4 de marzo de 2014

Felipe C'est moi

Para Luxindex, por compartir la técnica Puérepetí con todo el divlog

Felipe es, con Libertad, mi personaje favorito de Mafalda. Esta tira -parafraseando a Flaubert sobre su petarda Bovary-, c'est moi

Quien esté en una charla, y no se sienta como Felipe que tire la primera piedra. Quien esté leyendo "Los enamoramientos" (Marías, el hijo) y no ponga la cara de Felipe ya en página 10, que levante el brazo. Quien en una reunión del trabajo, no se canturree en bajito el mantra de Felipe "debo atender..." (para acabar sin saber qué pii ha dicho el de siempre), que confiese ante el mundo.

Somos una generación que en su día pudimos retener y hoy no? O soy solo yo?  Pero es que hay veces que estoy yo dando la charla y me cuesta mantener el foco. Cómo algunos como yo logramos terminar una carrera universitaria y mantener un trabajo vagamente académico es un misterio. Y no, no he visto nunca la MTV.

Hoy en día le daríamos Ritalin a Felipe y lograríamos que se pudiera sentar un rato a hacer los deberes. Se conseguiría q su baja auto-estima "otra vez me he dejado influír por mí" dejara de estar por los suelos. 

Necesito Ritalin.



~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
Adenda, el día después. Tras los subdivagues en sepia he vuelto a mi colegio, donde se practicaban distintas técnicas de abuso emocional al menor, pero todas por nuestro bien. He contado el famoso "corro de verbos" abajo y luego estaba salir a decir la lección de Social y Natural. Claro que en Vetusta se esperaba fuera un monólogo, no lo que hace Libertad con su profe. Esta tira es otra de mis favoritas...




37 comentarios:

  1. El camino más corto entre dos puntos nunca es la línea recta, porque la tierra es curva. Y lo tuyo es divagar, ;).
    Pero tocando el punto duro del divague, ahora que la patrulla de necesidades especiales de infantil que conozco está a punto de entrar en primaria, empiezo a oír más cada vez más lo de déficit de atención. Y nunca llevaría a mi crio a un cole en el que el ritalin se mencionara algremente, y además, mi crio no tiene ese patron de conducta. Pero me da miedo la mucho que se maneja el concepto hoy en dia. (No, los supuestos casos que hay no son de niños que den muchos problemas en clase, no voy por ahi).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Añado...en mis días de seis años tb tuve un problema en el cole, pero el diagnóstico de moda era "retraso madurativo", que se entendía como sinónimo de la niña no parece retrasada pero lo es. Y a mi me dieron ese diagnóstico que me causó muchos problemas. Lo hicieron con toda su mala follá, a mala leche, pero eso no quita que con buenas intenciones la misma losa le cayó a más críos, con distintas consecuencias.
      Ahora veo que los tiros, con toda la buena intención del mundo, van por lo de "déficit de atención", y lo veo, lo tiendo a ver como un diagnóstico de moda, me inquieta y me cabrea esta posibilidad.
      Sobre Mafaldas no opino, no conozco a los personajes...

      Eliminar
    2. ¿De verdad?, estoy flipando chica. A los seis años..., la virgen del perpetuo coscorrón.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Me querían expulsar del cole y lo del retraso era la excusa perfecta para quedar bien. Así que al final de curso simplemente alegaron que no se podían cubrir mis necesidades educativas.

      Eliminar
  2. Estoy con Ire totalmente en el tema de los niños.

    Yo soy un poco Felipe ultimamente en las conversaciones intrascendentes y la cháchara, me doy cuenta de que no estoy atendiendo nada ni siquiera escuchando pero el otro no se da ni cuenta así que supongo que está igual. Para las cosas que me interesan sí pongo atención, retengo y he descubierto ahora que soy capaz de hilar cosas aparentemente muy diferentes que guardo en antiguos cajones de la memoria en mi cabeza.

    Eso sí, aunque odio la sopa prefiero mil veces a Felipe que a Mafalda.

    ResponderEliminar
  3. Felipe es el verdadero amor de la serie.

    En mis tiempos, la semana de clases comenzaba el lunes a las 8 y terminaba el sábado a las 6 de la tarde. Todos los días, con 2 horas para ir a casa a comer. Y el domingo, misa superobligatoria. Así que iba al colegio todos los días. LAs clases eran de hora y media, hasta que cuando cumplí 10 años pasaron a ser de hora y cuarto.

    Solo se puede salir idemne de eso actuando como Felipe. Claro que creé una especie de doble atención: mientras estaba a mis cosas, por un oído me entraba un fondo básico de lo que decía el cura, Así pude aprobar dignamente sin estudiar nunca en casa.

