5 de enero de 2016

Tras las elecciones generales, el "Common People" de Pulp meets "Últimas tardes con Teresa" de Marsé

"Últimas tardes con Teresa, el libro de 1966 de Juan Marsé es una de mis novelas favoritas. Yo lo leí en 2005 y lo regalé luego a Fashion y JAL, que hacía poco se habían mudado a Barcelona y allí es un libro fundamental. "Teresa" habla de las clases sociales, del abismo cultural entre ellas, más fuerte que nacionalidades y lenguas y colores de piel, y de lo que pasa cuando sus limites se atraviesan. Marsé lo hace vía una historia de amor: el Pijoaparte es un murciano de clase trabajadora sin ideología alguna-hasta para eso has de tener alguna influencia cultural. Teresa es lo que viene siendo "un cachorro de la alta burguesía catalana", que se siente atraída por el chico de barrio y al que le adjudica una fuerte conciencia social. Quiere vivir el sueño de ser la novia de un revolucionario. A su vez, Marsé, en esta entrevista del 40 aniversario de la novela cuenta que él tenía fantasías erotico-sexuales con las pijas guapas de clase alta, rubias y de ojos azules a ser posible. Esto me recuerda las risas con un amigo mío, conocido por su autobombo de Casanova y terror de las calles de South Londinium, que habla del "revenge sex": sexo con las pijas con el que se vengaba de la opresión secular de la clase obrera. 

Pero divago. Sobre "Teresa" divagué brevemente aquí hace unos años y solo lo traigo con motivo de la cancion de Pulp que voy a colgar hoy. Se llama "Common People", y su historia -vista por Ruben Díaz- de inesperado éxito en Glastonbury en 1995 como el "himno de desprecio eterno a los pijos" lo podéis leer aquí. Díaz habla, como los Pulp, de los privilegiados del mundo que "quieren probar la experiencia de cómo viven los pobres, porque es cool", como quien va a Disneyland. Pulp termina la canción aludiendo al colchón: cuando te aburras, (pobrecita) princesa de los ojos azules de turno, papá superman estará allí, para que vuelva a sus oros, a sus tules. Y además, ya nos enseña la parábola de que los hijos pródigos son los que más se quieren. 

Pero luego está el caso reverso, del que también habla Díaz: los pobres que reniegan de su clase social y pretenden ser de otra. Pánfila de la Torre de la Esquina estudiaba en la uni conmigo, y ya conté su historia aquí en "Eligiendo enemigos", cuando su marido me contactó hace mil años en Facebook-cuando yo aun tenía aquello. A mí me daba medio pena Panfila, pero lo que no le pude perdonar es que olvidase sus raíces de madre limpiadora y actuase como si Formigal fuera lo cotidiano en su barrio tras liarse con un pijo que vivía del cuento. 

El caso es que estas Navidades muchas de las conversaciones que he mantenido sobre política me han llevado tanto a Pulp como a Pánfila: los privilegiados no votan a la izquierda, por mucho que haya algunas chicas que "quieren dormir con la Common People" o "Teresas" aisladas que quieran vivir una aventura. Ellos votan siempre, en bloque y a los que favorecen a sus intereses. Parece lo normal. 

Pero es que luego hay un montón de Pánfilas, miles, millones tal vez, -porque me niego a creer que hay 10 millones de privilegiados en España-, que han votado a la derecha. Los trabajadores que se han creído que todos somos "clase media" (empezó Thatcher con "la sociedad no existe", siguió Blair con la aspiración a ser todos middle class) y más preocupante, que ya "no existen izquierdas ni derechas"-estos son conceptos tan antiguos que ahora se tienen que inventar otros nuevos pues aquello suena a "que viene el lobo". 

Y en todas esas conversaciones he defendido que el día que la mayoría de mirase al espejo y tuviera la valentía de ver que la mayoría somos "Common People", y que somos más, y que tenemos razón, ese día sería el que de verdad todo cambiaría. 

Mientras tanto, todo lo que la common people puede hacer es comprarse un coche, irse de viaje y probar cuatro vinos: igual que las Teresas, a la common people le dejan tener "aventuras", "experiencias" en el campo enemigo. Y a algunos, con esto les basta para olvidar ya quien son ellos, sus padres, sus abuelos.

You'll never live like common people
You'll never do what common people do
You'll never fail like common people





"Common People"

She came from Greece
she had a thirst for knowledge
She studied sculpture at Saint Martin's College, 
that's where I caught her eye.
 
