28 de diciembre de 2017

"Cat person": ¿Puede ser alguna vez demasiado tarde para parar una relación sexual? (entre otros temas)

Hace unos días, un relato publicado en el New Yorker escrito por una mujer de treintaytantos llamada Kristen Roupenian se convirtió en fenómeno viral. Todo el mundo hablaba y escribía sobre él, todo el mundo había enloquecido por un relato! Buenas noticias, decían por ahí, no todo van a ser vídeos de gatos lo que la gente quiere compartir. 

Yo leí el relato, que precisamente se titula "Cat person" ("Persona de gatos, persona a la que le gustan los gatos", tal vez como contraposición de persona de perros, ya sabéis, eres de gatos o de perros? Yo de lo último, claramente), sin haber leído nada antes y recomiendo que lo leáis aquí. No lo he encontrado aún en castellano, pero seguro que pronto alguien lo traduce. 

Empecemos con contexto: yo no he vivido el mundo del "dating" (citas), que es el escenario que usa la autora para hablar de algún tema universal, pero lo conozco bien vicariamente. Para el que aún sea de una generación mayor que la mía-si eso es posible-, aquí va una breve guía del dating. Cuando yo estaba en bachillerato o la universidad, ya había páginas de contactos en los periódicos, pero eran claramente destinadas a perdedores: conocéis a alguien que buscara novio o ligue por anuncios clasificados? Yo no sé quién era el público-objetivo, pero siempre imaginaba a un vecino nuestro soltero "viejo" (tendría 32 en esa época) que daba cierto miedo (creepy es la palabra). La gente normal ligaba en los bares, en clase, en la parroquia, yoquesé. Luego me fui a la isla, y llegó internet. Recuerdo a la primera compañera que me dijo que estaba en la escena del dating, vía el periódico The Guardian. Su página se llamaba Soulmates, y daba gusto leerla. Describían a la perfección al lector del Guardian típico: le gusta leer, viajado, entiende de vinos, izquierdosillo, urbanita. Mi compa quedaba con tipos afines, iban a tomar algo: uno tras otro. Luego ya llegaron los teléfonos, las aplicaciones y eso debe ser hoy en día un vergel.  Ay, la de historias divagables que me habría dado a mí ese mundo!

"Cat person" no habla específicamente de las citas a ciegas en internet, porque los dos protagonistas se conocen cara a cara en el hall de un cine donde ella trabaja vendiendo palomitas para sacarse pelas mientras estudia, y él va a ver una peli. Ella flirtea por costumbre, "porque te da más propinas detrás de una barra". Se cambian los teléfonos y entonces comienza ese divertidísimo pique por whatsapp, en el que todo el mundo mejora su yo real. El es ingenioso y gracioso por texto, y si  ya las relaciones cara a cara son caldo de cultivo para proyectar todo lo que sea en el otro, imaginemos las posibilidades de crear un monstruo (del amor) con alguien por texto. 

En el pasado, la sabiduría universal de las tietas ya nos decía aquello de que hacernos las duras era lo más efectivo en esto del ligue. Nada menos interesante que alguien que te mira con ojos de carnero degollado. La seducción se basa en gran parte en el misterio, y en qué información compartimos en qué momento. Cuando llegué a Inglaterra aprendí que hasta tienen un refrán que resume esta máxima: ¨treat them mean, have them keen" (¨trátalos mal, y los tendrás interesados¨). Esto es algo que ocurre entre los dos personajes del relato, pero por parte de él: si ella desaparece un par de días, él la ¨castiga¨ luego con su silencio durante un espacio de tiempo, contestando lacónico sin preguntar de nuevo, dejándole a ella el esfuerzo de iniciar. Pero en este caso, a mí no me da la impresión de ese juego de tira-y-afloja, sino de malababa del tipo que, lo admito, desde el principio no me gusta. 

