8 de enero de 2017

Turismo sanitario: Mi experiencia surrealista en un país llamado Espania

El "Turismo Sanitario" es una de esas tristezas de la era en que vivimos. Cuando pienso en el sintagma, no sé porqué, primero me sale "Turismo Sexual", así que con esto tal vez ilustre lo de "tristeza". Por distintas razones, pero tristeza al cabo. Una vez conocí a una mujer que se había ido a hacer una operación cosmética de agrandamiento de pecho a Bolivia. En serio. Cuando la vi, tenía complicaciones, igual tenía que volver... esas cosas. Yo no solo pensaba en el terror de operarme de nada en un país donde no hablas el idioma ni conoces a nadie, sino -y sí, llámenme frívola- en el aeropuerto de El Alto, en La Paz. Un lugar donde ya te puede dar un mal de altura Nivel Leyenda solo con poner el pie fuera de la escalerilla (porque sí, no creo que haya fingers). El concepto de "turismo sanitario" tienen tantas aristas, que mejor no entramos (a menos que se requiera que comience una de las "series del divlog"). Hoy quiero hablar de una de sus variedades, la del emigrante.

Uno de los rituales del emigrante es ir de médicos cuando vuelve a casa. Las razones varían: ni que decir tiene que todo el mundo piensa que la sanidad de su país de origen es la mejor, y lo digo con conocimiento de causa: me lo han dicho indios. Sí, indios de la India, ese país que cuando viajas y te coges las ineludibles Shits rezas en la habitación del hotel todo lo que sabes mientras tomas las sales de rehidratación -que te has llevado de tu país- para que no te tengan que llevar a un hospital. Otra razón inevitablemente es el estado del sistema de salud de tu país de "acogida" (nótense comillas post-brexit). Los que vivimos en UK estamos literalmente rezando para que no nos pase nada en estos días donde la Cruz Roja ha declarado "Crisis Humanitaria" en el NHS (Seguridad Social). La gente está muriendo en urgencias, así de claro. El gobierno Tory sigue en su carrera de recortes y falta de inversiones, cerrando camas y hospitales, y dando contratos a servivios privados. El proceso es el siguiente: dejemos al NHS escuálido, el NHS falla, luego el NHS no funciona, luego subcontratemos a piranias privadas, que a la larga costarán mucho más, y que acabaremos pagando todos. Pero esto sería otro divague, otra serie. 

Hoy yo empezaba este divague desde la isla para reflexionar todavía sobre los días pasados en la península. Muchos de mis amigos que viven a ultramar pasan por el especialista en vacaciones, es un hecho y yo, aunque cada vez lo hago menos, estas vacaciones, he acabado visitando con miembros de la familia tres profesionales de la medicina, independientes uno del otro: odontopediatra, ortodoncista y oculista. En los tres, sin caérseles la cara de verguenza me han exigido pagar en efectivo. Sin dar razones, sin excusas, sin falta de "no tenemos terminal", carraspeos, mirar a otro lado. No se han sentido incómodos. Efectivo. Y ala, maja, buen viaje.

Inicio una pesquisa entre amigos y conocidos, a ver si esto pasa en la medicina privada, o es que yo he tenido mala suerte. Tengo mucha casuística, que me deja con la mandíbula desencajada: alguien se fue a operar de cataratas a una clínica privada y, al terminar la operación (que habían pagado en mostrador) le dijeron que el "Dr Morfeus quiere verle". Se trata del anestesista "que va aparte" y al que hay que pagar por separado y en efectivo, así como quien cierra un trato sucio, en la sala del despertar postoperatorio. La persona que me lo cuenta se tuvo que ir a un cajero. 

Otros amigos, en el negocio, me cuentan que existe una "Cláusula de Exclusividad" en la Seguridad Social, por la que el facultativo cobra unos 700 euros más si no hace privada. "El Dr Morfeus-me anotan-cobrando bajo mano no solo no paga impuestos, sino que además sigue cobrando su supuesta exclusividad". Esto pasa continuamente en la privada, gente que entra y sale, coge-el-dinero-y-corre. 

"Pero, dice la ingenua, qué pasaría si algo va mal? Si un paciente se complica o incluso muere? Ese servicio no está pasando, en teoría, no?" "Ah, pues no se me había ocurrido", le contestan a la ingenua. La ingenua alucina. Esto solo me pasa a mí? Solo en Vetusta?

