9 de febrero de 2011

Yo nunca...

Nunca... ¿qué?

Al final es muy difícil no caer en según que cosas y más en lo relativo a los pollitos. Hay unos parámetros establecidos y conozco muy poca gente que sea capaz de saltárselos. Eso sí, si lo hacen son acusados de desnaturalizados, poco sensibles, carentes de instinto y no se cuantas cosas más.


Caso 1 - Que siga su ritmo.

Juliancito tiene 4 años y como es obvio asiste a P4.  Sus padres, que considero normales, jamás se han preocupado por el nivel de Juliancito en clase. Tiene sólo 4 años y como es lógico esperan que pase de curso sin problemas. Piensan que cada niño madura de distinta manera, cada uno lleva su ritmo. Lo normal en unos padres normales.

Un día les llama la profe a tutoría. Mero trámite, piensan. Los padres entre otras cosas descubren que de los 30 alumnos de clase, 27 han pasado de cartilla y Juliancito y dos más continúan en la primera. La profe les dice lo que todos sabemos: que es normal, que no es importante, que cada uno madura de distinta manera...

¿Qué? ¿Juliancito el último? A partir de aquí, los padre racionales entran el pánico.Si va el último se quedará atrasado, su autoestima bajará, no llegará a la universidad, bla, bla, bla....

La profe les pregunta si leen con él en casa. Los padres no leen con él, no lo creían necesario. Se sienten culpables.

Resultado: Juliancito va a otro ritmo ahora y sus papás cultivan la paciencia mientras entonan lo de la "m con la a, ma"



Caso 2 - Chorradas, no pienso comentar

Luisito tiene 3 años y el apasionan los coches (eso el algo innato en algunos varones, a Rey también le pasa).  Entre otras "asignaturas" hace inglés.  Como ustedes adivinarán no recitan a Shakespeare en clase. Tienen  un libro interactivo y una mascota de inglés llamada Susie. Es un peluche que lleva dentro un DVD con canciones y demás. Esta semana le toca a Luisito llevarse a Susie a casa. Luisito pasa de ella la deja en un rincón en casa mientras su madre tiene que investigar al día siguiente lo que hay que hacer con la mascota. Susie además va acompañada de una libreta en la que cada familia tienen que apuntar lo que han hecho con ella durante la semana. Por supuesto si es en inglés, mejor. La madre de Luisito, que es muy sensata, me cuenta alucinada lo sucedido. Nada más le falta que dedicar tiempo a esas chorradadas. Al cabo de unos días, está hasta los huevos de recoger el puto peluche que Luisito usa como pista americana. Lo ha tenido que lavar y le ha pegado los ojos. Me dice que no va a comentar, que sería peor.

Sin embargo, como es de las últimas de la lista, abre la libreta y ve como todos los padres y madres, han comentado las grandezas de Susie, lo bien que lo han pasado con ella, lo mucho que los pollitos han disfrutado y cuánto la van a echar de menos. ¿Qué hacer? ¿Quedar como una madre insensible, que no juega con Susie y no canta las canciones del DVD? Siente tentaciones de escribir "Very güell fandango".

Resultado: Al final se contiene y sólo pone que Juliancito prefiere los coches y que a Susie no le ha hecho mucho caso.



Caso 3 - No va a ir a una academia

Todos los niños de la clase de Pablito, o casi todos, van a inglés después del cole. La mamá de Pablito que es muy sensata opina que no hay que cargar a los niños con extraescolares y que si no va a una academia de mates o de lengua, ¿Por qué tendría que ir a la de inglés? Así pasan los cursos; primero, segundo, tercero.... En cuarto, un día le llaman a tutoría: Pablito va mal con el inglés. Como siga así suspende.