No puedo explicar exactamente porqué, pero el tipo me da repelús. La autora nos lo hace explícitamente brumoso: así como sabemos algo de ella, de él sabemos apenas nada. Únicamente, por sus comportamientos durante el relato, podemos inferir que no es un superdotado social, cosa que en el algunos foros ha sido interpretado como "es solo un tío¨. Tampoco conocemos su clase social, no sabemos en qué trabaja, y algunas de sus interacciones con la chica se pueden interpretar como que sufre cierto complejo de inferioridad por estar tonteando con una chica universitaria que ve peliculas "de arte y ensayo". A ella le enternece cuando se da cuenta de este detalle, cuando se compara con la imaginada experta en cine-que no es.  Esto lo hace a los ojos de la chica vulnerable, y la enternece. Un dato más para la ficción que es él, porque esta chica de 20 años también va creando en su imaginación a este tipo (que acaba descubriendo tiene 34), y reafirmando esta invención con interpretaciones de su comportamiento el par de veces que se ven. 

Tras unas vacaciones en que el whatsappeo alcanza la cúspide, terminan yendo juntos al cine: una película del Holocausto que él elige, queriendo impresionarla. Como no se dan la mano, ella supone que él no quiere nada romántico, pero ella propone tomar algo, porque no quiere despedirse así de su sueño-el tío que no existe. Tras varias cervezas ella termina instigando el ir a casa de él (ella vive en la uni) a tener relaciones sexuales. Y eso que ha habido un beso terrible, un beso en el que él demuestra que no sabe besar, un beso que ella pensaba no era posible de malo, y mucho menos en un tío tantos años mayor que ella. En el coche hacia el cine, por la cabeza de ella había pasado la idea de "este tipo podría matarme", y no es extraño que una chica especialmente en América sopese este posibilidad. Mientras leía el relato, yo estaba con el corazón encogido, sin saber exactamente porqué. Dónde me estaba llevando la autora, no tenía ni idea, pero el desasosiego es la sensación. Más: es miedo. Cuando llegan a su casa, ella lo vuelve a pensar: "podría matarme". En algún articulo o entrevista a la autora que he leído, alguien comenta que, para que un hombre entienda la situación de vulnerabilidad física de una mujer sola con un hombre tendría que imaginarse a él mismo solo frente a un ser mitad tigre mitad oso. Es una descripción acertadísima: así estamos las mujeres, generalmente, solas frente a un hombre. A su merced. Y si hay alguno que quiere dejar salir al tigre-oso, poco tienes que hacer. Afortunadamente, la mayor parte de las relaciones van bien, pero el terror en una relación de una noche, en una casa que no conoces es mejor no planteárselo. Estás en sus manos. 

Pero no es que el relato vaya por ahí. Aunque la chica se haya planteado esto, lo que le pasa mientras entra en la habitación es otra cosa y la clave. Porque es algo que muchísimas mujeres han vivido, y de ahí la virulencia con que se ha compartido el relato: miles se han identificado, igual que hay tantas otras que están saliendo a dar la cara con el lema #MeToo. Cuando la chica se acerca al encuentro sexual que ella prácticamente ha fabricado, de repente piensa que tal vez no sea buena idea. Que en realidad no le apetece. Que no quiere seguir.

Pero sigue. La chica ya no quiere pero en su mente comienza el debate: cómo le voy a decir ahora que no, con qué cara. Soy yo la que le he guiado hasta este punto de la noche, soy yo la instigadora, he sido yo la calientapollas. Ahora no quiero, ahora me repugna, pero cómo se va a sentir él? Será injusto ahora pararlo? Voy a cerrar los ojos y dejar que pase lo más rápido posible. 

La descripción del sexo entre ellos me hace sentir terriblemente incómoda. Comienza con él quitándose la ropa de una manera patosa (la vida misma) y ella siente asco ante su cuerpo: otra razón más para no querer seguir. Nota al margen: siempre me fascina este dato científico, el reflejo del asco que tenemos normalmente activado, en el sexo disminuye o desaparece (dejo esto abierto a la imaginación divagante, está claro cosas que normalmente dan asco, que enmedio de una excitación sexual ni se consideran). Los detractores del relato lo han acusado de fobia-del-gordo, porque el hombre tiene lorzas, barriga. Pero eso no importa: en este contexto ella ve las lorzas porque ya no quiere estar ahí. Y por una vez, es la mujer la que nota algo negativo en el físico de un tío que no le atrae (cuando suele ser al revés). Y me interesa que alguien se haya atrevido a describir el desencaje de dos cuerpos que se llevan casi 15 años, en un mundo donde relaciones con grandes separaciones de edad parecen aceptables-siempre que sean ellos los mayores.

