2 de marzo de 2018

Hablemos del tiempo, y de Instagram, y de los cuñados agresivos de tuiter

De verdad, yo no he venido aquí a hablar del tiempo (y eso que constato con estupor que aquí ya se ha hablado antes de los elementos): esto no es un ascensor, ni estoy jubilada ni es mi interés especial autista. Y lo llevo ignorando ya unos días, pero es que la "Beast from the East" ya me empieza a resquemar. 


Empezó a nevar el martes. En el colegio el lunes ya nos avisaron que nos tapásemos mucho (como diría Lux, ¡Já, a la cárcel van a venir a robar! Recordemos que nadie me gana en capas), y también a los ninios. Pero fue un despropósito: en la competición de natación de la tarde del martes la gente se asfixió viva (la menda llevaba camiseta de manga corta, como penúltima capa, y aún así estuve por agradecer al director la sauna gratis). Los ninios... por dónde empezar. 

Estos dos autóctonos de las Islas de Guernsey son el reclamo de los jerséys "Guernseys"
Yo ya he explicado muchas veces que en Mini se operó una compleja mutación genética, porque es imposible que alguien tan caluroso haya nacido de mí, la persona más friolera que conozco. Tal es su calor vital que no tiene trenca escolar. Su unifome consta de un jersey de algodón verde de cuello alto, un jersey de "lana de pescador" (no sé cómo mejor definirlo, se llama Guernsey y merece la pena clicar al link y bucear esa página  porque es un mundo), una americana de lana, y en teoría la trenca (por debajo una falda de cuadros escocesa verde y azul). Yo compré una trenca cuando entró al cole pero, frustrada porque no la llevaba, cuando se le quedó pequeña no le compre más. Pero el director dijo el lunes en Asamblea escolar: "esta semana todos con trenca". Y nosotros sin. Claro que sí, tranquilidad, que tiene un plumífero y tal para findes, pero no la trenca escolar. 

Así que el martes por la mañana la saco del baúl y, tras constatar que la manga le va a medio brazo, le sugiero que se la ponga debajo de la americana, así con la capucha que le sale como un hoodie. En fin: un cuadro. Tambien se lleva el gorro de forro polar que tienen normativo de uniforme en lugar del sombrerito idiota, y guantes, y bufanda. Todo azul marino, de uniforme. 

Cuando sale de nadar, va sin Guernsey, sin bufanda, sin guantes, sin trenquita... se ha dejado todo en el cole porque no ha considerado que era interesante llevar esa ropa en el camino del cole a la piscina, que lo hicieron andando. Bien. 

El miércoles amanecemos con una nevada monumental y, ahí estamos en casa, sin Guernsey, sin trenquita, sin guantes, sin gorro... sin nada. Vamos andando al cole (las calles laterales pistas de hielo y a mí ya en Nottigham una vez el coche me dio la vuelta: suficiente) en una maniana preciosa soleada. Mini, medio desnuda y con un gorro mío boliviano y unos guantes rojos. 

He seguido nevando estos días, pero ningun día ha tenido la luz del primero, que me dediqué a hacer fotos. No pensaba colgarlas aqui porque ya lo he hecho en Instagram, pero ahora se me ha ocurrido que igual algún divagante no se fija en el cuadrito de Insta, así que cuelgo un par. 

Instagram es una red amable, o por lo menos mi Instagram: solo sigo a algunas amigas y amigos y luego a páginas de fotografía. Con Instagram sobre todo viajo, admiro ciertos encuadres... y poco más. No me interesa aquí el contenido y, de hecho, noto que casi no hay palabras en los comenatrios que hace la gente incluso en las fotos más admiradas. la gente escribe emojis o "bonita foto!". Y ya. Esto me resulta raro porque yo soy tan verbosa. Intento comentar mis fotos, pero casi nadie lo hace (de sus fotos). Me fastidia cuando no ponen la localización, si es que me gusta un sitio. 

Para mi (y repito, igual es mi experiencia por el tipo de cuentas a las que sigo), Instagram es amable, en contraste con la agresividad de Twiter. Yo solo entro para colgar los divagues y ocasionalmente para alguna campaña, pero el rato que miro lo que se cuece allí... da miedo. Ultimamente estoy descubriendo a un tipo humano que no son los oligofrénicos habituales de exabrupto y poco más. Hay un grupo de gente que van de más refinados, mas leídos, pero que se enfrentan al mundo como si de humillar a todo dios se tratara. Asi que por ejemplo cogen el tuit de alguien y dicen "mira la imbécil esta que sabrá de tal". Yo los llamo "los cuñados cabreados de tuiter", porque desde su púlpito iracundo enseñan al mundo cuánto saben. A menudo se meten con las feministas que dicen mucho "patriarcado", por atacadas, por ejemplo, o contra los que defienden los derechos de los animales, por blandengues, o con ... lo que sea. Imagino si un cuñado de estos se le ocurriera meterse conmigo, que paso por ahi para colgar un divague: qué miedo!

