cierto. Y añado más, lo que tu resaltas de los trabajadores por cuenta ajena todavía es más sangrante en el trabajo por cuenta propia.
    El marido tiene un negocio está dado de alta como autónomo y la señora que trabaja igual o más que él, dice que ella no trabaja , que ella solo “echa una mano”.
    Esto ¿qué significa? que no está dada de alta en ninguna seguridad social y que en caso de que se separen todo su trabajo queda en nada. Le sumamos medio rural y nos da una situación lamentable de desprotección femenina.

    Pero dicho esto, ya lo he comentado en este blog hace tiempo, no me gustan los etiquetajes generales en las relaciones de trabajo (ni siquiera el ajado concepto de clase) porque las relaciones laborales son un nudo de relaciones de intereses y poderes personales, sobre todo en esa relación bilateral tan poco estudiada de gobernante-gobernado en donde los que estamos en medio nos toca a la vez ser verdugos y victimas en la misma película y donde (al menos en España) con las radicales tensiones laborales de hoy, las discriminaciones de genero han decaído ante injusticias laborales de igual o mayor enjundia.

    Vinculaciones familiares y de amistad en las empresas, personas inútiles a las que es imposible echar por llevar mil años en la empresa, jóvenes formados luchando contra una generación tapón, el mileurismo mal entendido basado en el yo tengo derecho a… pero como cobro poco no tengo obligación de nada, frases como “parece que sea tuya la empresa”, camarillas, puestos privilegiados por protecciones sindicales o de otra índoles, el concepto olvidado de responsablidad, de resultados…Por todo ello es cierto lo de la discriminación de genero pero aislar esa discriminación del enjambre de situaciones laborales no me gusta.

    Ufff vaya usurpación de blog parezco nuestra a miga NO!!! ;) ;) ;)

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡¡Te he oido CDLC!!!!! y son solo las 7,57 de la mañana....
    jejjeje

    ResponderEliminar
  3. Creo que has dado con el mayor escollo para conseguir la verdadera igualdad (no esa mierda de los miembros y miembras, sino la de verdad). Mientras se considere vergonzoso que un hombre cobre menos que su pareja, y se dé por supuesto que ellas trabajan para ayudar en casa y no para mantenerla o para guardar su independencia económica, vamos aviados. Pero eso no se cambia con tonterías como el uso del lenguaje en femenino, sino con la actitud de las mujeres que trabajamos.

    ResponderEliminar
  4. Muy buen divague Di!!! ;)

    Creo que la verdadera igualdad empieza por ver a las personas desde y a través de la cabeza, no desde los bajos...
    La desigualdad laboral en cuestión de género sigue siendo espantosamente salvaje...
    Hoy por hoy, 2011..., la mujer sigue siendo esclava.
    Esclava del machismo, de la desigualdad económica y laboral, de la explotación, del acoso sexual laboral, de la desigualdad jerárquica en el trabajo, en el hogar, en muchas parejas etc....
    La violencia doméstica en lugar de disminuir, aumenta cada año y cada vez se acorta más la edad en la que se inicia.
    A mi es que es un tema que me llega tanto...y hace falta otro tanto...que a veces una siente que se desespera.

    Hace falta tanta concienciación y reeducación....en adultos y niños, y es un tema tan importante..
    Empezemos las mujeres por no dejarnos engullir y así abandonar nuestra actitud machista = sigo pasmandome como hay madres que siguen permiendo a sus hijos varones no hacer nada en casa y haciéndoselo todo ellas. Y padres, que ni siquiera ven lo que hay que hacer en el hogar para mantenerlo como se lo encuentra, que esperan la comida servida en la mesa, mientras su mujer trabaja las mismas horas que él, por menos.

    Ayy...lo dejo, me voy a poner a estudiar again a los discapacitados (deberían meter en este grupo a los machistas también...).

    Hay tantas mujeres más capaces intelectualmente y académicamente para muchos puestos de nivel, que muchos hombres. Está absolutamente comprobado estadísticamente que hay más mujeres que hombres en la universidad estudiando y que tienen mejores expedientes académicos. El problema...es la valoración que se tiene a una mujer y la que se tiene a un hombre. Jodida herencia social machista... ¿tanto cuesta quitarse una mochila de encima?
    Incluso hay mujeres que ven a una mujer política o directiva y piensan o dicen...vaya, "ésta tiene que ser frívola, trepa y egoista" a su edad es política y no ha tenido ni un hijo, seguro que habrá chupado pollas para estar donde está. Para matarlas...
    Por supuesto, hay muchos más hombres, que ven a las mujeres en diferentes cúpulas directivas o en puestos de responsabilidad y directamente creen que están para hacer cumplir los números que exigen las políticas de igualdad, meros objetos muebles, que por supuesto...no tienen capacidad para nada.

    ¡¡¡¡Por favor!!! Que todo esto cambieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!



