12 de febrero de 2016

Happy birthday Mo: vamos a mojarnos sin conocimiento

Hoy es el cumple de Mo, bloguera de éxtio, divaganta listilla y suitjart particular. Este divague va para ella: 1. porque hay algo de abuso para el Peda, que siempre le da vida,  2. porque sería de las que se uniría a pelo a la actividad descrita aquí abajo y, 3. PORQUE ES SU CUMPLE!

FELICIDADES BRUJA MALA, CAMINITO DE CHUCHES AQUÍ:

Cuando el Peda y la que firma empezaron a "salir".... Momento: antes de nada, cómo se dice ahora lo de "salir"? El otro día escuché una conversación en la que comentaban como decían nuestros padres/abuelos: "salir" era "festejar" en algunas partes, "hablar" en otras. Pero ahora,  en serio, cómo se dice?  El Peda me dice que "conocer", que él trata con "la gente joven". He contado esta frase lapidaria del Peda -lleno de estupor-: "A ver, yo les digo: en mi época se salía con alguien y si eso* luego se follaba**. Pero ahora, se folla lo primero y luego se decide si se sale!"

(*) Remito a los divagantes olvidadizos o a los que pasen por aquí al divague sobre la especie en peligro de extinción Navarrensis Inhibitus.

(**) Disculpen mi francés. Será que es la semana de l'amoug  y que ya estamos todos un poco enloquecidos y que  I will come with great pleasure?

~~~

Bien, segundo intento de comienzo de divague. Cuando el Peda y la que firma comenzamos a salir, una de las primeras cosas que hizo mi mutil fue llevarme a Donosti, su ciudad natal. Recuerdo los paseos bajo la lluvia por "la París de Euskadi" (gracias Marisa) como la Magia (ríete Disney), que sesiones de playa veraniega* con tropecientos y los surferos no lograrán, aunque lo intenten, resquebrajar. 

(*) Uno de los problemas de la Zurriola, la playa de la Familia Pedalista, es que no tiene que ver nada con mis calas de piedras peloponésicas, de agua transparente. Olas de rulo: buuu. Gente: buuuu. Me queréis pero soy así.

Pero en mi defensa hay otras olas que me apasionan, y os incluyo el video que me ha pasado mi suegra para ilustración. Hace mil años, el Peda y yo paseamos por el Paseo Nuevo para San Miguel, en Septiembre, cuando suele haber "temporal". Había algunos equipados, que iban envueltos con plásticos a dejarse envolver luego por las olazas. Nosotros, jóvenes, aventureros y llenos de Magia (Campanilla sobre nuestras cabezas echando polvo de hadas: todo el rato), nos pusimos a correr allí a pelo: cerca de la barandilla, viene la ola y... corre para la montaña... es que me da risa solo de pensarlo. Porque eso se hace por la risa... y el trabajo de Campanilla, mención especial, compañera.

Cómo me gustaría estar allí estos días: lo recomiendo para cualquiera que esté, como se diga ahora, empezando a "salir con alguien".
 

16 comentarios:

  1. ¡¡¡Muchísimas felicidades, Molinos!!! Disfruta de tu día (Feliz, feliz en tu día, amuguita...) Ya si eso, me paso por lo tuyo a felicitarte otra vez....

    ResponderEliminar
  2. Pues felicidades a la susodicha.
    Quien pudiera estar en San Sebastián estos y todos los días. Un día, de septiembre, echamos las cenizas de mi padre por el rompeolas y la fuerza del viento nos las devolvió a nuestras caras. Fue su ultima broma.

    ResponderEliminar
  3. ohhhhh...me has dedicado un post! Lo nuestro es amor verdadero.

    Te cuento que ahora se dice "le pide salir" pero por wasap. Y luego se dice "me has pillado" en vez de "me tienes pillada", te lo digo yo que convivo con una jovenzuela de 12 años y me cuenta esas cosas.

    Y lo de las olas sí sí si...aunque me sobra tanto sol. Me gustaría más con cielo gris.

    Ay...a ver si me hago viejita y me voy a vivir al norte.

    Muuuchas graciassss

    ResponderEliminar
  4. Ahora no se dice salir??
    Bueno pues quedar....y así abarcas todo y nada, lo que salga.
    Lo del modus operandi actual lo veo bastante lógico.....imagínate que te pillas del susodicho y el día que te acuestas con él después de contarle tu vida (que ya de por sí da una pereza mortal..) la tiene pequeña. Vale...qué haces? Irremediablemente...dejarle con daños colaterales. Mejor te pruebo y ya si eso...salimos. Sentido común. Como debe de ser.

    Felicidades Molinos ;)

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué casualidad! Al igual que el año pasado, cumplo años el mismo día que Molinos (aún reverbera en mi retina la fucsia felicitación de entonces que, hoy, compruebo que sólo fue por compromiso)... La diferencia es que de mí, aquí, no se acuerda ni el perro.

