4 de abril de 2018

El Orient Express, sin asesinato ni maderas nobles, pero a fe mía tren fantasma

Lunes, 26 de Marzo de 2018
Todos nos despertamos muy tarde: si pensamos en la hora británica de hace un par de días, podría ser razonable, pero así es más de media maniana. Maldito Cambio de Hora, viruses y jet lag.  Y lo peor: tras la granola,  Mini se vuelve a la litera. Qué hacer con una ninia  enferma los días que nos quedan? Tenemos el Transiberiano-txiqui hacia Vetusta a las 7 am del jueves (ah sí, no he dicho que el plan es  hacer un triángulo? Londinium-Galicia-Vetusta. Recordemos las interminables vacaciones escolares de Mini, hay que dejarla con abuelos).

Por fin, en un punto conseguimos persuadir a Mini para salir a airearnos, y cogemos el barquito a Vigo. Lo que normalmente es una diversión, no lo disfruta, y al llegar a Vigo se empieza a marear. Está muy pálida. No es plan y me acerco a la estación, por ver si habría billetes hacia Vetusta algún día antes. En la ventanilla, una seniora busca y busca y todo "completo". Ni el "directo" (ehem, que para mil veces!) ni el AVE via Madrid. Son malas fechas, claro... al final, "un momento! aquí hay dos butacas gran confort a las 17:55 esta noche!" No nos va a dar tiempooo. Mi mente calcula: son las 4, habría que coger el barco a y media, empacar, volver por tierra rodeando la ría... y no podemos arriesgarnos a cogerlas porque... y si no llegamos?

Aquí comienza una carrera frenética: lo vamos a intentar. No sé cómo lo hacemos todo tan rápido, pero por fin, casi sin respiración y en ventanilla, me presento ante la misma empleada que anuncia que "ya no están esas butacas confort". En serio? Es un tren nocturno que hace mil paradas y al que le cuesta, literalmente, 12 horas y media llegar a Vetusta. Pensemos en vuelos a Tokio, Vancouver, etc. Ese pelo, pero en tren, que a mí me encanta y que íbamos a hacer de día el jueves en todo caso, para leer y leer, y ver pasar las Castillas por la ventana. Pero tanta gente hay dispuesta a chuparse la friolera de un vuelo intercontinental a través de la península? O será que cogen tramos yo que sé, de 2 a 4 am en medio de la estepa castellanoleoneosa?). En todos esos pensamientos estoy cuando (todo con dulcísimo acento gallego que a mí se me pega un montón): "espera que miro, tengo aquí algo, te puedo encontrar una promo, pero mira... a ver, tengo un compartimento en litera, pero has de abonar tanto".

Whatever.


Nos despedimos de J., sentimos lo enloquecido de este viaje, el cambio de planes, mil gracias por todo, incluido lo que hemos cogido de tu casa, la barra de pan, el queso, las mandarinas. Corremos y al llegar al andén nos encontramos con el tren y un tipo de unos 30 y tantos con acento-este catalán -que nos abre el compartimento. Mini está exultante y no se puede creer lo que lee en las puertas de cristal entre los compartimentos: "GRAN CLASE". Pero mummy, es posible? (los Pedalistas, en otra clase que no sea "tirados"?). La ninia se pregunta si está viviendo un suenio.

Yo he viajado alguna noche en tren-cama y me ha parecido (casi) siempre mágico: una vez de Hendaya a París, otra de Bangkok a Surat Thani (genial, de mochileros, conocimos gente), la terrorífica en India (no recuerdo los destinos, pero sé que fuimos prácticamente en la clase-intocables para evitar el altísimo aire acondicionado y... no comments). Se lo cuento a Mini como la plasta que soy, y cómo vamos a hacer algún día el Transiberiano y lo que sea, y al abrirnos el hombre el compartimento, Mini aún alucina más: es un cuartito con dos butacas, espejo, colgadores, tele, y un banio a todo plan!!! (con sus neceseres completos que ya querría cualquier compania aérea, buena ducha y tal). El joven nos indica que a las 9:30 vendrá a bajarnos las literas y que cualquier cosa... tenemos un interfono, que aún emociona más a Mini... "interfono para tu madre", indica.