She told me that her Dad was loaded
I said in that case I'll have a rum and coke-cola.
She said fine and in thirty seconds time she said,
I want to live like common people
I want to do whatever common people do, 
I want to sleep with common people
I want to sleep with common people like you.
Well what else could I do - I said I'll see what I can do.
 
I took her to a supermarket
I don't know why but I had to start it somewhere, 
so it started there.
I said pretend you've got no money, 
she just laughed and said oh you're so funny.
I said yeah? Well I can't see anyone else smiling in here.
 
Are you sure you want to live like common people
You want to see whatever common people see
You want to sleep with common people,
you want to sleep with common people like me.  
But she didn't understand, 
she just smiled and held my hand. 

Rent a flat above a shop, 
cut your hair and get a job.
Smoke some fags and play some pool, 
pretend you never went to school.
But still you'll never get it right
'cos when you're laid in bed at night 
watching roaches climb the wall
If you call your Dad he could stop it all.
 
You'll never live like common people
You'll never do what common people do
You'll never fail like common people
You'll never watch your life slide out of view, 
and dance and drink and screw
Because there's nothing else to do. 

Sing along with the common people, 
sing along and it might just get you thru'
Laugh along with the common people
Laugh along even though they're laughing at you 
and the stupid things that you do.
Because you think that poor is cool. 

I want to live with common people, 
I want to live with common people [etc..]

27 comentarios:

  1. Leí Últimas tardes con Teresa en el instituto. Siempre he tenido la sensación de que fue mi primer libro adulto, tal vez no fue así pero es del que más recuerdos tengo.
    Hay algo en Marsé que a mí me llega muy adentro. Tal vez nuestra común infancia poco corriente, la ausencia de alguien importante cuando eres solo un bebé… Algo hay en lo que escribe que parece que es solo para mí.
    Gracias al programas como el de Jordi Évole de hace unos días, lo que algunas ya pensábamos, vivimos mejor que nuestros padres en algunas cosas pero no hemos ascendido de clase social, se hace más que evidente. La crisis solo ha venido a corroborar la realidad de que los trabajadores seguimos donde estábamos, pero con coche y vacaciones. No niego que yo vivo mejor de lo que vivía (tuve ducha y teléfono con más de 20 años, nunca hubo coche en mi casa hasta que se lo compro mi hermana, las vacaciones siempre fueron al pueblo o al rio más cercano hasta que ya trabajábamos casi todos los hijos) pero eso no me ha convertido en clase media
    Y lo noto en mi incomodidad en los ambientes en los que abundan las corbatas.

    ResponderEliminar
  2. ¡Lo que son las cosas! La entrada de hoy de Di me recuerda un gran poema de la también gran poetisa costarricense Rosalía Dewoolf (1929-2016).

    Se titula Lucha de clases, y dice así:

    «¿Qué es el amor sino volver a empezar?

    Pero no volver a empezar ésa, una, tu relación,
    sino volver a empezar con todo, y con todos.

    Por ejemplo:

    Renovarse
    el DNI, pero como si no fuera tal cosa
    (porque no lo es);
    nunca tragar sapos ni comulgar con ruedas de molino;
    no acostumbrarse a nada, sea bueno o sea malo.
    Inaugurar, cada día
    y en suma, la vida.

    Una vida mejor para todos,
    que somos cuantos, desde el amor,
    tú y yo concibamos.

    El amor, pues, es la creación, la Creación, sin descanso al séptimo día.

    Porque, y a la vista está, quedó mucho por hacer».

    ResponderEliminar
  3. Leí últimas tardes hace como mil años, cuando hacía el bachillerato. Me acuerdo vagamente de la historia, de que había una "lipotimia" y de la imagen de una muchacha en la playa que tenía "unas tetas como flanes". Pensaba que no me había gustado nada, pero me llama la atención que treinta años después me acuerde aún de las palabras. Si te acuerdas de las palabras es que te gustó más de lo que creías. En todo caso, prefiero a las Teresas que a la cuadrilla de necios que trabajan conmigo y que creen que los jefes nos están haciendo un favor por pagarnos una miseria y mandarnos todos los años al paro para no tener que hacernos un contrato fijo. Que aguantan abusos sin decir ni pío y te dejan tirada cuando tú reclamas educadamente tus derechos. Gente que cree que hay que votar a quien "nos está sacando de la crisis". Gente que deja de hablarte por preguntar si te van a pagar las horas extraordinarias porque consideran que estás poniendo en peligro al equipo. Puede que para las Teresas venir al lado oscuro sea sólo una avantura romántica, puede que no tengan arrestos para vivirla hasta el final, pero al menos son capaces de distinguir qué es lo correcto.
    Cada vez aguanto menos a la clase obrera que se cree que no es clase obrera. (¿Se nota que estoy hecha una pantera?)
    ¡Noche de Reyes! Me he pedido el de Establishment de Owen Jones. ¡Seguro que si este post hubiera salido la semana que viene hubiera tenido un montón de cosas sensatas e inteligentes que decir! ¡Qué rabia!

