14 de agosto de 2012

Alta economía en el Lysefjord

The Economist, me cuenta el Peda, usa el precio del Big Mac en los distintos países para establecer el coste de la vida comparativo (es algo más complicado que eso, hay una fórmula y demás).

Cuando una se mete en uno de esos barcos que te llevan tres horas por un fiordo, conoce gente curiosa. Mi espécimen de hoy, en el Fiordo Lysefjord (desde el que se ve el Preikestolen, o púlpito),  es un tipo de Madrid de unos 50 con bigote, un souvenir andante (banda al cuello con la bandera noruega y esas cosas). Me cuenta que tiene una agencia de viajes y se ha venido de crucero con "28 amigos y clientes". Los veo bajando en fila india del monstruoso transatlántico en la bahía para comprar toda la quincalla que lleva encima, primero, y luego saltar a este otro barquito, ni un minuto ue perder. Sin preguntar me da detalles de que pagaron 4500 euros por persona por el privilegio de ser llevados como ovejas de un sitio a otro. Calculo, así rápido, lo que les ha costado la broma a una familia media. No pensaba que en Espania aún hubiera tanta gente que pudiera permitirse gastar mas de 10,0000 euros en quince días. 

Entonces, llega la Gran Frase, la que lo eleva al nivel de The Economist, pero con otro patrón oro. "Si es que este país es carísimo... uno lo nota por los pins del frigo... es que nos gusta coleccionar pins del frigo de todos los viajes que hacemos y oye... 6 euros el pin!!" (Nota del traductor: "Pin del frigo"=imán, magneto).

Ahora lo tengo claro: debería haber mirado en internet a cómo se cotiza el imán turístico antes de haber venido a Noruega. Pero ahora quién paga mi terapia para quitar la imagen de la puerta del frigo de este hombre de mi cabeza.


9 comentarios:

  1. Me parece de rechupete que se use el Buque Insignia de la comida basura como factor de indexación de la Vida Basura. Es justo, digno y necesario.

    Me apuesto un pin de mi nevera a que ese cincuentón tiene administrativos en su empresa que no llegan a mileuristas y que, con la crisis y la amenaza de despido, trabajan 10 horas diarias. Ese es el camino que permite pulirte 10.000 euros en 15 días (pins aparte) y quedarte tan fresco.

    La belleza de la foto es apabullante. Pero leído lo que decías en el otro comment, en Oslo pasa como en mi pueblo consorte, donde estoy ahora: paisaje hermosísimo, paisanaje ruin.

    Siga usted informando y así no tenemos que hacer asambleas con litronas.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan las asambleas con litronas, así q porfa, no las dejen. Esa es exactam la reflexión (la del tipo con bigote), para la q os necesito a los asamblearios, aquí no tengo timepo.. se ducha el Peda y tengo estos minutos de pantalla, pero se me acaban...

    La foto soy yo experimentando con la cámara. Las demás fotos, verde y azul, ya las habéis visto todas. El día no era así de dramático: una vez más, trucos de la fotografía, q pueden dar una imagen totalmente mentira de lo q es la realidad. Cuando veo mis fotos de India digo, qué maravilla, qué colorido... y casi se me olvida lo durísimo q fue viajar por allí.

    muxus

    di

    ResponderEliminar
  3. La polarización de los ingresos es el problema más tremendo que sufrimos y nos lo cuentan como falta de productividad. Pero, a cuántos pins de nevera sale un techo para 4 hoy, y en los 80. La propensión estilística al bigote me acojona. Yo veo a un tío con bigote y se me va toda la líbido.

    Me troncho, Di, ¿tienes que mandar al Peda a la ducha para conectarte?, je, qué linda.
    Por favor cuenta con más tranquilidad como han sido estas vacances cuando vuelvas, pero no lo de las gaviotas y los barquitos, queremos las carreras del Peda y tú para encontrar transporte, alojamiento y wifi.
    Reinas, Diva y Di, se os echa de menos.

    ResponderEliminar
  4. Diva está en una aldea de cuatro casas. Cuentan que una vez llegó a un transistor la onda de Radio Nacional (durante 10 minutos) y ese día es la fiesta local. Así que fíjate.

