18 de junio de 2013

Igual él quería otra cosa

Hace mil años, cuando yo era junior en mi trabajo tuve una jefa a la que admiraba:  Superwoman. Era una señora de unos 60, una de los gurús de este país en su subespecialidad, de esas que había una conferencia donde se hablaba del tema, y Superwoman tenía que estar allí. En su trabajo no-académico era muy buena. Y dando clase era genial: fui también su alumna y era una de esas maestras con las que no te distraes un minuto. Te hacía reír, te hacía entrar en shock. Era teatral, dramática, controvertida.

Los seis meses que roté con ella los encaré al principio con cierta ansiedad (oh otra Diva!-la de este divlog está silente). Enseguida nos llevamos bien: se metía cariñosamente conmigo por tener novio y por "poder llevar" (decía ella) Levis 501 blancos (hace mucho tiempo, sí). Era muy feminista y, pese a ser de familia bien, nada tory.

Lo del novio era porque Superwoman estaba divorciada. Se había casado y tenido varios hijos con un hombre de negocios que la había dejado en la infancia de los niños por su secretaria. "Por la secretaria!-me decía-, imagínate, más cliché no pudo ser". Y al siguiente minuto me estaba preguntando qué marca de rimmel usaba, porque ya se sabe que en UK a las mediterráneas se nos considera las reinas del glamour. Moi, glamour! Yo, que cada vez que me compro algo y la chica de la tienda dice "bueno, claro, y a esto hay que ponerles los complementos", me dan ganas de darle una torta.

No salía de mi asombro. Mi Superwoman había sido abandonada por un tío, el padre de sus hijos. Una mujer tan fuerte, tan lista, tan energética,  tan encantadora de serpientes. Desde luego, a mí me había hipnotizado... cómo es posible que su ex-marido, del que aún llevaba el apellido con el que siguió publicando hasta que se jubiló, la cambiara por su secretaria? Nota: Todos mis respetos para las secretarias, aquí podría poner cualquier profesión, porque Superwoman era La Más en la mía, luego a lo que yo quería tender.

 Al llegar a casa le conté esta historia al Pedalista, que ya había oído carros y carretas de Superowoman, suéxito, su carisma, su magnestismo. Y recuerdo perfectamente lo que me dijo:

"Igual él quería otra cosa"

17 comentarios:

  1. Igual otra cosa para su ex era un tía con veinte años menos, sin hijos y con mucho tiempo libre. Que no veas el peligro que tienen algunOs cuando rondan los 40, que conozco más de un caso.
    Eso es un cliché pero también es verdad...
    O más tiempo con su mujer, puede ser. O no soportaba estar con una mujer con éxito ....

    (Mira que me chirría eso de mi mujer-mi marido, no por el casorio, sino por la falta de paralelismo, la tía tiene una parte del hombre, o un título del hombre, el marido-el tío se lleva a la mujer, toda la mujer, el lenguaje le da derecho a plantarle un posesivo a la persona con quien se casa, "su" mujer...al menos en inglés this not happens, aunque sigan con la guasa del apellido)
    Pero todo el rato he estado pensando en Agatha Crhistey que es otra que conservó el apellido ever...otra mujer de su marido, vaya.

    ResponderEliminar
  2. El Peda cuando quiere es un tío sabio.

    Pero se le puede dar la vuelta siendo malvadas, suponiendo como dice Ire que la secretaria fuera 20 años más joven...¿Qué hizo que tu adorada Superwoman estuviera con un tio que "quería otra cosa"? ¿Qué le hizo enamorarse de él?

    Misterios.

    ResponderEliminar
  3. Cuando entre la "gente guapa" ves a esos señorones cincuentones, sesentones, setentones, etc..etc con la típica chica joven sabes perfectamente lo que quieren ambos. Gracias a la igualdad de sexos lo ves ahora con señoronas cincuentonas, sesentonas...con chicos jóvenes y guapetones. Todos sabemos lo que venden unos y compran otros.