    ResponderEliminar
  4. Del libro recuerdo los paseos en moto de los protagonistas para escaparse a su arcadia playera.
    ¿Quién no se ha pillado un vehículo para largarse a las Conchinchinas ?
    ¿ No es obligatorio para obtener el título de Bachiller el bañarse en bolas en una playa al atardecer ?
    ¿ Y esa imagen de la raya discontinua de la carretera atravesando la pantalla mientras suena una melodía salvaje ?
    Ese libro tiene algo de iniciatico, que te lleva justo donde tarde o temprano vas a pasar.

    Un chorro de aire fresco en la cara.

    ResponderEliminar
  5. ¿Por qué al hablar de últimas tardes con teresa se habla tan poco de maruja? Para mi es el personaje central y al que recuerdo con más intensidad.

    Ps-. Disculpen la discrepancia. Pero la conciencia de clase no tiene que ver con el voto, mi voto tiene más bien que ver con el juicio sobre la eficiencia en la gestión. Yo no voto incondicionalmente como si fuera del barça o del madrid por ser de una clase u otra sino a aquellos que creo que van a gobernar con mayor cordura. Cuestión distinta es si acierto o me equivoco. Como decía Victor manuel por repetir su nombre no te armas de valor, por decir cien veces que eres de izquierda no lo eres, si la actitud y modo de vida es lo contraria.
    No hay nada más sano para saber en que piso estás que mirar hacia abajo.

    Abrazos a puñaos desde el inframundo vetustiano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gestión, ¿con qué objetivo? ¿Para beneficiar a quiénes? Esa es la cuestión (que no se suele tratar).

      Cuando la macroeconomía veas las microeconomías recortar, pon la tuya a protestar.

      Eliminar
    2. Cuando veas a la Macroeconomía las Microeconomías recortar, pon la tuya a luchar.

      Mucho mejor así, ¿no? Gran frase, no me avergüenza decirlo. Real y necesaria como la muerte misma (es que de la necesidad de la vida tengo mis dudas).

      Eliminar
    3. Me gusta el género que acabas de inaugurar, NáN<; pararefranes podrían llamarse. Al respecto, se me ocurre: Quien a buena Microeconomía se arrima, buena Macroeconomía le cobija. Espero tu aprobación.

      Eliminar
  6. darlings divagantes:

    Gracias por los comentarios... MARISA, me encnaat este libro y me encantaría compratir tu pasion por todo Marsé... sin embargo, hace poco intente "Si te dicen q caí" y se me atrancó. Le debo dar otra oportunidad pq tal vez no era el momento. El titulo es genial, no se si viene de algún verso. Totalm de acuerdo cont u reflexion de la clase media...

    Gracias LUX por introducirnos a esta prima segunda de Virginia Woolf, y tercera de la de Castro gallega, q encima murió esta semana. Lo del DNI... bueno, ya lo decía Sabato, "las casualidades no existen" :)

    CESUCHI! Por partes: 1. tetas como flanes es horrible como concepto (tal vez buena metáfora, pero a mí no me suena a juventud, desde luego), y se te quedó porque de horrible impacta. A esas edades las tetas son melocotones! Hay cosas q se nos quedan pq nos tocana lguna fibra especial, pero no creo q lo hagan bueno. 2. Ovación cerrada a tu comentario.. pese a todo, el GUatepeor son los q olvidan sus orígenes.. las Teresas tb me parecen más justificables. 3. VIva Owen... oye, haznos una recension del libro, ale, enrrollate! ya vale de q solo curre yo...