La mamá de Pablito comprueba asombrada, que después de estar 3 años sin hacer deberes en inglés, el cuarto año Pablito lleva un libro de inglés queloflipas. Mientras, Pablito aún no conjuga el to be y se siente perdido en inglés. Otra vez su autoestima, su pundonor....  El nivel de la clase es artificialmente alto a base de las academias de inglés que los papis pagan cada mes. Su madre intenta ponerlo al día en un par de semanas pero al tercer día y ante el continuo enfrentamiento desiste. Pablito a su madre la torea bien.

Resultado: Pablito empieza en la academia la semana que viene y su hermana que hace primero empieza con él.









15 comentarios:

  1. El yo nunca es una frase trampa.
    Yo nunca la diría.

    ResponderEliminar
  2. Hay razones para echarse a temblar. Si uno no se mueve con el espíritu de los tiempos, va jodido. Cuando uno es mayor, puede tomar esa decisión: Espíritu de los Tiempos, eres un gilipollas y que te den.

    Pero ¿cómo tomar esa decisión por tus hijos? No parece que aceptemos que le conozcan como "el hijo de los hippies", sobre todo porque no somos hippies.

    En el caso 1, lo hicieron bien antes de que les atacara el "terror", aunque leer con tu hijo, leerle, no es una novedad fastuosa. Es algo que se hizo siempre (en los casos en los que se hacía) y se sabe de siempre que mejora la conexión con los niños y el lenguaje de estos.

    El caso 2 ya es de trueno. Aplaudo a los padres de Luisito. Es más, seguro que si se me hubiera dado el caso, habría tenido noches de insomnio pensando que nos habíamos equivocado gravemente en la elección del colegio. ¿Qué mierda es esa de una mascota que cada semana está en casa de un niño. ¿Es que la mascota habla inglés y solo contesta en inglés? ¿O es que los maestros son tontolculos y más cursis que las puntillas puestas fuera de sitio?

    Los padres de Pablito, caso 3, también me parecen absolutamente razonables. Si dan inglés en el cole, que aprendan en clase. Ahí es donde el espíritu de los tiempos hace trampas y dejan atrás al pobre Pablito. Para empezar, es injusto. Para continuar, ¿qué pasa que un niño pequeño lleve tres años sin hacer los deberes de una asignatura y solo entonces se avise a los padres? Ahí me daría el insomnio pensando si debería hacer lo que es mi deber: denunciar a quienes desatienden a los niños en la clase oficial y lo fían todo en una clase extraoficial que los padres pagan aparte.

    Pero por el bien de los luisitos y pablitos, ¿no será mejor cosernos la boca y mirar el vuelo de los estorninos? Ahí es donde se jodió todo.

    ResponderEliminar
  3. Dios mío, lo que nos espera... yo ya he caído en alguno. Pero no de esos, en esos (todavía) no. Ah! sí, tengo un Juliancito

    ResponderEliminar
  4. Cuando una hace muchos exámenes de esos de test aprende una norma básica: los “siempre” o “nunca” casi nunca son ciertos.

    Estoy en pleno proceso decisivo de futuros colegios para Mini. Hoy sin ir más lejos he comido con un colega q me ha puesto unos cuantos puntos sobre las íes. La educación en este país tiene muy poco q ver, por lo q parece, con lo q fue mi educación, hace un montón y en otro país. La semana pasada fuimos a visitar un cole (lo divago cuando pueda). Antesdeayer hablé con otra q está muy metida en el cole de su hijo. Estoy petrificada y en este momento digo q el único “nunca” q dije (q no irá a escuela confesional) se mantiene. No dije muchos otros “nunca”, pero tal como va la cosa… igual me los hubiera tenido q tragar.

    Tb creo q está muy bien leer con los ninios en casa. Compré una “Cartilla Palau” (la misma q yo aprendí a leer) esta Navidades, y leo con Mini. Son los mismos dibujos de mi época, pero modernizados... a de arania, e de elefante, i de iglesia… todos los días 10 minutos… si no, dónde va a aprender a leer en castellano mi hija?