    Los tiempos, por suerte, han cambiado y los niños entregados a sus fantasías son, supongo, menos.

    ResponderEliminar
  4. Lo que deberían poner en el mercado es una pastilla (¿"expliquín"?) para darles a los profesores que aburren en clase. Es curioso, pero el déficit de atención ese depende mucho de quién esté atendiendo al crío. A lo mejor lo que hay que hacer es entretenerles más y hacerles un poco más de caso en casa. ¿Cómo pretendes que un enano se quede sentado oyendo una historia durante una hora si ni siquiera le has entrenado para contarle un cuento de diez minutos? Es menos cansado drogarles que hacerles caso.

    ResponderEliminar
  5. Ay, Mafalda. Me gustan todos los personajes. Y creo que todos somos un poco de cada uno de ellos. Yo creo que me identifico más ahora con el padre de Mafalda. Mis favoritos Felipe y Susanita.

    ResponderEliminar
  6. En cuanto al ritalin, me parece que se administra con una alegría... De entrada no me gusta nada.

    ResponderEliminar
  7. A mí también me gustan todos los personajes. Pero, ya puestos, me identificaría con Gille:
    http://toda-mafalda.blogspot.com.es/2010/11/tiras-de-guille.html

    Y ahora en serio, Di: en tu docta opinión, ¿existe realmente esa enfermedad del TDA? (El médico de mi pueblo receta fútbol o tenis, o ir al monte cuando los padres vienen suplicando la pastilla de los niños buenos)

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero Lux! ¡Tú también fuiste uno de los damnificados de la teoría de conjuntos! Amí me encantaban las mates hasta que volvimos a Paña y me encontré con lo del conjunto vacío, y desde entonces fué un sinvivir. ¡Si es que yo aquello no lo veía! ¡no veía nada! (a lo mejor era porque el conjunto estaba vacío) Me siguen encantando las mates (aunque sea malísima: veo a mi hermano temblar de emoción mirando la ecuación de Euler con lágrimas en los ojos y vuelve a estar allí ese conjunto vacío....¿por qué seré tan nula para apreciar esa belleza y esa elegancia? ¿tendrá la culpa Villar Palasí?)

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  10. Lux, qué jodidillo, eres de la generación de los "blandos". los sábados solo por la mañana y para manualidades. Nosotros todo el día y asignaturas de "currículo"... aunque si nos decían que estábamos haciendo un currículo nos hacíamos caca encima por miedo a la que nos iba a caer.

    El excelentísimo Villa Palasí, conocido por el estudiartazgo (sic) como Rector de la UAM, tuvo un éxito tremendo. Tanto, que consiguió que en el 67 se hiciera en la UAM una huelga general de exámenes, lo que era inédito.

    Por otra parte, te comunico que tras romperle algunos cristales (en algún archivo quedarán excelente fotos mías tirando piedras; en una invitación a pasar un ratito en una comi, me las enseñaron y a la pregunta de "¿te reconoces?", y desconociendo la teoría del púerepetír, contesté un "paranada, ese chaval es más grueso que yo".

    Pero lo rechiflante de esto es que un día en que un catadrático me pidió que devolviera la "Enciclopedia de chifladuras lingüísticas de la modernidad", me lo encontré en el pasillo, otros le increpaban y yo le lancé el mamotreto. Lo recogió co donaire y marchóse.De lo que deduzco que la enciclopedia que leyó entera se la proporcioné yo.

    Lux, muchacho, ¡estamos escribiendo la verdadera historia del país a basa de retazos íntimos. Lo de la prima segunda de tu marido me ha impresionado casi tanto como que tuvierais de profe al padre de Almodóvar.

    En cuanto a la teoría de conjuntos que tanto te afectó, Cesita, no estaba inventada en mis tiempos de bachillerato, pero supongo que la pregunta nos habría dejado bizcos a la mayoría (comíamos poco y no estábamos preparados). Una bendición

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Te lo cedo. Y no me arrearon.

    Tienes razón, lo mejor de la vida es recordar los malos ratos, que pasan veloces, pero sobre todo ¡¡las meteduras de pata!! La vida sensata y aburrida te deja postales insulsas.

