26 de enero de 2018

Batalla de los sexos: carros y carretas

El otro día vi "Batle of the sexes" ("La batalla de los sexos"), la peli que cuenta cómo la tenista número uno del mundo, de 29 años, Billie Jean King, y una vieja gloria del tenis, Bobby Riggs, que entonces tenía 55 años, acabaron jugando un partido de tenis delante de medio mundo. Corría el año 1973, y las razones de este partido son... pintorescas.

Billie Jean King era número uno mundial cuando decidió abandonar la Asociación de Tenistas Americana (o como se llamara), como protesta porque las mujeres cobraran 8 veces-OCHO-menos que los hombres. La conversación que da lugar a esta decisión y que ocurre en un club "solo para hombres" entre la tenista y dos viejos blancos encorbatados privilegiados sobre esta discrepancia es cabreante: "el juego de las mujeres es peor", "vosotras no sois las que traen el pan a casa"... razones de ese pelo. Como resultado Billie Jean abandona esta asociación, y con otras nueve mujeres montan la Asociación de Mujeres Tenistas, con las que recorre el país haciendo torneos, con éxito.  Por supuesto le intentan hacer sentir miedo por atreverse a retar al "sistema" e irse por su cuenta, pero así es la gente valiente y excepcional. Esta historia de plante y mostrar el dedo corazón me ha recordado a Anna Muzychuk, la doble campeona de ajedrez ucraniana que se ha negado a ir a competir a Arabia Saudí porque, aunque han aceptado magnánimamente "que en la sala de juego se quite el pañuelo de la cabeza" (en el campeonato de Irán tuvo que jugar con él), por la calle seguirá teniendo que estar acompañada por un tío. Si no va, perderá no solo la posibilidad de competir, sino un montón de contratos y puntos para el resto de competiciones. Y no va, ni ella ni su hermana. Así que me descubro ante Billie Jean, hace más de 40 años, y hoy ante las jugadoras de ajedrez.

Bobby Riggs había sido número uno durante los años 30-40, ganando varios Wimbledons y a principios de los 70 estaba casado con una millonaria, que llevaba mal su problema de adicción al juego.  Riggs era uno de esos personajes que los ingleses llaman "larger than life", que entraba en una habitación y la llenaba con su energía (y también sus bobadas) y que apostaba por sí mismo en partidos que jugaba. En 1973, aburrido en su casa con la millonaria, decide retar a la entonces número uno, Billie Jean King, a un partido, sosteniendo que los hombres jugaban mucho mejor que las mujeres, y que él, un viejo retirado podría ganarle. King pasó, pero la que aceptó fue la australiana Margaret Court. Riggs le ganó, y fue entonces cuando King se lo tomó personal: tenía que jugar y ganarle.  Y lo hizo. Pero la victoria más importante fue la del feminismo

La peli está muy bien, porque te muestra la dureza del deporte profesional desde el punto de vista de las mujeres, y los carros y carretas que han tenido (tienen) que tragar. No solo la conversación que he descrito con esa panda de viejos blancos privilegiados, sino todas las afirmaciones del extravagante Riggs sobre sí mismo "soy un cerdo chauvinista machista" , "ya está bien de liberación femenina" y su convencimiento de que el género masculino es "superior". Sí, lo sé, eran otras épocas (o no lo creía y lo hacía por publicidad?)... pero yo mientras veía la peli me preguntaba, quién habrá viendo esto en 2018 que quiera que gane Riggs?  Y lo peor: me daba cuenta de que hay aún un montón de cafres ahí afuera que en una batalla como esta, no solo siguen pensando como Riggs, sino que además quieren -como los hombres viejos blancos privilegiados- que gane Riggs y todo lo que representa. 

La peli termina en un momento alto, hay un resumen del partido donde Billie Jean le machaca (6–4, 6–3, 6–3)  y es imposible que no te chorree la adrenalina. Pero es todo temporal: luego te vas a la cama, y al día siguiente lees el periódico o pones la radio y la misma mierda de siempre, que encima ahora viene de algunas mujeres. Mierda del tamaño "pobrecitos ellos, que no van a poder flirtear o qué", escrita por mujeres que al parecer han tenido la suerte de no verse nunca en una situación que no quisieran-y esto no es flirteo, que por definición va de dos-, nunca se han visto presionadas más o menos, a distintos niveles, desde agresiones hasta "Cat person". Estas mujeres, francesas o no, que han tenido esa rara estrella de que un tío no las haya jamás incomodado, pero sin embargo tienen la mala suerte de no poder empatizar con las que sí y lo están contando. 

