12 de junio de 2010

Ciegamente

Siempre me ha gustado Blas de Otero, por pasional y trágico. Esto tiene que ver con mi lado gótico, tormentoso, relampagueante. La primera vez que escuché "Ciegamente", me enamoré de él: su desgarramiento, su dramatismo.

Pero en aquella época no había google, y la manera de conseguir esa poesía, esa canción, esa película que necesitabas era mucho más tortuosa que ahora. Me recuerdo copiándolo furtivamente en el pasillo de debajo de las escalera en la Librería General de Vetusta.

Pasados los años, compré éste y otros de sus libros. Y con muy malas artes usé su poesía, la que antes me había enamorado a mí, como pócima para otros incautos.

Por carta, entonces no existía el email.
♪♪☺♪♫♪♫

CIEGAMENTE

Porque quiero tu cuerpo ciegamente.
Porque deseo tu belleza plena.
Porque busco ese horror, esa cadena
mortal, que arrastra inconsolablemente.

Inconsolablemente. Diente a diente,
voy bebiendo tu amor, tu noche llena.
Diente a diente, Señor, y vena a vena
vas sorbiendo mi muerte. Lentamente.

Porque quiero tu cuerpo y lo persigo
A través de la sangre y de la nada.
Porque busco tu noche toda entera.

Porque quiero morir, vivir contigo
esta horrible tristeza enamorada
que abrazarás, oh Dios, cuando yo muera.

Blas de Otero

20 comentarios:

  1. Pues sí es gótico, pero me gusta. Gracias, no había leído nada.

    ResponderEliminar
  2. A mi me pondría cualquiera que me recitara eso al oido.
    Hasta Ricky Martin.
    ¡Que lista eras/es!

    ResponderEliminar
  3. ¿Fieramente existiendo, ciegamente afirmando?

    ResponderEliminar
  4. Hombre, la de estamos tocando el fondo está muy de actualidad

    ResponderEliminar
  5. Anijol, otro día pongo más...igual has oído el famoso "si abrí los labios hasta desgarrármelos,
    me queda la palabra."

    ResponderEliminar
  6. Ah, Viveiró, ya sabes q ahí y en la guerra, vale todo.

    ResponderEliminar
  7. Niño, Basaja mareando la perdiz y al ángel fieramente humano.

    Pero ahora q, Consu's mediante, sé enlazar, aquí pego un divague celayano harto impopular en su tiempo: Seguimos tocando el fondo

    ResponderEliminar
  8. Di,

    Que bonita pesía. Yo creo que me la dices a mi y también caigo rendida.

    Es lo que tenemos las enamoradizas...

    ResponderEliminar
  9. Di,

    Que sea la última vez que enlazas conPaco Ibáñez sin avisar. Otra noche en vela, Diosssss que horrror!!!!

    ResponderEliminar
  10. Conozco el disco de Paco Ibáñez. Lo he escuchado mucho, aunque hace tiempo. Me gustan más los discos de romances y el de Quevedo y Góngora, pero no está mal.

    De la poesía de Celaya siempre me gustó lo de 'me siento un ingeniero del verso y un obrero que trabaja con otros a España en sus aceros'.

    ResponderEliminar
  11. Y me entero AHORA de que esto es lo que hay que hacer para ligar??...amos..amos...a buenas horas...

    ResponderEliminar
  12. Y esa gargola tan horrorifica, de donde es?

    K, ... tengo una reproduccion de una gargola de la catedral de Chartres, que en vez de asustar a los pajaros se cagan encima de ella.

    ResponderEliminar
  13. Niño, me gusta Celaya, y mucho lo q citas. El disco aquel del concierto Ibañz-Alberti es muy triste, pero me encanta. Habrá q poner alguna más para q Diva entre en razón...

    ResponderEliminar
  14. Molinos, es q eso no lo daban en los coles de uniforme. NI te hacían leer "la Regenta"!

    No sé cómo me gusta la literatura después de lo q nos hacían leer allí...

    ResponderEliminar
  15. K, la gárgola es de Munich, de detrás del ayuntamiento. Me encantan las gárgolas.

    Maléfica

    ResponderEliminar
  16. Sobre el silencio yerto yace un ángel
    de blanda piedra ausente y derretida,
    sobre la muerte, al fin,
    una quebrada aurora,
    un baile frío y seco sobre el llanto.
    No te quise al azar,
    fue todo el cuerpo
    el que en tromba encontró tu sexo dulce,
    fue tu boca el espacio devorado,
    la vestidura y la expansión
    de tanto abril caduco y abandono.

