7 de abril de 2016

Chuchos con bolso, Karaoke: The Return, Araña de Roppongi, Salir de Shinjuku (J21)


07.04.16 jueves. Tokio Midtown, Karaoke, Roppongi Hills, Shinjuku

Aquí ya estoy tirando del diario telegráfico del Peda, porque mi memoria falla: llevamos tres semanas casi en Japón (y más de un mes de vuelta) y los días, particularmente en Tokio, se difuminan. Este es el que se anunciaban lluvias, y sí, llueve, cosa que no hemos vivido tanto en Japón y menos mal, pero debe llover mucho: ya he hablado de la cultura del paraguas transparente. Nuestro apartamento-lujo y limpiadores midnight-, no tiene paraguas complimentary para los alquilados, un gran error. El caso es que nos despertamos tarde (los cuerpos ajados, tras Disney) y nos cuesta salir, pero además, una vez en la calle, decidimos volver a "cambiar el calzado", como nos cuenta el Peda en su diario. No sé ya si hablé de mis dudas en Londinium, maleta abierta, sobre qué zapatos llevar, que esto no es verano y sus fáciles sandalias y deportivas, pero a estas latitudes marzeantes? Deportivas y... botas? No, las botas son incómodas de llevar en maleta y además en país que hay que ir descalzándose todo el rato, apuntó Fashion, no son plan. Así que al final me acabé llevando unos zapatos "Ecco" que tengo para emergencias de esos feotes (a mí me gustan, y son cómodos, pero recibo feedback de mi hija, por ejemplo) que no he llevado en todo el viaje pero que, mira, hoy llueve y van a ir mucho mejor que las deportivas por las que se cuela el agua. Mini también tiene problemas con el velcro de sus Heeleys (estas deportivas con ruedecitas para patinar), que también se cambia [Nota sentimental: Cómo olvidar a Mini con sus ruedas en el templo aquel de Kioto de los mil toris, que casi se mata y el momento de su extracción, que casi me saco un ojo con la rueda volando). Total que, por fin, con Eccos y sin Heelys, nos lanzamos a las calles.

"Por la maniana" (cito al Peda) vamos a Roppongi. Esta zona está, para orientarnos, al suroeste del Palacio Imperial y en ella está el "Triángulo del Arte" que forman en Suntory Museum of art que está en el complejo que forma Tokio Midtown, el Centro Nacioonal de Arte y el Mori Art Museum en Roppongi Hills (otro macro-complejo). Según dicen en la guía, la "Tokio Tower" sigue siendo el retro landmark de la zona, aunque ahora le ha quitado el protagonismo la enorme Tokio Skytree que está en Asakusa (noreste del Palacio Imperial) y que mide 634 metros, el segundo rascacielos del mundo tras uno de Dubai. Tiene dos zonas de observatorio, un planetario y un acuario. Nosotros nos tropezamos con el Skytree son quererlo desde las escaleras exteriores de nuestro edificio: no sé si jugábamos con Mini a pillar o era la noche que esperábamos a los limpiadores-nocturnos, pero el caso es que, de repente, una especie de nave espacial de colores cambiantes llamó nuestra atención. Pero no bajó alienígena ninguno y, en venganza, no fuimos. También porque en la guía avisaban de las filas sin conocimiento, y ya hemos pagado por todos nuestros pecados en Disneyland.

Pero divago: estábamos en el complejo Tokio Midtown, una especie de ciudad-en-un-edificio con apartamentos, tiendas, muesos, restaurantes, centros de convenciones, todo alrededor de la Midtown Tower, en cuya planta 45 comienza el Hotel Ritz al que subimos en plan no paletos sino plan hacernos con bolsa de oxígeno para continuar con la Revolución. Un lobby-restaurante de techos altísimos, alguien toca un piano de cola, y gente a la que abofetería con gusto juega con hojas de lechuga en platos de disenio... Bajando al suelo, nos debatimos si tomar un Starbucks pero está petado, y acabamos cruzando el centro -que está lleno de influencias japonesas, como un torii en la entrada del mall, o un bosque de bambú en el atrio alrededor del cual hay restaurantes- para salir por un lateral a un puente que cruza una calle para dar a otro museo. (me seguís? sé que no). Pero es que allí hay una tienda de objetos para chuchos ricos, que diría el naúfrago Ro. Yo pienso "cuánta tontería" frente al escaparate y sé que ganaré las iras de algunos lectores, pero es que los que no somos amantes de los animales no acabamos de tener esa sensibilidad. En esta tienda venden desde unos carritos para perros (o sea, como los de bebés, y perdonen si no entiendo nada, porque yo pensaba que a los perros se les saca para que CA-MI-NEN) hasta conjuntos para perros, incluídas las mochilas, que ya hemos visto bastantes perros con su vestido-mochila. No habría que denunciar a los dueños por abusivos, hacerle llevar al chucho sus propios objetos de necesidad por la calle en mochila con cremallera? (qué llevarán? un hueso de plástico? una barrita energética? chicles? o el móvil perruno, el último grito?). También es peluquería o spa o lo que sea, y una mujer le lava la cabeza al paciente can, y no quiero imaginar lo que el pobre piensa cuando se lo secan. Mientras tanto, ya estamos en 21_21 Design Sight, un centro en el que ha colaborado el diseniador Issey Miyake (el Peda tuvo su perfume en algún punto), pero no voy a pasarme otro párrafo halandoos de este sitio, que lo podéis encontrar en la wiki, y era mucho más importante lo de los perros con bolso.

