16 de enero de 2013

Libros que no leeré

En mis contadas salidas a la capital me gusta brujulear por pocas tiendas. No soy para nada de ropa, zapatos o maquillajes. A estas tiendas acudo por obligación. Con las de deportes flipo, pero no soy público objetivo. Me gustan las de gadgets, música o libros. Me gusta cotillear, ojear y hojear clásicos, novedades...

El otro día estuve en la Vetusta de mi cobloguera. Allá dónde se ciñen un pañuelo a la cabeza para que no se les escapen las ideas. Pues bien, en mi tiempo libre me dirigí a un par de sitios callejeando disfrutando de ese tiempo para mi, tan escaso. El propósito no era comprar libros. "Diva, que tienes muchos pendientes", me decía... Pero siempre me engaño y siempre caigo en la trampa. Así que compré libros: para el trabajo, para mi, para los pollitos....  Alguno seguro que no leeré, lo intentaré, pero muchas veces se quedan en buenas intenciones. 

Todo esto viene a cuento porque de un tiempo a esta parte, me asombran libros con títulos... desconcertantes. No sé si esa es la palabra justa. Quizá sea títulos gilipollas. 

Claro que el trabajo de poner título a un libro no debe de ser fácil. Si escribes algo que lleve por título: La batalla de Waterloo. Queda claro sobre qué vas a hablar y qué público atraerás: historiadores, gente que le gusten las batallitas o frikis de Napoleón y poco más.

Sin embargo si lo llamas Waterloo sabe a chicle de fresa ácida, además de a los anteriores quizá atraiga a algún desorientado más, algún cocinero, psicólogo, coach, consultor, marketiniano, vidente... yo que sé. Todo obedece a una estrategia de marketing orquestada por grandes cabezas pensantes o por los que ponen la pasta para editar el libro. Y claro, hay que diferenciarse como sea para vender y hacer caja. Esos libros seguro que tienen su público y se venden. Sin embargo, en mí causan el efecto contrario. Me repatean. Me parece que tanto llamar la atención con el título obedece a un interior más bien vacío. Seguramente me equivoco, pero es lo que pienso y directamente los dejo de lado. Manía que tengo.

En ese sentido, no pienso leer:

- El vals lento de las tortugas

- El monje que vendió su ferrari

- Los caracoles no saben que son caracoles

- El sabor de las pepitas de manzana

- La noche en que Frankenstein leyó el Quijote

- El abuelo que saltó por la ventana y se largó

- ¿Por qué me comprasteis un walkie talkie si era hijo único?

- Los ojos amarillos de los cocodrilos

- Lo peor que le puede pasar a un cruasán

- La insólita amargura del pastel de limón





39 comentarios:

  1. A mí también me chocan un poco esos títulos tan rimbombantes…tengo que decir que el del walkie-talkie me hace mucha gracia.
    El del croasán, es lo mejor, no lo peor, y es un libro razonablemente divertido y que no tiene ni pies ni cabeza.

    De todas formas, he venido a defender a “El abuelo que saltó por la ventana y se largó” porque es un título totalmente adecuado. Es que va de eso, el abuelo se larga por la ventana el día que cumple 100 años. Y sin ser alta literatura, es un libro muy entretenido y muy agradable de leer y no, no voy a comisión.

    Pero oye, que son tus prejuicios y te los f….cuando quieres.

    ResponderEliminar
  2. "Lo pero que le puede pasar a un cruasan" es muy divertido, la primera noticia que tuve sobre el fue que me dijeron que yo les recordaba al protagonista.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Babilonio, bienvenido al blog. No habías estado antes por aquí, ¿no? Me habría acordado. Me gusta lo de afotador. Muy buenas afotos.

      Eliminar
    2. BABIlONIO ya es divagante de antes DIVA.

      BABI, un croissant en mis manos, yo tb sé lo q le puede -le va a-pasar.

      Eliminar
    3. El del croissant es una copia de los de Eduardo Mendoza, pero esta muy bien.
      Te ha salido una frase épica sin querer Di. El croissant del libro lo es en contraposición a lo que es un Bollycao. O sea un croissant es un tipo de cuarenta, medio calvo, tirando a gordo y poco aprovechable en general...
      No me resisto a explicarlo para que te quede claro lo que has dicho...

      Eliminar
    4. No tenía ni idea de lo del cruasan en contraposición al bollicao. Yo prefiero un cruasán, en todos los sentidos. Que bueno!

      Babi?, le llamas Babi? Yo flipo!


      Babilonio excuse mi mala memoria. Así me alegro dos veces. Bienvenido.

      Eliminar
    5. Gracias VIVEIRO, no sabía esta metáfora moderna del croissant (hacéis tanto bien por mí en los blogs). O sea q BABI es uno de esos?

      40, gordo-armario-doble ya me va bien. Yogurines, buf, qué pereza... de entrada no, pero hay q ver caso por caso. :)

      muxus

      di

      Eliminar
  3. Los títulos se ponen para vender y yo creo que muchas veces no son responsabilidad del autor. Está bien que te causen esa aversión y contrarrestes a los que por otro lado gracias al título se lo compran.