    ResponderEliminar
  17. Gracias Anónimo, que bonita. Es tuya?

    ResponderEliminar
  18. Lo es... Solo un apunte, al ver la gárgola y el poema de Blas de Otero. Probamos otro... A ver qué tal sale:

    Olor, reflejo, gris sabor de hierro,
    azar, profundidad lasciva, sal, enigma...
    todo lo que devoro por tu carne
    doblega densamente
    el orgullo incendiado de mi boca.
    A qué luz no me tienes maniatado,
    en qué canción hundido y silencioso,
    por qué caminos raudo y excesivo.
    No hay otra soledad que no besarte,
    exilio más esclavo que tu ausencia,
    amor más poderoso que tu cuerpo.

    ResponderEliminar
  19. Just another Espai2 de agosto de 2010, 14:11

    ¡PUES BUSCO CAMORRA, SÍ, QUÉ PASA!
    Anda ya.

    ¿El poema es de 'Angel fieramente humano' como apunta Basaja? Tiene pinta al ser un soneto. Nunca leí el libro separadamente, pero el híbrido, Ancia, es en mi opinión el mejor Otero. Yo recuerdo un poema también de amor, que correspondía a la segunda parte del híbrido, la de 'Redoble de conciencia', y que recuerdo además malamente con este verso que me persigue y que sé inexacto, porque el libro quedó allí...: "cuando besar a una mujer desnuda sabe a bajamar y a brezo".

    Cuando voybuscando camorra de verdad ya no cito a Otero, tan alarmantemente grave, ni las Rubaiyatás de Félix Grande, que solían funcionar bien con chicas sentadas al anochecer en la playa, con vestido y con y sandalias. Ahora deletreo Cummings.

    Agarrarse, nenas, y lo siento mucho, oyes, es que estoy en una relación estable.

    "De alguna parte en la que nunca estuve
    tus ojos tienen ese silencio:
    en tu gesto más leve hay cosas que me contienen,
    y que no puedo tocar de tan cerca que me encuentro

    y aunque me cierre como dedos
    tu mirada fugaz me soltará sin esfuerzo,
    siempre me abrirás pétalo por pétalo
    como el misterio de la primavera abre su primera rosa

    y si tu deseo fuera cerrarme
    mi vida y yo nos cerraremos repentinamente
    como cuando el corazón de esta flor imagina
    la delicadeza de la nieve cayendo en todas partes;
    nada que percibamos en este mundo
    iguala la fuerza de tu fragilidad:
    cuya textura me apremia con el color de sus países,
    esparciendo muerte y eternidad en cada latido

    (no sé que hay en ti que se cierra y se abre;
    sólo una parte de mí acepta
    que la voz de tus ojos es más profunda que las rosas)
    nadie, tampoco la lluvia, tiene las manos tan pequeñas".

    ResponderEliminar
  20. Dear Espai, ya te lías de entrada, que la camorra era la de los toros! (oh rayos! con los insumisos divagantes!)

    Pero soy más débil...: vuelvo a perdonártelo todo por estas referencias de hoy. En primer lugar, que sepas que mi siguiente poemoterapia va a ser con alguno de los poemas de Grande. Ah, qué grande.

    En segundo, que sí, "Ciegamente" parece que pertenece a "Angel fieramente humano", aunque yo lo tengo en "Todos mis sonetos".

    En tercero, tengo la centralita del blós quemando tras el de Cummings. Y todas me dicen que les da igual que estés comprometido, en una feliz relación. Ya sabes cómo son las pócimas, no entran en razón.

    Conocía y no conocía el poema. Al principio me ha sorprendido lo bien traducido que está, y eso que no me gusta leer poesía traducida (aunque paradójicamente uno de mis poemas favoritos es traducido). Me he quedado intranquila: no es un poema que tenga en mi estantería, o incluso en una de esas patológicas (por su número)subcarpetas amarillas de mi explorer, pero lo conozco... (argh, conoces esa sensación?).

    Siguiente paso: buscarlo en inglés y volver a entender porqué no me gusta leer traducciones y acto seguido maldecir el no saber griego para leer de verdad a Kavafis.

    Pero entonces, de repente, Bach de fondo y "nobody,not even the rain,has such small hands". Es la poesía que lee uno de los personajes de "Hannah y sus hermanas", una de mis pelis favoritas de Woody Allen.

    Ah, en días como este una entiende porqué escribe un blog: es pura parasitosis. Gracias Espai.

    Di (aspirando a pasar al menos a simbiosis)

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.