20 de julio de 2011

Confía en mi

Consuerte y yo tenemos diferentes actitudes ante lo que es una visita médica:

- Consuerte intenta escaquearse todo lo que puede y no iría nunca. Eso sí, una vez que va, se entrega, es manso cual corderito.

- Yo, en cambio, voy al médico la mínima pero una vez allí dudo de todo y pongo en práctica aquello de "busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo".

Mi polluela Nina, llevaba un día con el ojo rojo, parecido a una conjuntivitis. Consuerte fue el encargado de llevarla al oftalmólogo. Elegimos uno al azar, total era un asunto de poca importancia. Al volver a casa pregunto a Consuerte:

- ¿Como ha ido la visita?

- Nina tiene algo en el ojo, no sabe si es un quiste o alguna cosa pegada. Ha intentado sacarla y no ha podido. Dice que volvamos mañana que la dormirán y así se la podrán sacar o en todo caso si es un quistecillo se revienta fácilmente y tal...

- ¿Co...como?. Vamos que el tío no se lo ha sacado y encima pretende dormir, anestesiar mañana a Nina!!! Pero si no lo conozco de nada ... Ni loca.

Mi cabeza va a 100 por hora mientras trato de elaborar un plan alternativo a la visita de mañana. A la vez imagino quistes, astillas clavadas, cegueras varias y otra serie de desgracias.... Que se le va hacer, no puedo evitarlo.




Llamo a una amiga cuyo marido es médico y le explico lo sucedido. Me aconseja otro oftalmólogo en otra ciudad. Me dice que vaya de su parte.

Al día siguiente a las 9 llamo y me dan cita. Recorro los 110 km que nos separan y me planto allí dispuesta a ganar la batalla. El Doctor Cumlaude, mira a Nina. Efectivamente tiene algo en el ojo pero no es un quiste. Suspiro aliviada. Conociendo la "sinceridad" y "espontaneidad" de Nina le he contado al Cumlaude que ayer estuvimos en el ambulatorio y que un "médico" trató de extraer lo del ojo y no pudo etc...

Nina no deja de preguntar:
- ¿Qué es eso? ¿Me va a doler?
- Es un pincel mojado y con eso te voy a sacar lo que tienes metido.
- Esa flecha es como la de ayer mamá - me informa porque como yo no fui a la visita. 
- ¿Por que me levantas las pestañas?
- Quiero mirar si hay algo debajo del párpado - le explica Cumlaude.
- Ayer no me lo hicieron. ¿Para que son esas gotas?
- Son de color amarillo y sirven para ver si ha quedado algo en el ojo. 
- ¿Podré ir a la piscina?
- Hoy no, pero yo creo que mañana ya podrás bañarte... Ya está.
- Bien! - Nina sonríe y todo fluye de nuevo.

Recorro el trayecto opuesto aliviada. Llamo a Consuerte y le explico lo sucedido. Me comenta que ya que tenemos la visita concertada con el médico de ayer sería bueno aprovecharla, verificar que no tiene nada y así quedar bien con él.

Por el camino instruyo a Nina sobre el pundonor médico y la conveniencia de no decir que ha ido a otro oftalmólogo. Parece que lo entiende. Por la tarde su padre, la lleva de nuevo a la consulta y le avisa de que no debe decir nada sobre la visita de por la mañana:

- Confía en mí, papá - le dice Nina antes de entrar en la consulta.

Como era de esperar, el oftálmologo del día anterior comprueba encantado que ya no tiene nada en el ojo. Comenta que a veces esta cosas ocurren, que puede haber salido solo etc. Consuerte asiente y calla. 

- Para comprobarlo te voy a poner un líquido en el ojo de color...

- Amarillo!!! - dice Nina encantada de saber tanto y dominar la situación.

- Muy bien, lo has adivinado - comenta él mientras Consuerte le hace señas a Nina para que no diga nada. - A ver, a ver, bueno pues parece que no tienes nada. Un poco de herida tan solo. Así que te pones esta crema 3 veces la día y nada de piscina hasta el lunes.

- Pero el otro médico ha dicho que hasta mañanaaaaaaaaa !!!!- Consuerte estruja a Nina en sus brazos mientras la intenta ahogar y cambia rápidamente de conversación.









11 comentarios:

  1. ¡¡¡Jajajaja!!! La sinceridad infantil, es lo que tiene. Yo soy una mezcla entre tú y Consuerte; no me gusta ir al médico, por lo que hasta que no tengo el hígado en la mano no voy, y además soy súper crítica con ellos. Una joyita de paciente, vamos XD.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, bien, lo que se dice bien, no habéis quedado con el primer oftalmólogo, pero por intentarlo que no quede...

    Angelitos.

    ResponderEliminar
  3. JAJAJA Lo sabía, sabía que terminaría por contarlo es que así son los niños de sencillos, de hermosos vaya.

    ResponderEliminar
  4. JA JA JA, qué encanto tu niña, son maravillosos, mal que nos pese a veces...

    ResponderEliminar
  5. Anchovie, yo era como tu y también me costaba ir al médico. Ahora con los pollitos voy más a menudo, por mí y por ellos....

    ResponderEliminar
  6. Amanita,

    Yo creo que no se enteró... o sí..

    Nina es de las de "Te hemos comprado un regalos pero no te lo vamos a decir"

    ResponderEliminar
  7. Patito,

    Nina es que es un espíritu libre, toda espontaneidad y vida. Es genial!

    ResponderEliminar
  8. Jesús,

    Por lo que tu cuentas estas etapas te han quedado ya atrás. Rey ha estado de campamentos estos días y lo he echado de menos un montón, debe de ser muy duro tener a los pollitos emancipados...

    ResponderEliminar
  9. 18 y 14 años, Diva. Mi organismo ha mutado de papá a cajero automático...

    :-)

    ResponderEliminar
  10. 14 años, pueblo, chamizos... no te envidio nada la verdad....

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.