8 de enero de 2016

Episodio VII: "El despertar de los tangas"

Un ejemplo más de la dura vida del emigrante: cómo combinar los voluminosos regalos que trae Santa en las Vetustas con la dictadura de la Ranier? (Nota: este año como volvimos de la ciudad donde está el bello museo innombrable-porque a los divagantes disgusta, volamos British Airways!!! -no quiero aburrir, pero lujo asiático no empieza a describir los azafatos glam, los asientos de cuero, la ensalada GRATIS!)

Porque Santa se las trae: aparte de bebés en sus capazos y hadas que vuelan, a Mini le trajo dos cajas enormes de Lego, que fue montado (por los abuelos, que prácticamente no dejaban participar a la niña) y que luego tuvo que ser de nuevo desmenuzado para poder ser sus piezas distribuídas entre las esquinas de las maletas, mochilas, quién sabe si algún refajo.  Amigos: ante vosotros la manera de traerte la casita de una tal Emma (en la que estoy por mudarme cuando sea reconstruída, da tres vueltas a mi piso) y el hotel! (ditto, para cuando vengáis los amigos).

Las bonitas cajas de colores con las casitas, hoteles, taxis y barbacoas se quedaron, evidentemente, en Vetusta pero... qué hemos encontrado a mano en casa para sustituirlas? 

Estoy por activar "suprimir comentarios" en este divague. 




Oh, pero no puedo porque necesito apoyo moral, quién sabe si hasta que se inicie un grupo de autoayuda. Os cuento: Las maletas tras Navidades siempre traen sorpresas extra. Son un poco como las Reinas Magas, ya que aquí Epiphany es una festvidad más o menos inexistente: es el "12th day of Christmas" (de hecho, Shakespeare escribió "12th Night" precisamente para entretener a la gente esa última noche de las festividades), el que se quitan los árboles "porque más alla trae mala suerte". Total que aparte de figuras de Lego, en las esquinas del equipaje te puedes encontrar desde una camiseta de tu hermana que nunca llevarás, hasta una flauta de fuet. Lo que no imaginaba era lo de este año: conspiración, entramado? Darlings, necesito ayuda. 

El divagante con solera recordará uno de los divagues de más éxito de la época, titulado "Hagas lo que hagas..." (el divagante bisoño que lo lea antes de seguir). Pues bien, ahí agazapados, traicioneros, preparados para atacar, mergiéndose como auténticos camaleones entre mi propia ropa interior: DOS TANGAS DE MI SUEGRA. 

George Lucas, cuando leas esto: Qué saga te puede a salir!!! Te voy traduciendo:

A ver, ya tenemos: "La guerra de los tangas" (George: Ep IV: "Thongs Wars" )

Qué te parece...

"Los tangas atacan de nuevo " (George: "Ep. V: The thongs strike back")

"El retorno de los tangas" (George: Ep. VI: "The return of the thongs")

"El despertar de los tangas" (George, Ep. VII: "The thong awakens")???

17 comentarios:

  1. Acudo en tu ayuda moral tras tu angustiosa petición.
    Observo con detenimiento los proyectos arquitectónicos ejecutados con precisión y desparpajo inusitado, llegando a una rápida conclusión:
    " Esos abuelitos quedan contratados "
    ...
    Tras despedir a Sir Norman Foster de nuestro estudio de arquitectura, marcho a Vetusta a contratar de forma indefinida a los mencionados abuelitos ( espero llegar a tiempo, y que no se me adelante el estudio de Calatrava ).
    ...
    En cuanto al tema del tanga lamento comunicarte que el impacto que me ha causado la lectura del notición, me ha llevado a un grupo de autoayuda del que tengo pocas esperanzas de salir en muchos años.
    Me va a resultar imposible superarlo.