Caminamos hacia Roppongi Hills y antes intentamos comer primero tempura, luego lo que sea. Encontramos un sitio con fotos que nos llaman, y cuando subimos y nos vamos a sentar... hay por lo menos tres tíos fumando. Nos vamos: de verdad que no puedo entenderlo (es mi día tonto), no les molesta a ellos? Acabamos en un Go-go curry como aquel del barrio. Este está semi-subterráneo y al principio estamos solos en la barra (no hay mesas), con las dos camareras pero luego llegan unos cuantos. La comida es muy parecida al otro sitio: cerdo rebozado, arroz, y esa salsa marrón curry.Me planteo este sistema de pagar la comida en una máquina, donde los pobres camareros han de ayudarte a pagar: es esto para ahorrar tiempo o para que no toquen el dinero? (si es esto último, muy fan).

Al salir descubrimos un local de karaoke. Mini ya tiene mono tras la explosión de Fukuoka y volvemos a entrar. Esta vez tenemos ventanas y estamos en un piso como 8-10. La ciudad sigue moviéndose ahí abajo, mientras que nosotros paramos el tiempo con los éxitos de karaoke que tan bien conocen los divagantes, aunque la mayoría son de nuevo cuño, porque Mini manda más rato del deseable. Pero claro, esto del karaoke se hace por ella, no

Al salir caminamos a Roppongi Hills, otro complejo del arte, fashion y poderío, donde entramos en una tienda de Diesel con Mini (como siempre, no nos ponemos de acuerdo) y nos damos de bruces con la arania de bronce gigante de Bourgueois (Maman), que también estuvo (si no la misma, parecida) a la entrada de la Tate Modern hace un tiempo.

Nuestro siguiente destino en Shinjuku, el barrio del oeste donde está el hotel de "Lost in translation". Mi idea de Shinjuku antes de llegar es Blade Runner a la enésima potencia, la guía la describe como "el moderno corazón de Tokio". Modelno? Tras lo que hemos visto? Yo de verdad espero ver volar los taxis y si es posible encontrame con el joven Harrison Ford y decirle "olvida a Sean, seré tu replicante". Pero lo primero, hay que centrarse en llegar, o más bien SALIR de la estación de Shinjuku: en la guía ya comentan que si es un gran nudo de comunicaciones, conectando tres terminales de tren y múltiples metros, y que pasan por ella dos millones de personas al día. Tiene nada menos que 60 (SESENTA!) salidas, así que la guía sugiere "que dios os coja confesados", que es mi traducción libre al "cuando te encuentres perdido, sal a la superficie tan pronto como puedas y allí llora" (o busca nosequé rascacielos).

Evidentemente, nos perdemos: pasillos y pasillos y acabamos en una especie de autopista bajo tierra, con lo que por fin seguimos los consejos de la Rough. Una vez arriba nos hacemos unas fotos en una plaza redonda, porque ya es de noche y, aunque no hay coches voladores, divagantes eso es Blade Runner. Y ahora falta subir a uno de ellos, que se llama "Tokio Metropolitan Government BUilding", de nuevo un macro-complejo con dos torres gemelas, una de ella nuestra víctima (o nosotros la suya, que la risa va por barrios). Ascensorista y todo guiris, que al llegar arriba, deben sufrir nuestro mismo shock: primero las vistas son WOW, vale, pero, para llegar a los ventanales hay que pasar por... alguien recuerda el hangar del Volcán Aso, un "Mañico" japonés? Bien, aquí hay otro pero, parecía que no era posible, peor. Camisetas, Hello Kitties, muñecos, imanes: una parada de los monstruos del souvenir.

Salimos como podemos (esas visiones pasan factura luego, pesadillas y flashbacks) y vamos a dar una vuelta por este corasao tokiota, acabando en Omoide Yokocho ("el callejón de los recuerdos", nombre oficial, "el callejón del pis", nombre oficioso, de la época en la que no había baños) es como el Tubo de Vetusta, solo que mucho más estrecho,- para nosotros más exótico-, y lleno a los lados de restaurantes -pasillo llenos de gente, 7-9 personas máximo. Allí dentro están cocinando tras la barra, y el vapor del ramen se mezcla con el humo del tabaco con el sudor de los ejecutivos con la brisa de la calle, porque está todo abierto. Está bajo los arcos de las vías del tren (parece ser que es donde pasa todo en las grandes ciudades), y tal vez un horrible complejo de los que he hablado termine con él: sería una pena porque es un lugar atmosférico, lleno de farolillos y carácteres de esos de foto, a los que les robo alguna.

No recuerdo entrar a Shinjuku tan traumático como salir... solo se que estamos muy cansados y que llegamos a Akihabara tan derrotados que logro persuadir al Peda para comernos cualquier cosa en el apartamento. Pasamos por un nuevo super que descubrimos (también bajo los auspicios de los arcos del tren), y el Peda se compra sushi. Me siento mal de no haber ido a restaurantes de sushi (pescado crudo sobre arroz o enrollado en alga) y sashimi (pescado crudo sin más), porque simplemente no puedo con el pescado crudo (yuk). Lo sé, cómo eres así, Di? Lo soy: tomadme o dejadme, no comeré pescado crudo. Ni aves. Ni mejillones. Lo demás, mira. Nosotras pillamos lo que pensamos que es cerdo rebozado sobre arroz (katsu-don), pero al llegar a a casa... es p... pollo! Ceno yogur.  

1 comentario:

  1. Vertiginoso tu post. Me gustan los animales pero opino como vos respecto a esa manìa de vestirlos y "pensarlos" como humanos. Seguro que me pierdo con tanta salida, pero igual debe valer la pena. Un beso

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.