    ResponderEliminar
  13. Oh, queridos, disculpad q (DIVA, es la tésnica) no haya puesto el fondo color sepia después de estos subdivagues q os están saliendo... me río mucho.. voy a dar mi aportación, pq quiero q alguine me diga si en algúín otro cole existía esta sutil forma de tortura (bomba de cortisol para las nuinias):

    EL CORRO DE VERBOS (Cartillas Montana, azul y blanca)

    En mi cole nos ponían en corro a toda la clase según al nota del examen de lengua. El primero q recuerdo fue en 3 EGB (atención, hablamos de 7 años?), pero tal vez existió antes. No es por ir de guays, pero me siento con la necesidad de justificar el porqué abrimos un blós: vuestra querida y admirada Di estaba la prímer del corro. Entonces la Stra. Inés decía: "Pretérito pluscuamperfecto del verbo amar". Y la niña en cuestión lo cantaba.. si fallaba, se le preguntaba a la de detrás, y si esta segunda acertaba, le pasaba... así la gente iba subiendo puestos o bajando al arroyo.

    Recuerdo la ansiedad por conservar el puesto (era prímer!) y la q estaba la segunda, una tal Orosia, q me decía por lo bajinis "falla por mí, falla por mí".

    En otros cursos nos pusieron por orden de lista y ahí tenía el reto de ir superando y pisoteando niñas hasta la cumbre.

    Bonito, verdad? Era mi cole: no me culpéis por lo q veis ahora. Pero os lo aseguro: soy un monstruo de los verbos, y lo era de la sintaxis (vale, tal vez lo disimulo aquí). Mi profe de COU se vio muy triste de q no hiciera filología...

    Sobre Mafalda, os cuelgo ahora una tira de Libertad q me fascina... y salir a dar lección era otra fuente de cortisol en mi colegio...

    muxus

    di

    ResponderEliminar
  14. Darling, era muy habitual. Con los verbos, la tabla de multiplicar, las capitales, los ríos, o las sumas...se hacía en muchos sitios, lo de preguntar a toda marcha a los críos delante de otros, y que respondieran sin respirar.
    En algunos coles incluso el ponían el nombre de concurso.
    Lo de los conjuntos se empezaba a los seis años, no a los doce como habeis dicho arriba.
    He dado muchas clases particulares de mates, y tenido muchas conversaciones de damnificados, incluso con profes de especial para saber estas cosas.
    Cambiaron en no se qué reforma educativa. Creo que la lonce es lal cuarta o la quinta.

    ResponderEliminar
  15. Ah, en mi cole, con 12 años y el Hermano Argimiro como profe de mates, tuvimos una versión arcaica que solucionábamos en dos fases. Cuando conseguíamos terminar las dos fases, salíamos de la clase alborozados.

    PRIMERA FASE: todos sentados, Argimiro iba haciendo preguntas y el que no contestaba tenía que ponerse de pie, alrededor de las mesas, pegado a la pared. OBJETIVO DE LA FASE: Terminar todos de pie.

    SEGUNDA FASE: las preguntas seguían y el que no contestaba bien retrocedía tres puestos, y el que contestaba bien adelantaba tres. OBJETIVO DE LA FASE: una vez todos en pie, los que estaban delante tenían que contestar mal para ir retrocediendo, mientras que los que estaban al final tenían que contestar bien para ir adelantando puestos. Se consideraba victoria total cuando los que estaban los tres primeros en la fila completa primera acababan los tres últimos, mientras que los tres últimos terminaban los tres primeros. Era muy difícil, de ahí el alborozo y los abrazos de las pocas ocasiones en las que lo conseguimos.

    Desgraciadamente, el aprendizaje de las matemáticas solo tenía como misión poder jugar a adelantar o retroceder según conviniera.

    ResponderEliminar
  16. Sí. Tan rocambolesco nunca me lo han contado. Pero con alguna niña de doce años que cuando se abría te empezaba a contar que pasaba mucha vergüenza en los primeros cursos por estas obscenidads sí que me he tropezado. O que me dijeran, no que la niña era tonta, no así, sino que no se esforzaba, y te encuentras con una niña que no sabe qué leches esperan de ella, porque tiene un cacao de tres pares porque para empezar no es capaz de entender una fórmula, no porque fuera vaga, sino porque le habían enseñado las mates a base de sustos...pues también.
    Y mucho tiempo después me encuentro con las regletas de cálculo, y materiales de montesori y me digo, cuántos disgustos se hubieran ahorrado estas niñas, y qué poco dinero habría ganado yo con las clases particulares si se llegan a generalizar estas cosas hace 15 años.

    ResponderEliminar
  17. Alucino con los superpoderes del iluminado de los doce idiomas y tres dialectos. A este le pones una capa, y tienes a Super Coco. Qué maravilla.
    Pero que sepais que la wiki la edita cualquiera. Si quereis añadir alguna proeza más a su curriculum, podeis hacerlo, y quedará escrita ahí hasta que venga otro y lo edite a su vez.

