26 de junio de 2012

Grita muy fuerte!!!

Hay cosas que no se enseñan en el colegio y que desde mi punto de vista deberían estar incluídas dentro de alguna asignatura. Podrían estar dentro de "educación para la ciudadanía" por ejemplo y creo que resultarían de provecho para todos.

Una de ellas es Primeros Auxilios. Enseñar a un niño a hacer una respiración asistida, un torniquete, curar una herida, inmovilizar a una persona... me parecen tareas importantes que muchos de nosotros no sólo no sabemos hacer si no que además nos da miedo imaginar una situación en la que tuviéramos que intervenir. No es que sea la panacea pero creo que es más importante que muchas otras chorradas.

La otra de ellas es la Prevención de abuso infantil. Esto viene a cuento de que mis hijos se van los dos de campamento (con monitores de diferentes países) y tengo una hermana que es como pepito Grillo y me preguntó si les había comentado algo acerca de como hay gente que se le va la olla o está enferma y le gusta hacer cosas a niños que no deberían y bla, bla... 

Como madre paranoica que soy pregunté a los organizadores del campamento si tenían algún protocolo para evitar abusos a menores (como evitar que los monitores estén a solas con un menor en su habitación y cosas por el estilo) y si pedían los antecedentes penales de la gente que iba a estar en contacto con los niños. Me contestaron que sí, pero no me quedé convencida con la respuesta, así que  me puse a bucear en la red y encontré cosas muy interesantes en una página de la Asociación RANA (Red de ayuda a niños abusados). Esta tarea de prevención que realizaré yo a nivel particular la podrían hacer en el colegio a todos los niños de entre 4 a 10 años y seguro que detectaban o ayudaban a alguno de ellos. Debería formar parte de una rutina, como las vacunas. Parece una exageración, pero si leéis el los 7 pasos para proteger a nuestros niños que publica la asociación, os daréis cuenta de que no es tan poco común como pueda parecer. Las cifras ponen los pelos de punta. Y esto es como todo: lo normal es que no pase nada, pero al que le toca le toca y te joroban para siempre.

Dentro de la asociación, hablan de un libro. "¡Estela, grita muy fuerte!" de Isabel Olid. Es un cuento de apenas 10 hojas, muy bien ilustrado y que tras varios intentos fallidos por parte de las librerías locales,  he comprado por internet en la Casa del libro (junto con el de las langostas Niño!). Me parece un libro genial y totalmente recomendable. Sencillo, con un mensaje muy claro y fácil de entender: Si algo de lo que te hacen no te gusta, di que paren y si no paran, grita muy fuerte. 

Puede parecer una chorrada, pero ¿acaso no estamos siempre enseñando a nuestros hijos a que obedezcan a los mayores, por el simple hecho de que son mayores? ¿por qué no lo van a hacer esa vez, máxime cuando en muchos casos además sufren chantajes o les amenazan? 

El libro puede ser completado con una serie de ejercicios, preguntas y respuestas, para trabajar con tus hijos que se pueden encontrar aquí en la misma página de la asociación RANA. Para mi lo más interesante entre las páginas 18 y 30. Me parecen muy bien pensados y fáciles de poner en práctica.

Tiene además una dedicatoria muy bonita que transcribo:

A mis hijos, para que aprendan a gritar cuando lo necesiten.
A mi madre, para que aprenda a escucharme cuando grito.



27 comentarios:

  1. No hay que emparanoiarse, Diva. Hay un grave riesgo porcentual en el ciberacoso, pero fuera de ahí los casos son anecdóticos: no se puede estar sufriendo siempre que los hijos salgan en bicicleta, o jueguen a la pelota en la calle. Una vigilancia prudente basta.

    La pedofilia normalizada se dio en otros tiempos en instituciones católicas, pero han salido a la luz tantos casos que ya sería difícil.

    Estuve hasta los 14 en un cole religioso y los tocamientos por parte de dos de los profes de sotana eran tan notorios (menos para la Dirección, que no iba a admitirlo y trasladarlos de colegio era llevarlos a otro colegio de la misma Orden) que todos lo sabíamos y ni locos nos quedábamos a solas con uno de ellos. Pero la cosa no pasaba (por lo que sé) de acariciar los muslos (pantalones cortos hasta cumplir los 13). Ahora todo eso ha terminado.

    Está bien que te ocupes, pero no te preocupes. Eso sí, vigila los chats.

    Un abrazo de tranquilidad.

    ResponderEliminar
  2. Creo que te equivocas Nán, no lo digo yo, lo dicen los datos. No ha terminado.

    Y aunque reconozco que soy de dar vueltas a las cosas, no me preocupa tanto que salgan los niños en bici o jueguen a la pelota como que pasen 15 días con desconocidos.