Pling! Es su planta? Sí, ya me  bajo. Que rápido se pasa el rato hablando del tiempo...




12 comentarios:

  1. Ah, pues voy a seguirte en Instagram, me gustan esas fotos de paisajes nevados (yo tengo vetada a la gente que se dedica a colgar fotos de lo que come o, aun peor, que se hace continuos selfies). Solo para que lo sepas, mi perfil instagramero es el de mi alter ego, @mademiquel

    ResponderEliminar
  2. Hacía tanto frío, que los pingüinos del zoo organizaron una protesta.
    Y la nieve, clara.
    Y la ventisca.
    Y la sabia de los árboles, escondida en los troncos.
    Salí a pasear.
    Era mediodía. Esa hora donde los rayos de sol tienen contrato indefinido.
    ...
    La luz sobre la nieve.
    Claridad.
    Azul y blanco el horizonte.

    Tuve que dar gracias. Así, en general.
    Tal hermoso era, que mejor observarlo en silencio.
    Todo era verdad.

    ResponderEliminar
  3. Oh, bueno, espere que me bajo en el de arriba, es decir que subo para bajarme..eh...vaya, subimos un pisito más...
    Pues le decía que si, que el tiempo está como guernsey provincia de güesconsin el de los camarones a la plancha, porque en fin, esto de los ustednoesnadie de internet pues se va refinando con los años, que bueno, yo ya voy cumpliendo los míos también y recuerdo que la cosa empezó en los foros, siguió con los blogs en los que empezó a llamarse "homor sarcástico" a la mala baba, me salto el facebook el twitter y el imstagram pero ahora con las apps se diversifica pero el tema sigue siendo el mismo, arrolla a cualquiera que quiera escribir sobre algo y le salen a uno ciberseguidores de cualquier byte. En la vida real se llamaba antes pagar la mala leche, y después buling le dijeron los fisnos, pero vamos que esto viene de viejo...eh...¿por qué pretende usted abrir la puerta del ascensor, me mira con cara asesina y me llama pelmaza? ¡pero oiga, mis derechoooooos!

    ResponderEliminar
  4. Hola darlings: ha parado ya de nevar, había q hacer el divague-conjuro.

    ELENA, qué guay, he visto tus "me gusta" en instagram antes de leerte y no sabía q eras tú... lo q hago es mirar la cuenta a ver si me gusta...y te he seguido inmediatamente... qué bonita Barna, muy chulas tus fotos. Y sí, yo tampoco sigo a los de las comidas, o selfies o así...

    DRIVER, el contrato indefinido de los rayos de sol al mediodía.. dónde hay q firmar???

    IRE, chulo monólogo interior ascensorista... NO sé, yo de redes sociales solo manejo el blog, el insta, y el tuiter para lo q he dicho, así q no sé cómo es la gente en otras. El bloguerío, es amable? Como tampoco me meto en tantos blogs ahora no lo veo, pero en general en los q lo hago sí q parece relajado, la gente q quiere entra y comenta y ya está... aún existen los trols? O se han ido todos a tuiter? Como he dicho lo q veo ahí es gente muy cabreada y eso q no sigo a enérgumenos, lo q veo es de retuits de gente q, si sigo, serán medianamente civilizados... pese a eso... madre mía, qué panda...

    Muchos muxus!

    di

    ResponderEliminar
  5. Kiruna es un pueblo de la Laponia sueca al que desde hace muchos años me unen estrechos lazos. Con lo dicho, podría dar por concluido mi comentario, pues a buen entendedor etcétera, pero, por si acaso, abundaré un poco más.

    La primera vez que estuve allí (1987) aún no se hablaba de trasladar el pueblo (hablo de la megaoperación Kiruna 4-ever) pero presencié algo que, 31 años después, ¡lo que son las coincidencias!, encaja a la perfección con el presente artículo de Di.

    Lo recuerdo perfectamente, como, ya digo, si hiciese 31 años: era febrero y tal el frío que cuando desembarqué en el aeropuerto, el Kiruna flygplats, observé que la mayoría de los grajos, con las plumas de gallina o de punta, reptaban con el pico cerrao y los ojos llorosos, y pocos, los más valientes, jóvenes y ruidosos, hacían el ángel sobre la nieve dejando una curiosa impronta que parecía la marca de un murciélago estrellado; ¡menudos pájaros estaban hechos!