    ResponderEliminar
  18. Al menos tú te sacaste unas pesetillas, gracias a los modos necios de enseñar (también yo, en los veranos, pero de latín y lengua). ¡Qué bien que me venían, porque en aquellos tiempos no había "paga"!

    Nos cuentas de una época que se instauró después y existían los "sustos". Yo hablo de una época anterior, en la que no existía la televisión, solo te daban el dinero justo para el cine de los domingos y una bolsa de pipas, Solo nos quedaba pegarnos continua y deportivamente, tardar más de una hora al regresar por la tarde (el tiempo normal al o del colegio eran 5 minutos) recorriendo todos los bordillos con chapas (¿qué hacen ahora los niños, si pegado a cada trozo de bordillo hay un coche aparcado?) e inventarnos juegos colectivos para las clases?

    No existía la psicología, ni la preocupación por problemas psicológicos de los niños. Éramos un colectivo fuerte, individualmente separados de los adultos. Con que nos dieran de comer dos veces al día, nos dábamos por satisfechos.

    Di, la segunda tira me ha llegado al alma y me ha enternecido... ¡A mí, que soy como un hueso reseco!

    ResponderEliminar
  19. Que tú te tomaras las cosas así es producto de muchas circunstancias. Entre otras que era lo habitual. Otro gallo te hubiera cantado si te señalan como el tonto del grupo y no tienes a nadie que te haga ver que todos somos tontos ;).
    A ver, en tu época ni sabían lo que eran la psicología, salvo unos pocos.
    ¿Era más sana?, pues según, sin, so, sobre, tras.
    Si te tocaba la carta del perdedor, podías salir del cole como mi mama, que era de las tímidas que no avanzó nada ni pilló nada porque estaba muerta de miedo todo el tiempo. A mi madre le cuesta leer, sobre todo cuando está nerviosa. si está tranquila lee de p.m. Pero no la verás leer una novela por gusto, jamás. ¿Hubieras querido tú esto?
    Pasa el tiempo. A mi también me toco la carta del perdedor, y se las apañaron para echarme de un cole. Si no llega a ser por una profesora, y monja, que me dijo vente acátúpacá que lo que te pasa es que tienes que relajarte, a lo mejor ni habría terminado la egb. ¿Quieres saber lo que ponía en el informe psicológico que me hicieron?. Que mis limitaciones, y mi retraso mental moderado me impidirían realizar estudios medios, pero con apoyo podía terminar la egb.
    Mola, ¿verdad?.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Ire. Estas cosas siguen pasando. Y creo que dependen más del profe que del cole. M. iba a un cole público que estaba bastante bien...hasta que nos encontramos con ELLA. M. es un poco disléxica y además de vez en cuando le daban unas convulsiones que asustaban bastante, porque se caía y se quedaba asín (que diría Lux) como medio ida. ELLA nos dijo que no la veía capaz de acabar la ESO. Si ELLA no era capaz de enseñarle, habría que buscar quien sí lo hiciera. Se fué a los Maristas (Sí, NáN: ALLÍ) El excelente hermano Ángel (beso por donde pisa ese hombre) era su tutor y además era pintor. Me preguntó qué le gustaba hacer. "Le gusta la música. Y dibuja muy bien". Durante un año, los martes y los jueves por la tarde M. se iba al taller de Ángel. "¿Qué habeis hecho hoy?" "Tensar lienzos" "¿Y hoy?" "Machacar pigmentos en el mortero" "¿Y hoy... y hoy... y hoy...?" siguieron machacando pigmentos, pero esta vez cantando. después, separaban palabras en sílabas a ritmo de mortero. Luego vino el piano: cantaban poemas a ritmo de piano y mortero. Cuando ya aprendió que la poesía es música entonces era muy fácil leerla. Después aprendió que también había música en la prosa. M. se convirtió en una lectora competente y apasionada en un taller de pintura ayudada por un mortero y un hombre que no da a ningún niño por perdido. Este año se presenta a la selectividad. Tiene nota de sobra para entrar en la carrera que quiere. Estoy deseando encontrarme con ELLA y enseñarle sus notas.

      Eliminar
  20. Joder, Ire. Me alegra ser ante-psicología. ¡Qué refinamiento en la crueldad! Y qué visión de futuro que tenía el/la psicólogo/a de pacotilla. Porque ahora nos das cien vueltas a todos.

