28 de noviembre de 2016

El humor como herramienta de cambio político: Es posible?

Nunca me había pasado esto tan mal, que con un divague casi terminado se me borrara todo cuando cambiaba nosequé. Todo el post se ha tornado una letra, y por mucho que he ido para atrás, no lo he logrado recuperar. Tenía enlaces, tenía fotos, tenía citas de un podcast... odio la vida. Por si alguien se lo pregunta, no he llorado: pero la ocasión, os lo digo, lo merece. 

"No nos burlemos de la Guardia Civil, la humanizamos". Así comenzaba, con esta frase que escuché por la radio y me hizo saltar. Un actor de serial televisivo está haciendo este análisis sesudo de uno de los efectos del humor, humanizar? Entonces eché para atrás (bellezas del podcast) y me di cuenta de que solo una letra podía cambiar totalmente el significado de una frase. El actor decía: "No nos burlamos de la Guardia Civil, la humanizamos". Ah, o sea, se intentaban defender de acusaciones, y además iban a intentar humanizar nada menos que a la Guardia Civil. Good luck.


Esta anécdota me recordó otro podcast, el último de la "Revisionist History" de Malcolm Gladwell titulado "The satire paradox" (La paradoja de la sátira), donde Gladwell habla precisamente de esto, de lo que se busca con la sátira, y lo que se consigue, que a veces es muy distinto. 

El primer ejemplo que usa es el del programa televisivo ochentero británico "Loadsamoney" (Muchapasta), del cómico Harry Enfield. Enfield, crítico con Thatcher y sus políticas, liberal del izquierdas (en contraposición con la clase trabajadora de derechas que lee The Sun) creó un personaje de comedia, el típico bufón de derechas con coche llamativo, cadenas de oro, y mucha pasta (producto de la construcción en época de boom inmobiliario, suena de algo?), que hacía reír por igual a los de derechas que a los de izquierdas. En un programa, criticaba a las enfermeras (pendones!) que estaban de huelga, y de esto se reían los de derechas (que trabajen!) y la izquierda (qué gracioso, es ironía). Anios después, Gladwell le pregunta a Enfield si cree que su comedia cambió algo y él contesta: "nada". Un ejemplo parecido es Colbert, un presentador de show muy de derechas (lo representa o lo es? no me queda claro), que cuando fue una mujer de izquierdas a su show le preguntó, "así que eres comunista?" Todos rieron: los de derechas porque lo veían como un ataque a ella, y los de izquierdas porque lo entendían como un autoataque. Quién es el objeto de la broma? A veces, mientras intentas aclarar quién es, se te ha perdido el contenido. Pero no deja de tener mérito atraer a los dos polos del espectro, por distintas razones. 

Gladwell habla de Tina Fey, una humorista que se hizo famosa en 2008 por su imitación de Sarah Palin. Aparecía en un show de máxima audiencia y casi no tenía que escribirse guión, tales eran las declaraciones normales de Palin. Un día, Fey es entrevistada sobre esto y, en lugar de ir al meollo de la cuestión, que era "alguien tan poco cualificado como esta persona podría ser vicepresidenta" (gritito, aunque si se vieran ahora...), terminan analizando la mecánica del humor. O sea, de dónde sacó la inspiración para el acento, y cosas así. Pero el problema de Palin no es cómo habla, sino cómo piensa, y lo que va a hacer como gane. Pero esto no se toca, Fey está demasiado ocupada en ser graciosa... y luego, la hecatombe. Aparecen Fey y Palin en el mismo show, vestidas igual, con el mismo peinado: introducen a Palin en la broma, la hacen aceptable, votable. Palin gana. 

Por último Gladwell describe un ejemplo de algo que él considera verdadero humor arriesgado y que mueve. En Israel, hay una grupo de humoristas progresistas, gente que querría que Palestina tuviera su propio estado, esas cosas. Parece ser que hacen un show verdaderamente que pica... cuenta el sketch de un grupo de ninios de guardería que contestan a preguntas de la maestra como loritos de un adulto de derechas. La profe les ensenia el mundo, y les dice "Esto es Israel, cómo se llama el resto?" Y ellos "antisemitas"... y así todo. Gladwell se ríe mucho, nos cuenta, pero la segunda vez se pone a pensar. Esta no es sátira fácil, sino que muerde. 

La sátira requiere interpretación, es complicada. No todo es lo que parece. Jonathan Coe dice que humor blanco como el del gordo y el flaco, los tortazos que se dan mientras intentan subir un piano, hablan de un problema físico humano imposible de solucionar, y nos reímos. Pero la política, aunque tiene algún tema imposible, muchos otros se pueden tratar, y con solo reirnos y pasar página no hacemos nada. 