    Yo también desconfío de esos títulos. He de decir que el del abuelo me lo regaló mi hermana y me lo empecé a leer por obligación, aunque luego me gustó mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bichejo y Niño, me apunto el del abuelo no sin cierto recelo...

      En cuanto al del cruasán, leí la contraportada y no me seducía nada. Quizá sea divertido, pero no.

      Eliminar
  4. Tengo muy buenas referencias (señora compañera) y muy malas referencias (el hijo de la señora compañera) de este libro del agüelo.

    En cualquier caso, no voy a leerlo.

    ResponderEliminar
  5. Yo una vez ví una edición de "vitae caesarum" de Suetonio titulada como "la escandalosa vida de los doce césares". Me pregunto qué tal se habrá vendido...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a mi me atrae, no me aprece tran estrambótico y seguro que era muy escandalosa!!

      Eliminar
  6. Pues yo, que soy un inculto y que apenas leo un libro cada dos tres meses o más, me atraen títuos estrafalarios como los que mencionas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mi que soy igual de inculta que tu o más no me atraen nada. Me alucinan y pienso que son malos directamente. Nunca se sabe qué es mejor...

      Eliminar
  7. Di que sí, DIVA, títulos sobrios, tipo "Ulises", "Moby-Dick", "La montaña mágica", "El túnel", "Rayuela", etc.

    Ahora, en plan largo bien está"El curioso incidnete del perro en la noche" (para aprender del síndorme de Asperger-pero leyendo blogs tambien puedes apreneder de esto :)). Y mal "ZEn , o el arte del mantenimiento de la motocileta".

    muxus

    di
    -

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona pero Zen o el arte del mantenimiento... es una maravilla.
      El del perro también.

      Eliminar
    2. Joder Gonzalo, al final me los coy a tener que leer....

      Eliminar
    3. En serio> Una maravilla? Que aprendiste de él? Curiosidad...

      Eliminar
    4. El del perro precioso, el otro no lo he leído (abro paréntesis porque en el blog de Molinos hay otra Beatriz, y es un lío)

      Eliminar
    5. Acabo de leerme el del perro Di y me ha gustado mucho. Miraré a ver si encuentro el de Zen....

      Grache.

      Eliminar
  8. Yo tampoco lo leeré. Me ocurre cada vez más a menudo que cuando mis compañeros de trabajo, amigos o conocidos cuentan qué han leído yo me siento como un marciano: fuera de lugar. No me importa, disfruto con lo que leo.

    Beatriz (la que abre paréntesis)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún a riesgo de equivocarme, te doy al bienvenida (de nuevo?), Eso de los paréntesis no lo recuerdo Di. Que se le va hacer.

      A mi me gustan los marcianos.

      Eliminar
    2. Os sigo a las dos desde hace tiempo. En vuestro blog he participado muy poco. Abro paréntesis para diferenciarme de otra Beatriz. (Gracias de parte de los marcianos)

      Beatriz

      Eliminar
  9. A mi el abuelo me entretuvo , tiene cierto aire a lo más delirante de Eduardo Mendoza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, lo que digo... al final lo voy a leer...

      Eliminar
  10. Como titulo raro pero muy buen libro es "Como hablar de los libros que no se han leido nunca".
    No es coña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sirve para ligar? Impresiona?.... Si no, no me interesa.

      Eliminar
  11. Sin la cabecica atada
    que sería un baturrico
    sin la cabecica atada
    si aun llevandola atadica
    dice las cosas tan claras

    chis pun.

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno lo del pañuelo para que no se escapen las...las...
    ...
    espera que me ate el pañuelo que no me acuerdo que decía.

    Yo tengo una norma, si en el título mencionan a un animal con algo raro, o haciendo cosas raras, es un no tajante...pero si se me afloja el pañuelo, tó pué ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como en las pelis IRE.. si sale ninio o animal, lagarto lagarto...

      Eliminar
  13. A propósito de titulos raros: ¿Alguien ha leido un libro titulado "Chavs" de un chaval llamado Owen Jones? Si es que sí, ¿qué tal está? ¿merecerá la pena pillarlo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Chavs. The demonization of the working class". Los chavs son una subcultura aqui en UK, son la "white trash" (basura blanca), los q llevan gorras con lso cuadros de burberrys, anillos de oro de sellos, chandal blanco... ese look. Ellas llevan pendientes de aro gigante sy el pelo como pegado con gomina a la cabeza. Un cuadro. Tienen un acento peculiar, y me imaino q son equivalnete a los poligoneros en la penin? Si te interesa la antropología, puede ser interesante. En este país tan clasista, se les desprecia. Belen Estaban sería chav.

      di

      Eliminar
  14. He visto otro título esta tarde que al parecer está siendo un exitazo: Las ardillas de Central Park están tristes los lunes. Con un par.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me recuerda el blog de un descamisao que se llama Los consultores llaman los viernes.

      Eliminar
    2. Eh que en Los consultores no sale ningún animal...
      Y no he ido descamisado en mi vida.
      Esto es una moda como cuando te ponían en los menús chica "Ensaladita de mezclas de plantitas cogidas por la abuela Nekane a la luz de la luna con..."

      Eliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.