4 de abril de 2016

Vuelta a Tokio. Campania adopción de esos limpiadores (J18)

04.04.16-Tokyo

Nos despertamos en la habitación-cama del hotel Excel, donde nos tomamos nuestros tés. A la salida, en el masivo hall (compensan por lo que falta en las habitaciones) logramos imprimir las entradas de Disney porque... sí, como lo habéis leído, nuestros últimos cuatro días en Tokyo incluye uno en el parque.


Volvemos de paseo hacia la estación de Hakata, ya nuestra segunda casa. El río de Fukuoka está espectacular, con todo el sakura estallando y los tulipanes a los lados. En Hakata nos dividimos en dos grupos logísticos: uno, liderado por el Peda, se va a Starbucks a coger tés para llevar y dos, liderado por Mini (ehem, por mí) que nos hacemos con unas pinzas y una bandeja y seleccionamos lo que va a ser nuestra (saludable) alimentación para el día de viaje en tren que nos espera. Nos hacemos con una variedad entre salado y dulce: una bomba en todo caso.


Es el viaje de tren más largo que vamos a hacer, y estamos insalivando: lectura, blog, más lectura, mirar por la ventana, tal vez interaccionar con algún pasajero, explorar... Cuando planeamos el viaje sopesamos volar, pero al final optamos por darnos "la paliza" (el gusto) de ir en Shinkansen, aunque perdiéramos gran parte del día. Fue un acierto porque, como siempre, no se hizo nada largo: a las 12:08 partíamos hacia Shin-Osaka (2 horas y media), donde teníamos 30 minutos para cambiar de tren, y luego otras tres horas hasta Tokio, donde llegamos a las 18:30. Volando, metafóricamente. No nos dió tiempo para hacer todo lo que queríamos (o no estaría yo escribiendo esto un mes más tarde), pero sí para comernos toda la bollería industrial que traíamos de Hakata.

Estación de Tokio, y es plena hora punta: cambiar de trenes y hoy se nos acaba también el Japan Rail Pass, con el que hemos viajado dos semanas. Como Tokio está surcada por trenes (además de por metro), si viajas en el sistema trenes puedes aún usar el Rail Pass, que es lo que hacemos, y en tren llegamos hasta nuestro nuevo barrio: Akihabara.


Para las últimas cinco noches en Tokio decidimos "splash out", lo que viene siendo en castellano soltarnos el pelo. Los alojamientos que habíamos usado estaban, el divagante que ha leído lo sabe, basntante bien, pero este tenía ese extra chic.... más que nada porque había poca cosa para esos días, y lo más barato daba bastante pena. Nuestro alojador (airbnb) nos contactó un día a mitad de viaje diciendo que había tenido un porblema con los inquilinos del piso que ibamos alquilar (en otra zona, Roppongi Hills) y que no podríamos usarlo. Pánico. Pero que tenía otros dos pisos y que ya nos diría. Por fin un día nos escribió para ver si nos importaba esta otra zona y no, venga, casi pilla mejor porque está más al noroeste, más de camino hacia el aerpuerto de Narita.

Akihabara es la zona de la tecnología (si es que eso se puede decir de Tokio, donde todos los múltiples "centros", articulados alrededor de estaciones de tren/metro, son todos flash y fosforito) , donde hay muchas tiendas de ídem. Al llegar a la estación, nos encontramos con la ciudad que nunca duerme de nuevo. Konnichiwa Tokio.


Seguimos las instrucciones, y a 5 minutos, dejando el bullicio de los restaurantes en la calle de la estación, encontramos por fin nuestro edificio. Pinta bien, moderno, y en el buzón, tras meter el código, encontramos la llave. Estamos en el piso 8, y al entrar: WOW, qué chulada de piso. Grande, para los estándarares jaoneses, con todo decorado a la última, espejos, cojines... lujo asiático. Aún estábamos ohhh, ahhh, mira esto, cuando descubrimos dos camas sin hacer (una en un cuartito pequenio y una d elas dos grandes que están en el salón: hay un curioso sistema de puertas correderas que separan estancias, y auqnue parezca raro un salón con camas, en Japón esto no llama ya la atención). Vamos al banio y hay una toalla usada, y entonces nos damos cuenta que no han limpiado el piso. Parece una tontería, ahora mirado así de lejos, pero en ese momento nos da un medio bajón: es una sensación rara, como de estar entrando en la intimidad de alguien. No sé, extranio.