    DRIVER, no es maravilloso q todos hayamos leido Teresa? me encnata el mundo al q nos llevas con tu comentario, es muy atmosférico... por lo menos para algfunos d enosotros con cierta edad

    TXELITOS! Qué malita me dejaste, pero ya ves q pensaba lo mismo con fiebre q ahora q ya se me ha pasado: "gobenar con cordura" significa cosas distintas para distinta gente. Por eso, yo abogo pq la gente no se deje engañar por tener una gabardine y un coche (leer el artículo de Marse enlazado) y q voten sacudiendose el individualismo y pensando en colectivo.

    Os mando muxus y deseo q os dejen muchas cosas los reyes y las mujeres barbudas. En la isla tenemos un problema técnico: la coleccion de libros q pedí por inetrnet para Mini no ha llegado, asi q como para ella igual da hoy q manaian, pretenderemos q llegan los reyes la noche q llegue el maldito paquete! Somos unos anarkistas de las festividades!!!!

    Comtad maniana lo q os han traído (Cesuhi ya lo sabe) y yo os contare mi Santa...

    luv

    di

    ResponderEliminar
  7. Mis juguetes nuevos: el libro de Owen que había pedido. Un disco: El chelo en España, del grupo "La Ritirata" ¡Y las palas de playa más flipantes que os podais imaginar! Ya sé que no es lugar para hacer publicidad, pero las hace mi hermanita. Si necesitais unas palas de playa impecables y preciosísimas ya sabeis a dónde os teneis que dirigir: http://tok-pok.com/galeria

    ResponderEliminar
  8. ¡ Me toca !
    Como todos los años NO me han traído el Ferrari Testarrosa que siempre pido; y que me hace ilusión no por el coche en sí, sino por el bello sonido de su motor.
    En su lugar me han traído:
    1 Una edición especial del libro "Seda" de Alessandro Baricco, de la editorial Contempla, con bellísimas ilustraciones de Rebecca Dautremer.
    Simplemente me he vuelto loco de alegría.
    2 Una caja de sueños (sketching set) de 18 euros, del fabricante Lyra de GermanyLapi; cuyo contenido paso a describir.
    - Lapicero Rembrandt Titan 2B/0
    - Lapicero Rembrandt Carbon soft
    - Lapicero Rembrandt Black Pastel
    - Lapicero Rembrandt White Pastel Medium (el que se usa para dibujar los brillos de los objetos de cristal)
    - Lapicero Rembrandt Sepia light
    - Lapicero Rembrandt Sanguine
    - Una barra de carboncillo.
    - Una barra de sanguina.
    - Una goma de borrar.
    - Un sacapuntas de acero con un surtido de cuchillas de acero.

    Todo un "set ferrari" para dibujar sueños.

    ResponderEliminar
  9. Se me olvidó comentar lo del título "si te dicen que caí" Efectivamente, es un verso suelto de un poema. Los primeros versos seguro que te suenan:

    "Cara al Sol con la camisa nueva,
    que tú bordaste en rojo ayer".

    El título del libro está en esta estrofa:
    "Si te dicen que caí,
    me fui al puesto que tengo allí"

    (¡Qué vieja me siento explicando estas cosas a los bisoños! ¡Vetustos! ¡Ayudadme!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en otra estrofa se dice:

      «Formaré junto a mis compañeros
      que hacen guardia sobre los luceros,
      impasible el ademán,
      y están presentes en nuestro afán».

      Pero yo siempre entendí «impasible el alemán». Y eso me intrigaba ¿Por qué estaba impasible y por qué tenía que ser alemana la criatura y no, qué sé yo, lituana?

      De coplas de aquel tiempo también malentendí: «Si me quieres escribir, ya sabes mi “panadero”». Pero ésa la resolví pensando que el pollo, ya que iría de casa en casa repartiendo el pan, aprovecharía para entregar el correo postal. Y me fumé un puro.

      Eliminar
  10. Maldito sea el día, C. S y Driver, en que dije en casa que los Reyes Magos y sus regalos eran cosas para niños… y (por una vez) me hicieron caso.

    ResponderEliminar
  11. Muchacho, te has equivocado en una palabra. Lo que cantábamos era "imposible el alemán".

    ResponderEliminar
  12. Darlings! Es noche de reinas en mi casa, q ya sabéis q vamos un día retrasado... primicia: HEMOS TENIDO ROSCÓN! Cuando puede os cuelgo foto... basntante bueno, pero sin nata... asi como de desayuno.

