13 de mayo de 2010

Hay que joderse...

Ya dicen los chinos que crisis es igual a oportunidad. De hecho utilizan la misma palabra para decir una cosa u otra. Yo, soy de la opinión de que lo importante en cualquier momento y más en una crisis es actuar, hacer cosas, moverse, prepararse para el devenir, porque al final llega, y cuando llegue lo mejor es que te coja  preparado, con cierta ventaja con respecto a la competencia.

Si no avanzas, no te estancas, retrocedes.

Desde esta humilde posición, una a veces también se acojona, aunque no lo diga. Sufre en silencio sus "hemorroides" pero intenta tirar adelante, tener proyectos, ideas, en una palabra: avanzar. Aunque ello  suponga que tengas que enfrentarte a tu enemigo, morder, suplicar o dar el coñazo ante cien estamentos.

Hay que tener ideas, aunque sean malas, ilusiones aunque se trunquen y proyectos para tener futuro.  

Ocurre a veces (pocas) que lanzas una idea, una caña de pescar, al mercado y éste (que no se equivoca nunca) te la devuelve diciendo: Ya era hora, menos mal, por fin alguien hace algo y en el anzuelo te encuentras un pescadico. Entonces mientras recoges el sedal piensas: si pongo 10 cañas este año, recogeré 10 peces, si pongo 20 más el que viene, ya serán 30 al año y te emocionas porque por fin, ves que algo es viable, que da fruto, algo en lo que vale la pena concentrar esfuerzos y te pones contenta. Lo normal.

No siempre sucede así, por lo que hay que aprovechar la ocasión. Pero, para poder llevar a cabo el proyecto, debes contar con el beneplácito del Sr. K. Gau.

El Sr. K. Gau es de ese tipo de gente, Mamerto, que siempre tiene miedo. ¿A qué? Da igual, a... TODO. Cuando actúa siempre lo hace en base al miedo. Es el canguelo lo único que le mueve o le adocena. Si quieres que reaccione dile "Ojo que viene el coco". Ante la crisis actual está más agazapado que nunca, esperando que no le roce demasiado y que pase pronto, mientras se resguarda en su madriguera. Ha optado por no hacer y vigilar que no le quiten.

Hasta aquí no habría ningún problema, si ese miedo, lo paralizara de verdad, no le permitiera ni idear, ni hablar, ni salir de casa. Eso sería fantástico. Son el tipo de gente que habría que pagar para que no pensara siquiera. Yo lo haría encantada: toma tu sueldo, una conexión a internet y tranquilico... Ya que no hacen nada, por lo menos que no molesten.

Pero volvamos al proyecto. Voy a tener un plan que desarrollar, que me ilusiona, que voy a dominar porque lo veré crecer y para el que además encuentro financiación y hasta socios que me he permitido el lujo de descartar. ¡Qué mas se puede pedir! ¡Adelante! Con el viento a favor y las olas por las amuras, marco el rumbo y despliego velas. Todo empieza a fluir. Que si esto, que si datos, que si aquello, que si proyecciones, que si reuniones, que si la competencia... Ya se sabe, el enemigo es capaz de reaccionar rápidamente, así que hay que ser veloces. 

Ocurre muchas veces, que al hablar del enemigo, uno lo imagina lejos, en el mercado pero lejos, en otra empresa, en otra fábrica, en otra ciudad... Precisamente a ese enemigo es al que no hay que tenerle ningún miedo. Ese, es el único rival que ves venir, predecible. Existe un adversario mucho más difícil de detectar. Es silencioso, actúa y no lo ves venir porque juega en casa, te sonríe cada día y hasta te pregunta por el proyecto. Te deja hacer porque tiene la esperanza de que no fructifique. 

Hace dos semanas toreaba yo en una buena plaza. Iba preparada para todo, buena tarde, mejor cuadrilla, buen ganado, una gran afición y buen temple. Estábamos seguros de salir por la puerta grande. Sin embargo, en cuanto hicimos el paseíllo no nos dejaron ni recibir al toro. Ni media verónica. No entendíamos nada. Por más que pensábamos, revisábamos, no encontramos en que habíamos fallado. 

Ayer me enteré, de que el Sr. K. Gau, que en este caso tenía la sartén por el mango, nos dio la estocada definitiva.

Hoy me ha invitado a un cortado y todo. Hay que joderse...

5 comentarios:

  1. Veo que sigue habiendo mucho capullo-mamerto, de jefes o en puestos de responsabilidad. Yo tuve uno, lo tuve, ahora no lo tengo, ni aquel ni otro que se le parezca.

    Este se creía que por traer el café de la tienda y comprar una de goteo, en vez de poner una maquinita en el pasillo, la empresa ganaría mas que aquel de los recortes de las aceitunas en los vuelos de los aviones."Iluminau" el chico, oye.

    Santa nómina bendita, espera 1 mes y una vez cobrado, aguanta el chaparron hasta dentro de otro més. Así es la vida.

    Hace poco le escuchaba a un conocido, tecnico de una ETT, que esta crisis acarrearía la "limpia" de mucha gente incompetente, mamertos incluidos.

    K, ... me ha gustado el término "mamerto", espera que lo emplee jaja.

    ResponderEliminar
  2. Miraba el significado y es muy variado.

    http://www.asihablamos.com/word/palabra/Mamerto.php

    K ... desvariandoooooooooooo.

    ResponderEliminar
  3. Los toros mansos son los peligrosos, no tienen una embestida clara y tiran cornadas a la luna cuando menos te lo esperas. Un toro noble tiene recorrido. El manso se para en el medio de la embestida.

    En el redondel faena de aseo y entrar a matar.

    No tienen "juego".

    De aseo se refiere a dar cuatro muletazos por las afueras y ya a matar. Hacerlo ver.

    ResponderEliminar
  4. K,

    Me ha gustado la página de los significados. Me encanta la palabra Mamerto, la dice mi madre y define muy bien lo que son.

    Hay Mamertos que se iriían, pero en su casa no les dejan, así que no salen ni con agua caliente....

    ResponderEliminar
  5. Courageous,

    Si pudiera, al Mamerto lo aseaba yo, pero rápido. Lo malo es que me toca indultarlo siempre.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.