    Y sí, la pedofilia se ha dado en algunas instituciones religiosas, no sólo católicas, pero no han sido el único reducto. Lamentablemente luna tercera parte de los casos suceden en el entorno familiar.

    Otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé Diva, pero ese tercio largo en el caso de los pollitos lo doy por descartado. Lo que intento transmitirte es confianza: todos los años, decenas de miles de niños españoles se van de campamento y, salvo algún ocasional ataque de mamitis-papitis, es una experiencia feliz que siguen recordando toda la vida. Ahora todo tiende a saberse, y de esas decenas de miles no ha salido, que yo sepa ningún problema.

      Eliminar
  3. Pollito ya fue el año pasado al mismo campamento y creo que no tuvo ningún problema, es más no creo que les pase nada de eso, sin embargo creo que esa prevención nunca está de más, creo que debería ser obligatoria.

    ResponderEliminar
  4. gracias por escribir me gustó mucho, desde chile

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Cata por tu comentario y bienvenida al blog!!! Desde Chile nada menos...

      Eliminar
  5. Disiento con NáN.
    Siempre que se juntan dos partes, una con más poder que otra, la posibilidad de abuso existe y la primera relación sexual produce impronta. No es tema baladí. Poniéndome cursi, no es lo mismo que una flor se abra cuando su tiempo llega, a que cuando está inmadura, sea un capullo la fuercen a abrirse, la violencia psicológica además de la física con abuso de poder hace que nunca sea lo que hubiera sido, y el grado de relación con el abusador, incrementa el daño. Y ahí salen todos: profesor, sacerdote, médico, tío, padrastro, padre, vecino, amigo de hermano, etc. etc.
    Lo que dices que pasó en tu colegio Nán, es super triste. Cualquier idea que se quiera transmitir queda finiquitada con el egoismo de los hechos.

    ResponderEliminar
  6. Cou, por un momento he leído que "sea un capullo el que la fuerce a abrirse"... Mi subconsciente calificando al abusador-a, ja, ja, ja. A lo mejor es cursi, pero me parece un buen ejemplo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por el apunte Diva, a los míos aún les faltan unos añitos para el campamento, pero lo tendré en cuenta.
    Aunque no esté de acuerdo con Nán en que estas cosas eran de coles de curas hace mucho tiempo, lo que sí que ha cambiado es que ahora los niños tienen vias para hacerse oír, cuando Nán estaba en el cole el consenso social era esas cosas pasan,por tanto evita las ocaciones en que se dan y las evitarás. Si les ocurría, venía a ser un fallo del crío, lo cual era un abuso más a añadir a esa situación.
    Abuso...no me gusta la palabra. Hay abuso de poder, pero vendría a ser coacción y engaño, cuando no violencia abierta. No sé por qué palabra o expresión sustituirla, pero abuso...me suena light en spanish.
    Y disculpa Diva, niños abusados, la expresión suena fatal, me parece más apropiado -gramaticalmente, entiendaseme- (niños) víctimas de abusos ;).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ire, entiendo tu apunte, sin embargo la asociación RANA los llama así. Supongo que ellos se deben sentir más cómodos con esa acepción: abusados o quizá es el nombre que pusieron al principio y no lo han cambiado, que sé yo. Desde luego son víctimas. De eso no cabe duda.

      Eliminar
  8. Lo que quiero decir es que en los años 50 era habitual, pero las cosas, por mi experiencia, no eran graves. Nos las "arreglábamos" (desde luego, contarlo en casa era "inviable": nadie en su sano juicio iba a a acusar a un cura.

    Si tuviera un hijo jovencito, solo me daría miedo (y ejecería un cierto control) la cibercosa.

    El resto de peligros (accidentes) es una lista tan grande (toda la vida lo ha sido) que una sobreprotección la considero desproporcionada: produce innecesariamente graves daños en la conducta. Un hijo que se ve rodeado de confianza crece más sano mentalmente.

    Y no olvidemos que, a día de hoy, y por muy terrible que suene, el origen mayor de estos problemas está en los familiares y amigos íntimos de la familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NáN, lo de internet es de escándalo. Hace tiempo publiqué una entrada al respecto y la verdad es que todavía queda mucho por hacer en ese campo.

      En cuanto a la protección, yo creo que no los sobreprotejo, aunque nadie es buen juez de sí mismo.Yo los dejo ir al campamento. Pero un poco de información no va nunca mal.

      Eliminar
    2. Deverdad, Diva, que no te criticaba. Simplemente, fui educado así, con la normal "despreocupación", y así eduqué a mi hijo. Percibí que te angustiaba un poco y pensé que había que quitarle hierro al asunto: un asunto que es grave si se produce, pero que los porcentajes de "producción" son mínimos.