    CESUCHI: que pasada esas palas de playa! Pero cómo no nos lo habías dicho? Se lo voy a pasar ahora mismo a mi hermana q son fans de todo tipo de pala.

    Otra cosa: me dejas patidifusa con el verso... arghhhhh, MUESTRO SINTOMAS DE FACHISMO INCIPIENTE??? No sé, yo sor me lo había tomado más como de lo q pasa a una ex-pareja... más tipo la version aquella de Ana belen de piano man: "no lamenta q dé malos pasos/ aunque nunca desea su mal"... Pero bueno...

    Qué chulo DTIVER, además de cuentista, pintor! Seda lo lei hace siglos, no me acuerdo de nada pero me gustó...

    LUX, eme ncanta lo de los malentendidos... yo tengo varios, y van en serio (no sé si nos están vacilando). Por ej, toda mi vida hasta casi los 20 diciendo "monflete"... cuanod me entere no me lo podía creer. En inglés, hace poco me eneteré q IRON (/airon/) se pronuncia /aion/ sin R. me lo decían dos ingleses y yo?: "pero estáis seguros? en serio?". Seguro q tengo más de canciones, pero la última: en 7 EGB una niña salió a la pizarra en mates y dijo q la recta era "perpenTicular".. la profe le diho: para, a ver... repite.. y llevaba toda su vida dicienod perpenticular. Es curioso como aprenden a hablar lo ninios... y se ve refejado enc omo escriben " de oído"... así lo hace MIni en castellano y me parto... el otro día escribió: "RUTULADORES"... es como el cucudrulu de Ro... ah, q no concéis esa historia? Otro día o no pararán las reinas...

    Oh, no olvidar el concurso pararefranes de nan. El mío: "No por mucho macroeconomizar, microeconomizará más temprano"

    muxus y luv y hugs

    di

    ResponderEliminar
  13. Mi refrán para el concurso de NáN, tras leer el comentario de Lux :

    " En boca cerrada, sí entran Reyes "

    Por cierto Lux, los Reyes dejaron en casa un tablero gigante de ajedrez, de un tamaño tal que el contenedor donde llegó tuvieron que dejarlo en la calle. En la documentación viene una lista del contenido :
    Treinta y dos casillas blancas de cien metros cuadrados cada una.
    El mismo número de casillas negras con la misma superficie por casilla (ya llevamos seis mil cuatrocientos metros cuadrados de superficie, un paso te, ya te digo).
    Treinta y dos figuras gigantes de plexiglás de unos treinta metros de altura ( se añade un grupo electrógeno de aire comprimido para su inflado ).
    Un par de rusos de la Federación de Ajedrez Rusa. Uno de ellos bilingüe, gracias a los cielos.
    Un ordenador de sobremesa con una memoria en el disco duro de nosecuantas mil nosecuantasnosequé de capacidad, con todas las partidas de los campeonatos de aspirantes al título mundial.
    Dos toneladas de aspirinas. De todos es conocido el desarrollo en paralelo del ajedrez y de la aspirina. Un caso de simbiosis comercial, digno de estudio.
    Una abogada de treinta y tantos. Ya se sabe, el mundo de la alta competición está repleto de pleitos y diretes.
    ...
    En fin, creo que dicho contenedor estaba destinado para tí y que por un error burrocrático ( yo siempre lo pronuncié asín, demasiado mayor para reciclarme ) llegó a mi domicilio.
    Una cuestión de procedimiento.
    Vienes tú a por el contenedor o lo meto en un sobre y te lo remito ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ir a por él? No es menester, ¡si será grande, enorme, gigantísimo, el regalo que ya me ha llegado! Vamos, que hoy he tenido que salir de casa por la puerta trasera: un trebejo ciclópeo aunque de plástico fino me impedía hacerlo por la delantera como acostumbro. Así que ya digo, me ha llegado el regalo. En todos los sentidos, me ha llegado. Gracias, Driver.

      Eliminar
    2. Píachere !
      Grande piachere !