Por ilustrar un poco el desasosiego que causa ese sexo entre ellos, obviamente desde el punto de vista de ella, que ya no quiere estar ahí: El le mete el dedo, sigue besando igual de terriblemente, y ella se ve desde fuera, desnuda y abierta de piernas, humillada y sintiendo asco por sí misma. 

"but then he shoved his finger in her again, not at all gently this time, and she imagined herself from above, naked and spread-eagled with this fat old man’s finger inside her, and her revulsion turned to self-disgust and a humiliation"

El tipo sigue solo, y ella siente que podía estar tirándose a una muñeca hinchable, porque ella es un accesorio más en la historia sexual que él se está montando en su cabeza. El pierde la erección varias veces, pero sigue diciendo en alto, junto con otras frases medio sucias de esas que se supone se deben decir para animar el cotarro: "me la pones tan dura", como si repetir esa mentira la pudiera hacer real.

"he kept losing his erection, and every time he did he would say, aggressively, “You make my dick so hard,” as though lying about it could make it true. At last, after a frantic rabbity burst, he shuddered, came, and collapsed"

Una noche para olvidar, en la que ella ha soportado estoicamente por aquello del "cómo voy a decir para-no-sigas ahora? Sería como mandar que se lleven el plato que has pedido en un restaurante". El final del relato, en el que ella termina la relación (aunque sigue echando de menos al tipo que se había inventado, al ingenioso de los whatsapp, al vulnerable en ciertas supuestas inseguridades) y él reacciona mal, insultándola con ese sustantivo universal que todas habremos sufrido alguna vez, en todo tipo de contextos (puta!) no era necesario. Todas las cartas estaban ya sobre la mesa, no necesitamos que nos lo cierre poniendo ese exabrupto en la boca de él. 

Para escribir el divague lo he releído: ahora ya sé que no hay asesinato, ni agresión, ni nada terrorífico. Pienso en el consentimiento, el fantasma del otro que nos montamos, los límites para no herir al otro... y la sensación de desasosiego sigue: aunque no hayas estado exactamente en la misma situación de la protagonista, lo que "te hace" una buena pieza de ficción, lo que consigue en ti es hacerte vibrar y sentir y sufrir y querer que todo vaya bien. Y por eso miles de personas se han sentido así al leer el relato: hombres y mujeres. Los mejores hombres y la mayor parte de las mujeres.  

30 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. hola LUX!!! Muy contenta de q te hayas leìdo el relato, pq hace dìas q quiero comentarlo con alguien y nadie lo ha leìdo! Asì q gracias por eso.

    Discrepamos. Yo creo q ella se inventa a un tìo y èl se la inventa a èl. Yo pienso q la autora escribe de los perosnajes q nos inventamos en el amor en general, y màs bestialmente en estas cosas cibernèticas. Pero vamos, tb existe en la vida cara a cara. En mi opiniòn, ambos se montan una imagen del otro, en èl queda claro lo de q se ha montado la chica universitaria culta etc...

    Màs cosas. Ella es tonta? Por el rato de egolatrìa durante el sexo en el q "metapiensa" (piensa en lo q èl està pensando, maravillado)? Esto para mì la hace humana... no es un ser perfecto.

    No veo yo q sea tonta pq siga besando a un tipo q besa mal. UN primer beso puede enganiar, igual hasta q te adaptas a una persona... vale, si tra svarios ya ves q no (como pasa el relato), es q no...

    No teme q pueda asesinarla asì en frìo... se le pasa por la cabeza cuando està en el coche, pero vamos, ni siquiera como algo factible y q vaya a pasar... simplemente cruza su mente. La autora expresa lo q digo yo: la vulnerabilidad física de las mujeres frente a los hombres. A mì me ha pasado en Ibiza, por ej, con 3 amigas, conocer a unos chicos (todos de 19-20 anios) e irnos con ellos a una disco de las afueras y mientras nos metíamos en el coche de ellos mirarnos entre nosotras pensando... igual no es buena idea. Luego no pasò nada, y la mayor parte de las veces no pasa nada, pero esta es la situación vital en q vivimos todas las mujeres.

