24 de enero de 2017

"La La Land": No el musical romántico hollywoodiense que parece

El domingo fue un día-senialado (medio efeméride) en nuestra casa: se trataba de la primera vez que íbamos a ver una peli de mayores al cine con Mini.Y es una ocasión porque espero inaugure una actividad regular con ella a medida que crezca.

La peli elegida es de "Certificado 12", con "uso de tacos" como único motivo, (Mo, que la ha visto, corrobora que la peli es blanca blanquísima) así que sostengo la siguiente conversación pre-peli: 
-"Mini, en la peli van a decir algún taco, ya sabes que son palabras de mayores que no puedes decir".
-"Por ejemplo, cual es un taco?"
-"Pues, por ejemplo, cuando dicen... joder"
-"Cómo se dice eso en inglés?"
-"Fuck"
-"Ah, sí, ya he oído esa palabra.. el aitá me ha dicho también otras dos palabras que no puedo decir..."
-"Cuales son?"
-"Oh... shit  and damn" (mierda y maldición)
-(conteniendo la risa): "ah sí, exacto, esas tampoco las digas".

Digo "la peli elegida", pero en realidad la peli nos elige a nosotros: "La La Land" de Damien Chazelle (director de pelis musicales, como "Whiplash"). ?Las razones por las que quiero llevar a Mini a esta peli precisamente? Pues porque es musical, porque habla de los sueños de la gente, porque es un homenaje al "cine clásico"* y porque está ambientada en LA, donde estuvimos hace un par, digo tres! anios ya. Y verdaderamente, la peli es una canción de amor a Los Angeles.

*Homenajes al cine clásico, una estudiante de cine llamada Patricia Preciado nos enseña unos cuantos aquí... una gozada:




Así que el domigo a las 11 de la maniana (plena matiné que se llama) nos presentamos en el Ritzy (mi cine favorito), donde además nos regalan la proyección en la Sala 1, la grande, y preciosa, donde generalmente no me toca ver pelis. Pero hoy sí: y estamos en cuarta fila y en el centro. Genial: en esta sala se celebra el cine.

La primera escena es también una celebración: es LA de la manera que todos la imaginamos. Un atasco inmenso en un nudo de carreteras que van y vienen de la ciudad, y la cámara va paseándose por la hilera de coches, todos con distinta música, que nos dice tanto de los conductores como su ropa, edad, peinado. Entonces, comienzan a salir de los coches y a bailar y cantar. Es una de esas escenas que te lleva a "Fama" o a un musical del West End, con el sol de California ahí arriba. Te sube a ti misma a la grúa (o dron!) que filma desde lo alto. 

Ya en el atasco ocurre el primer chica-conoce-chico, el primer encuentro entre Mia (Emma Stone)  y Sebastian (Ryan Goslin), pero no se dan cuenta. Y además, esta no es una peli romántica chica-encuentra-chico al uso. Hay más. Mia es  camarera en un café pero, como todas las camareras de cafés en LA, que vienen de Minnesota, o Iowa, lo que quiere es ser actriz. Pasea, como todas, de un casting tras otro, donde los entrevistadores cogen el teléfono mientras ella está llorando enmedio de una interpretación.  Sebastian es un pianista de jazz clásico que malvive tocando el piano en restaurantes, donde no le dejan tocar a Charlie Parker precisamente: se marchita entre música blanda y sin sabor, música de ascensor o consulta del dentista. Los dos suenian con que sus carreras despeguen, y entre tanto se conocen. 

Y cuando digo que hay más, es porque uno de los temas que recorren la cinta (si no El Tema) es aquello sobre lo que tantas veces hemos divagado: la dura dicotomía, la decisión entre ser comercial y ser puro, entre vivir y sobrevivir, entre vender y traicionarte. "El jazz que tú amas está muriendo". Innovar o morir. Este tema (lo admito, es también uno de mis temas; lo admito, no es nada nuevo), está muy bien llevado en la peli. El director nos hace sentir la humillación, la decepción, la dureza. 

Mientras tanto, LA está de fondo: fiestas con piscina donde la gente acaba dentro a lo "Gran Gatsby", Mia y Sebastian en las "Watts Towers", el funicular que va al mercado aquel del centro, y, por supuesto, lo mejor de esta ciudad para mí, el observatorio del parque Griffiths, donde los protas no solo ven las vistas, sino que entran, bailan alrededor del péndulo y se sientan en la misma sala del planetarium donde, Mini, vimos las estrellas, con aquella mujer que hablaba con pentámetro yámbico.

#Nota: Potencialmente puedo desvelar parte del desenlace en los siguientes dos párrafos-no leer si vas a verla. 

