10 de septiembre de 2012

El carrilano

Hay palabras que me han marcado, por su significado, por cómo se usan, por su etimología o porque me parecen acertadísimas, imprescindibles. La última que he incorporado a mi vocabulario vino de mano de mi madre. Es raro que después de los años que hace que nos "conocemos" nunca se la hubiera oído antes.

Resulta que cuando en noviembre incorporamos al último miembro de mi familia, un maltés, mi madre me dijo:

- ¿Te han enseñado a los padres?
- No, sólo he visto a la madre
- ¿Era grande o pequeña?- me preguntaba por temor a que el perro de aspecto pequeño acabara convertido en un mastín.
- Era pequeña mamá.
- ¿Y su padre? ¿No te lo han enseñado?
- No, no lo he visto.
- Ya debe ser hijo de algún carrilano...

Tanto me gustó la palabra en cuestión, que aunque el can tiene nombre propio, automáticamente fue investido con el sobrenombre de "El carrilano".

Más tarde descubrí un libro que definía a la perfección todo lo que un carrilano puede ser y que transcribo aquí:

Carrilano es el joven alocado, el más lanzado de todos los mozos del pueblo y al que no se le ven perspectivas de estabilidad social precisamente porque, consciente o inconscientemente, está en contra de ella.  

El Carrilano forma parte de la sociedad altoaragonesa pero, aunque no está visto como persona mala ni con malas ideas, no es el individuo al que se le encomienden responsabilidades sean éstas familiares o aquellas que afecten a la sociedad local. 

Existe otro Carrilano y es aquel que no pertenece al pueblo: va y viene de un lugar para otro buscando el trabajo e instalándose temporalmente donde lo encuentra. Seguramente en su región de origen no tuvo la oportunidad de hallarlo. 

En la sociedad del alto Aragón donde la honradez del hombre como de la mujer era la gran virtud que todos deseaban que sus hijos e hijas poseyeran, el carrilano no era una persona lo suficientemente honrada como para integrarse en una sociedad virtuosa y rígidamente jerarquizada como la del alto Aragón y ser plenamente considerado dentro de ella. 

El Carrilano del país era el alocado y el que solía mostrar la cara del riesgo y también una actitud diferente hacia la vida - precisamente por su despreocupación -, al mismo tiempo que mostraba la otra alternativa, la otra visión del mundo. 

El Carrilano local así como el temporero eran respetados porque el respeto era su gran virtud y la que todos le reconocían. Mi bautizo de Carrilano se produjo en el pueblo del Pueyo de Jaca; mi padrino fue Rafael pero al hacerlo nunca me preguntó si aceptaba ese nombre - que después hice muy mío -, ni si realmente coincidíamos al dar y aceptar ese calificativo que define a los personajes un poco desordenados y muy vagabundos. ¿Encarnaría yo alguno de los significados que él pretendía asignarme? A su modo de ver seguro que sí... ¿Coincidiríamos en reconocer el mismo sentimiento por el que fui nombrado carrilano? Seguramente que no. Tampoco importa mucho. Después el tiempo definiría mi propia personalidad carrilana... 

Yo acepté el nombre de carrilano porque llamándome así o llamándome de alguna otra manera, seguiría paseando por esos lugares maravillosos donde vivía Rafael, y deambularía por esas montañas que guardaban de los vientos el bucólico caserío donde nació mi “padrino”. 

El Carrilano es todo lo referido a él anteriormente y además aquel eterno viajero enamorado del mundo, enamorado de la vida. Aquel hombre melancólico que vibra con todo y todo lo desea; aquel que todo lo da y nada guarda salvo el amor que por la vida ha ido acumulando en su peregrinar... 

El Carrilano de Benifons
Ignacio Aldea

22 comentarios:

  1. Entonces...¡Dios mío! ¡soy una carrilana! ¡y seguro que, siendo chica, nada respetable! (Nota mental: si alguna vez nos instalamos con los carrilanitos en el Alto Aragón, fingir que sólo hemos vivido en un sitio y que eramos respetables allí)

    ResponderEliminar
  2. Yo también tengo algo de carrrilana y... me encanta!!

    ResponderEliminar
  3. Hace tiempo, se incluía a veces en las noticias periodísticas que en un suceso había participado un "transeúnte", no en el sentido de paseante, sino de alguien que se había quedado un tiempo en la ciudad y se había dado de alta, "como tal", para tener acceso a sus servicios. Supongo que el término legal ya no estará en uso. Una pena, porque me gustaría darme de alta en el censo como "transeúnte", o como "carrilano" en el Alto Aragón. También sería chulo que pudiéramos sacarnos un pasaporte como "apátrida".