    No creo q se pueda comparar la actitud de los dos en el sexo... partimos de q ella ha decidido q no quiere y de lo q pasa por su cabeza va el relato. El folla con un "prop", q se dice en la jerga teatral.

    En lo q estoy de acuerdo contigo es q los 20 anios no eximen de nada: la gente es imbècil ya desde siempre. Se pueden hacer màs o menos locuras a distintas edades, pero la tontez no tiene edad, totally.

    En suma: hemos leìdo distintos relatos... y eso es lo interesante de divagar... a ver si lo leen los del korrintxe cualdo salgan de su hibernaciòn! :

    Muxus

    di:)

    ResponderEliminar
  4. Buenos días Di,

    Tengo dudas y no sé si entiendes el catalán, pero te dejo un enlace de una entrevista en la radio (Rac1), que he recordado al leer tu divage. La entrevista a la chica me ha recordado al relato, pero realmente lo que recomiendo es escuchar el último audio, donde un grupo de hombres hablan de sus actitudes sexuales . Muy recomendable. Espero q puedas entenderlo!
    http://www.rac1.cat/programes/islandia/20171120/433046113633/agressio-sexual-violencia-sexual-testimoni-victima-islandia-albert-om.html

    Pd:no he leido el relato, mi nivel de inglés es bastante malo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Anónimo de las 9:15. Te agradezco mucho tu comentario y que nos hayas enlazado este programa... tienes toda la razón, recuerda al relato y lo recomiendo encarecidamente a todos los divagantes (está en catalán pero se entiende muy bien). He escuchado toda la entrevista con Marta, que verdaderamente vale la pena pq se explica muy bien, y es imposible no entender cómo se ha sentido. Ella se va a la playa con un chico q conoce, q le gusta, y de repente, allí, ella le pide q se ponga el condón y él pasa. Y ella le dice q pare, gritando hasta el punto q una q pasa por allí los oye y le ncrepa al tipo, y él pasa. Es todo terrible, ella describe claramente síntomas de estrés postraumático después, y cuando finalente, pasado el tiempo, se decide a hablar, la ponen frente a un "asesor" q le pregunta-y esto me encabrona un huevo- q si "cuando la agrarra por el cuello ella tiene claro q está tratando de reducirla o si ES UNA PRÁCTICA / JUEGO SEXUAL" .

    En serio: NO ME JODAS. vete a la mierda asesor.

    Y esto no es una violación , dice el asesor, sino una agresión pq ella no intentó irse (no hay evidencia física de q intentó irse-no quiero pensar en la evidencia de la q hablan). Assí q ni suenie con denunciar.

    O sea, vas a un centro cualquiera a hablar de esto y lo primero q tienes encontrarte es con esta panda de "asesores", escuchadores, y demás fauna q se dedican a juzgar, por lo visto.

    Luego sigo con el debate de los hombres q aún no he terminado...

    Gracias de nuevo

    di

    ResponderEliminar
  6. Hola de nuevo, Anónimo de las 9:15. Ya he escuchado la conversación de hombres sobre el tema. Interesantte también.

    En primer lugar, cuando dicen q los hombres han sido educados con este discurso: una vez q estás excitado sexualmente, dejas de pensar con la cabeza, estás "fuera de control", estás como en una "enajenacion mental transitoria" en la q todo vale, en la q ella ya no puede decir no. Creo q en esto se basa también parte de este relato... cómo voy a hacerle esto? Te haces tú responsable...

    Tb otra cosa q todas sabemos es lo q nos ha pasado en diferentes momentos de nuestra vida y ELLOS no saben ... cuentan q preguntan en una clase quien ha sufrido algún tipo de agresión sexual y el 100% de las chicas levanta la mano... yo alucino q desde la infancia esto nos pase a las mujeres (yo hace tiempo conté q un crío en unos campamentos de 4 EGB me pellizcó el culo...) y lo q contaba anoche una amiga con la q hablábamos del tema... a ver, pero a quien no le han tocado el culo en un bar, o pegado demasiado a la pelivis en un metro abarrotado o ... o... cada una tenemos una historia.