Para mí, aún hay otro tema tal vez más importante, y habla de las relaciones. Mia y Sebastian se separan en un punto, después de que ella haya sido la única Pepito Grillo que le abría los ojos sobre la traición a su jazz purista, y él la empuje a ir al último casting donde le dan el papel de su vida. En ese momento, han de seguir el suenio por el que han luchado, y así lo hacen. La escena final ocurre tras uno de esos terroríficos "5 anios más tarde", en el que queda claro que Mia es una estrella de Hollywood, casada con un tipo gris y con un bebé, y Seb tiene su soniado club de jazz. Y, como Ilsa entra en el Café de Rick, Mia entra en el club de Sebastian. Y él se sienta al piano y toca su canción, la misma que tocaba en el restaurante -rompiendo las normas-cuando ella entró y quedó en shock hace unos anios. Y con la música de fondo, el director hace un recorrido por el tiempo que no han estado juntos, de cómo hubiera sido si lo hubieran estado, y ese bebé fuera de ambos. Pasa como en Casablanca: que por mil veces que la veas, siempre quieres que Ilsa no coja ese avión; aquí quieres que lo que has visto antes sea un error, y esta vida juntos sea lo que ha pasado. 

Pero no. Y yo estoy llorando desolada cuando Sebastian termina la canción y Mia se va del club, y... entonces Mia le mira, y él la mira, y sonríen. Y (sigo llorando) pero me doy cuenta de que ni uno ni la otra estarían allí si no fuera por su antigua pareja, que en su momento les impulsó, les animó, les dio energía, les retó. Así que, por qué llorar? Por que no acaban juntos en el mismo sofá? El recuerdo de esa persona que te da (o te dio) alas de Theodore Zeldin, y su reconocimento, es algo más con lo que sales de esta peli. Sin él yo no estaría aquí. 

El espectador sale con esto más que celebrar, personalmente, igual que "La La Land" celebra la música, el ser fiel a las ideas, y las estrellas que se ven desde el observatorio de Griffiths. 





15 comentarios:

  1. Mi hija y yo también fuimos el domingo y también ha sido su primera película de mayores.
    Después de mi travesía por el desierto, salí del cine con una sonrisa y un poco más en paz con el mundo por lo que tu cuentas y por algún detalle más como el homenaje al cine clásico y por sentirte agradecido por lo vivido aunque también te haya hecho daño.
    Besos y gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amaranta! Siguiendo con el cine clásico, mIra lo que he encontrado.. el video que he metido a mitad de divague...

      beso!

      Eliminar
  2. Lo siento me faltan la mitad de las comas.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Buenass... qué bien que os molara. A mí me gusto, es una peli para disfrutar y con un regusto amargo o real que la saca del típico folletin. ¿ A Mini le gustó? Yo tengo que llevar a mis brujas.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Hola divagantes,

    AMARANTA! Qué curioso q estábamos haciendo esto de iniciar a las hijas en paralelo! Y son chulos, como dices, los guinios al cine clásico... en particular el baile de la foto del cartel de la peli me encantó.

    MO, le gustó, pero igual en algún rato "menos vistoso", de diálogos más denso la veía moverse por la butaca. Ayer le dije a su profe de guitarra q la habíamos visto y dijo: "Un aburriento, demasiados besos!" (cuando se dan besos, todos castos, se tapaba los ojos... estamos en esa fase...)

    LUXY, no te gustó la música? La has visto o la has gugleado? A mí me gustó mucho la música...de hecho el tema Mia y Seb (creo q así se llaama el de piano cuando se encuentran) me pareció muy emotivo y tal vez fue en parte el culpable de mi llanto!!! Goslin a ratos cantaba regulín... ella canta bien, creo. Los dos bailan muy bien. Tu abuela es mi nueva heroína.. contestar a todo cantando!!! Yo lo hago de tarde en tarde, pero me pongo pesada... es como cuando me posee el espíritu francés (y hablo como el Soguillo) o el catalán, y me transformo en Tarradellas.

    Os mando abrazos

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. LUX, pero cómo se puede ver la peli "solo un ratito". O sea, TE SALISTE DEL CINE???? Yo me salgo poco (y menso con los precios de aquí), pero de una q recuerdo salirme fue de "Huevos de oro" de Bigas Luna. Insoportable.

      x

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  6. Me alegro mucho de la buena experiencia. Qué tal aitá/daddy, ha buscado su propia peli para compartir? :).
    Yo estoy pensando en ir con el mío a la de hidden figures. De todas maneras esta semana el crío me ha dado un susto de los buenos.
    Estuvimos en Madrid, fuimos a montar en un cercanías, y habñia que pasar la máquina. Le doy su billete para que lo pase por la máquina de entrada,cosa que ya sabe hacer. Saca el billete y pasa por la máquina totalmente agachado, yo pensando que es un payaso. Pero...las puertas se quedaron abiertas, se vuelve y me dice "pasa!". Resulta que se había dado cuenta de dónde estaba el sensor de pasada y había probado a ver si podía pasar por debajo del mismo,y lo consiguió. Yo no le tengo ningún amor a la renfe, sí, pasé :/. Me parece que no voy a tener que explicarle mucho sobre ña peli cuando la veamos :/.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Jajaja, tienes que cantar una canción para el tema mi niño sabe hackear renfe, Lux. Me ha encantado la historia de tu abuela cantora :).
      Pero no son torniquetes, en la entrada de cercanías son dos pequeñas portezuelas que se abren cuando pasas el ticket. Detrás hay un sensor para notar que ya has pasado, y cuando lo activas cierra de nuevo las puertas. Lo que hizo fue agacharse tal que bailando el kasachov. Pero...iba con intención el joío, me quedé asustada, de verdad.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.