      Ya puestos, confieso que mi único miedo real fue que, aceptando que mi hijo se iba a poner hasta el culo de beber en las noches de salir con los amigos, condujera el coche o fuera conducido en otro. Cuando supe que en su grup,o de amigos se pateaban todo Madrí por la noche, o si se iban a un concierto en un pueblo se quedaban en las escaleras del Cercanías hasta las 06:30, mi miedo bien razonado desapareció. Podía pasarle cualquier cosa, cierto, pero ese "cualquier cosa no es evitable.

      En resumen, el miedo difuso no es bueno. La inmensa mayoría de cuidadores de niños en campamentos, escuelas, ectéra son gente estupenda, capaces de que cuando un niño está triste porque se acuerda de su mami, pasarles un brazo por el hombro sin que tenga otro sentido alguno.

      Y no tengo más que decir sobre el tema.

      Eliminar
    3. No me he sentido criticada, a lo mejor ha parecido que tenía un miedo exagerado al tema, cosa que no es cierto. Sólo que prefiero prevenir. Estoy contigo en lo que has dicho y tampoco tengo nada más ue decir, ea! ;·)

      Eliminar
  9. Hola a tod@s. Llevo unos días imposibles. AHora escribo esto y me voy a dormir, para q os hagáis una idea del agotamiento. Mardito Junio. Maniani y pasado de curso.. en fin.

    Del abuso sexual decir q en los USA o e n l UK hay mucha preocupacion con este tema. Aquí, desde le tema de las ninias de Soham, se creó un registro llamado el CRB (Criminal Records Bureau), y cualquier persona q va a tener ocntacto (inclsuo indirecto-véase administracion etc) con ninios tienen q tener el "CRB enhanced". Evidnetemente, si alguien lo hace por primera vez, no ayuda, pero como suelen reincidir, pues es importante.

    Sobre la iglesia católica (sé q os molesta, pero a mí es q me gusta escribir eso de "la mayor organizacion de paidófilos de la historia"), una anécdota. Mi tíovin, q estuvo para cura en un seminario de Palencia, siempre cuenta con su peculiar sentido dle humor, q cuanod estaba allí de ninio hubo un cura muy notorio q abusó a todos los ninios del seminario... menos a él. Estamos habalndo d elos anios 50-60, y el caso fue tan heavy, q fue investigado. Mi tío cuenta una entrevista con un provincial q vino a investigar en la q el hombre le preguntaba si le había abusado, q no había problema por decirlo, q todos lo estaban contado y él... joder! soy el único de todo el seminario!!!

    Hay q decir q mi tiovin es un hombre q ligado siempre mucho, pero no precisamente por su atractivo físico... :) besos Vin, si me lees.

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Take care honey and rest.

      Me gusta lo del tiovin....es un nombre evocador....

      Eliminar
  10. Nena, por Dios, ¡se me ha ocurrido entrar en el enlace y se me han puesto los pelos como escarpias!

    La realidad siempre es más oscura de lo que pueda parecer ... de hecho, una de mis mejores amigas nos soltó a sus casi 40 años los abusos a los que la sometió su hermano mayor desde los 6 años. Nunca fue capaz de hablar del tema hasta ahora (y no te quiero ni contar las carencias afectivas y personales que arrastra desde entonces, y que las amigas no entendíamos). El hermano obviamente no se siente nada culpable y ni se acordaba (según él eran cosas de críos, pero cuando pasó esto el cabrón tenía 17 años. De crío nada). La realidad es que este personaje (al que seguramente invitarías a cenar a tu casa) tiene dos hijos a los que puede destrozar la vida, al igual que hizo con su pobre hermana.

    Después de leer los datos, estoy contigo en que esto debería enseñarse en las escuelas.

    Me parece una GRAN entrada. En serio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola bicho!

      Gracias por tu comment. Como ya he dicho antes lo mejor, prevenir.

      Bs

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Salamandra enfoca el tema del abuso en la familia. Pasa inadvertido a los padres, cuando al cabo de años emerge, es la víctima la que es acusada: imaginaciones, cosas de críos, no debió ser tanto, queremos tener la fiesta en paz, por qué siempre lo sacas, qué poco quieres a tu hermano, ya pasó... porque los padres no quieren sentirse responsables y culpables, así la víctima es victimizada de nuevo y o bien pierde su voz o pierde sus padres y demás familia.

    No aconsejaría que fuera sóla, y afirmo lo de sóla, a ninguna celebración familiar.

    Sería fantástico si alguien de su familia la apoyara, en todo caso cuando se sienta con ganas, darse tiempo para pensar en tres o cuatro frases de lo que quiere decir, memorizarlas y decirlas a las madres de cualquier menor que se relaciona con su hermano. El abuso es establecer poder sobre alguien, hablando le planta cara a su hermano, le serviría para exorcizar fantasmas.

    Poner denuncia, aunque no salga, queda constancia, y sirve para establecer en el consenso lo que fué.