    En los toros, se habla de "toro de carril", o carrilano, del que va al trapo en directo y sin intención de cornear. Parece que se está creando una raza de trabajadores carrilanos, en el sentido torero, guiada por carrilanos en el sentido que le da tu madre. ¡Estamos viviendo el asentamiento del Carrilanismo Social, y nosotros sin saberlo!

    ¡Bienvenido El Carrilano a la familia!

    Por otro lado, que tu madre use "carrilano" para el que no tiene padre conocido, me lleva a pensar que el carrilanismo no es tan "apreciado" como cuenta Ignacio Aldea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya dice Ignacio que el carrilano "no era una persona lo suficientemente honrada...." vamos que no era muy de fiar...uno que pasaba que nadie conocía...no era de fiar, aunque no por eso tenía que ser malo.

      Eliminar
  4. Hola hola! Gracias Diva por re-introducir este concepto en mi cerebro. "Los carrilanos" era como llamaba mi padre a mi tío Vicente y mi tía cuando yo era peque. Yo siempre pensé q significaba "los de pamplona"... ahora veo q era por lo de maleantes, q tb les va bien.

    NáN, yo me apunto a lo de apátrida, y a lo de apóstata... pero creo recordar q a unos amigos del Peda q fueron a hacer apostasía no les dejaron (o era renegar del DNI?) No recuerdo...

    Sigo abducida por la realidad y sin poder divagar

    muxus

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que todos los de Pamplona son un poco carrilanos... ;·)
      Otro para ti.

      Eliminar
    2. ojo, que de aquí, el único que apostató como dios manda, en una ceremonia en la sacristía en la que hablaban en latín y apagaron el cirio pascual poniéndolo boca abajo, he sido yo. (claro que dos meses después me casaba por la iglesia, que era más fácil).

      Sería estupendo, Di, un mundo de apátridas.

      CS, te informo, porque sé que esto te interesa, de que hace 3 meses me compré "selfportait" de Dylan, hace dos, "The Bright Mississippi" de Tousaint, y ahora me voy a comprar "La leyenda del tiempo" de Camarón. Regreso poco a poco, pero con paso firme, a la música.

      Eliminar
  5. ¡Bien, Nán! ¡Un gusto exqusito! Si es que a todo lo bueno se acaba volviendo... va a resultar que eres la encarnación rediviva del eterno retorno. Curiosidad malsana: cuando te casaste por la iglesia ¿te registraron como excombatiente?
    Otra anécdota: cuando yo me casé, y dado que el rey Lemuel es de tu cuerda ("si es cuestión de papeleo, a mi me da lo mismo firmar en un sitio que en otro si a tí te hace ilusión...") va y le dice mi santa madre: "Lemuelcín: tenemos que ir a un notario para que hagas declaración jurada de que tu no crees en los sacramentos"
    Yo, escandalizada: "¿y por qué habría de hacer algo así?"
    "Santa Madre": "Hija mía, es que así, si os va mal, te darán la nulidad enseguida". ¡Qué tía! Al menos es de agradecer, NáN, que alguien se tome las creencias de una en serio, ¡Aunque sea para denigrarlas!

    ResponderEliminar
  6. No, porque un mes antes había pedido a mi hermano que me sacase la fe de bautismo, así que tenía los dos documentos, por lo que en el momento necesario presenté el documento adecuado a la circunstancia. Sí, parece que soy de la cuerda de Lemuel. Si Ardilla hubiera sido india navaja, habría danzado la danza de la lluvia tan campante.

    Con los bancos, ya me miro más lo que firmo.

    Tu madre es que te quiere y protege. Eso está bien.

    ResponderEliminar
  7. ¿cómo descubriste el libro?, me ha gustado el párrafo, por lo mucho que se esfuerza el tío en comprender el punto de vista de una sociedad muy cerrada, y lo pone en palabra, normalmenete estos conceptos se sueltan en exclamación Todo el mundo lo sabe!, pos qué va a ser, eso, un carrilano.
    Dile a tu madre que el método crecederas para predecir el tamaño de un cachorro de adulto es muy confiable, las crecedera es ver si la pezuña es grande y ancha respecto a la pata, y tambien se nota en si las articulaciones son anchas, sin olvidar mirar los humeros -muchos perros tipo salchicha son acondroplásicos. Este rollo en plan "No compres, adopta", porque estoy en una prote-. Hay gente que tiene un ojo clínico acertadísimo para hacerlo con los niños, lo hacen por el húmero, pero no sé muy bien cómo.