Como hay wifi portátil ya puedo contactar inmediatamente al duenio, que se muestra muy disgustado y que culpa a la compania de limpieza. Al poco rato aparece una chica que tiene, la pobre, la sumisión y la reverencia japonesa elevada a la enésima potencia en lo espeso de la sangre, y se disculpa muy sonriente ad nauseaum. Es imposible enfadarse con ella, quién sabe quién no ha mandado a quién a limpiar, o incluso si se ha liado ella misma. Nos vamos dejándola alli, con la llave, craso error.


Nos vamos a cenar, mientras tanto a un "Co Co Curry": se trata de una cadena de restaurantes indios que según el Peda recomienda la guía, claro que otro día acabamos en un "Go Go Curry", a saber cual es la orginal. Aquí dan un cerdo rebozado con arroz y salsa curry. Son las 23:00, el sitio está a rebosar e incluso a Mini le gusta el curry. Todo muy rico y, tras pasar por el Seven Eleven a por leche para el desayuno, volvemos al piso, que esperamos esté ya limpio.


Al llegar imaginamos que ya ha terminado pero... oh destino! No hay llave en el buzón. Llamamos y nadie abre. Cómo, por Tutatis, hemos sido tan bobos de dejarle las llaves a esa chica sonriente reverenciante que seguro tiene la cabeza de chorlito? Pensamos lo peor: se la ha llevado con ella, vive en unas afueras muy lejanas, y nosotros allí, con una ninia a medianoche en Tokio. Llega un vecino y nos colamos con él dentro del edificio: el vecino no hace preguntas. Nos sentamos en las escaleras y escribo al duenio, que debe estar llorando en su casa cuando el móvil de hace ping con emails míos.


Que enseguida me llama. Que la chica está en la lavandería. Que (reverencia por teléfono), siente mucho que se haya llevado la llave. Que va a cambiar de compania de limpieza. Esperamos un rato más y por fin aparece la chica, cargada de bultos, y con un tipo. Se trata de un japonés trajeado, con un portátil abierto, y que hace aún más reverencias que ella. Los dos parecen movidos por un motor: y venga a hacer reverencias y lo sienten, y él con el portátil y todo en las manos revenrenciando. No nos echamos a reir porque sería rudo, pero son una pareja cómica: hiperactivos, y hablan a la vez algo como si fuera "mi mi mi mi mi", y sonrisa, y reverencia... y en estas que se ponen a cambiar las sábanas (que traían de la lavandería), y a terminar de arreglarlo todo, y los miramos así como con la cabecita ladeada y mi conclusión es que son super-sweet. Entre pitos y flautas, nos dormimos a las 2 am.


Mi siguiente pling para el duenio es un email en el que insisto en que no cambie de compania: esta gente han hecho un trabajo de limpieza espectacular, pobrecitos, no los eche. El duenio debe pensar qué mocas les ha picado, pero solo dice que gracias, pero insiste que un "representante de la compania" vendrá personalmente a ofrecer sus disculpas. No hace falta, en serio: pero estamos en Japón.

5 comentarios:

  1. Mujer, claro: en el hotel Excel las habitaciones tienen que ser por fuerza como celdas.

    El barrio donde terminará el viaje debería haberse llamado Akiakabará. Pero fonéticamente el nombre se parece. Como si la historia la hubiera escrito Cortázar.

    Que la limpiadora se haya quedado hasta las 23:00 para recoger, acompañada del novio, las sábanas de la lavandería es impresionante.

    ResponderEliminar
  2. Darlins, cómo estáis? manaian se van mis padres, así q espero temrinar esta serie... ahora, me he reído con el "acompaniada del novio".. querría q lo visualizarais, con el traje y el portátil abierto, luego los dos poniendo almohadas en fundas... y si, el nivel d elimpieza, increíble.. no sabía yo q se lo tomaban así de serio.

    Y Kaka Kito... no comments Lux... :):)

    ResponderEliminar
  3. ... por no hablar de "los bueyes de Kobe no pastan en los jardines traseros", NaN... tú te crees lo de q las terneras se alimentan de cerveza? Sería "tú que crees,que las ternras de Kobe beben Samuel Adams Utopias***?"

    *** He gugleado cerveza cara y me ha salido esto:
    http://trome.pe/actualidad/estas-son-10-cervezas-mas-caras-mundo-2068157
    .. por si acaso os preguntáis porqué tengo esta información, yo q no salgo de coronita, sol y ahora "Pacífico" (esta la descubrí el viernes pasado)

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.