    ResponderEliminar
  2. Dos tantas de tu suegra??? Ufff....menos mal que tienes recursos para no caer a un abismo

    ResponderEliminar
  3. Tu padre abre la puerta a desconocidos en pelotas...tu suegra envía tangas de contrabando...¡Pobre Rose! ¡Poor old England!

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. GRacias, gracias, amigos... pero es peor de lo q parece y ha llegado el momento de deciros la verdad (aparte de anotar q hace dos anios no hubo tráfico de tangas, simplemente se me olvidó mi ropa interior en Vetusta y tuve q pedir): Tengo una caja donde guardo cosas q he de devolver a gente de la península q han estado aquí, o tal vez no y me han metido cosas en la maleta. A saber, lista de objetos en esa caja:
    1. Los dos tangas (nueva adquisión)
    2. Una braga azul celeste, atención, de MARISA (falto a la verdad, esta llevaba dos anios aquí pero fue restituída a su duenia hace una semana)
    3. UN calcetín de-aguantad, divagantes- Snoopy, de MO.
    4. UN par de sockets blancos q ni idea de quién son (help)

    Os lo he avisado. No era fácil lectura.

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  6. ¿Os dais cuenta de que si la esperanza de vida de Di fuese, qué digo yo, de unos 300 o 400 años, TODA la ropa interior, y probablemente también la exterior, de TODOS los habitantes de la península acabaría en la isla, y al revés?

    No me negaréis que estos pensamientos son tela de inquietantes.

    ResponderEliminar
  7. Yo venía a dar apoyo moral... pero también me he venido abajo.
    He creado imágenes en mi mente que me perseguirán mientras viva.

    ResponderEliminar
  8. Yo lo titularía "Dos tangas y un destino"... Aunque dicho destino sea bastante incierto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Tu suegra no tendrá por un casual la idea peregrina de que con tanga tu culo pinturero quedará, digamoslo suavemente, más mejor? No encuentro otra explicación.
    Pasan los años pero bragas celestes y calcetines de snoopy vienen a recordarnos lo q fuimos y dejamos por el camino. O es q queremos q vuelvas a invitarnos. Q todo puede ser.

    ResponderEliminar
  10. El calcetín no me lo devuelvas, en breve vuelvo y me dejo el otro.

    Yo necesito saber quéopina el Peda de que su madre lleve tangas y además tenga tantos que pueda prescindir de dos de ellos. ¿De qué color son? ¿Son tanga braga o de los de hilo dental? ¿de encaje?

    Todo son dudas.

    ResponderEliminar
  11. Te contesto, Molinos: Son bragas, bragas. Lo de tanga se lo ha sacado mi nuera de la manga para tener de qué hablar.

    No sé si, la próxima vez que venga, le dejaré entrar en casa. Me lo pensaré

    ResponderEliminar
  12. A quién vais a creer, a un ANonimo cualquiera haciéndose pasar por mi suegra o a la Dolce Di?

    Son dos tangas como dos soles.
    -Color: negro.
    -Modelo: Tanga braga (supongo!)
    -Encaje: No.

    ResponderEliminar
  13. Di, por el respeto que te has ganado y por la prudencia que me caracteriza, no me pronunciaré sobre a quien creo en este contencioso familiar tan desagradable.

    Sólo añadiré que los que prestan falsos testimonios suelen ser prolijos en detalles: que si son como soles, que si negros, que sin encajes… Se empieza por ahí, se sigue admitiendo que no son tan tanga-tanga sino tanga-braga, y se acaba confesando que son, en realidad, castos refajos de esparto de suegra de toda la vida.

    Pero ya digo: me reservo el juicio.

    ResponderEliminar
  14. Yo en este blog no comentó más
    aquí no se respeta ni a las suegras
    ¿Qué será lo siguiente, decir que los calzoncillos de un cuñao tienen frenazos?
    Este no es un blog familiar!!!

    ResponderEliminar
  15. LUX, TXELOS: gracias por este voto de confianza, significa mucho para moi.

    luv

    di

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.