      Eliminar
  14. Por cierto NáN, hay unos catorce contenedores en mi calle que creo estaban destinados para tí.
    Tras leer el albarán llego a dicha conclusión. Corrígeme en caso contrario...
    ...
    Una reproducción a escala real del barrio de Malasaña.
    Tres mil quinientos figurantes ataviados al estilo de la época de la movida.
    Una colección completa de los discos de Alaska y Dinarama.
    Los textos del alcalde Tierno Galván en sus memorables bandos municipales.
    Una reproducción de la auténtica máquina para confeccionar porros, confeccionada a base de simples billetes de metro.
    Y como no, una selección de libros de la época, comentados por algunos de los camareros más carismáticos de la calle Ruiz.
    ...
    Una cuestión de procedimiento.
    Cruzas tú la M 30 para recoger el pedido, o la cruzo yo para llevártelo ?
    Soy consciente de la importancia de dicha decisión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te corrijo, te corrijo. ¿Cómo iba a ser para mí un barrio igual al que tengo para encajarlo encima? Es un regalo de todas y todos para ti, para que lo pongas en tu jardín. Lo hemos pagado a partes iguales, las mujeres a escote y los hombres por barba.

      Eliminar
    2. Entiendo.
      La cuestión se complica. Debo meter los catorce contenedores en un piso de noventa metros cuadrados.
      Todo un reto.
      ...
      Ya tengo entretenimiento para un buen rato.
      Me encanta el reto.

      Eliminar
    3. Ideaca: ¿Y si los cuelgas de catorce portatiestos en la barandilla del balcón? Así, si la familia pregunta por ti, se les puede contestar "últimamente se suele perder y andar colgado por ahí".

      Eliminar
    4. Apunto la opción y tanteo las posibilidades.
      Empezaré por el diseño del Portatiestos.
      Hasta los viajes más largos comienzan por un primer paso.

      Eliminar
  15. Di, Ire, C.S., tranquilas chicas !, los Reyes también os han traído un contenedor.
    En vuestro caso un solo contenedor para las tres.
    Avatares del destino.
    ...
    Se trata de un contenedor marítimo con un enorme cartelón que advierte:
    CONTENEDOR PRESURIZADO. ABRIR SOLO POR PERSONAL AUTORIZADO.
    ...
    Efectivamente, lo habéis adivinado, lo he abierto sin estar autorizado. Nos vamos conociendo.
    Manipulo el cierre, giro la barra de seguridad y desconecto el sistema de presurización.
    Craso error.
    ....
    Soy derribado por un Sunami de dieciséis toneladas de agua marina provinientes del Mare Nostrum. Un detallado de Sus Majestades.
    Aparte del agua encuentro otras sorpresas
    Conchas marinas, un ánfora de arcilla cocida para transportar vino, un ejemplar de La Odisea firmado por un colectivo de sirenas, medusas, caballitos de mar, algas, corales, una docena de estrellas de mar y un agradable olor a salitre que todo lo invade.
    ...
    Avisados los servicios municipales de limpieza por un vecino puntilloso, se disponen a retirar el contenido de la vía pública.
    He tenido suerte, y la cuadrilla de barrenderos asignados al operativo son unos románticos.
    Me han dicho que mi calle huele ahora a eternidad.
    Y que no piensan barrer absolutamente nada.
    ...
    Cuando he bajado a por el pan, he visto a los operarios del servicio de basuras.
    Estaban enseñando a sus hijos las estrellas de mar.

    Y mi calle olía a mar griego.

    ResponderEliminar
  16. Qué gran canción, y qué dura la letra (You'll never fail like common people). A mí este post me ha recordado a un cuento de Cortázar en el que montan un vagón restaurante de lujo en el metro de París y se dedican a ver pobres desde las ventanas...

    Dos apuntes. Uno, no creo que la frase "los privilegiados no votan a la izquierda" sea del todo cierta. Algunos sí lo hacen. Dos. Lo que hace que la clase obrera vote a la derecha es la desligitimación de la propia clase obrera y que esa clase se identifique mucho más con una clase media consumista que con una clase obrera luchadora. La gente quiere que le toque la lotería y ser rica. No quiere cambiar el estatus, quiere cambiar su estatus dentro de la sociedad, pero no el sistema. Cuando se ven demostraciones obscenas de lujo la gente no se echa a la calle.

    Pero, ja, eso está cambiando!

    ResponderEliminar
  17. El hecho de q la lucha como herramienta haya pasado a la historia también influye. Vale q nos han vendido la moto y nos la hemos comprado, pero la cantidad de veces q hemos escuchado q esas no son formas, q la política está para conseguir lo q antes necesitaba una bronca importante ha hecho mella en nosotros. Nos hemo creído q otros iban a luchar por nosotros, y nos han engañado.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.