    En esos tiempos yo acababa de crear una empresa, con vocación internacional, para la instalación de centros de hidroterapia, lo que luego se llamaría Spa. Por eso fui convocado en Kiruna por la entonces alcaldesa del consistorio de dicha ciudad, la sueco-lapona Öla Ikea-Se.

    Como lleguá a las doce del mediodía, ya era noche cerrada (era febrero, recordemos), y me fui a dormir al hotel donde en sus bajos se instalaría el spa. Me llamó la atención que ya tuviesen colocado un enorme cartel luminoso anunciándolo: Spa Måtärnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A las once en punto de la mañana del día siguiente, bueno, o a la noche siguiente (porque aquello seguía más oscuro que el moco de un minero con mala conciencia), había quedado con la alcaldesa en la puerta del futuro spa.

      Tonto de mí, quise salir a la calle unos minutitos antes, no fuera que me tuviera que esperar. Previsor, me dejé puesto el calentito union suit, o calzoncillo enterizo, y el pijamita de franela, y me sobrepuse varias camisas de leñador, jerseys, chaquetas, abrigos, gorros, guantes, bufandas, mi fular amarillo de los recitales poéticos, la colcha de flores de cama de matrimonio, y varios calcetines de los gordos y tres o cuatro chirucas y como sobretodo el traje de neopreno de mi amigo El Gordo; ¡qué biruji, -18º C! Pese a tanta ropa, pese a parecer una morsa varada con fular amarillo, tenía más frío que un perrito chico en el pasillo de los yogures y me estaba quedando más tieso que el pescuezo de Bruce Lee cantando un fandango. Menos mal que Ikea-se fue puntual, si no, no lo cuento.

      El caso es que mientras la esperaba me llamó la atención que, con frecuencia, los transeúntes pasaban vestidos como el que va a comprar el periódico en Marbella en pleno agosto, vamos que sólo les faltaban las chancletas, la sombrilla y la neverita, ¿¡no tenían frío!?

      Entonces llegó la alcaldesa acompañada de su hija, una guapa jovencita de unos doce años. Bueno, supe que era la alcaldesa por el apenas hilo de voz femenina que saliendo de un relío de ropa abigarrada, un auténtico burka estilo grunge, un amasijo de prendas a cada cual más abrigada, me dijo:

      —Hola, soy Öla Ikea-Se y ésta es mi hija, Son Komöson.

      Entonces me di cuenta de que una voz también puede amoratarse por el frío. Cuando hace tanto frío, la voz te llega como si el que te hablara estuviese diez o doce metros más lejos. Increíble.

      En cambio, la simpática Sön Komöson, que pronto se puso a corretear por ahí, iba con una camisa a cuerpo, faldita de cuadros escoceses en verde y azul, pinquis y manoletinas de rejilla; y tan pancha, tan sonriente. Eso sí, llevaba colgando de un brazo una trenca pelín jibarizada, un guernsey de auténtica lana de centolla verde y cuello alto (una centolla envidiosa y altiva, podríamos decir), una americana pero inglesa, unos guantes, una bufanda y un gorro peruano (?) con cara de asilado. Vamos, que parecía que la pobre de Sön estaba haciendo por su cuenta la mudanza de un Cortefiel.

      Sorpendido de que la niña anduviese tan desabrigada y, sobre todo, de que, a su paso, los carámbanos se apartasen para seguir siéndolo, le pregunté a su madre al respecto con tacto para que que no se sintiera recriminada:

      —Con este frío del carajo, ¡¿cómo te icurre sacar a la niña así, alcaldesa mala madre!?

      —Tranquilo, Luxindex, no siente el frío. Le pasa a muchos de los nuestros. Es una mutación genética. En Kiruna abundan más que en cualquier otra parte de la tierra. Son así, ¡son como son!

      —¿Sí, mamá?

      Eliminar
    2. Ay que me parto, LUX... "como llegué a las 12, ya era noche cerrada", o tus ropajes (q me llevan una vez más a "Comeclavos") con los q intentas competir conmigo subliminalmente en capas y deberías saber q en eso no hay concursante que en me puede ganar... hoy he llevado (en cuerpo) 6 (en brazos dos menos pq una es una camiseta interior de tirantes y otra un (error, lo sé) chaleco plumífero).

      Sobre el tema prediposición al frío, no tengo datos, y claro q gran parte es ambiental, pero tb tiene q haber una parte biológica, no me fastidies. El Peda no lleva abrigo... tiene, pero un día dejó de llevarlo, y hasta aquí. A Rusia le obligué a llevarse una gabardina corta, se quería ir con sudadera de capucha!!!! en serio!!! Así q MIni tiene genes Peda en lo dle frío... pero se deberían ver contrarrestados con los míos! (habla la envidia, me encantaría ser calurosa). Ah, pq en verano tampoco llevo bien la caló... así q no sé qué soy... exagerada???