    También es cierto que el enamoramiento surge en cualquier momento y no se necesitan razones para abandonar una vida (por mucho que valga la persona que tengas al lado, el status en el que vives, los hijos que pierdes) y empezar otra distinta. Hay quien se deja llevar.

    Otras razón es que el hombre de negocios no soporta que su mujer esté profesionalmente por encima de él o que las artes amorosas de la secretaria disten mucho de las artes amorosas que pueda ofrecer esa supermujer plenamente dedicada a su trabajo. Tanto una como otra me parecen de otros tiempos.

    ResponderEliminar
  4. Igual él era idiota... es un suponer... a lo mejor no llevaba nada bien el éxito de ella...

    ResponderEliminar
  5. ¿Viene a colación de la noticia que ha salido hace unos días de que la menopausia nos la provocan los hombres por preferirlas jóvenes y fértiles? xD http://www.agenciasinc.es/Noticias/La-preferencia-de-los-hombres-por-mujeres-jovenes-nueva-hipotesis-sobre-el-origen-de-la-menopausia

    Habría que preguntarle a él qué es lo que quería ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. OMG!. Bueno, yo ni idea de qué va esto, pero me parece en la misma línea de que es el hombre el que provoca todo y la mujer la que responde a las intenciones del hombre, tipo las cosas que se dicen en the naked ape, que las mujeres tienen tetas para que los hombres se sientan atraídos por la parte delantera, ya que las tetas recuerdan a los culos. o que los labios de las mujeres son una réplica de los labios vaginales, este libro era de Morris, del sesentayalgo...`pues seguimos igual, me parece.

      Hay millones de motivos por el que puede romper una pareja con hijos, más si los dos están desahogaos. Pero me pregunto, ella parecía que se le echaba de menos, o que se sentía poco atractiva?, o yo tengo muy mala leche leyendo?...

      Eliminar
  6. A mí me parece que, en realidad, la Superwoman salió ganando.
    Cuanto antes pasen estas cosas, mejor.

    ResponderEliminar
  7. Igual ella le dejó a él...por otro más joven, igual...
    O igual él se fue a comprar tabaco y se olvidó de volver a casa.
    Igual él quería ver mundo, mucho mundo. O ella.
    Pueden ser millones de cosas, je.
    Pero tú la conociste, arriesga hipótesis.

    Esto, yo venía a decir que muchas gracias por la dirección del blog sobre mala ciencia. Luego lo miro.
    Ah, y a conjurar a Nán, revélate, que ya sé que rebelarte es lo tuyo!

    ResponderEliminar
  8. Ahí está el quid de la cuestión. No todo el mundo valora las mismas cualidades en otra persona. Aunque también es verdad, que se podía haber dado cuenta antes...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Igual la que quería otra cosa era la secretaria...y se salió con la suya.

    Fdo. Another point of view.

    ResponderEliminar
  10. Hola divagantes,

    Me ha gustado mucho leeros ahora del tirón al llegar a casa, pq este era uno de esos divagues con un “final abierto” (como los “elige tu propia aventura” de REVE) y cada uno ha ido libre, y está muy bien.

    El hecho de q no diera datos sobre la secretaria es, primero pq no los tenía (ANOTHER POINT OF VIEW-es una pena pq daría para un buen relato, pero sería ficción), y segundo y más importante, por mi motivación al escribir este divague. Ya he escrito mil veces sobre hombres viejos y sus crisis de los 40, 50… 80 con chicas jóvenes. De esto han comentado IRE, MO.

    Lo q me interesaba esta vez era el hecho de q, en realidad, uno debería amar el “centro” de una persona, lo q es esa persona despojada de abalorios (belleza, posición social, etc). En el fondo, lo q yo admiraba de Superwoman eran en su gran mayoría, datos externos, no personales, apropiado en el contexto en el q la conocí. Pero si alguien me quiere a mí no me gustaría q dijera “pq es una profesional brillante”. Eso es algo q hago para vivir pero no soy Yo. Me parecería más válido q alguien me quisiera pq le gusta lo q escribo... eso soy más yo.