Por supuesto nos toca el compartimento con la puerta atrancada y al salir para una exploración inicial nos damos cuenta que no podemos entrar. En fin: demos un voltio y ya nos enfrentaremos al pobre hombre luego. Vamos paseando por vagones y llegamos a la cafetería, y a su lado hay una sala con mesas donde puedes ir a comer. Nada que ver con el Glamour del Orient Express (quién no fue leyó a Agatha Christie con 12 anios?) donde hay manteles y lamparita en cada mesa, y las paredes eran de madera de roble oscuro. Hay muchos vagones con compartimentos como el nuestro, donde la gente está sentada con la puerta abierta, lo que nos da mucho juego para el análisis antropológico con vistas al blog: una pareja de cierta edad, llenos de bolsos, y seguro que cestas tal vez con animales vivos. Un hombre solo al que llamo en mi cabeza "el viajante". Y poco más. Luego están los vagones con las famosas "butacas confort" que se las han llevado calentitas, según la empleada de Vigo, pero lo cierto es que hay más vacías que con gente. Parecen muy cómodas, pero claro, nada que ver con dormir en horizontal. Siempre me horroriza cuando se visitan castillos y las camas de los reyes eran tan cortas y te explican "es que dormían sentados". Yo soy incapaz, y cuando estuve en el hospital ya me dijeron que era más saludable y demás, pero lo odiaba, dormir en cualquier grado superior a 180. No.

Volvemos al compartimento, que logramos abrir tras un forcejeo. Mini se ducha y hablamos por teléfono con interferencias con la familia. Intentamos ver una peli, sin éxito. Leemos. Pero ante todo, llamamos al joven catalán antes de las 9. Cuando nos baja las literas (que tienen colchón y la cama hecha perfectamente con unos arneses para sujetarlo) le pregunto, así impulsivamente: "hemos de atarnos?" (en serio, este ser puedo ser yo a veces, cuando sobre-excitada). El tío me mira de arriba abajo y espeta: "Esto me lo han preguntado alguna vez los japoneses, pero de ti no me lo esperaba". Oh dear, cómo explicarle que soy medio japonesa.

Mini por supuesto quiere la litera de arriba, a la que se sube por unas graciosas escaleritas que salen de la pared. En un nanosegundo logra medio caerse por las escaleras, así que acordamos que se quede debajo, por si ha de salir al banio. Por supuesto también, cae como un ceporro y no se levanta en toda la noche. La sufrida Di, sin embargo, en litera superior, ha de bajar repetidas veces, al banio, a por algo de comida, a por agua, a por una manzana... leer arriba ("Farenheit 451", próximamente) es una gozada, y hacia la medianoche apago la luz, y disfruto del traqueteo. Con el chacachá del tren. Al final he de tomar una melatonina que se ha hecho polvo y a saber si sobredosis.

A las 6 AM el joven catalán llama a nuestra puerta, en los trenes nocturnos no anuncian las estaciones. "Ya vamos". Me pregunto cuánta gente se pasará a lo largo del anio de estación. Nos dice que su trabajo consiste en asegurarse que nos bajamos. Nos comenta que hemos sido el único compartimento de ese vagón. En serio? Pero si nos decían que estaba todo completo? La llevan buena con los ordenadores. Hemos viajado en un tren fantasma, prácticamente sin pasajeros-que pudiéramos ver, al menos.

Y a las 630 estamos en Vetusta: aún es de noche, y Mini habla con los tiempos verbales cambiados el resto del día. 

14 comentarios:

  1. Yo viaje en gran clase en coche cama a Paris desde Madrid y fue estupendo. A la ida tuvimos una experiencia muy dramática con el dueño de Lord Sandwich (sandwiches de plástico que venden en las máquinas de vending) y a la vuelta le esquivamos. Yo estbaa embarazada de ocho meses pero lo recuerdo como maravilloso aunque no pegué ojo. Al Ingeniero le encantó.