    Me haces pensar en historias del colegio que me ha contado Ardilla, que salió de él convertida en atea militante. ¿Será que en los colegios de chicas las cosas eran mucho peor, más crueles? Nosotros, los de mi tiempo, éramos más brutos, pero más impermeables al mundo adulto. El que sacaba malas notas no era menospreciado por ello. Y los más débiles no tenían problemas porque nos pegábamos en grupos fluidos, que se hacían y deshacían como esos pájaros que van cambiando constantemente la forma de la bandada. No existía esa crueldad que se ve en la pelis de adolescentes estadounidenses,

    No es que cualquier tiempo pasado sea mejor. Es que íbamos más por libre.

    ResponderEliminar
  21. Nán, ¿cien vueltas?., exagerao, sólo 99, y sólo lo logro los viernes por la tarde o los sábados de marcha. :).
    CS, sí. Siguen pasando. Al menos, ahora, para que te pongan que eres retrasado mental -que ya no lo llaman así- en un papel firmado por un psicólogo hay que currárselo más. Pero sé que eso no te quita lo bailao.
    Pero algo sí que veo claro. Si no hay un sistema de apoyo,- y Nán lo cuenta en unos compañeros, en unos juegos y en un aprender de la vida,mucho más sana que las Puñeteras pelis de adolescentes, al margen de los adultos; y tú lo cuentas en un magnífico profesor y callas lo que os currasteis los padres, pero yo sé que sí, - el sistema escolar puede cargarse la capacidad de un crío que esté en una situación de desventaja.

    ResponderEliminar
  22. Estoy alucinando...algo habías contado alguna vez, pero no sabía como había sido. Un beso. Te mando un correo.

    ResponderEliminar
  23. ¡La pucha!, que decía Cortázar. Te vino a ver un ángel, Cesita, aunque no creo en ellos. Digamos que un hombre bueno y sabio. Qué pena siento por los niños perdidos para siempre.

    En mi caso, la solidaridad de los compañeros era absoluta: estaban los mayores y estaban los compañeros, aunque nos divirtiéramos aporreándonos aleatoriamente (hoy te pegabas contra unos que esa misma tarde eran tus compañeros). A ninguno se nos pasaba por la cabeza que viviríamos hasta la edad adulta o que, si lo hacíamos, dejaríamos de pensar y sentir como lo hacíamos.

    La infancia me duró hasta los 12 años, que murió mi padre. Me volví místico y con 15 recién cumplidos me fui a un seminario. Un mes después me hice ateo y me escapé. Y hasta hoy.

    Pero las niñas, ¿qué punto de fuga tenían?

    "el sistema escolar puede cargarse la capacidad de un crío que esté en una situación de desventaja". ¿Qué hacemos? Porque la teoría de los mercados no lo considera rentable.

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  25. Ayer le enseñé la tira a mi nano y le gustó mucho Felipe, por los piños ;)=.
    Lux, llevas razon y ademas contigo o se pierde o no se gana :).
    Sólo quiero añadir que sí, la educación es primordial, y la comida en el cole, y todo.
    También es primoridial, y hay que saber que esto pasa y seguira pasando, saber ver que hay crios que...no sé ni cómo decirlo...que alguien les dice que no valen, y el que no vale es el que se lo dice. Si fuera mínimamente coherenta tendría que hablar de los crios en una situacion familiar dificil, tendria que hablar de crios en acogida, o de niños adoptados que tienen que enfrentar muchas cosas...pero, es mas facil hablar para mi de crios normales, con padres que pelean por ellos, por ellos, no pelear sin mas que es lo que hacen muchos ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  26. Joer, IRE y LUX< sois lo peor. Lux no había visto tu coemntario pero instintivamente, fíjate, aquí me he estado rompiendo el celebro para escribir algo.... totoal q os iba a contar mi día de spa ayer (sexo tántrico, todo, y aquí ya podríá enlazar con el otro consurso, aquel q ganaste).. decía, q iba yo a lo del sexo furioso pero he dicho: NO, UN RESPETO A LAS RELIGIONES PROPIAS. Maniana es San Mujer Trabajadora y sácate Di de la manga n divague a tenor del tema.

    Total q ahora me encuentro con esto... y con la preocupación q con eesfase horario quién no me dice q os habéis retirado ya a dormir bien metidos de zopiclonas o algo peor y no veis esto. Ahhora no dormiré yo. Pero he tenid una idea: ahora mismo altero el divague para q haya un concursete, qué os parece?

    Venga... ese beso

    di

    ResponderEliminar
  27. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  28. ¿Nadie va a declarar a Manolito su personaje favorito?
    Menuda panda rojos :-)
    Yo soy de la quinta de Luxindex (a quien no conocía, me declaro fan) y me tocó aquello de las clases de prectonologia los sábados por la mañana.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.