4 de mayo de 2010

Rainy days and Mondays


A mi, a diferencia de los Carpenters, los días de lluvia no me ponen triste, ni aunque sean lunes. Ayer llovía en la terra ferma y yo creo que es lo que me hacía falta para acabar con la astenia: un buen chaparrón. Sí, señor, me encantan los días de lluvia.

1. Si llueve o ha llovido, cuando te levantas por la mañana suele hacer más fresco que el día anterior. Eso para mí es un claro punto positivo.

2. Hay aromas que son exclusivos de los días de lluvia: tierra mojada, hierba... Es un lujazo disponer de ellos en contadas ocasiones.

3. Las cosas naturales se vuelven artísticas. Las flores se llenan de rocío, los árboles gotean, los charcos... ah los charcos.... Cuánto mares he cruzado con mis katiuskas.

4. El agua corre por todos los sitios y con su sonido te demuestra que el mundo está vivo. Los campos, sobre todo los de secano, reverdecen. Si llueve mucho las canales de los tejados se convierten en improvisadas y tentadoras duchas. Yo todavía me suelo meter debajo con el paraguas para oír el ruido.

5. El aire se limpia, se respira mejor. Desaparece la neblina. La atmósfera se llena de iones positivos (que son los negativos).

6. Salen los caracoles y con ellos la posibilidad de pegarte un festín a la llauna o a la gormanda. Por no hablar del deporte que haces si sales a cazarlos.

7. Si hay truenos, relámpagos, rayos y centellas la cosa tiene mucha más emoción. Me encantan los truenos y alucino con los rayos. Soy capaz de pararme en la carretera para verlos mientras dura el festival. Los truenos de una tormenta de agosto en el Pirineo no tienen precio. Retumban en el corazón.

8. Al acabar la tormenta todo, abolutamente todo, se percibe mejor, más claro. Parece como si te hubieran graduado la vista, como si hubieran perfilado el paisaje.

9. La luz de antes de la tormenta con el cielo encapotado, gris, violeta a veces, es impresionante. Muchas veces he sentido no tener una buena cámara de fotos cerca. La luz de después del diluvio suele ser preciosa, los claroscuros, el sol que sale, los verdes...

10. Si se dan las condiciones idóneas, salimos con los polluelos a versionar el "Singing in the Rain" al más puro estilo hollywoodiense. Incluso con granizo lo hemos hecho. Después un baño caliente, un tazón de leche con cacao y a revivir la escena al lado del fuego.

Ahi va un tema (casi un oldie ya) que siempre me ha gustado y suelo recordar los días de lluvia.

14 comentarios:

  1. Te va un positivo por la entrada, y porque la lluvia en el campo es diferente (mejor) que la lluvia en una ciudad, pero ¿cazar caracoles? No sé si las licencias poéticas se pueden estirar tanto...

    ResponderEliminar
  2. A uno las tormentas con gran apárato eléctrico,ignoro el por qué, le producen efectos altísimamente afrodisíacos.

    De Lleida, y no lo escribo en coña, lo mejor, las supernieblas densísimas.Disfrutaba mucho del anónimato de esas densidades grises.

    ResponderEliminar
  3. Gonzalo Viveiró Ruiz4 de mayo de 2010, 10:27

    Me ha encantado!!.
    Y estoy de acuerdo salvo:
    -Cuando la lluvia te pilla en alpargatas...
    -Cuando vas con un jersey de lana que te guste...

    ResponderEliminar
  4. Qué trasnochadores y qué madrugadores...

    Basaja, debes estar bajo de defensas pues te noto demasiado ligth. Pero no está de más que a una le de un positivo. Así que lo acepto encantada.

    En cuanto a lo de los caracoles. Tu no has visto como derrapan cuando están a punto de entrar a la madriguera...

    ResponderEliminar
  5. Sí, Suso, si. Tú no lo sabes pero lo dejas entrever. Eso del "gran aparato" siempre tiene efectos afrodisiacos.