    Besis

    ResponderEliminar
  5. En plan telegráfico:

    TXELOS, totalmente de acuerdo en que la lucha es en contra de los abusos de poder en general. La mujer es un ejemplo, pero tb hay discriminación por etnicidad, cultural, etc. Me da pena lo q dices del "ajado concepto de clase". Sé q es así, pero me sigue dando mucha pena... es como renegar del feminisno las mujeres (gracias a ellas estamos aquí), o de la lucha por los derechos d elos trabajadores q hizo posible q gracias a ellos y ellas estemos aquí.

    DE acuerdo con Dra ANCHOVIE en lo d ela actitud de las q trabajamos. No de acuerdo con lo de q el lenguaje sea un tontería. Es un punto más. ANtes no había MEDICAS, ni arquitectAs, pero ahora sí. Y tb da pena mora q firmen como Fulanita ARQUITECTO.

    BUneos días NO.

    ResponderEliminar
  6. NO!!! nos hems sincronizado.. leugo te ocntesto...

    ResponderEliminar
  7. Ok Di ;)
    CDLC...¿tu cuando duermes? siempre posteas a las tantas...ummm sospechoso...

    ResponderEliminar
  8. Dedos de Porcelana28 de julio de 2011, 13:39

    Anchoita, yo tampoco estoy de acuerdo con el hecho de que no es importante el lenguaje en femenino, también es verdad, que yo voy a referirme a lenguaje no sexista; pero una amiga que también escribe en este blog y a la que aprecio mucho, me hizo ver a través de email, en algunos correos divulgativos que a veces he mandado (cosa que no hago casi nunca), la existencia de lenguaje machista que a mi se me había pasado en ocasiones inadvertido.

    Con ello quiero decir que es peligroso...porque lo que puede pasar inadvertido, pone de manifiesto que en cierta manera aún esta asumido o que por otro lado hay falta de concienciación.
    Y mientras tanto...se va difundiendo.
    Desde entonces, analizo mucho más la información desde el punto de vista de la importancia que tiene contribuir, granito a granito, a evitar la ralentización en la lucha por la igualdad a todos los niveles, sobretodo los personales.

    La mochila de la lucha por la igualdad lleva pedruscos milenarios...

    ResponderEliminar
  9. A riesgo de que Txelo's me llame la atención por utilizar argumentos sesudos "ad hominem" creo que esos tíos, los que despiden y los compañeros esquiroles, son gilipollas.

    Visita HTMLpoint

    ResponderEliminar
  10. NO, creo contigo q lo q tenemos q seguir haciendo es lo q vas a hacer tú: seguir estudiando, y seguir luego trabajando, no aceptar presiones de "los ninios con quien mejor están es con su madre" (y con su padre?). Seguir trabajando es el mejor favor q le spodemos hacer (sobr etodo a nuestras hijAs).

    BASAJA, el concepto de clase huele entonces a ajo? como decía la Posh q olíamos los espanioles? Ajo crudo o frito?

    ResponderEliminar
  11. Hola, Di

    Gracias por tu post. Tengo relativo mando en plaza y, aún así, sigue siendo difícil. Muchas veces, las mujeres más jóvenes no quieren ser como una, no somos un modelo (y, anticipo, nací después - no mucho - de 1970). Es complicado.

    Te pego este enlace de un blog que igual conoces. Tiene y a la vez no tiene que ver así que me ha parecido apropiado. Es teorizar sobre las posibles consecuencias de lo que tú cuentas, llevado al extremo. Pero da miedo.

    http://usedtobesomebody.blogspot.com/2011/07/why-some-men-hate-women.html

    Hasta pronto,

    Carmen

    ResponderEliminar
  12. Todo muy bien. ¿Pero para cuándo lo importante? ¿Por qué nadie se pregunta que estando a 28 de julio King Africa todavía no ha sacado canción del verano este año?

    ResponderEliminar
  13. Carmen, muchas gracias por el enlace. Me gusta como escribe la autora... es curioso, en mi opinión, el salto d enivel entre los amateurs como la q firma, y las pros. Esta mujer era editora política del Observer. Me he leído (sin terminar) el artículo en el q justifica porque dejó su trabajo para cuidar a su hijo, y, sinceramente, creo q tal vez le haya servido en plan higiene mental suya, pero el nivel y la inensidad de su trabajo (semanas fuera de casa, día durmiendo 3 horas, domingos colgada d ela blackberry) no es lo general. No lo es, y así parece q justifica el q una se quede en casa. Me he leído varias entrdas del blog y, como decía, me han gustado en general. La q nos apuntas, hablando del extrema-derechista noruego, también. Y tienes razón con q hay similitudes. Muchas gracias.

    AQUEL: lo q cuentas no es q sea importante, es que es UN DRAMA!!! (no veas la de horas de diversión q nos ha dado "LA BOmba" en karaokes y demás caspadas). Me alegra tener un blog-denuncia, gracias a ti tb.

