26 de agosto de 2011

Fucking campers

Llevo varias jornadas ausente pero traigo justificante. Diva, yo misma, estoy de vacaciones al igual que mi cobloguera, que creo acaba de marchar. En mi caso son VACACIONES, ya que este 2011 tenemos muchas cosas que celebrar y no hay que dejar escapar ninguna oportunidad. Nope. Por eso nos hemos liado las mantas a la cabeza y hemos saltado el charco con los pollitos. Menudo jaleo, pero muy buenas vivencias. Es por ello lo de la ausencia que comentaba al principio. Hoy, sin embargo, los elementos se ha puesto de mi parte o... no,  depende. Todo tiene su lado bueno y su lado menos bueno.

Comentar que me encuentro en un parque natural de belleza incomensurable (oooohhhhhhhh!!!!), pasando un par de noches en un peazo hotel que mi sister ha tenido el detalle de costearme (eso, eso, eso es una hermanaaaa) y que probablemente no vuelva a pisar, y en el que por causas ajenas a nuestra voluntad, estamos sin luz y sin agua caliente en nuestro cottage, que no en el edificio central (gracias a lo cual escribo mientras todos duermen).  Por una vez que he podido sentirme como Jackie Onassis, va y me siento como un fucking camper. Dicho con todos mis respetos a los zapatos, a los campistas, campingueros y otra fauna, que al igual que yo tuvieron un pasado mochilero pero que ya se encuentran en una edad en la que dormir en el suelo, ya no mola... y no tener luz para cargar el (bendito!) i-phone o la camara de fotos tampoco.

No obstante los pollitos se lo pasan de muerte con esta nueva "aventura".

Me vuelvo a mi cottage con mi linternita esperando no cruzarme con nada de toda esa fauna que hay que proteger y cuidar.


4 comentarios:

  1. Sí señora, "fucking campers", toda esa gente que no tiene un duro y se inventa unas vacaciones a base de mochilas, simulando que son naturalistas. No te arrepientas después y añadas "dicho con todos mis respetos".

    En cuanto se prueba el lujo, uno se da cuenta de que eso es lo suyo.

    A mi hijo, en unas vacaciones de joven pobre que empezaba con un vuelo low cost, lo pasaron a Primera Clase. Y si te pasan, te pasan: naranjada natural, whisky del bueno gratis. Al aterrizar, de los primeros en bajar; y al ver por la cortinilla abierta al resto del pasaje, todos de ìe esperando, pensó: ¡Vaya chusma!

    Y además, con la posibilidad de que te coma un oso desde el edicio central al cottage. ¡Eso es poderío!

    ResponderEliminar
  2. Y estáis en zona de influencia de Irene? Espero que todo en orden. Y sí, el lujo engancha...

    ResponderEliminar
  3. Nan, a mi me revienta que me pregunten si everything is ok cuando estoy con la boca llena y solo puedo mascullar un aaait!

    ResponderEliminar
  4. Todo en orden por aquí Carmen. En cuanto a lo del lujo, depende de cada uno. A mi personalmente me gusta la ubicación y el poder disponer de espacio, también los pequeños detalles molan. Donde estoy ahora hay café gratis en la recepción y el hotel es digno, pero está bien ubicado.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.