8 de marzo de 2018

El momento es AHORA: Día de la Mujer 2018

Hoy es un gran día, y le he pedido a Mini que me hiciera algo celebratorio para el blog. Así ve las cosas una feminista de 9 años... 



"Decimos no a los que odian. Estamos por encima de los tontos que un día intentaron hacernos de menos" (y en la burbuja: "No necesito un anillo de boda")





Este collage lo hizo en Tate Modern en una de esas sesiones tardías que celebraba los 100 anios de sufragio en el UK. Dice: 
"Decimos que no a los que odian y hablamos en serio de feminismo", 
"Vivimos en este país: hagamos algunas reglas", 
"No nos cruzamos simplemente de brazos cuando no nos salimos con la nuestra: LUCHAMOS", 
"Estamos unidas, juntas somos UNA". 

Y en las burbujas: 
"Por qué son la mayoría de los emojis chicos? 
Por qué los chicos no tienen que estar desnudos en las fotos?"

TE QUEREMOS MINI


Y para terminar, esta es mi pequenia aportación. 

FELIZ DÍA A TODAS!!!

Ps. Para una selección de entradas feministas en el divlog... lo tenéis aquí!


13 comentarios:

  1. Pequeño homenaje saltarín.

    http://driveronblog.blogspot.com.es/2012/11/suenos-realizables-1.html?m=1

    ResponderEliminar
  2. Muy bien, Mini. Un collage estupendo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a los tres DRIVER, MO y NáN! Es muy importante q las ninias entiendan la importancia de estas cosas, con el problema q hay del retroceso del feminismo en los ultimos anios…

    Para mí, personalmente, es vital q Mini se de cuenta q lo q ve en algunas madres del colegio, q van a dejar a los ninios en ropa de deporte pq luego se van a correr o luego al gimnasio no es lo normal. La palabra fundamental es independencia.

    Me hace gracia cómo dibuja a las mujeres… con una cara malévola a la vez q sonriente.. VAMOS A POR TODAS!

    Muxus

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los magníficos carteles de Mini, ¡qué expresividad tienen tus personajes, amiga artista!, me trae a la memoria el pasquín más divulgado del movimiento feminista: el We Can Do It! diseñado por J. Howard Miller en 1943 por encargo de la Westinghouse Electric con la intención de levantar la moral de sus explotadas trabajadoras durante la frenética producción bélica de entonces y disipar cualquier atisbo de huelga que treinta y nueve años después, curiosamente, se convirtió en el icono más representado del movimiento feminista.

      Cuando no esté liado (ahora estoy haciendo la paella del domingo) me gustaría contar la historia de Rosita la Remachadora, Geraldine Hoff Doyle y la recientemente fallecida Naomi Parker Fraley.

      Eliminar
    2. A mí me gusta mucho también la versión de Rosie de Riveter de Norman Rockwell, inspirada en el Isaías de la Capilla Sixtina de Miguel Ángel: seguro que a Mini también le gusta, porque tiene esa hispánica preocupación por la intendencia que tan bien se refleja aquí: ¿Cuál es el mejor momento del curro? ¡La hora del bocata, Naturalmente! http://irenebrination.typepad.com/irenebrination_notes_on_a/2015/05/international-workers-day-rosie-effect.html

      Eliminar
    3. ¡Es verdad, C. S., es el Isaías “sixtino”, no habría caído nunca!

      Bueno, ya puestos, el cartel del ”rosito” también tiene su punto.

      Eliminar
  4. ¡Felicidades a todas las mujeres! Aquí no está haciendo huelga nadie por eso...

    ResponderEliminar
  5. ¡Sí señora! La cara de las chicas malas es genial. ¡Muy bien, Mini! Os diré que M. ayer volvió de su mani con sentimientos encontrados: por una parte le ha parecido alucinante la cantidad de gente que había. Por otra parte parecía algo cabreada por todos los comentarios de "nosotras somos más inteligentes, mejores personas y lo hacemos todo mejor que los hombres"... "¡Que no, joder! ¡Que tampoco se trata de eso! ¡¿por qué la gente es tan...gente?!" En todo caso, a ver qué pasa a partir de hoy.

    ResponderEliminar
  6. Gracias C.S. por una opinion imparcial sobre cierto tipo de feminismo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias BASAJA... es una pena q en UK haya pasado tan desapercibido... yo me hice un lazo lila casero y la gente no sabía de qué iba...

    CESI. En una movilización tan masiva claro q tiene q haber distinto tipo de gente, incluyendo gente q, en el subidón, puede decir eso como quien está en un evento deportivo y tu equipo es el mejor, o tal vez gente q extrapole su pequenioa realidad a lo general (q ya sabemos q no, nos gustan aquí los estudios!!! dame datosss). Yo por ejemplo, de mi peq realidad laboral te diré q tengo confirmadísimo no q seamos más inteligentes, pero sí más currantas, infinitamente más. No tengo datos, lo mío es observación tras 20 anios ... y mi propia formulacion (tampoco cientifia) de q tal vez eso se debe precisamente a machismo... los tios quieren estar ahi arriba enseniando lo guays q son (y tienen la confianza para hacerlo) y nosotras nos arremangamos y hacemos el curro. Igual tu tienes otra experiencia, pero te aseguro q la mia es esta, claro q con excepciones, pero brutalmente esta.