Mucho por hacer. Mientras tanto, gracias Billie Jeans del mundo. 



~~~~

PS: Escribo esto en el 136 cumpleaños de Virginia Woolf.  Si levantara la cabeza...

15 comentarios:

Sr. Snoid dijo...

Di querida, yo estoy con Billie Jean. Pero, por lo que cuentas, témome que la peli no cuenta toda la verdad. Riggs estaba en ese momento en una bancarrota total (por esa afición al juego que comentas), y ya desde el momento en que finalizó el partido, se sospechó que se había dejado ganar porque había apostado una fortuna a favor de King. De hecho, el que Riggs caldeara tanto el ambiente con sus estupideces y bravuconadas, para así lograr una audiencia más que millonaria, y el hecho de que jugara muy penosamente (puede verse el partido en youtube)refuerzan la sospecha de que ahí hubo tongo...

Por otro lado, estos partidos de exhibición/espectáculo son una memez y poco demuestran, creo yo. Indudablemente, la actual número uno del mundo poco podría hacer contra Federer; o bien, ¿ganaría Nadal a Rod Laver, el único hombre que ganó dos veces el Grand Slam, en 1962 y en 1970? Si Nadal jugara con una pesadísima raqueta de madera como las que usaba Laver, creo que no tendría la menor posibilidad...

Volviendo al tema. El partido Riggs-King tuvo un epílogo menos histórico años después. Un encuentro entre Martina Navratilova y Jimmy Connors. En Las Vegas y con una muchedumbre aullante que me temo que de tenis sabía poco. La superioridad de Martina era evidente, pero se puso nerviosísima con el bullicio, el macarra de Connors estaba en su elemento, y claro, se llevó el partido. Lo cual no demostró absolutamente nada... Como el partido Riggs-King, me temo...

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Di Vagando dijo...

Hola darlings, es sábado y os escribo desde uno de esos cafés donde está todo el mundo con un portátil y cascos... bueno, el Peda está leyendo un libro aquí enfrente.

Enseguida os digo algo del divague, pero antes quería preguntarle al Sr Snoid (en su calidad de nuestro crítico de cine del divlog, aunque LUX puedes tb darte por preguntado) si ha visto "The killing of a sacred deer" q vi ayer...

Volviendo al tema... empecemos por:
-Sr SNOID: bien
-LUX: mal

LUX es uno de esos tíos q está con Riggs!!! (el sr snoid comienza con una peligrosa adversativa... estoy con Billie Jean PERO-pero no se lo tendré en cuenta). Decíá q LUX está con Riggs por su edad!!! Vamos a ver, en ningún momento dudo q, en general, los hombres tengan más fuerza física q las mujeres. De ahí q tuviera sentido la diferencia de edad. Pero es q además BJ no quiso jugar cuando Riggs se lo propuso al principio y la q aceptó fue la australiana. No tengo duda, Sr SNOID, q la agenda de esa partido existiria (en la peli no dicen explicitamente creo q el apostara por ella y q fuera todo un tongo, pero sí q él apostaba todo el rato), pero en la peli lo q vienen a decir es q a BJ no le quedó otra opción" cuando él venció a la otra. Bueno, no me parece una buena razón, a saber de verdad porqué lo haría ella y él. Pero es q a mí de la historia lo q me parece feminista y revolucinario es q las mujeres se plantaran juntas y dijeran q no a un contrato pq les discriminaba con respecto a los hombres. Lo del partido es lo de menos. Por eso he comparado su acción con la ajedrecista. Y respondiendo a la pregunta, la batalla no es la de la supremacía física, sino la de los derecho humanos... algo tan básico como esto en lo q las mujeres estamos, a todos los niveles, en franca discriminación.

HUgs

di

NáN dijo...

Bien por el Peda, con un libro en las manos.

Sr. Snoid dijo...

¿Una batalla por los "derechos humanos" o por la igualdad salarial? En ese caso, la batalla está ganada, porque si Muguruza gana Wimbledon se lleva la misma pasta que Federer. Sé que antes no era así. Y que los premios difieren mucho en cuanto a la categoría del torneo. Pero en un Master 1000 o 500, tipo Open de Cintruénigo, guapamente te llevas 3.000 euros por perder en primera ronda (ojo: por perder).