    Y ellos dicen... q lo tenemos q decir más, pq la experiencia d euna chica caminando por la calle sola es totalmente diferente de si vas con un chico al lado. Por qué tenemos q aguantar esto? Una tal Esther q entra en el programa cuenta q un taxista le dijo "si me haces una felación no te cobro la carrera" Pero qué mierda es esta? Y luego "no te enfades, no te ralles". Vete a tomar por culo, es todo lo q se me ocurre escribir ahora. Si estás en el momento, no puedes ni decir esto, por miedo a q se le crucen los cables y te ahostie... es q es muy fuerte.

    Por último, una frase q dicen q me ha gustado: "no quiero sexo consentido, quiero sexo deseado". Como decía una articulista de The Guardian "mira, si no os podéis quitar las manos uno del otro, eso es consentido"... muy diferente de alguien q está ahí pasivamente, esperando a "que pase la borrasca" o algo peor...

    Muxus

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Di,
      Soy la anónima de 9:15. La explicación de Marta, como tú decías, es muy buena, pero como te dije lo que me sorprendió fue escuchar la conversación de los hombres, quizás porque últimamente he leído o escuchado relatos similares a lo que le sucedió a ella, pero no había escuchado a un grupo de hombres hablando de este tema (si en petit comite).
      La conversación que mantienen me genera dos pensamientos enfrentados, por un lado me gusta pensar que han sido capaces de ponerse en la piel de una mujer y qué alguna cosa les ha hecho despertar de un largo “letargo”. Por otro lado, es muy triste que a estas alturas de la vida, un grupo de hombres (con estudios superiores, de clase social media – alta, buena reputación social, etc.) se cuestionen por primera vez (o al menos esa es la sensación que a mí me da) el discurso de “ una vez q estás excitado sexualmente, dejas de pensar con la cabeza” y que continúen achacando el problema a como han sido educados, ¿es qué como adultos no han tenido tiempo ni necesidad de cuestionarse estas cosas antes?
      Además si el problema de esta generación de hombres es como han sido educados, continuamos haciéndolo muy mal si las campañas contra las agresiones sexuales tienen como lema No significa NO. Pensaba que la frase “Cuando una mujer dice No quiere decir quizás” que yo había escuchado en alguna ocasión de joven, entre amigos y conocidos, ya no estaba vigente. Pero como te decía, la conversación me genera contradicciones, quiero ser positiva y por eso también me quedo con la frase "no quiero sexo consentido, quiero sexo deseado".

      Fdo. Anónima de las 9:15.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Tal y como entiendo yo el relato, y sin entrar en muchas profundidades que ..oye...es nochevieja, sí veo una cuestión interesante para analizar y es el miedo que muchas mujeres hemos sentido en ocasiones en las que la situación ha circulado por derroteros que se nos han ido de las manos.
    No siempre se mantienen relaciones con personas largamente conocidas de las que podemos esperar lo mejor, y tampoco creo que deba ser así. Tener sexo no debería ser una actividad a la que llegar con plenas seguridades, sino un juego mutuo exento de riesgos, más allá de los propios de la relación.
    No, Lux, no se trata de que ambos sean idiotas, sino más bien de que una idiota (o no) sienta miedo del daño que otro idiota (o no) pueda hacerle. Se trata de ver el relato a la luz de lo que muchas mujeres hemos experimentado a lo largo de la vida: situaciones en las que una relación aparentemente "normal" y consentida deviene en un escenario inesperado al decidir parar o evitar mantener una relación sexual que parecía deseable, pero deja de serlo. Los comentarios posteriores son tan humillantes que entiendo que algunas mujeres prefieran seguir de mala gana a escuchar lo que muchas hemos escuchado (puta, zorra, calientapollas….). Y esto no suele pasar al revés. Algo pasa que debe hacernos pensar.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Eso, eso, feliz año.