    El Peda es tan largote que necesita mucho tiempo para ducharse.

    Y yo vuelvo a tener Internet a alta velocidad (no hay como mandar a tomart por culo a las companies para que te hagan caso).

    ResponderEliminar
  5. Pero aunque lo sipa, C.S., no son las palabras mi tribu.

    Aprovecho estar rezongón, porque son las fiestas del pueblo y empieza a oler a fritanga callejera (y esta noche se oirá a fritanga sonora hasta las 5 de la madrugada), aprovecho para decirle a Di que “dramatic” es un “falso amigo” que pocas veces se traduce así: lo que pasa en Siria es “dramático”, pero las fotos son “espectaculares”.

    Y a Ire, le digo que hemos de repasar un poco el “temario”, pues “La polarización de los ingresos es el problema más tremendo que sufrimos” requiere profundización. En los “ingresos” de los trabajadores (e incluyo a la clase media) hay que contar con los servicios que había ido ganando con el tiempo y las luchas, los Servicios Públicos: no son ingresos personales, sino colectivos, pero su pérdida es, esta vez sí se puede decir, “dramática”; porque eran tan “nuestros” como la nómina o pensión que ganamos, y no habríamos trabajado por esos sueldos de no haber sido porque contábamos con que cuando llegara la hora tendríamos esos ingresos colectivos (que, dicho sea de paso, no eran gratuitos sino que los pagamos con impuestos y deducciones en la nómina).


    ResponderEliminar
  6. ¿Ingresos de los trabajadores? A eso ahora se le llama eufemísticamente "gastos estructurales" que es lo que hay que recortar. Y esperaos, que aún pueden recuperar bonitas costumbres del pasado como el castigo corporal o mandarte a galeras...¡al tiempo! (Besos desde la tibu de los irreductibles)

    ResponderEliminar
  7. Bueno, También oí a Montoro decir que no se subía el IVA sino que "se reponderaba la estructura fiscal": hay palabras pató.

    Esa tribu sí la compartimos, ¡ojalá no fuera necesaria! De tu tribu específica me salí después de que con 14 años y 4 meses entré en un seminario --ahora que lo pienso he ingresado en todas las instituciones menos en el manicomio, tiempo al tiempo, y en un orfanato (aunque lo del orfanato, sí estuve de mediopensionista, porque como mi madre estaba muy enferma y necesitaba silencio más o menos a la edad de la foto con gorrito marinero me llevaban a una “academia” en la que recogían niños con problemas en las casas, de 3 a 9 años; y la verdad es que me encantó, porque como en casa no podía hacer bulla aquello era el paraíso: me acuerdo de que si me despertaba pronto, cogía el cabás, me salía a la sala y me sentaba en el sofá, con el pijama puesto y el cabás sobre las piernas, esperando que alguien se levantara, me diera el desayuno, me vistiera y me llevara a la academia, ¡qué mono!)--, del que me fugué a los dos meses. Me gustaba mucho, con tanto silencio, clases y estudios larguísimos, pero no me gustó tanto el orgullo, la estupidez y todo eso, así que me largué. Dos meses después, en navidades, había reponderado la situación y dije en mi casa que dejaba de ir a misa y todo eso; que no me lo creía, vamos.

    (en el párrafo anterior se notará que el taller de relatos siguiente tiene como tema la técnica de la escritura hipotáctica).

    Lamento informarte de que en amplias zonas de Asia se usan ya esos métodos en fábricas de limpias y verdes compañías que nos venden preciosos productos; por no hablar de los talleres clandestinos chinos que tenemos en nuestro país).