Hoy no estoy aquí como aficionado al cine, Di: estoy como aficionado al tenis, el único deporte que he practicado durante cuarenta años. Y la edad tiene mucho que ver. A veces juego con un sujeto que me lleva 15 años (conocido cariñosamente en casa como "El terrible anciano") y cuando llego a casa Cesita está esperando con el desfibrilador preparado... Mira a McEnroe: juega maravillosamente en los torneos de veteranos pese a que no se ha entrenado en su vida: la edad a veces importa y otras no. Nadal, por ejemplo, es ya orgánicamente un anciano a sus 31 añitos y tendrá que estar inyectándose Voltarén el resto de sus días. Federer, como una rosa...

Di Vagando dijo...

Declaración Universal de los Derechos Humanos Art. 1,2,7, 23. "Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a garantizar el ejercicio de los derechos que en él se enuncian, sin discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, ..(...)
El derecho a una remuneración igualitaria en el trabajo."

O sea, q las mujeres sean discriminadas en su salario (igual no ahora las tenistas, pero no me negarás la situación general predominante) es un problems de derechos humanos.

Sobre tenis, como del resto de los deportes, no tengo ni idea, pero ya me imagino q la edad tiene mucho q ver, no se si más q en el resto o menos. El vigor física se pierde; la imbecilidad de los hombres-blancos-privilegiados de los q hablo en el divague, parece q continúa pese a los anios...

Sr. Snoid dijo...

No lo niego, no. Pero es el ejemplo que tú escogiste a raíz de ver esa épica película en plan "Battle of the Sexes".

Mujer, en efecto un deportista profesional está acabado muy pronto hoy en día. Es lo que tiene tanta drogadicción y tanto ajetreo. Hay todo tipo de casos: Bill Gully, campeón mundial de boxeo en 1846, se retiró a los 29. Ilie Nastase, gran jugador de tenis rumano, se retiró a los 43... En cuanto a los hombres blancos privilegiados, estás en lo cierto. Eso sí, como dijo aquel: "He descubierto que los negros son más ágiles y fuertes que otros humanos, e igual de tontos".

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Di Vagando dijo...

Uf qué pronto es... he tenido una pesadilla del trabajo y me he despertado a las 5, casi cuando tú te acababas de acostar LUX...

No sé si es pataleta impostada, así como de ninio de 2 anios q tira los juguetes fuera del parque, o no... espero q lo primero. Pq lo mío era (yo pensaba q obviamente, he fallado una vez más) irónico... "uno mal, otro bien" etc... Todos sabemos q no apoyas genicidios y holocaustos. Bueno, lo q me preocupa es la última frase, pq ya sabes q no es verdad no? qué sería del divagar!!! Pero a veces no se entiende el juego entre líneas... me disculpo.

di

Di Vagando dijo...

Oi, Sr Snoid, q no había visto su mensaje... como digo, lo q más me interesa de la historia es el plante de las tenistas, más q el partido en sí mismo. Igual he enfocado mal el divague, pq lo q quería enfatizar más es eso, y el contexto de cara a la galería del partido (q luego, por debajo, tendría las razones q fueran, q nos has contado... la pasta, spr la pasta como diría el tío karl) en el q ese idiota decía cosas aberrantes en contra de la lucha feminista y nadie le daba un punetazo en tu puta cara. Por eso lo he titulado "carros y carretas" q las mujeres hemos tenido y seguimos teniendo q aguantar.

Sr. Snoid dijo...

Que sí, que lo entiendo... Pero también hay que reconocer que las cosas han mejorado bastante en el mundo libre. Y no en tantos años. Aunque la lucha deba continuar, claro. Debía ser yo un zagal por la época del partido maldito y recuerdo vívidamente el titular de un artículo de revista. Era sobre la separación matrimonial de Steve McQueen y Ali McGraw. El titular recogía unas impresionantes declaraciones del actor: "Mi separación de Ali es culpa del Women's Lib". Tuve que preguntarle a mi abuela (el resto de la familia era francófila) qué era eso del "Women's lib"...

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Di Vagando dijo...

Darlings: por rematar, Sr SNOID, sí, las cosas han mejorado pero eso no me hace conformarme, cuando aún existe la brecha salarial q existe. Estamos en un camino y no hay q pararse a mitad. Y lo mismo aplica a LUX, las cosas q te conmueven tb me conmueven a mí, y a ti te parecerán más poéticas y épicas q la reivindicación de la igualdad salarial. Es un opinión. Ya habra ocasión de hacer otros divagues sobre eso, el de hoy iba de igualdad salarial.

muxus

di