23 de junio de 2011

Mi vida sin mi

Las decisiones que tomamos van dando forma a nuestra vida y toda decisión lleva consigo un coste de oportunidad. Eliges una cosa y al hacerlo, dejas de lado otras cuantas. Jamás sabremos qué habría ocurrido si en vez de A hubiéramos elegido B, si en vez de aceptar un trabajo determinado o casarte con la persona elegida hubiéramos hecho lo contrario. Tampoco tiene mucho sentido darle más vueltas, una vez tomada la decisión. Aunque a veces uno se pregunta qué hubiera ocurrido si....

Estos días de ausencia blogueril he tenido la oportunidad de vivir mi otra vida, una de ellas.

He estado sin marido, sin hijos y de viaje durante una semana. En ese lapsus de tiempo he sido estudiante de UCLA, CEO (que está muy de moda) of a company, tenía casa en Los Angeles, en Palos Verdes en concreto, de esas con jardín y sin vallas y con moqueta hasta en el baño, sufría el tráfico de la ciudad, iba a la playa a correr o patinar, compraba en Whole Foods comida orgánica y me la comía en mi mesa de trabajo leyendo el periódico, sacaba a pasear a mi perro e iba a las rebajas de Saks Fifth Avenue, comía cinamon rolls (me encanta la canela) y dejaba un 15% de propina en cada restaurante...

No ha estado mal por una semana asomarme al otro lado y ver lo que podría haber sido o... no.




8 comentarios:

  1. Yo, es ver una serpiente y arrodillarme ante ella en señal de respeto. Jamás se me ha ocurrido burlarme de ella.

    Con respecto a lo otro la experiencia me dice:

    El CEO siempre es feo.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y de donde sacaste el perro? :D
    Y de todo lo que cuentas me tengo que hacer esa pregunta creo que no estoy bien voy a tomarme la temperatura. jajajaja.

    ResponderEliminar
  3. Me imprimo la foto para colgarla en el corcho de mi curro y no olvidarme...

    Debajo pongo el slogan del SR NaN
    "Todo CEO es feo"

    ResponderEliminar
  4. Nan!!!! No sabía q estabas malito... te hacía en la vanguardia dela revolución.. bueno, muchos abrazotes.

    De esto de las múltiples vidas q podríamos vivir ya hablamos una vez ene l divague "maneras de vivir", te acuerdas? (te gustó la foto y Rosendo). Tb hay una canción de sabina, la del pirata cojo... de la q me apetecen muchas maneras de vivir (taxista en NY)

    Oye, y sobre lo de la "otra vida" no bloguera... pues me daría par otro divague de esos no-haiku (o kaiku!). Da vértigo con la rapidez con la q una desconecta de este mundo y a veces parpadea, enmedio de la Fagocitosis q hablábamos ayer, y piensa: "no digas q fue un sueño".

    Sigamos escribiendo.

    ResponderEliminar
  5. Ya,pero en esos dias sólo ves la parte chula... y hasta te da regustillo...

    ResponderEliminar
  6. para una semana te ha molado...y lo mejor es que cuando lo vives...luego vuelves a casa y valoras lo que elegiste.

    Aun asi, siempre se está a tiempo de cambiar.

    ResponderEliminar
  7. Es interesante lo que dices, más a cierta edad, y creo que la mayoría hemos pensado alguna vez en los mismos términos que tú.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Coste de oportunidad, qué gran concepto y qué poco se utiliza en el día a día...

    Es todo una ilusión, las decisiones nos determinan, no hay vuelta atrás ni nunca se está a tiempo de cambiar, porque nunca seremos la persona que fuimos, siempre seremos otro y aunque nos retractemos, las nuevas decisiones llevarán la carga de las viejas.

    ¿Me explico? Ya me lo imaginaba...

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.