    Que si Molinos por aquí, que si Molinos por allá… Y no es que yo esté celoso o resentido. No. Pero, sencillamente, se acabaron mis tartitas, velitas, vídeos guais y dibujitos para vosotros cuando toque vuestro día. Que sepáis, lo digo sin rencor, palabrita, que no pienso volver a felicitaros a ninguno en ¡¡TODA MI PUTA VIDA!!

    Por cierto, y pese a la inconsolable pena que entre todos cruelmente me habéis causado: ¡¡Felicidades Molinos!! ¿No os humilla mi noble condición? Capaces, ya lo creo, de que no…

    Y ahora os dejo, que aún debo pensar en qué sorpresa darme y voy mal de tiempo.

    Tonto de mí. ¡Y pensar que un día sentí esto como mi casa (virtualmente hablando; no en un sentido literal, constructivo o a efectos del padrón municipal)!

    Pero no más. Este será mi último comentario, pues tampoco pienso, bajo ningún concepto, volver a divagar en este ingrato espacio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Bueno, salvo fuerza mayor o por que conviniese por lo que fuere, claro)

      Eliminar
    2. Ah, y lo de las olas ésas no me impresiona nada. Las veo normalitas.

      Eliminar
    3. Vete de copas Lux, mañana lo veras todo más negro

      Eliminar
  6. ¡NO PUEDE SERRRRRR...!¡Mira que olvidar tu cumple, Lux! Olvido imperdonable! Muchas felicidades y un brindis tan largo que acabemos todos a gatas...
    https://www.youtube.com/watch?v=fUnX6nBmtEw

    ResponderEliminar
  7. Mira q este es un blog q cuida a los amigos, así q el olvido del cumple de Lux debe tener una razón oculta. Atentos.....
    ZORIONAK, Molinos y Luxito. Un besazo.
    Y Lux tu poco aprecio por las olas donostiarras se debe acaso a q no eres, como el resto, de secano? Para los de tierra adentro, un poco de mar es mucho, aunq sea en la parisien donostia.

    ResponderEliminar
  8. Breve q estoy en el curro, pero me llevan los demons:

    LO DE LUX ES UN TEATRO!!!!!


    ES MANIANA!!!!!!

    Hete aquí las prueba

    http://divagandodivagando.blogspot.co.uk/2015/02/lactancia-materna-pediatra-y.html

    Ala, rufián! demuestra lo contrario!!!!!

    di-tective mayor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hice trampita, lo admito. Pero fue por una buena causa, por si se os olvidaba. No lo hubiese superado. De ninguna manera.

      Eliminar
  9. Me acaba de llamar mi abogado hecho una fiera.
    Me recuerda la cláusula 568/c del contrato firmado con Di respecto a los cumpleaños (debería leerme la letra pequeña de los contratos, no se si a vosotros os pasa, pero a mí me las dan todas con la letra diminuta).
    Según esta cláusula me comprometo a escribir un cuento en caso de cumpleaños y regalarlo justo ése día, totalmente gratis.
    En caso de incumplimiento sería despedido de forma violenta y cruel del blog.
    Encima la jodida cláusula abusiva, especifica que en caso del cumpleaños de Mo, debo inventarme un cuento de una mujer y de una hija, donde salga un cuñado y un Lamborgini; y que también aparezca un viaje del sur al norte.
    ...
    Hay que mirar muy bien qué es lo que se firma y a qué te compromete.
    Porque ahora, es ya demasiado tarde para rectificar.
    Totalmente tarde.
    ...
    Y encima, sin tiempo ni ná.

    ResponderEliminar
  10. - ¿Abogado?
    - Sí, dígame.
    - ¿Estoy a tiempo?
    - Sí, pero dese prisa. Un contrato es un contrato; y la tal Di no se anda con medias tintas.
    - Valiendo.
    ...

    CORRE MO, CORRE


    Si eres mujer, tienes titantos años y una hija y un cuñado italiano; es posible que te pase esto.

    Aquella mañana la mujer se levantó acalorada, su hija la llamó para decirle que tenía problemas en el curro, Hacienda le mandó un requerimiento para revisar sus últimas declaraciones y para rematar la faena la tierra ardía como en el desierto, y el aire caliente provocaba extraños comportamientos del cerebro, el cerebelo, el bulbo raquídeo y el hipotálamo.
    Todo un poema.

    El cuñado italiano de esta mujer, trabajaba en el concesionario de Lamborgini. Se llevaba bien con ella.
    No eran muy amigos pero se llevaban bien.

    Entró en el concesionario con la idea de invitarle a un café. Charlaron un rato. Paolo, el cuñado, era una persona cabal. Lo curioso del caso es que había heredado de sus ancestros el don de la oportunidad. Sabía leer entre líneas.