    A ver, hay algo que me preocupa en este asunto. Y es que si no aprendes a follar a la edad en que te lo pide el cuerpo...y no estás en un sector social en que se aprende a follar tarde y en ciertos vínculos admitidos...y no eres del tipo de persona que se aventura en esto del sexo, sea con profesionales, cachivaches, citas u otros recursos...¿cuándo aprendes a follar y con quién?. Qué tanto aumenta tu probabilidad de castidad no elegida el hecho de no empezar en la adolescencia a descubrirlo?. Pues sí, yo me planteo esas cosas.

    Pero feliz año :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Alias Lala, cabaretera de lustre por las noches y palustre por las mañanas :).

      Pero es que yo conozco a gente que no, que no han encontrado su cauce. En el caso de dos chicos que conozco, la sola idea de contacto con putas les eriza los pelos, echarse novia...vaya amargura, no quieren soportar a una tía, ¿qué hay de los contactos por wassap, internet...?...¡No!. cómo empezar lo que nunca empezaron. Y pemanecen vírgenes, muy amargados con el mundo y las mujeres. En el caso de las chicas, o mujeres, las que conozco son mayore de 60. ¿Les atrae la idea de conocer el sexo?, sí. Pero igualmente les da miedo, el dolor y la exposición de su intimidad. A una de ellas, un día de estos, tal vez la anime a ir a un sex shop. Tarea complicada. De nuevo la preocupación por la exposición de su intimidad.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Lux...no me dio tiempo a leerlo :)

      Eliminar
  11. FELIZ AÑO DIVAGANTES!!!

    Espero q el comienzo de año (este teclado no va bien, no me sale la letra esa q no suena en castellano... la ache... ah si... si le doy muy fuerte... tampoco las tildes... es lo q tiene ir de trashumante)... ji

    Ya q estamos con el tema, antes de contestaros, decir q en el paso por las cadenas buscando las uvas, vi a esta chica Pedroche con este señor Chicote... y se me cayò el alma a los pies, una vez màs. La gente hablando del "vestido de ella" y a mi chirriàndome la pareja q hacìan alli... una mujer atractiva medio en bolas y un hombre q claramente no està ah`por su atractivo, "haciendo una pareja" q resume muy bien el porblema de esta sociedad: èl se supone q està allì pq HACE algo, ella està ahì para estar medio en bolas.

    Luego sigues leyendo mierda q està saliendo estos dìas, como esa pobre chica asesinada en Galicia y, sinceramente, las piezas van cuadrando y me remite a la famosa canciòn de Dylan "Who killed Davey Moore" de BOb Dylan (de la q parcialmente divagamos aquì https://divagandodivagando.blogspot.com.es/2016/10/dylan-me-llevaste-al-lado-oscuro.html), en la q Dylan se pregunta quèn matò al boxeador Moore, el otro boxeador o el manager, la gente q iba a verlo, el periodista q hizo la crònica, el de la casa de apuestas... pues el lo mismo. El asesino de esa pobre chica es el tipo aquel y todo lo demàs. Nos debería dar verguenza q, anio tras anio, tenga q salir una tìa medio en bolas al lado de un simpàtico. Esto tambièn lo explica perfectamente Bolaño en su grandioso "2666"... quièn matò a las chicas de las maquiladoras? Es la mayor novela de terror nunca escrita, pq no se encuentra a un sicòpata de esos q me interesan a mì... eso da un miedo pequenio, localizado, pq "shit happens" y le puede tocar a tu hija. Pero q una sociedad entera tenga las manos llenas de sangre, eso no es un miedo pequeño, localizado... eso nos lo debeìamos hacer mirar.

    Para el q no tenga el valor de leerse a Bolaño (hay q tenerlo), se puede mirar en diagonal este pequeño análisis...

    http://divagandodivagando.blogspot.com.es/2017/02/2666-de-roberto-bolano-no-hay-vuelta.html

    Y empezar a abrir el foco en lugar de pensar què hacìa una chica sola por la noche por esos andurriales.

    di

    ResponderEliminar
  12. MARISA, solo subrayar tu frase "Tener sexo no debería ser una actividad a la que llegar con plenas seguridades, sino un juego mutuo exento de riesgos, más allá de los propios de la relación". No sè, es q me parece de primero de sentido comùn...

    di

    ResponderEliminar
  13. Hola IRE... no entiendo muy bien tu comentario... entiendo q estàs divagando propiamente y saliendo del tema, o tal vez contestando a LUX (q ha borrado, pero creo recordar q hablaba del "sexo sin amor".. pero no comento esto pq no tengo claro sin releer cual era su punto).

