17 de junio de 2010

Mamá la adivina

Ya lo dice mi hermana. Las madres es lo que tenemos. Con una palabra somos capaces de cambiarlo todo, solucionar cualquier cosa. Podemos hacer magia, tenemos superpoderes: podemos curar miedos, eliminar enfados, provocar risas, sanar tristezas... Y además somos adivinas.

El caso es que tengo a los pollitos desconcertados con mis super poderes. Sobre todo los de adivina.


ESCENARIO 1

Pollito tiene que leer un libro. Cada día caen dos páginas o más. Se las hago leer en alto y yo escucho atenta. La entonación en ocasiones no es la que debería y alguna vez es incomprensible alguna frase.  Sin embargo vamos mejorando y por lo general es fácil saber como terminan las frases o lo que van a decir (digamos que la literatura infantil no es muy creativa por muchas florituras que pongan en los libros de Gerónimo Stilton).

Escucho a Pollito leyendo:

- .... y de pronto me pareció que alguien me "surraba" al oído...

- No dice eso. Dice "susurraba".

- ¿Cómo lo sabes? - dice Pollito alucinado. ¿Tu te has leído el libro antes? Es imposible que lo sepas sin mirar.

He tratado de explicárselo pero le sigo asombrando con mis poderes.



ESCENARIO 2


A Consuerte un terremoto no lo pillaría en casa. Le gusta salir y le gusta que salgamos juntos. Todos. A veces, consigo escaquearme y se van a horas intempestivas (domigo por la mañana) a dar una vuelta. Mientras yo preparo la comida y escucho música.

A la hora de comer se abre la puerta:

¡Mamáaaa mamaáaa! Hemos estado en las ferietas y hemos montado en todo- dice Pollito eufórico. 

La semana que viene son fiestas en mi ciudad. Un domingo por la mañana, no había nadie y se han podido explayar. Han estado media hora en cada atracción.

- Síiiiiii - dice mi polluela - y había una montaña rusa que daba mucha cosa en el estómago...

Mientras se me acerca observo en el cuello de su camisa una delatora mancha roja, pequeña. Al principio, asustada, creo  que es sangre, pero un poco más para abajo veo otra manchita similar de diferente tamaño que no deja lugar a dudas. Es ketchup.

Los pollitos saben que no me gusta que coman guarradas y menos si se aproxima la hora de comer. Así que no comentan nada acerca de la "licencia" que les ha permitido Consuerte.

- Y las patatas fritas, ¿Estaban buenas? - Pregunto con voz de adivina.

Yo no se lo he dicho, yo no se lo he dicho... La peque confiesa.

Pollito y también Consuerte (que no ha visto las manchas) están alucinados:

- ¿Cómo lo sabes?



ESCENARIO 3

Los pollitos se lavan los dientes por la noche y después está prohibido comer nada más. Menos si es algo dulce y que arruine su preciosa dentadura. Se levanta polluela por la mañana y veo un caramelo pegado en una esquina de la almohada. Lo cojo y lo tiro a la basura. Mientras se viste le comento:

- ¿Sabes que está mal comer caramelos por la noche cuando te vas a la cama? Te puedes ahogar y además se te harán caries.

Me mira alucinada, pero su cara delata el crímen.

- ¿Cómo lo sabes?



Así que ya lo sabéis, ojito, ojito... que os veo y lo sé todo.


14 comentarios:

  1. Que predecibles son los niños a cierta edad ... aunque luego se convierten en impredecibles.

    K, ... perezoso.

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja, ja...lo de los libros me suena mogollón. Les impresionamucho cuando les rectificas a cinco metros. Es divertido.

    ResponderEliminar
  3. si es que son unos angelitos... (a veces)

    ResponderEliminar
  4. Ay! Que ganas de empezar a hacer magia con Mini! Hasta ahora, no logro impresionarla. Estamos en la fase "pegatina estrellita plateada" cuando hace X. Total que compro las estrellitas, las pongo en el imán de la cocina y el otro día, como primer paso para familiarizacion con este facilón "reinfuerzo positivo" le digo: "quieres pegarte una estrellita aqui?" NO.

    Boing Boing Boing

    ResponderEliminar
  5. Tengo una amiga con tres hijos. Una vez me dijo que la educación de los niños no difiere mucho de la de los animales, muy Darwiniana ella, dice que solo se consigue a base de repetir las cosas una y otra vez, hasta conseguirlo.

    Mi perro, no se si me hace caso o simplemente me vacila, unas veces si y otras también.

    K, ... tengo que comprar pienso.

    ResponderEliminar
  6. Pues...no. Al perro cuando hace algo mal, lo pones encima del armario 15min. Si repite, 1/2 hora...no se ha dado el caso de repetir.
    El niño vence su miedo y salta a los 8min.

    ResponderEliminar
  7. Gonzalo,con perros y con niños nos queda clara la metodología...¿Y con las esposas? ¿con tu santa esposa también haces eso de subirla al armario cuando no hace lo que quieres?

    ResponderEliminar
  8. Eso se llama "el salto del tigre" jeje.

    K, ... "recordando".

    ResponderEliminar
  9. Mi armario llega hasta el techo... ¿me estoy perdiendo algo?

    ResponderEliminar
  10. Diva..yo ni siquiera tengo armario en la habitación...ahora entiendo cosas..

    Sobre dejarlos impresionados con los superpoderes. El ingeniero tiene uno genial de puro idiota, llega a casa, mira el excel de la nevera con los menús, les rasca con los nudillos la coronilla y les dice: mmmm...C...hoy has comido lentejas!!!


    Es completamente imbecil y funciona. Se quedan acojonadas.

    Asi no hay quien compita.

    ResponderEliminar
  11. ¡PERO! ¡¡Peeeero! Pero Divaaaaaa, ¿¡QUE HACES DESTRIPANDO EL INVENTO!?

    pd: Di, no desesperes, tú estás entrando en fase y yo saliendo... Es un momento dorado, dura una década más o menos, pero se recuerda SIEMPRE

    ResponderEliminar
  12. Amanita,
    ve tomando apuntes que falta nos harán a las que vamos por detrás..

    ResponderEliminar
  13. Mi rollo...
    Gracias a tus super-super-powers tienes credibilidad con tus pollitos. Tú sí que sabes, por lo que puedes hacerles dudar de cualen son sus límites, de lo que pueden hacer. Lo que uno considera imposible, nunca lo intenta. Si tu dices que pueden hacerlo, los harás dudar de su percepción y cómo te sobra cabeza, lo que afirmes no es algo que esté por las nubes sino algo que sabes lo puedan conseguir y sentirse orgullosos luego.

    No es un quedarse en: mira lo que sé y no me la das! que es cosa totalmente necesaria, sino seguir con algo más: es que tú vales mucho, más de lo que piensas, polluelo mío! y darles espacio para esponjarse y crecer desde su pensamiento/ acciones.

    ResponderEliminar
  14. Courageous,

    Me apunto tu "rollo" y haremos lo que se pueda. No prometo nada...

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.