17 de septiembre de 2017

Open House 2017: cole, panadería, teatro, ciervo... pero ni rastro de Yísus

Por eso de que ya empieza a ser una tradición (2015 aquí, 2016 acá) lo de contaros el OpenHouse de cada año (el finde en que edificios a los que normalmente no se tiene acceso, o es limitado, se abren y es como "jornada de puertas abiertas"), este año no voy a faltar a la cita pero, tras la sobredosis de letra de los ultimos divagues, os alegrará saber que hoy, una imagen valdrá más que las mil palabras con las que os fustigo, amados divagantes. 

Sábado, solos los Pedalistas y Mini:







El Colegio Emanuel que se inició en Westmister a finales del SXVI re transfirió a Wandworth, al sur del río en 1880s . En 1872 este edificio había sido construído como el "Orfanato Real Patriótico". Muy cerca está el maraviloso "
Royal Victoria Patriotic Building", que tambien fue orfanato pero de niñas. De estos horrores podría escribir otro día, sobre todo ahora que lo tengo fresco ya que vi con Mini "Oliver Twist" el viernes. 











"La Panadería": se trata de una restauración de, sí, una panadería alrededor de un patio con establos en apartamentos de lujo. Pasábamos por allí y justo empezaba el tour. Nos enseñaron tres pisos, incluído el ático que estaba a la ventapor el módico precio de un poco más de dos millones de libras. Hay gente pa tó.



Domingo, con David y Mónica

El teatro Normansfield dentro del Centro de Langdon Down (este fue el médico que definió en Síndrome al que dieron su nombre: Síndrome de Down). Con su mujer abrierone ste hospital privado para pacientes con dificultades en el aprendizaje. El teatro (listado Grado II) está en perfecto estado. Nota: no tengo foto personal porque Mini me monopolizó la camera ese rato...




Bushy House (National Physical Laboratory). Donde hemos asistido a interesantes experimentos de física (como ver cómo se pone una tetera del ultracongelada al echarle nitrógeno líquido, y parece ser que la puedes hacer hervir con hielo!). Lo más bonito ha sido el paseo por los enormes acres y acres de verde a su alrededor, y hacer fotos a los ciervos. 



Y por último nos hemos ido a tomar el té un sitio encantador al lado del río, junto al templete a Shakespeare que erigió David Garrick, el actor que vivó justo enfrente. 








Ya oigo las quejas: este año nada ha olido a Yísus.

6 comentarios:

  1. Yísus, Méri and Jósef! No se pueden perder las tradiciones.

    ResponderEliminar
  2. Encantador el templete de Chéspir.
    Dentro se reza a un Diosete ?
    Con el té te obsequian con la lectura en voz alta de un fragmento de Romeo y Julieta ?
    La cubertería está pintada a mano con óxidos ferrosos ?
    El azul cobalto de las tazas fue traído de las Indias Occidentales ?
    Se puede entrar con una caravela y preguntarse por si somos o no somos ?
    El pórtico de la entrada fue tallado en piedra local o fue traída del País de Gales ?
    Di, son tantas las preguntas que nos suscitan tus corresponsalías !
    ...
    Voto a bríos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Yerras, amiguete, yerras.
      No estoy cabreado, no tengo ninguna razón para estarlo. Que mi profesión se haya ido al garete con la crisis y que nos paguen un estipendio escaso e injusto, es una cuestión de mercado. Vendrán tiempos mejores.
      En cuanto a " caravela " es un simple acto de justicia lingüística.
      Me explico. Viví junto al mar mucho tiempo, mi arcadia primigenia. Veía todos los días barcos con b, alegremente impulsados por blancas e inmaculadas velas con v.
      Pues bien, el destino determinó que viviera en la c/ Carabela, en un barrio cuyas calles fueron bautizadas con nombres marinos.
      Es tan potente la imagen de las velas con v, que pinté sobre la b del nombre de la calle Carabela una v de vela, cuya forma recordaba el perfil de una gaviota. Nadie protestó la chiquillada.
      Ahora que soy adulto sigo escribiendo carabela con v, pues siento que cuando Colón atravesó la Mar Océana, fue empujado por los vientos y arrastrado por el batir de unas enormes velas blancas. Tan parecidas al vuelo de las gaviotas, que nunca sabremos si es el aire el que empuja a las gaviotas, si son las velas las que empujan el barco, si es el aire el que tira de las velas, o si en realidad todo es un mismo hecho carismático y natural.
      Sí, así es como he imaginado la entrada de una familia en un templete para tomarse un té. Gobernando una nave de madera con todo el trapo extendido en una tarde de domingo, y con la silueta de la v de la gaviota reflejada en una loza de preciosos colores brillantes.
      A mil kilómetros de tierra firme.
      Donde los mapas se acaban y empieza la aventura de navegar sobre la superficie de una taza de té.
      ...

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Darlings! Me alegra leeros.. dónde estarán las chicas ahora? hacéis guardias, o qué?

    NAN, me inquieta el orden la sagrada family, pq me lo das distinto: la Yaya decía "Yísus, José y María" cuando estornudábamos (uno por estornudo).

    DRIVER, me ha encantado tanto, q desde ya adopto esta etiqueta para el blog: CORRESPONSALÍAS. o debería ir más lejos y, ya q Diva nos abandonó en el zenozoico, cambiar el nombre al blog y ponerle "Las corresponsalías DE di"

    Y sí, "de", LUX.. cuánta razón tienes.... en inglés se llama "Down syndrome", sin genitivo sajón, o sea, sin "de". O sea, Síndrome Down.

    Muxus

    di-your corresponsal en la City

    PS: Sigo con "Homo Deus" y os deberíais ya ir asustando (entono un mea culpa por la longitud y tal vez pesadez de los divagues de Sapiens). Cone ste me moderaré.. pero ahora termino un divague sobre ballenas... tenía tantos divagues de libros retrasados por divagar! Pero no es nada: he descubierto a un tío q divaga solo de libros (tiene un monton) y q sale desnudo en la foto entre libros. Lo q hacemos los corresponsales por hacernos con unos divagantes!

    mas love

    di

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que los divagantes continúen divagando.