    Otro tema q me interesaba es q la perfección puede no ser lo perfecto en una relación, q ha anotado ELVIS.

    Y otro posible, como han anotado LIBORIO & DIVA, q se requiere un hombre listo para sobrellevar una mujer q gane más q él (por cierto, leí q en USA en el 40% ya es la mujer la q gana más, mientras q en Europa-o spain, no recuerdo- es el 10%), o una mujer de éxito.

    BIONICA, no había leído lo de la menopausia… me dejas patidifusa. UN misterio “porqué vivimos tras dejar de ser fértiles”, pero q se sepa q tb hay mayor índice de esquizofrenida ocn espermatozoides de viejos…

    XAQUI.. yo cuanod la conocí ya llevaba 20 años divorciada… NO le echaba de menos, echaba de menos una pareja, q no sé porqué luego no tuvo. Se comentaba q se tiraba a un catedrático de cuanod en cuando… (folletín por entregas ;))

    Muxus , hugs

    di

    ResponderEliminar
  11. Hay gente muy brillante en su vida laboral y académica que en su vida personal es un desastre y pierde esa brillantez, o precisamente por ese poner primero lo laboral hace que vida personal/sentimental sea una mierda.... No se, seguro que la culpa es de la secre que era una trepa

    ResponderEliminar
  12. Hola, vuelvo a estar aquí con ordenador e interné.

    Quería decir dos cosicas.

    Primero, que defiendo que las relaciones pueden acabarse y lo mejor es ponerles fin.

    Segundo, que a veces no es por la "relación" sino por el "miedo" varonil a la posible cercana pérdida de su virilidad. En ese sentido, cambiar la relación de pareja por carne fresca y joven, es un cliché como la copa de un pino.

    Es una respuesta a la crisis (miedo) de los 40 y es una huida que deja responsabilidades añadidas (si hay hijos) a la mujer. Para que funcione, ayuda mucho tener un alto nivel de vida. Ellos quieren un cuerpo joven y ellas quieren poder y dinero. ¿Por qué no es tan frecuente que suceda al revés?

    Hablo en general, porque seguro que hay casos de amour fou entre los dos.

    ResponderEliminar
  13. Parece que para ser un superclase en cualquier ámbito hay que hacer una especie de voto de celibato o tener un asistente casero que se ocupe de la intendencia. No creo que sea posible llegar a todo. Si te dedicas en cuerpo y alma a una cosa, necesariamente tendrás que dejar otra por el camino. No creo que Bach hubiera podido producir esa barbaridad de obra musical (y ese montón de niños) sin la asistencia de María Bárbara primero y después de Ana Magdalena. El marido de tu maestra da la impresión de que no quería ser María Bárbara (y no le censuraría la decisión)

    ResponderEliminar
  14. ¡¡Cesita!! (Y por extensión Molinos, que solo dice cosas buenas del libro, y DI, que las dirá): El plantador de tabaco de Barth deja de ser absolutamente inencontrable incluso en librerías de viejo: la editorial Sexto Piso pone una nueva (y me dicen que buena) traducción a principios de la semana próxima.

    He tenido el libro en mis manos, 1.170 páginas de ná, y la pinta es estupenda. Como acabo de leer Ópera flotante y estoy terminando Chimera, me va a salvar el mes de julio

    ResponderEliminar
  15. ¡Que bien! Estaba deseando que lo pillaras para poder comentarlo. ¿Y dónde habla Molinos del plantador? He leído sus todos sus post y ese lo recordaría. (¿O ha sido en una de vuestras entrevistas secretas de alto nivel?)

    ResponderEliminar
  16. pos no lo sé, pero me lo ha recomendado.

    ¿Qué me dices de Chimera?

    Qué bruta, haberte leído todos sus posts. Cuando descubro a alguien, lo leo desde el post del descubrimiento... sin tiempo para mirar atrás (salvo en los libros).

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.