Retumba en mi cabeza aquello de "en España solo pagan impuestos las clases medias". Perdón? Son esta gente clase media? En Espania solo pagan impuestos los que tienen nómina. Dónde están los inspectores para todos los demás? De acuerdo, que el principal problema son las grandes corporaciones, y bla bla... pero, son estos profesionales parte del problema? No es esto corrupción, como la que criticamos a los políticos? 

Tengo tantas preguntas y mientras leo cómo la gente la está tomando con las enfermeras y los médicos en urgencias aquí en el UK, porque los pacientes están en los pasillos y hay que esperar mil horas. Escriba usted a MP (Miembro del Parlamento) y deje de votar a los que no tienen ningún interés que lo público sea un valor. A menos que el futuro de ir a consultas privadas y pagar en efectivo es el modelo de sociedad con el que usted suenia. 

7 comentarios:

  1. Este país no tiene arreglo. Porque no nos importa pasar por el aro de estos tipos indeseables estamos como estamos. Aguantamos carros y carretas. Los que deben poner orden no lo hacen y quienes debemos poner desorden estamos demasiado ocupados en las rebajas.
    Marisa

    ResponderEliminar
  2. Eso mismo en mi Vetusta también pasa, siempre en efectivo. No sé donde estarán los inspectores, pero a poco que se interesaran descubriarían un montón de irregularidades. Y sí, al final los que apochinamos somos los que tenemos nómina. Aquí a todas luces quieren desmontar la sanidad y la educación pública utilizando esos mismos subterfugios, y creo que lo están consiguiendo.
    Sagra

    ResponderEliminar
  3. Hola guapas.. me gusta lo de estamos muy ocupados con las rebajas MARISA, podría ser un titular de esta sociedad, cuanta tontuna.

    SAGRA, y para qué amasar tanto dinero? Como decia un amigo mío: "primero viene el cochazo, luego el apartamento vacacional, al q no podran ir pq de vacacioens hay q ir a lugares exóticos" y todo asi. Da mucha pena lo q esta pasando con lo público, aqui, allí... pena y horror.

    hugs

    di

    ResponderEliminar
  4. Es un sistema económico con nombre y apellido: no se gasta de lo público para lo público; el servicio público se deteriora; con el dinero ahorrado, se malgasta pagando a lo privado más de lo que se pagaba a lo público, diciendo que es más eficaz (la eficacia, en realidad, se iba perdiendo con los recortes).

    Todos lo sabemos, pero los Medios nos lo cuentan de otra manera. (Una mayoría deja de saberlo). Fin de la historia y fin de la Historia.

    ResponderEliminar
  5. Y lo peor, NaN, es q la "eficacia" en sanidad es un error de principio. No es una fábrica de salchichas, aunque muchos gerentes lo desearían. Este está siendo uno de los problemas del NHS: demasiados gerentes sin formación clínica q no entienden nada de nada.

    muxu

    ResponderEliminar
  6. Lo del anestesista me ha dejado más cabreada si cabe. De momento yo no tengo ningún caso cerca, pero tal vez sea por no preguntar, voy a hacerlo a ver si por aquí también exigen el pago en efectivo. Yo al odontopediatra le puedo pagar con la tarjeta, lo digo porque coincide la especialidad.
    El otro día me acordé de ti, por el tema de la holandesa que solicitó y no obtuvo la nacionalidad inglesa. No para hablar de asuntos de nacionalidades, sino de cómo está el ambiente laborala en la sanidad inglesa postbrexit.

    ResponderEliminar
  7. Si nos olvidamos de los principios básicos, perderemos el sentido común como sociedad, y eso es muy caro.
    Principio número uno: la violencia genera violencia. Inviable.
    Principio número dos : la vida es el mayor don que tenemos. No es admisible su valoración en términos mercantilistas. Inviable otra opción.
    Principio número tres : el capital humano tiene más valor que el capital financiero. Inviable cualquier otra opción.
    Principio número cuatro: la cultura y el conocimiento han de volar gratis como las gaviotas. No hay otra opción.
    ...
    El sentido común debería ser el más común de los sentidos.
    Y cada vez me molesta más tener que razonarlo.
    Pero mucho.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.