    Y tenemos que hablar de esa sobreprotección a Mini. Los niños no se caen de las literas!!!!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. Hola my darlings, me alegra veros por aquí... MO spr asiste a los divagues de trenes... tendremos q montarnos un recorrido chulo.. yo creo q -embarazo de 8 meses igual logras domrir! Y sí, Mini no se iba a caer de la cama, pero se deslizó por la escalera! Spr queda la técnica "japonesa" por si acaso... LOL

    LUXI! Ya te has quitado el capirote? Os tengo q hacer un divague de la "pasion vestústica"... sabes q dij uno q "Vetusta es la Sevilla del norte?" AHí es nada!

    A lo importante: tu viaje en tren allá por el Pleistoceno. En serio q Sevilla_Madrid se hacía en un nocturno?? Qué pasada!!!Espera, a ver q miro el mapa... sí, está bastante ejos. Bien, varias cosas:

    1. lo del compartimento con más gente buf... así era en el infame de la India q comenté (y además, sin ropa, ibas sobre el acero! recuerdo q me puse periódicos, como un transeunte) y el de Tailandia era común todo el vagón, pq las camas estaban a los lados (a lo largo) y había una cortinita para q no te vieran.

    2. El final de la mano de tu novia, muy bonito.

    3. La maestra q te cuenta su vida... por qué siempre hay una, aunque vaya disfrazada de hombre de 65, como aquel q me icnrepó cuanod me puse lso cascos en un bus entre las vetustas diciendo, "ah, desconectas?". Y empezó a hablar, durante 2 horas???

    3. Espero q tras tus anios de divaganmte hayas mejorado algo en tu diagnóstico de psicópatas a primera vista: ya se ve claro q ese pobre viudo no lo era, pero bueno.. te disculpamos.

    Jo, me has dado ganas de volver a ANdalucía!

    love

    di

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo me han molado las esculturas de Francisco Leiro, Lux!¡¿Por qué yo no sabía nada de este hombre?! ¡¡¡¿Tan avanzado es el proceso de asilvestramiento que me aqueja?!!! Las de madera, las mejores.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Seguro que lo de la inmediatez del material influye, Lux. A mí también me gusta por ese, digamos, "hieratismo naturalista" que me recuerda al arte popular egipcio y al románico profano, con su carga de humor en unos mundos donde existía un arte muy formalista del que algunos Leiros del momento conseguían escapar.
      https://www.artehistoria.com/es/obra/alcalde
      http://www.fotografiayromanico.es/canecillos17incinillas.html

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  5. Darlings LUX y CESI...

    Lo primero, lo de Leiro no lo puse cuando publiqué pq como ya deberíais saber en Quinto de Divagantes, cuando estoy en el portátil aun no he tenido el alma amable q me haya sabido poner en red luego no puedo acceder a las fotos... así q hasta el día siguiente, etc. Quería poner algo de él pero se me olvidó... gracias LUX por hacer mi trabajo.

    CESI, yo sí q estoy asilvestrada!!! BUFFFF qué barbaridad. No ompitas conmigo, o perderás. Me explico: sigo con ese libro de "filosofía para asilvestrados top" y estoy descubriendo gente q cuyo nombre no había oído en toda mi vida, algunos de ellos q me están gustando mucho (este por ej, pq dice lo q llevo pensando todo el libro): Charles Sanders Peirce... si eso haré un pequneio divague, pero no vale comerme luego, sed amables...

    LUX, ya nos has hablado alguna vez de tu cofradía pero no dejo de reirme cada vez q leo el nombre: "Ntra Sra del Senior"... por cierto, voy a hacer un divague de la Vetusta del sur del norte q tengo un nombre q compite con el tuyo. Ah y decir q en esa proce, precisamente, vi a un hombre q hacía tu labor... darle con una manivela al paso y así los abnegados de abajo vuelven a caminar... más en siguiente divague.

    Ah y el chiste de gallegos yo me lo sabía con vascos... son los vascos los gallegos del este?

    Love

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  6. Os leo con interés, gracias por la info y los enlaces (chulo esa especie de gárgola). Nota: me liáis con los subcomentarios.

    Y el chiste es de vascos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que los divagantes continúen divagando.