La sátira que predica solo a los ya convertidos, cual es su objeto? Así me sentí hace un mes en el "Mongolia El Musical". Todos los que estábamos allí éramos de una cuerda determinada (o tal vez en Londinium algunos fueron solo porque era en castellano... me gustaría haber escuchado a alguno-hay una pequenia sádica en mí, está claro). Pero, es esto tan extranio? Os tengo que admitir que cuando voy a Ejpein y caigo frente a una pantalla, acabo en La Sexta. Que, por cierto, y pese a lo que me gusta Wyoming, no le hizo un sarahpalin a Esperanza Aguirre? Tanto meterse con ella, reírse de ella, no acabó así siendo una seniorona rancia simpática, en lugar del horror ideológico y ejecutor que es? Esto por no hablar de Pablo Motos en el Hormiguero, sacando a Rajoy dos días antes de las elecciones para, en lugar de meterle los colmillos en la yugular ofrecerle un escenario para que con sus sentencias de abuelo autista llegue a la gente? Cuántos votos le dio al PP Motos con ese masaje?

Gladwell conclude con que se puede decir casi todo con humor. Los comediantes se han convertido en nuestras voces de la verdad. Si quieres decir algo que duela, mejor lo cubres de azúcar con humor, como decía Mary Poppins... una cucharada de azúcar hace que la medicina pase. Las audiencias que tiene estos shows, o estos humoristas, ni de lejos las pueden alcanzar los editoriales de los periódicos, las piezas de investigación más prestigiosas... nada. Tienen un poder increíble, y hay que aprovecharlo. Humanizando al enemigo solo le hacemos un favor a él. 




18 comentarios:

  1. Respuesta escueta a la pregunta: es posible (de hecho existe), pero ¿sirve de ayuda para extender la conciencia de la situación?: !!!!!!!!!NO!!!!!!!!!!!!.

    ¿Sirve para que los ya convencidos de algo, sea en un bando o en otro, se rían y relajen un poquito, se sientan acompañados? Sí.

    ResponderEliminar
  2. A mí ese capítulo del podcast me hizo reflexionar muchísimo. Buen divague Di.

    ResponderEliminar
  3. Dios quiera sea usted más fácil de ver que de leer.

    ResponderEliminar
  4. Estoy con NáN. No creo que sirva demasiado para tomar conciencia de la situación. Pero al menos sirve para relajar un poco el miedo. Estos días están reponiendo, una detrás de otra, todas las pelis de Harry Potter. En uno de los capítulos salía una criatura que se convertía en aquello a lo que se sentía más miedo. La única forma de combatirlo era el hechizo "ridiculus", que consistía en imaginarlo como algo absolutamente risible. Entonces el miedo desaparecía y conseguías vencer a la criatura. Y yo, que ahora estoy inmovilizada por un miedo paralizante, necesito un poco de hechizo "ridiculus" para poder relajarme un poco y enfrentarme a la situación como a algo que es inevitable: como a la invasión de los bárbaros o a un tsunami. Con un poco de humor que, aunque sea por un ratito, te desencoja el corazón y te permita seguir adelante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida C. S., ¿lo que te atenaza es exlusivamente el asunto laboral?

      Si es así, por favor, pídele mi correo a Di y mándame tú uno (sin dato personal alguno, con poner C. S. basta). Me gustaría comentarte algo que puede interesarte. No es una oportunidad en concreto, pero sí una posibilidad laboral (contrato por obras, nada de oposiciones y bla, bla) que puede materializarse en cualquier momento.

      Ánimo.

      Eliminar
    2. Lo haré, Lux. ¿Cómo tan mono, y tan oportuno?

      Eliminar
    3. C. S., lo de oportuno, espero, ojalá, que el tiempo lo confirme.

      Pero, hum, una duda: ¿lo de mono es en un sentido recto o figurado?

      Eliminar
    4. Creo yo que Cesita es un poco "anticuada" para decir "un muchacho estupendo". A mí, al menos, me lo ha parecido* por tu oportunidad.

      *Que esto no menoscabe el espíritu de lucha que nos impulsa a ambos.

      Por cierto, ¿has leído La defensa, de Navokob. Suelo decir que hay que leer más, mucho más, a Navokob. Preferiblemente las novelas cortas (por encima de Ada y de Lolita.

      http://www.anagrama-ed.es/libro/compactos/la-defensa/9788433966216/CM_190

      Eliminar
    5. NáN, grrr...