    Ella le contó que la hija tenía un problema en el curro. Paolo miró su agenda, vio que se avecinaban tres días de puente.
    Miró a su cuñada, introdujo su mano en el bolsillo del pantalón y sacó unas llaves. Se las dio y le dijo: “ Si me lo abollas, me cortan las pelotas; ten cuidado”.

    Y añadió: " Feliz cumpleaños, Mo".



    Tres de la tarde de un doce de febrero antes de un puente. Los 240 caballos del Lamborgini rugían saliendo del concesionario oficial.
    El sonido acompasado y potente de aquella máquina italiana, se asemejaban al rugido de un león.

    Seis de la tarde del mismo día en Despeñaperros.
    Nuestra mujer paró a repostar y llamó a su hija.”Que te eches algo de ropa, que paso a recogerte”.
    ...
    Aquella máquina producía a partir de las 4.500 vueltas un ritmo étnico y africano. Por lo menos a ella se lo parecía.
    ...
    Nueve de la noche en el aparcamiento del AVE en la estación de Atocha en Madrid.
    Una chica se apoya en una columna.
    Para un deportivo italiano, sale una mujer que besa profundamente a la chica; se le ilumina la cara.
    La mujer le dice. “Nos vamos cariño”.
    ...
    Una de la mañana en el límite de la provincia de Burgos con Santander; la chica duerme el sueño de los Justos, y la mujer conduce el sonido de la noche.
    No sabe exactamente dónde va. Lo que no le impide sonreir de vez en cuando.
    Al fin y al cabo era su cumpleaños; y había decidido hacer algo diferente.
    ...
    Su cerebro está lo suficientemente relajado.
    Estar allí en una autovía con su hija le relaja enormemente.

    Sin perder de vista la carretera, su mente es invadida por parejas de sustantivos y adjetivos que bailan juntos; bosque lluvioso, noches a la luz de las velas, músicas salvajes y étnicas.

    En el Concejo de Llanes, en el Principado de Asturias, hay una playa salvaje y bellísima, que se llama Torimbia.
    Nuestra mujer no conocía esta playa, pero el Lamborgini sí; así que por un cúmulo de casualidades, el deportivo empezó a pensar por él mismo, en contra de toda lógica.

    Y a las cinco de la mañana, vehículo, madre e hija, se encontraban mirando al mar Cantábrico, aparcados en Torimbia.



    A la mujer le hubiera gustado transmitirle a su hija todo lo bueno que sabía. Pero manejar las palabras entre seres humanos, no siempre es tarea fácil.

    La chica dormía profundamente, y la mujer se puso a escribir lo que quería hablar con su hija.
    Escribió una lista de palabras: Amor, confianza, sacrificio, fe, esperanza, felicidad……; cuando llegó a la palabra número treinta, se dio cuenta que la tarea era titánica y se quedo un poco desanimada.



    ResponderEliminar
  11. De pronto ocurrió lo que tenía que ocurrir.
    Se produjo el milagro de todos los días.

    Una enorme bola amarilla empezó a asomar tímidamente por el Este. La madre y la hija se sentaron en la arena.
    Los rojos y los amarillos plateados se escurrían entre las olas mañaneras.



    Aquella chica necesitaba un mensaje; y la mensajera llevaba 850 kilómetros en el cuerpo y un papelillo con treinta palabras en el bolsillo.



    Asi que ocurrió lo que a continuación les relataré.
    A esas horas de la mañana, los únicos bañistas que había en la playa eran las gaviotas.
    A la mujer le apeteció bañarse. Se quitó toda la ropa, se sintió cómoda, se quedó mirando a su hija y le dijo: “Cariño, nunca, nunca dejes que el miedo entre en ti”.

    La mujer caminó hacia la orilla del Cantábrico, dejó que las olas le acariciaran y se zambulló en el azul eterno.



    Por alguna razón, el mensaje fue bien recibido por la hija, y debido a la persona y al lugar donde le fue transmitido, aquel mensaje fue guardado para siempre en su corazón.
    ...
    Mientras que la mujer salía del mar para sentarse de nuevo junto a su hija, el deportivo arrancó sólo, se puso a 3500 vueltas, y sorprendió a las gaviotas con un sonido étnico y ancestral.



    El sonido de la libertad.


    Atentamente: Driver

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias Driver...me veo conduciendo, me veo conduciendo hacia el norte....lo del lamborghini lo veo menos claro pero mil gracias. Me ha hehco mucha ilusión!!

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.