    En estas relaciones arquetípicas, por ejemplo, madre-hija, hay veces que uno no tiene madre como hija, pero uno puede tener una hija y ser madre, y la esfera se vuelve a cerrar. Quizás no tiene un hermano, pero puede tener amigas que sean su hermanas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cou, no había pensado en lo de la vítctma victimizada. de nuevo. Qué fuerte! Qué poco quieres a tu hermano, ya pasó... que cierto!!

      Eliminar
  13. Cuando comenté que el consenso social era el callarse, está más arriba, lo sabía en carne propia, quiero decir que yo aguanté las insinuaciones de un viejo verde cuando tenía 8 años (ahora tengo 35), y lo que me decían era no te quedes a solas con él (en casa de unos amigos). No le doy + importancia que la de tener que vérmelas sola con esta situación, sin tener nisiquiera una charla de mira, si te pasa algo así, chilla, lo mato, lo que sea. Así que lo que más me dolió, en algo que no pasó de palabras, fue la soledad.

    Lo que comentas Courageus, por motivos muy distintos que no cuento, ya me gustaría probarlo a mi. Porque en mi familia tenemos (un asunto pendiente que oye me tocó trgármelo a mi) un muerto muy bien enterrado que cuando queremos sacarlo huele, y nadie habla de él, todos nos lo echamos en cara. Esta relación está podrida en este aspecto, o te callas o te peleas, y tenemos todos muchos años y no hemos conseguido cambiar nada. Y me parece que en muchas familias pasa lo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi pueblo, de pequeña, también había viejos verdes, alguno hasta exhibicionista. Al ir con mis amigas nos lo tomábamos a broma, nos reíamos y nos sentíamos seguras. Teníamos como 10 ó 12 años, no recuerdo. Si me hubiera tocado estar sola, incluso a esa edad, no me hubiera hecho nada de gracia, la verdad. Lo pienso y lo hubiera pasado mal. Te entiendo perfectamente.

      Eliminar
  14. Yo usé este material en casa con mi hija hace unos años, lo planteé en el APA de su colegio y me miraron con malas caras. Llegué a él tratando de prevenir, tengo dos sobrinas que fueron abusadas con uno y dos años de edad por un matrimonio amigo de su familia...los padres de las niñas se negaron a ver lo que estaba sucediendo, como mínimo. Desde el dolor de ver la marca que quedó en estas niñas admiro a la gente como tú capaces de pensar en prevenir sin haber tenido a priori experiencias negativas, simplemente porque si enseñamos a usar el semáforo para cruzar la calle, debemos enseñar también estas cosas, sin paranoias y sin asustar a los niños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo,

      Me parece muy acertada tu comparación con el semáforo. Es exactamente lo mismo. La historia que cuentas me reafirma en que esto tendría que ser de obligada lectura en las escuelas.

      Eliminar
  15. Para Ire,
    "Esta relación está podrida en este aspecto, o te callas o te peleas, y tenemos todos muchos años y no hemos conseguido cambiar nada. Y me parece que en muchas familias pasa lo mismo."

    Es muy injusto pero no es el abusador el que sufre daño y necesita hacer un trabajo propio, es la víctima la que aparte de ser víctima de abuso necesita encontrar una salida a su dolor y recomponer relaciones con gente que le ha fallado, y ahí se vuelve a ver quien es de verdad y quien no, quienes a parte de llevar un título: madre, padre, tío, abuelo, hermano, etc., lo son. Y la verdad es que si no son, no se pierde nada real, solo se pierde la ilusión que uno tenía puesta en que fueran. Nunca lo fueron. Son como un mal novio.

    La víctima de abusos tiende a personalizarse en la acción abusiva, no te lo hicieron a tí como Ire, se lo hubieran hecho a cualquiera que estuviera allí, no te lo hacen porque tu seas x, lo hacen por lo que son ellos, por su egoísmo, por su afán de sentirse con poder.

    Generalmente ayuda a pensar las emociones que embargan y a salir de una dicotomía en la que no hay futuro "o te callas, o te peleas", alguien profesional. No te prometo un final feliz, pero verás y aceptarás quien es cada quien con serenidad.

    Tienes razón, en casi todas las familias al abusador no se le aparta. Lo adecuado sería, que una denunciara a su marido, hijo, padrastro!!!, novio, tío, y pusiera de patitas en la calle el mismo día. Generalmente no lo hacen, no quieren perder su visión del abusador aunque sea falsa.

    ResponderEliminar
  16. Gracias Courageus, aciertas en todo, pero en lo que dices en el tercer párrafo has puesto el dedo en la llaga de verdad, se pierde mucho tiempo pensando así, y te aseguro que yo lo he perdido. De nuevo, muchas gracias por tus palabras :), me dejas material para reflexionar.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.