      Confundes anticuado con clásico; y clásico y moderno son si-nó-ni-mos (hoy estoy holístico). Yo no considero, y tú menos, moderno el petardeo insustancial, las tonterías pasajeras, las modas. Así pues, dejemos que C. S. se explique (¡qué nervios!). ¿Mono…?

      El libro no lo conocía. Y te lo agradezco, porque yendo de ajedrez me haré con él, en lo que queda de semana, vamos (¿descatalogado, en la Red?) Eso sí, en su día vi la película y me pareció tan mala que peor fue que no me diese cuenta que las películas malísimas suelen basarse en (buenos) libros. No sé, me imagino que el guionista se ve, por esa circunstancia, especialmente constreñido, da por suestas cosas que no lo están para la mayoría del público o se ve obligado a contar todo y cada uno de los hitos, todo le resulta importante… Pero luego viene (digo yo) el problema de l metraje y empiezan los tirones narrativos.

      El caso es que la película era tan mala que el momento culmen (final de la partida decisiva) carece de lógica ajedrecística. Y eso, a mi juicio, no tendría importancia (podría ser una, digamos, perdonable licencia) si no fuese porque toda la película adolece de lo mismo, entiendas de ajedrez o no.

      NáN, ¡tú te encuentras mejor, si no a qué santo osarías a meterte conmigo!

      Eliminar
    6. "Mono" es "muchacho estupendo" como dice NáN, pero no estupendo sin más, sino que conmueve. Por eso también puede aplicarse a los bebés, a los cachorritos, a los abuelos encantadores y a la gente detallista en general. ¡Mentira parece que tenga que explicaros el sentido de una palabra de uso tan común!

      Eliminar
  5. Hola darlings... NáN, pero la gente cambia de idea, no? Que conduce a un cambio de idea? Una lectura, una conversación, una peli, un documental...tal vez humor de calidad? NO es posible? Yo veo clara la dicotomía de Gladwell, si solo nos quedamos en la forma, pero si rascamos... a ver, no digo q llegue generalizado, pero a alguno le llegará?

    MO, es q toda la serie esta genial (gracias gracias!) A mi el asunto del humor me fascina. Por ejemplo, hablas con alguien q dice algo, le pones los puntos sobre las íes y entonces dan un paso para atrás y dicen "eh, no, es broma". Y yo: si, si, pero es q no hay nada más serio q el humor. Sobre lo q decides bromear, te retrata...

    ANONIMO.. hui, nos ustedeamos? Se quejan mis amigos q no soy fácil de ver.. pero es pq me quieren mucho.

    CESUCHI, en serio te estás tragando las pelis de HP? Que buena madre! YO no puedo.. ni los libros.. me siento con Mini (q está terminando el cuarto) y no puedo evitar desconectar...El hechizo ridikulous está bien, me suena a eso de, en una entrevista de trabajo pinénsalos a todos denudos... pero según quien este ene l panel.. eso si que da miedo!

    love

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No cras, Di, los leí por voluntad propia. Cuando M. era pequeña tenía que leer en alto. Así fueron los primeros capítulos del primer libro. Después se lo quitaba cuando se quedaba dormida y seguía yo solita. Luego vino lo de esperar ansiosamente a que publicaran el siguiente. ¡Me encantaron! Son unos cuentos para niños que no tratan a los niños como sifueran idiotas. Y son los responsables de que M. se convirtiera en una gran lectora. Sólo por esto J. K. Rowling cuenta con todo mi agradecimiento.

      Eliminar
    2. Con Juvenal, a mí lo que sorprende es que la gente no escriba más que sátiras.

      Eliminar
  6. Está muy interesante. Si el humor puede ser motor de cambio de mentalidades...en ocasiones, pero convencer a mucha gente que no estén predipuestos a ese cambio?, lo veo muy complicado.
    Cómo haces humor para esa gente?. Qué clase de humor le haces a un tipo blanco, mediana edad. de ciudad industrial del medio oeste, para que no vote a Trump?...por ejemplo.

    Cesuchi, un abrazo.

    Lux, gracias por lo de las oreo.

    ResponderEliminar
  7. El caso es que yo tengo la teoría de que han jugado con la intención de voto de los americanos, y lo han hecho muy bien. Pero se les ha influído por la vía de siempre, el miedo, no por la comedia.

    ResponderEliminar
  8. Recordemos la escena de Chaplin en EL GRAN DICTADOR.
    Un cachondo uniformado agarra el globo terráqueo y hacía todo lo que un ser humano puede hacer con una bola, para que tú te rías.
    Increíble.
    No solo te ríes, sino que te mete la imagen entre las neuronas para los restos.
    No llamemos a esto simplemente humor. No serìa justo.
    Es Arte Universal.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.