      :) muxus

      Eliminar
  6. Di, que he estado en Kiruna, en otras fechas y por otros asuntos, es cierto, y que la primera vez que asomé por allí me llamó la atención que algunos paisanos fueran tan despechugados, también.

    Como también es cierto lo de esa curiosa mutación genética que allí se concentra. Pero, y esto me avergüenza, no consigo encontrar en la Internet un interesante artículo (científico, de los que a ti, en tu manía racional, te gustan) que, al respecto, leí hace cuatro o cinco años. Hablaba de no sé qué de los neandertales… Pero es que mi memoria es de pena. ¡Con decirte que he tenido que buscar neandertal para confirmar si lleva o no hache, o que (palabra de honor) no estoy seguro si el Cohen autor de Comeclavos es Albert, Alfred, u otro nombre (lo acabo de buscar, sí: es Albert)! Y eso que, por lo que sabes, me leí varios libros de él.

    A veces pienso, o siento que es mucho peor, que de no existir la Internet yo sería aún más un gilipoyas disfuncional.

    ¿Seguro que Gilipollas es con ge y elle? ¿No será con jota e i griega o con cualquier otra de las tres combinaciones: Jilipollas, Jilipoyas, Gilipoyas?

    Eso sí, que nadie se me envalentone: ¡que pa’ meterse conmigo me basto!

    (Por cierto, lo del chaleco plumífero interior es un fallo garrafal imperdonable para alguien como tú, y lo sabes).

    ResponderEliminar
  7. ¿Por qué, a veces, el comentario no se publica donde se le puso? Me explico, éste último mío lo puse en el «Responder» del tuyo, pero se ha publicado en el «Responder» del general. A mí me dan mucho coraje estas cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, por último me refería en realidad al penúltimo… Yo qué se: ¡Hasta mañana a todos!

      Eliminar
  8. LUX, me lío con los particulares o generales... así q aquí estoy en el "general".

    Qué día tan precioso hace aquí!!! Un solazo... Me dispongo a continuar con la escritura de un artículo científico de esos q me gustan (argh! a este ya lo odio), y me alegra ese sol. Luego tengo amigas a comer y mi Legendaria Lasania tomará el resto del día...

    En lo de la memoria, darling LUX, tampoco puedes competir conmigo... yo ya me olvido de los divagues escritos, y si alguna vez miro uno de hace anios, de esos q nos sugiere el blogger, pienso... esto lo escribí yo? (omito las sensaciones...)

    Mira, lo de los neardentales lo pensé yo el otro día a propósito de aquel libro q no te gustó de harari y de un antropólogo al q escuché... los neardentales estaban en Europa, el spaiens viene de Africa. Mi conclusión: los neardentales estabn acostumbrados al frío, ya q en aquella época, mi arma, el buruji arreciaba. Los neardentales se mezclaron muy poquito con los sapiens cuando estos subieron a Europa (dicen q tenemos 2% de genoma neardental los europeos, no los africanos q son 100% SAPIENS). Ergo (aquí entra mi especualción), cuanto menos friolero eres, más neardentalis!!! Luego yo soy enteramente africana mientras q mi hija y su padre tienen mucho de neardentales. Se sostiene? (ay ay ay, para mí la imagen del neardentalis es la de Ron Perlman , el Salvatore de "el nombre de la rosa". https://es.wikipedia.org/wiki/Ron_Perlman... socorro).

    Muxus de la "de la manía de lo racional :)


    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El biruji es cosa mala, Di, digan lo que digan o dijesen los sapiens o los neandertales. Por favor, no perdamos el sentido común. Que sí, que ahora, con la igualdad sexual y todo eso está bien, dicen, mandar al marido a Rusia con sólo por abrigo una gabardinita. Pues no. ¡No! Decencia, por favor: ¿mandarlo a Rusia con, sólo por abrigo, insisto, una gabardinita de esas que cualquier mujer (cualquier buena mujer, claro) toca la tela y dice: «Joder, qué fría, y eso que estoy dentro de casa, en babuchas, bata y sin peinar». ¡¿Pero para el marido sí, no?! ¡Vergüenza!

      Eso es egoísmo, camagggada. ¿Gabardina en Rusia? ¿Tú has conocido alguna tela de gabardina que se adaptara a tu trémulo cuerpo así fuera un instante? ¿A ti te gustaría que una gabardina te hiciese eso a ti? No, ¿verdad? Pontonces…

      Eliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que los divagantes continúen divagando.