    ResponderEliminar
  5. Lo de las extraescolares asusta. L peña pretende meterle a su hijo todo en el menor tiempo posible...O quitarselos de encima el mayor tiempo posible.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo discrepo, a mi me parece bien lo de la mascota, es como las virgenes que antes pasaban por las comunidades de vecinos de casa en casa.Hacian como piña con eso de implementar la trazabilidad del santo a través items domiciliarios.
    A lo segundo leer, leer y leer donde sea como sea que lea mucho para poder discrepar de que sus lo obliguen a leer. Disulpen los profes de inglés lectores de este blog pero es increible cómo se ha aprendido inglés en este pais
    !!!increible!!! pa hacerles comer toneladas de nata industrial llenas de patodonalds de chino mientras escuchan los grandes exitos de anabelen.

    ResponderEliminar
  7. Increíble, ECDC, estuve a punto de referirme a esos santos domiciliados por semanas en casas, pero me pareció que nadie conocería eso.

    ResponderEliminar
  8. NáN,

    No es lo mismo leerle a tu hijo que enseñar a tu hijo a leer, sobre todo si al sujeto en ese momento lo que le apetece es otra cosa.

    Lo de la mascota no lo he sufrido, pero sí lo de un cuento que hacen todos y luego cada semana lo tiene uno. Eso sí, no había que comentar gracias a Dios...

    En el tercer caso, no es que el niño no haya hecho los deberes, es que en el cole no les ponían, que es peor.

    ¿Qué de asombroso tiene lo de los estorninos?

    ResponderEliminar
  9. Annie,

    A mi me resulta duro la verdad. Para que te voy a engañar. Todo depende de la paciencia que tengas, de lo que trabajes, dl carácter de los pollitos....

    ResponderEliminar
  10. Di,

    No me gustaría estar en tu piel. Además con toda la oferta educativa de Londres... Yo ya pasé por un proceso similar hace años y gracias a Dios no tengo que cambiarlos de cole hasta COU o lo que sea que se llama ahora.

    ResponderEliminar
  11. onzalo,

    Yo creo que lo importante es que hagan lo que les gusta fuera del cole. O por lo menos eso creía...

    ResponderEliminar
  12. Txelo´s!!! A mi casa también venía una Virgen de esas y tenía una ranura para echar moneditas. No recuerdo por qué se hacía...

    ResponderEliminar
  13. Buff, era un divague pasado, pero lo había colocado en el actual. Ya eliminé y recoloco en su sitio:

    Como ya es divague pasado, anécdota jugosa sobre estas vírgenes y la Vetusta original. Clase media alta de Oiviedo. Mi cuñado estudiaba allí y en su casa vivía una chica a la que por una inyección se le había detenido el crecimiento. Era una mujer perfecta, pero en pequeñito. En casa de uno de los amigos, estaba esa semana la Virgen, con un capote de pedrerías. Coincidía con la semana de la ópera. Sacó dos entradas y convenció a la chica pequeña que encima de la ropa se pusiera el manto de la Virgen. Entraron muy dignos y al llegar a sus asientos, él le dijo: "Ponte de pie sobre el sillón que si no, no verás nada". Esa Virgen pasaba por la mitad de las casas de los del patio de butacas y todos reconocieron el capote. Como la gente bien es así, nadie montó un escándalo, pero borraron a su familia del "privilegio". Imagino que el episodio blasfemo sería muy repudiado en los pequeños grupos.

    ResponderEliminar
  14. Di, tienes que mantener ante Mini un mínimo de coherencia. Nunca la vas a llevar a un colegio confesional, y luego le enseñas la i de iglesia en vez de la i de igualdad...

    ResponderEliminar
  15. ABABOL, me has dado una idea: fuera la cartilla Palau! De ahora en adelante la cartilla Di-lau: "A ver, Mini, a de anarquía, e de equidad, i de injusticia, o de opresor, u de utopía!" .. y ahora las sílabas... "ma de marxismo, me de...etc"

    Beautiful!

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.