    Ayer aprendì q el verbo "to ghost" significa, en las redes sociales, borrar el comentario de alguien (no el tuyo, creo), asì q no podemos decir q lo q LUX hace es ghosting. Habrà q inventar un nuevo verbo.

    Me voy de comida con unos amigos guays...

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues al leer sobre el relato, que imagino que me aburrirá bastante, de una pareja que no sabe cómo montárselo al pasar al sexo desde wassap...pensé que por qué tenemos que tomarles por tontos. Son algo que ocurre hoy en día, y el sexo es producto de un aprendizaje. Y me vino a la mente la gente que no se ha iniciado en sexo por no haber tomado el tren a tiempo (los casos que conozco responden a prototipos muy diferentes, lo único que tienen en común es la gran frustración, miedo y timidez respecto a las relaciones sexuales). Me da pena que se les considere tontos, sin más, como si nosotros estuviéramos por encima de sus dificultades. En la vida hay muchas cosas que son producto de una sucesión de casualidades e incomprensiones.

      Me da que te lo has pasado bien en la comida :).

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Muchas senior virginal acquitsnce, also a man, he...no dará ese paso de intimar con una mujer hasta el.punto de tener una cita sexual, sobre todo poque ha compensado su frustración con una misoginia intelectual que le impide ver a las mujeres como seres reales. En fin, en ese terreno el chico es una nulidad total. Pero no entendáis que bruto o violento con las mujeres, simplemente es distante. Tampoco entendáis que me provoca simpáia o ternura...no. Intento entenderlo, nada más
      Y pienso que en una sociedad más abierta a exponer la vulnerabilidad sexual de los hombres, a este chico le hubiera ido mejor.

      Eliminar
    5. I meant muy senior virginal acquitance...(yo propongo y el autocorrector dispone....)

      Eliminar
  14. Totalmente de acuerdo con los consejos de Lux.
    Es más, deberían de ser televisados en primer time a nivel internacional, para lo cual me ofrezco voluntario para redactar el guión.
    Comunicarse, hablar, reírse, abrazar, volver a reírse, ir con cuidado, escuchar, preguntar, volver a reírse antes y después de hablar, buscar la horizontal, reincorporarse, trazar puentes en vertical, otra pregunta, otra respuesta, otra risa, ven para acá, voy para allí, nos vemos en este punto, por hoy está bien, mañana más.
    ...
    Qué ha pasado para olvidar algo tan básico ?
    Algo tan natural.
    ...
    Me resulta preocupante que tengamos que hablar de algo tan básico como es hablar.
    Podemos ser torpes, podemos incluso ser unos pardillos durante un tiempo, es más, podemos ser torpones durante la mayor parte de nuestra vida. No pasa nada. Somos diferentes unos de otros.
    Pero no podemos perder la capacidad de comunicarnos.
    Todo depende, como siempre, de algo muy simple.

    ResponderEliminar
  15. Hola babies, cómo va 2018? Unos breves:

    IRE, no, el relato no va de una pareja q no sabe montárselo sexualmente in situ tras haber triunfado en wa. No va de eso para nada. A ver si con la traducción de LUX lo puede leer más gente.

    LUX, ya me imagino q habrá quedado largo! Si los libros traducidos spr son mucho mas gordos q los originales! (no tengo datos sobre número de palabras, pero mi sensación es esa). Podemos colgarlo o bien en una de esas páginas q nos mandas a veces imágenes y enlazar? O si no, lo puedo colgar al final de este divague, o en otro divague nuevo.... ya dirás.