    Y muxus para todos

    Y AHORA EMPIEZA A MENEAR!

    ResponderEliminar
  14. Yo la descubrí por su entrevista "de salida" pública (entiendo que es la que te has leido, www.guardian.co.uk/culture/2009/nov/01/gaby-hinsliff-quits-working-motherhood), como ejemplo de "downshifting mother". Me gusta cómo y de qué escribe (incluso cuando son temas puramente ingleses porque suelen ser bastante universales, pese al toque brit) y envidio terriblemente ese tono "witty" que tienen los ingleses al escribir; mira que yo lo uso todos los días en el trabajo y que leo, veo pelis, hablo a diario y aun así, puf, qué difícil. Me pasa lo mismo con la Kellaway, en otro campo totalmente distinto.

    ResponderEliminar
  15. Hay mujeres que no soportan ser mandadas por mujeres y cuanto menos cualificado es el nivel laboral más abunda esta actitud.

    ResponderEliminar
  16. En general una mujer siempre tiene que "excusarse" por ganar más que su pareja, mientras que al revés es motivo de "orgullo e inmensa satisfacción".

    Yo voto por que nos paguen más, eso, eso!

    ResponderEliminar
  17. Ya tenía ganas de intervenir, pero sigo pudiendo usar poco el ordenador. Y eso que uso ya el portátil... ¡pero me compré uno grandote y es casi de mesa!

    Quizá menos en los últimos 10 años, Lola ha ganado siempre más que yo. A veces, mucho más. Y eso no creó el menor conflicto. Solo en los bancos y una vez que nos hicieron la encuesta demográfica y nos empeñamos en que pusieran a Lola como cabeza de familia, porque ganaba más, y la señorita que hacía la encuesta decía que tenía que poner al hombre.

    En cuanto a la mujer trabajadora: tengo una abogada y una reumatóloga, y les doy toda mi confianza. Las tías con estudios que realizan tareas complejas lo hacen mejor. Son más EFICIENTES. No sé por qué es así, pero es así: cuando se centran en el problema que le llevamos, se concentran. Estoy convencido de que haber tenido una cirujana, no se habría producido la negligencia médica que se produjo y tanto mal me ha causado.

    A otra cosa: está naciendo un movimiento, que se ha hecho fuerte en Francia, que en nombre del progreso y lo natural pide el regreso de las mujeres al hogar. Lo de las mamá-vacas, pero sofisticado.

    Hay que ponerse en guardia contra eso.

    Y txelo's, en mi multinacional sección Madrid, los puestos privilegiados no iban a sindicalistas, sino a los que llevaban muñequera con la bandera española y gustaban de comer de 2 pm a 5 pm, ingiriendo mucho alcohol.

    Creo que eso es más normal que los privilegios sindicales (que los hay y tenemos que eliminarlos).

    ResponderEliminar
  18. CARMEN, sí, me refiero a ese artículo... "I had it all, but I didn't have a life". ES increíble lo q dices del "wit". Estaba ahora leyendo aquel de "no tienes q compartir todo con tu pareja, hasta q vienen los ninios", y, como dices, cada párrafo tiene más miga y más ingenio q las editoriales de varios periódicos espanioles juntos. No sé si has leído "Watching the English", de Kate Fox, un libro de antropología folk q está muy bien. NO sé, yo no era particularmente fan de lo inglés antes de venir a vivir a este país. Con los años, estoy convencida q nos dan mil vueltas.

    Anónimo, no sé si hay mujeres q no soportan ser mandadas por mujeres. LO q sí se es q hay mujeres q son de lo más bitch con las otras mujeres. El concepto "sisterhood" (hermandad entre mujeres) es alien para muchas. Y no me gusta. Personalmente, veo en muchos casos, envidia y sentirse amenazdas. Idiotas! la amenaza es otra...

    DIVA< hace timepo leí un artículo de ejecutivas top q querían hombres q ganaran más q ellas.. cuanod realmente no neceistan un proveedor, cual e sel punto? por qué no estar con quien de verdad querrías, sin no te movieras por las apariencias?

    NAN, cómo me alegra q comentes, pero ya sabes q has de recuperarte del todo... ya sabemos q estás por ahí. Con respecto a lo q dices, lo de las vacas estas francesas (y tb la shay inglesas), claro q no hay q bajar la guardia. Resulta q todos los conceptos q nos han puesto donde estamos (viviendo muy bien, seamos realistas) estan anticuados, "ajados" y no sirven. Prbemos cosas nuevas, q enr elaidad no son nuevas en absoluto, es lo q hablaba yo en el divague: el q las mujeres se queden en casa ne época de crisis no es nuevo. Y las consecuencias las sabemos, y no nos gustan.

    NI UN PASO ATRÁS (más q para coger impulso)

    HUgs

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.