    Y ahora ya, sin hipotaxis, una reflexión que un amigo envió a un grupo de amigos, y que creo viene al caso:

    “Ante el panorama político-económico en el que estamos inmersos en estos países del Mediterráneo europeo, conviene recordar que las medidas que nos están imponiendo no son en absoluto novedosas. Son sospechosamente parecidas que vienen aplicando el FMI y el BM desde hace décadas en los países que llamamos "subdesarrollados", para garantizar que lo sigan siendo y que se mantenga el intercambio económico desigual que posibilita la riqueza de los "desarrollados". En mi interpretación, la novedad de la situación actual es que el mundo está ahora llegando a los límites del crecimiento, lo que significa que la cantidad de ricos que puede mantener está comenzando a disminuir. Como resultado, comienzan a sobrar países en el club de los privilegiados, así que toca aplicar en la periferia del Norte las técnicas de asfixia que antes se reservaban a la periferia mundial. Los que está en el poder saben que, aunque pregonen el crecimiento, ya sólo queda decrecer, así que su estrategia para mantener sus privilegios consiste en empobrecer a los países más débiles, y a los sectores más débiles dentro de cada país. Los que estamos abajo debemos ser conscientes de esta realidad. Debemos saber que nos enfrentamos a un panorama de recursos siempre decrecientes, pero debemos ser capaces de imaginar, reivindicar y (no tengamos miedo de ello) implementar por nuestra cuenta alternativas a este desmantelamiento de los derechos sociales (de la dignidad, al fin y al cabo) en favor de los poderosos que estamos padeciendo.”

    ResponderEliminar
  8. Lo que molaría es saber quiénes son esos ricos tan ricos, porque si son pocos, podremos con ellos. No me refiero a los ricos de aquí, que deben ser como de segunda (Yo al Sr. Zara y al Sr. Botín me los imagino con su fajo de billetes de 500 enrollado y atado con una goma porque no se fian de sus propias tarjetas) sino a los ricos que ya lo llevan en los genes, esos dueños de Mercedes o de AEG que apoyaron a Hitler y se forraron con la guerra y que después se siguieron forrando con las reparaciones y nunca se les vió por Nuremberg ni por ningún lugar parecido...¿Alguien puede hacer una lista?

    ResponderEliminar
  9. Dame una lista de todas las instituciones financieras de los Paraísos Fiscales en los que se esconde el dinero robado a los impuestos (por cuya razón el Estado del Bienestar no se sostiene), añádele todos los bancos normales que admiten traspasos a y desde esos paraísos, añádele cualquier Company que tenga ejecutivos que ganen más de un millón de dólares al año... Y ya está la lista cerrada. (las grandes fortunas personales están estrechamente ligadas a las listas).

    Si le sumamos los lacayos (abogados, políticos, asesores fiscales, etc.) de primera línea, tenemos los 70 millones de habitantes del mundo que dirigen los recursos y la vida de 6.930 millones de personas.

    De todas maneras, en esa reflexión se refería a países ricos, no a personas. De esa categoría de países es de la que los PIGS estamos en diversas fases de expulsión.

    Creo que son interesantes estos dos párrafos de A. Garzón (Pijus Economicus):

    el problema nace en considerar que realmente vivimos en una democracia. Nada más lejos de la realidad. Vivimos en una democracia aparente, en una ilusión política a la que hemos convenido en llamar democracia. Porque el poder, en esencia, no se encuentra en las instituciones políticas para las cuales elegimos a nuestros representantes. El poder está más allá, descontrolado, irresponsable y privado. El poder está en el dinero, en esas grandes empresas y grandes fortunas –a las que a veces llamamos mercados- que son capaces de doblegar los intereses de los parlamentos nacionales a través del chantaje y la extorsión. El poder real es fundamentalmente poder económico, y éste último no está sujeto a elección ninguna. Manda quien más tiene y no quién más votos recibe.
    Así pues el problema no es que la democracia y sus instituciones políticas no funcionen. El problema que es que no tenemos democracia y por lo tanto las instituciones políticas actuales son un espejismo de lo que debieran ser. Tenemos una democracia simulada que, como afirma el filósofo Žižek, hace en política las veces de cuento de los reyes magos; todos sabemos que no existe pero mantenemos la creencia por respeto a otros. Votamos cada cuatro años en un procedimiento litúrgico que ni siquiera garantiza que los programas electorales se cumplan, pero que sí logra conceder legitimidad a esta ilusión democrática. Una legitimidad que en cualquier caso se va deteriorando porque ninguna farsa puede continuar eternamente.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.