    ResponderEliminar
  8. Ostras Ire... cuántas pistas... yo elegí al que me pareció más gamberro y más despierto. El libro lo descubrí buzeando por internet, de purita casualidad. Hay pocas búsquedas que contengan la palabra carrilano.

    ResponderEliminar
  9. Ten en cuenta que estoy en una prote, tienes que reconocerlos al tirón; y lo que puede querer la gente tb. Lo de las crecederas -que en rigor son fiebres de crecimiento, pero yo uso la palabra así- sólo vale para saber si va a crecer, sobre caracteres del cachorro...es más complicado de explicar.

    ResponderEliminar
  10. Te resumo la situación familiar, Ire, y luego te cuento cómo no siempre se elige perro haciendo tantas medidas.

    Mi heredero solo ha tenido una novie, entre los 20 y los 25 años. Aunque ya ha pasado más de una década, la exnovia tiene un estatus de Ex con el que forma parte de la familia en grado de privilegios máximos. Va de compras con Ardilla, se celebran los cumpleaños, tiene una tarjeta para sacar mi coche del aparcamiento siempre que lo necesite y un largo etcétera. Que incluye la plena aceptación por nuestra parte de su novio actual.

    Pues bien, la Ex, que vivía en Madrid en un pisito de 40 metros cuadrados, quería un perro. Y para una prote que se fueron la Ex, Heredero y Ardilla. Ella se quedó fuera, porque decía que si entraba, iba a elegir el primero que la mirara con pena. Dio instrucciones de que lo quería "tamaño adecuado para pisito de 40 metros y se quedó fuera.

    Ardilla y Heredero miraron las jaulas y encontraron un perraco joven que habían usado para peleas, con las orejas cortadas, y lo habían abandonado por ahí tras llenarle una pata con los perdigones de un cartucho.

    Aunque cojeaba un poco, ya estaba curado de los perdigonazos. Es el mejor perro del mundo, aunque lo tuvo que llevar a adiestrar porque ella es pequeñita y el perro, con nombre de gitano jazzero, es capaz de arrastrar un carro si se lo propone.

    A los perros, los gatos y las personas, basta con mirarlos a los ojos.

    ResponderEliminar
  11. Darling, tú no has tenido que vértelas con una media de 30 devoluciones al año, después de probarlo me lo cuentas. Llevo recogiendo todo bicho vivente desde que tengo 3 años, pero gente hay de muchas clases, y devoluciones muchas.
    Pero un besazo a la Nánfamily por ser cómo sois.

    ResponderEliminar
  12. Pensar que se puede abandonar a un perro dos veces da la medida de lo que somos. Estremecedor lo que cuentas.

    ResponderEliminar
  13. Quería que lo vieras desde el punto de vista de las protectoras, Nán, porque tenemos que verlo todo, incluído el horror más repulsivo -como los que cuidaron al perro de Ex-. Hoy estoy revuelta por la canallada de ayer con el pobre toro de Tordesillas, somos canallas, somos inconscientes y somos crueles. Por cierto os animo a ayudar a alguna protectora, tenía que decirlo ;).

    ResponderEliminar
  14. Si quereis protestar por el toro de la vega ante la junta CyL ha puesto un tfono, algo es algo.
    Diva, me figuro que te asustan los gatos, o no te gustan, pues está bien. A mi no me importa que a alguien en particular le repateen ó asusten los perros, gatos o garbanzos voladores, (en eso no puedo decir nada, como nadie puede decir nada de que me gusten a mi), pero sí que todos nos hagamos conscientes de que el trato que damos a los animales domésticos es lamentable. Y que en España entre no castrar -que es que no les entra en la mollera ni a dueños ni a ayuntamientos -y abandonar estamos provocando verdaderas atrocidades.

    ResponderEliminar
  15. No me gustan los gatos en general, quizá porque no he tenido ninguno y porque se suben a todos los sitios y eso no me gusta, me gusta delimitar mi terreno y el de mi animal de compañía. En cuanto a lo del trato a los animales, poco te puedo aportar yo, tu tienes información de primera mano.

    ResponderEliminar
  16. Diva, yo sólo qería separar lo que es el gusto, o no gusto, de cada quien por los animales...del concepto protección de animales. Pero soy una pesada :D.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.