    Jei DRIVER!Qué ha pasado para olvidar estas cosas q dices tan bonitas? En muchos casos, tiempo. En otros, brutalidad q nos meten por los ojos a diario (véase mi comentario anterior). Y podría seguir con la formulación, pero es tarde...

    love

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues he leido la luxducción, Di. Pienso que no me equivoqué con el tipo de hombre. Derivé los comentarios por la virginidad porque me vino a la mente la incapacidad de comunicación sobre temas sezuales como obstáculo definitivo para tener relaciones sexuales. Y en esta pareja hay incapacidad por ambos lados, los dos siguen un patrón, él con su torpeza y sus pornos -muchas referencias al mismo-, ella con sus novelas.
      Pero la solución a esta tesitura idiota no es convertirle a él en el malote del cuento, y tampoco pienso que sean más tontos o listos que otros. Al fin y al cabo ¿cuántas parejas que se construyen sobre un sexo fantástico, según cuentan ambos, acaban brutalmente mal?. ¿Son ellos, los de las parejas de buen sexo y mal final, más listos que este par del cuento?. ¿Y por qué, por qué y por qué, no le dice ella que no quiere que la bese como si fuera una morsa excavando la arena para encontrar lenguados?, total, eso le ocurre mucho antes de verlo empalmado. Sí, es imporante hablar de cuándo parar el sexo porque no te gusta, incluso a calzón quitado. Pero no olvidemos que se puede empezar a hablar mucho antes, en este caso. Cosa distinta es si estás liándote con alguien en un portal en unas fiestas patronales...

      Eliminar
  16. Me basta con lo que tú has explicado, y la parte que leí del relato (que no consiguió atraparme, me parecía mal escrito, mal enfocado) para opinar.

    Ni ella ni él son tontos. Él es un pobre hombre, insoportable presencialmente, que se ha valido de las redes sociales para montar una historia de sexo (ha debido tener pocas en su vida). Ella se imagina que puede tener algo con él. Es ingenioso en la escritura y eso, por lo que me han contado muchas mujeres, tiene un gran atractivo. Pensemos en Otelo: enamoró a Desdémona por las historias que le contaba al padre de esta y que ella escuchaba, oculta. El lenguaje puede ser, muchas veces lo es, el más potente de los afrodisíacos. En realidad, el “castigo” de él, de no escribirla si ella tardaba en contestar, debería haberla advertido. Pero no capta la advertencia.

    Sale con él y se encuentra con un hombre torpe hasta para besar. Pero sigue adelante, es presa de un convencionalismo: ella lo ha iniciado y está dispuesta a sacrificarse.

    La situación es difícil, una vez me levanté de una cama en los inicios porque sentía que no quería seguir (aunque el “aparato” lo tenía en estado de revista). Pero había algo en mi interior que rechazaba la unión... y poco alcohol dentro para que me importara dos pimientos. Sé que es muy duro retirarse, que piensas en “la otra” y te dices “¿cómo le voy a hacer esto”. Es fácil si tienes un sano egoísmo y cambias la pregunta por “¿por qué me voy a hacer esto a mí?”.

    A ella le puede el miedo a estar a solas con un hombre así, muy mayor para ella, pero inexperto. Le hace pensar en todas las historias que llenan periódicos y son base de películas. Pero es incapaz de decir no porque el miedo a ser atacada físicamente la sobrecoge... y, creo yo, porque es ella la que ha llevado las cosas hasta ese punto: sin ganas y sin garantías.

    No veo un relato sólido, ni siquiera sicológicamente. La fuerza que tiene deriva especialmente de un hecho: el miedo, fundamentado, a ir a la casa de un extraño. Son demasiadas las historias que han sucedido con final terrible para ellas. Así que nos volvemos encontrar con el temita de “hombre asesina a mujer”, incluso cuando nada, en ese hombre, lo sugiera.

    Y eso,amiguitos, es terrible.

    ResponderEliminar
  17. Gracias Nán... mira en la forma del relato diferimos- a mí me pareció bien escrito y en el fondo también: a mí no me parece un relato sobre el miedo específicamente. Yo creo (pero claro, esto es l bonito, lo q cada uno interpreta) q ella no deja de parar el sexo por miedo... es más complejo. Y esa complejidad es lo q lo ha hecho para mí precisamente sólido psicológicamente. Y he leído comentarios de mujeres diciendo cosas de este pelo: "llorando en el banio del trabajo tras haber leído "Cat person"".

    muxu

    di

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que los divagantes continúen divagando.