6 de enero de 2017

Quién teme... a los Reyes Magos?


Mini.


Ni al lobo feroz, ni a Virginia Woolf: Mini teme a los Reyes Magos. Han visto algo más raro? Ah, sí, antes le daba miedo el Ratoncito Pérez. Tristemente, este año-tras descurir la cajita donde tengo los dientes caídos- me dijo "creo que el ratoncito eres tú". Por supuesto lo negué, inventando rocambolescas historias de rtones que dejan los dientes en mi cajita,  pero se me escapaba la risa. "Mummy, di la verdad, eres tú!", y venga risas las dos. 

Sobre Santa, un día soltó lateralmente: "mummy, no será Santa como el ratoncito?". Noooo, Mini, en serio. 

Hoy, con lágrimas en los ojos le ha dicho a su padre "por favor, daddy*, que no suban los Reyes a casa" (*para su horror, sólo dice aitá para referirse a él, pero cuando le llama es "daddy"). Nos ha recordado que el año pasado acabó viniendo a nuestra habitación con un saco de dormir porque estaba preocupadísima con que tres señores y sus camellos subieran al piso. 

Hoy le hemos asegurado que los camellos se quedarán en la calle y les pediremos a los Reyes que les bajen las aburridas galletas Malted Milk (en azul en la instantánea) a la salida. Hemos tenido que dejar el snack de los Reyes, a base de fresas y chocolate negro, en el rellano (los vecinos están de vacaciones, espero que no vengan esta noche) para impedir que pasen a casa. 

También les ha escrito una de sus cartas, pero esta vez me ha prohibido colgarla en el blog... (claro que cómo superar la de disculpa por haber roto una tacita de juguete en un airbnb, ella misma siente la presión). Luego me ha interrogado sobre lo que les voy a decir de ella y si les ofreceré té. Mañana seguiré el mismo discurso que me daba la Yaya: "han dicho que muy agradecidos pero que van con mucha prisa, que les quedan muchos niños que repartir".

Pero será un poco bola porque los Reyes tienen menos trabajo del habitual en Londinium: solo unas cuantas casas de emigrantes llenas de republicanos, y niños que les tienen miedo. 

Que os traigan muchas cosas...  

6 comentarios:

  1. ¡¿Mini con miedo al inmigrante persa con paquetes raros?! Ya sé que es habitual en Londinium, per esto lo tenéis que arreglar

    ResponderEliminar
  2. A mí los Reyes Magos me encantan....pero hay otros señores mayores que sí que me dan mucho miedo.

    ResponderEliminar
  3. A los niños, la suspicacia cada vez les llega antes... Yo fui incapaz de mentirles y cuando me lo preguntaron les dije la verdad. Prefiero eso a que un día me recuerden que les mentí en algo tan importante para ellos...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Paradojas de la vida republicanos que escriben a los Reyes Magos y niños que les tienen miedo. Miedo es el que deberían tener cuando tome posesión el próximo presidente de la república federal de los Estados Unidos.

    Yo contento porque me han traído lo justo y lo que es más importante no se han llevado nada.

    ResponderEliminar
  5. Yo, claro está, temo más a Virginia Wolf. De nano, lo que me daba miedo es que subieran hasta la sala los camellos. ¡Qué barbaridad, pensaba yo, como suban los tres nos lo destrozan todo! ¿Y si les da por cagar? Así que les pedía a mis padres que no les dejaran azúcar a los camellos, para que se quedaran abajo. Loa Reyes Magos son magos, claro, pero no me podía creer que sus camellos lo fueran también. ¿Empezó por ahí mi descreencia?

    ResponderEliminar
  6. A mi me parece muy tierno, especialmente lo de Daddy/Aitá.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.