    Te acuerdas del divague "POr qué no soy feminista?" de Crispin... ahí ya hablamos, más q del feminismo, de la "pureza" o "abrir" un movimiento (q puede ser de cualquier tipo) para conseguir objetivos. Habrás leído el debate q hay en estos momentos s con el tema "trans" o con el tema velo islámico, la interseccionalidad. Es muy complicado . Lo importante es q en el fondo, todas estamos por la definción de feminismo de la RAE, y q las cosas tienen q cambiar. He leído cosas estos días q sinceramente... es q algo tiene q cambiar.

    ANONIMO, no sé a cual te refieres con "cierto tipo de feminismo". Si volvemos al divague de Crispin (no sé si lo has leído), ella dice q el feminismo radical es el q cambiará el mundo.

    http://divagandodivagando.blogspot.co.uk/2017/05/por-que-no-soy-feminista.html

    En las manis del jueves había radicales (supongo q son las q no te gustan a ti) y moderadas (la gran mayoría). Todas somos necesarias, a todas necesitamos.

    muxus

    di

    ResponderEliminar
  8. El problema, Di, es que el entusiasmo deportivo nos puede hacer olvidar que hay determinadas malas hierbas que no sería bueno dejar crecer en nuestro campo. Una de esas malas hierbas es convertir el movimiento feminista en una cosa revanchista que pretende ocupar la posición de quien oprime. Ese tipo de comportamientos desvirtúan en mi opinión la belleza de la lucha por la igualdad. Otro ejemplo: en estos días he oído hablar mucho (sobre todo a políticas conservadoras) de "el techo de cristal". Se quejaban de que entre los directivos del IBEX 35 sólo hay dos mujeres. ¿de verdad he salido a la calle y he perdido un día de sueldo para que haya más mujeres en algo que para mí representa el epítome de la desigualdad? ¿debería alegrarme de que hubiera más mujeres entre los que acaparan insolidariamente la mayoría de la riqueza? No lo acabo de ver. Quizá porque para mí la lucha primera es la lucha por la igualdad de todos. Es ahí donde me parece que debe estar ubicado el feminismo. Fuera de este imprescindible compromiso con lo fundamentalmente humano, creo que entramos en el terreno de la perversión de los ideales, ya sea por motivos nacionales, raciales, religiosos o incluso, feministas.

    ResponderEliminar
  9. A ese «cierto tipo de feminismo» yo no lo llamaría “feminismo radical” (lo radical implica fundamento, y no es el caso) sino grupúsculos feministoides integristas o dogmáticos.

    El jueves pasado, yendo en la manifestación pensé lo siguiente: «Esas pocas hembristas, siempre tan susceptibles e histéricas, no son sólo innecesarias sino contraproducentes para la causa que estúpidamente creen defender, unas cizañeras que frenan cualquier avance».

    Por eso, me quedo con el feminismo efectivo (tampoco, la verdad, le llamaría “moderado”) o feminismo radical, con el feminismo de Mini, Di, C. S., M, con el feminismo que mediante inteligencia y persistencia consigue nuevos logros y no con el dogmático que sólo consigue a cada paso nuevos contrincantes, entre los que, harto ya, me encuentro.

    Como soy incapaz de resumir un tema tan peliagudo, me limitaré a comentar un aspecto negativo de la huelga y manifestación del jueves pasado protagonizado por esas dogmáticas que, aunque anecdótico en el conjunto, las define.

    Creo que el derecho a huelga debe incluir el derecho a no secundarla, sin verse, en un caso u otro, obligado a tomar una decisión o a dar explicaciones al respecto a nadie; en suma, que cada cual pueda actuar en conciencia y sin coacciones. Por eso, me desagradaron las pintadas de «Nos vais a comer el coño» que hubo que soportar. Y me pareció mal por tres razones:

    - No rimaba.

    - Por muy dogmáticos que fueran esos piquetes feminoides, no deberían haber confundido, salvo que dominasen la poesía, el deseo con la realidad.

    - Es un verso robado a Rosalía de Castro, y no citar la autoría estuvo muy feo:

    —Compañeras, ¿dónde dónde la igualdad y la alegría?
    ¿Cómo, cuándo librarnos del no todavía?
    ¿Invierno, primavera, verano u otoño?

    —Ni idea, ¡pero nos vais a comer el coño!

    (Rosalía de Castro: «Do íntimo». Follas novas. Madrid: Aurelio J. Alaria, 1880).

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que los divagantes continúen divagando.