    La niebla, te la regalo entera, sobre todo si conduces. A mi no me gusta. Está bien por cambiar, pero si dura un mes, ya la cosa cambia.

    ResponderEliminar
  6. Lo de cazar caracoles... En fin, nunca lo hubiese pensado. Yo, en los tiempos aquellos, cuando había, (lo mismo que las angulas), ni los cazaba ni los pescaba: simplemente los cogía de la hierba recién mojada con las gotitas de lluvia resbalando por las hojas.

    Ah, infancia y pueblo, qué lejos quedáis

    ResponderEliminar
  7. Hola Anónimo,

    Realmente el término adecuado sería coger caracoles. Pero, como bien dice el Basaja, me he permitido cierta licencia poética.

    Infancia y pueblo. Dos palabras que debería ir más unidas de lo que van hoy en día. Antes solían ser sinónimo de libertad, aventura...

    ResponderEliminar
  8. Good morning everybody.
    Veo que la lluvia de Diva a depertado a más de uno que no ha conseguido dormir hoy, en fin Diva, que sigues levantando pasiones.
    A mi me encanta la lluvia, pero siempre que me pille a cubierto, lo siento, lo de mojarme no es para mi.
    Coincido en todo con Diva, pero lo que más en el olor y ... en los caracoles (si son con jamón y picante mucho mejor)
    Por no hablar de todo lo que "barre" la lluvia cuando cae (y a algun@ nos encantaría que barriera mucho más pero parece que algunas cosas y personas se incrustan en el mundo y no hay quien las eche)
    En fin, feliz lluviadia a todos y, en especial, a ti querida Diva.
    Bye

    ResponderEliminar
  9. Gonzalo Viveiró Ruiz4 de mayo de 2010, 10:31

    Yo que soy un empollon de este blog, ya supuse que la entrada era de Diva (en London no se cazan caracoles) pero ¿por qué pone en el blog "Escrito por Di Vagando"?.
    ¿Quereis que acabemos todos vuestros lectores esquizofrenicos?

    ResponderEliminar
  10. No sé de que me hablas Gonzalo. ¿Estás seguro de que no estás esquizofrénico ya?

    ResponderEliminar
  11. Ohh..que bien. Otra como yo. A mi me flipa la lluvia, me da igual que sea un poco, un chaparrón o una gran tormenta. Me da igual mojarme, me encanta pisar charcos. La lluvia siempre me pone de buen humor.

    Y en pirineos ver jarrear a gusto es una pasada.

    ResponderEliminar
  12. Hola Moli,

    No, no, no, si llueve poco es una putada. Sobre todo para las que conducimos a diario: coche sucio, firme deslizante...Si llueve poco y de manera continua, bien, si sólo es poco, no.

    ResponderEliminar
  13. el chico de la consuelo7 de mayo de 2010, 3:54

    Diva ¿terra ferma?¿?
    He dado vueltas a las escasas neuronas que me ha dejado el alcohol y la vida, pa saber de qué me sonaba ese nombre y me ha venido...
    ese es un cole del mismo holding que el mio en calçotsland
    ¿Habitas en las lejanas tierras del este o tu hablar es el de las terras del ponent?
    Qué dura es la vuelta a la civilización después de los dias de asueto, Di se ha fugado, Diva cambia de nacionalidad, dime al menos que es cierta tu aficion a joselito.

    ResponderEliminar
  14. ECDC,

    Terra ferma es en realidad tierra firme, se le llama así a Lérida porque es la única provincia catlaana que no tenía mar. Como tú bien dices hay un colegio del Betis que tomo ese nombre y que si no me equivoco en él ejerció Suso. Yo milité en el Arabell que era lo mismo pero sólo de chicas.

    Yo hablar hablo hasta por teléfono. Catalán sólo en la intimidad, pero soy aragonesa de la cabeza a los pies. Estoy entre dos tierras...

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.